Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Escriba a escaner.cl@gmail.com

Distribuir contenido

 

 

 

foto

 

 

 

Fue en el puerto de Palos cuando me tope con el Moro Riquelme

(Rokokiki Buchi Sagredo) alias Kano Chupacabra.

El andaba buscando una tripulación avezada y piramidal.

Para emprender un viaje a los confines de la galaxia.

Mas bien a los confines de chimbarongo

pero queda mas allá de la galaxia del Pato Lucas.

 

 

 

La fotografí­a contemporánea, luego que Cindy Sherman utilizará su propia imagen para transformarse en esa Otra, nos ha revelado que la manera más fiel de ver su imagen y además de una manera crí­tica, es verse al espejo. La condición femenina, mujer objeto, mujer fetiche, mujer cosa, se ha visto abordada de una manera crí­tica por varias artistas contemporáneas. Ese es el caso de la joven artista colombiana Liliana Angulo. Ella piensa y realiza su obra a partir de su condición femenina; pero va más lejos aún. Su obra toma como tema de representación, el hecho de ser mujer de origen "afrocolombiano". En su trabajo, que fue exhibido recientemente en dos importantes exposiciones Viaje sin Mapa, y en la última versión de la IX Bienal de Bogotá, hay una presencia recurrente a un cliché de la mujer doméstica. Este referente tiene que ver con esa imagen de la "negrita" que en ocasiones se vió estilizada en una silueta en madera vestida de un traje rojo y una pañoleta a pepas blancas, con gandes aretes, para decorar las cosinas de ciertos hogares y de la cual penden cucharas, cucharones y demás utensilios culinarios. Pero su obra no se sitúa en una cierta marginalidad como pudieron leer algunos crí­ticos locales como Jorge Peñuela:

INFORMATIZAR LO VIRTUAL

 

 

Alberto Caballero

 

Ya hemos tratado de la virtualización (de lo real) de la ciudad actual, a través de las obras de Jean Nouvel, aquí­ el proceso es otro, se trata de informatizar (lo virtual) no sólo de la ciudad, sino lo que se llega a denominar hoy el paisaje urbano. Así­ como Parí­s es el representante más claro del primer proceso con sus arcos de triunfo, histórico uno y virtual el otro, en el sentido de las operaciones del objeto (de lo real y de lo virtual), aunque sosteniendo una estructura clásica, a través de una imagen consistente. Nueva York dará el ejemplo de "una ciudad virtual", el cristal (espejo) será el material dominante, ahora la ciudad será un espejo, la transparencia de dí­a y el brillo de noche serán los restos de la caí­da de la ciudad dominante hasta el momento.

autora

 

Habitualmente proyectamos todo tipo de sensaciones y sentimientos a la gente que nos rodea. Dichas sensaciones, positivas o negativas, vienen influenciadas sin duda por el entorno en el que nuestra existencia se desenvuelve, por circunstancias sociales y familiares, por lo extraño de lo "casual" acontecido.

Es, en este sentido, en el que cada creador encamina su estilo o lí­nea de trabajo.

El ambiente, algunos dirí­an "el cosmos" nos influencia y , hasta cierto punto, nos dirige, dotando nuestros movimientos de un aura propia, de un "algo" que nos distingue de nuestros conciudadanos.

 

campo
 

La singularidad del espacio mostrado se nos mezcla con una suave perfección ambiental del entorno, el fiel reflejo de la realidad más pura con la abstracta expresión del sentimiento.

Vicente Gimeno es un autor que capta el instante, un pintor puramente fotográfico, en cuanto pretende reflejar un instante acaecido, un momento bien definido dentro del ambiente deseado.

 

 



LA POESIA EN TODAS SUS DIMENSIONES:

 

I Jornadas de Poesí­a Experimental de Euskadi

 

 
por Clemente Padí­n

 

Si las exposiciones de Poesía Experimental no fueran, hoy día, tan comunes, esta nueva manifestación realizada en el País Vasco, hubiera pasado desapercibida. Sin embargo, en virtud de logros propios en relación a la excelsitud, variedad y cantidad de piezas expuestas y/o realizadas y, sobre todo, por la amplitud de concepto al admitir la mayor caudal de soportes posibles. En general, casi todas las exposiciones de este tipo, se concentran en el soporte bidimensional de la hoja o el cuadro olvidando que, en relación a la empiria, son los soportes otros lo que más aportan elementos inéditos al poema. Si estamos acuerdo que podemos definir al poema experimenta a aquel que, manejando la dimensión del lenguaje que sea, verbal, visual, sonoro, gestual, etc., aporta nueva información a los continentes del conocimiento total de la humanidad también podemos ponernos de acuerdo al aceptar el criterio de que los nuevos soportes, al incorporar nuevas posibilidades expresivas al poema, generará nueva información. Sobre todo cuando esas posibilidades de expresión pasan a integrar el nivel del contenido, es decir, cuando el soporte deja de cumplir ese papel asistencial que, en general, le asignan los poetas convencionales. Es sabido el rechazo social que conlleva, casi siempre, la nueva información (cualquiera sea el área del conocimiento en el cual se genere). Por ello, el poeta, al crear su poema no puede dejar de crear, a su vez, las vías para su lectura que, en general, son implícitas y indisolublemente unidas en la forma del contenido, es decir, que no pueden separarse del poema. No es simplemente la producción de poemas experimentales lo que hace imprescindible este tipo de creación irregular sino la creación de nueva información que dé cuenta de los hechos nuevos, objetos o valores que la actividad humana va generando. Son esos nuevos conceptos y formas los que movilizan toda la estructura cultural en una comunidad dada en la medida en que la disruptividad altera los conocimientos existentes y los obliga a actualizarse y reubicarse de acuerdo a la nueva información. Hace tiempo escribíamos: “Toda poesía es experimental en sí misma. No podríamos considerar ninguna forma artística que no experimente o investigue las posibilidades expresivas de su instrumento. En el caso de la poesía, el lenguaje. Una definición catedrática diría que la poesía experimental es el proyecto radical de búsqueda de nuevas escrituras o formas del decir poético, ya sea a través de nuevas formas sintácticas como, también, a través de las múltiples posibilidades que ofrecen los diversos soportes disponibles, desde la página en blanco del papel a la pantalla del computador. No sólo valiéndose de la función semántica o verbal sino, también de otras dimensiones expresivas como el área visual o el espacio sonoro o el ámbito performático.” Por ello es que nada puede garantizar mejor la apelación de “poema experimental” a aquel creado con los nuevos soportes.

 

Y esta exhibición se caracteriza justamente por ese motivo, por la mostración de la gran variedad de soportes por lo cuales es posible que discurra la poesía: video, performances, libro-objeto o revista-objeto, página o cartel, publicaciones de poesía experimental, casetes de audio, CD Roms y/o DVD, objeto-poema, etc. En mi concepto sólo faltó, tal vez, disponer computadoras para que el público escudriñara en los websites y/o blogs dedicadas a la Poesía Experimental (tal vez mediante alguna interface que les llevara directamente a esos espacios) o bien, permitirles la manipulación de CD Roms dedicados a la Poesía Digital.

 

 

 

A veces uno parece metido en un obra de Eugéne Ionesco. Fui a pagar el recibo de electricidad y cuando llego a la taquilla a las computadoras que procesan los datos de las facturas le ha infectado con un virus. Luego no me dejan salir debido a que un camión de seguridad descarga un dinero. Un hombre cae fulminado en la calle luego de sufrir un infarto. Se desata una lluvia repentina y el caos se apodera de todo. Un vehí­culo con una música a todo volumen coloca el ambiente musical. Se oyen unas sirenas a lo lejos. Llegan los bomberos y un desfile de tréboles y cisnes pasa, al son de un ritmo de calipso, celebrando la octavita de carnaval. El absurdo es un poco así­: drama y humor machihembrados en una situación singular.

 

Por Eduardo Navas

Traducido por Brenda Banda Corona & Ignacio Nieto
Editado por Eduardo Navas

Publicado en Escáner Cultural por yto.cl para la columna Arte y tecnologí­a.
Publicado Originalmente en NewmediaFIX

turbulence:  remezclas + bonus beats

Turbulence cumple diez años de actividad en 2006, lo que significa que ahora ofrece un impresionante archivo de arte en la Internet. Durante su primera década, Turbulence se volvió importante en la historia del arte, debido a una forma emergente que ha menudo se le denomina arte de los nuevos medios.

Turbulence también es parte de la historia de la cultura del remix. Hablando en general, la cultura del remix puede definirse como la actividad global consistente de un intercambio creativo y eficiente de información, que es posible gracias a las tecnologí­as digitales apoyadas por la práctica del cortar/copiar y pegar. (1) El concepto del Remix (remezcla), a menudo mencionado en la cultura popular, viene del modelo de remixes musicales, que empezaron a ser producidos alrededor de fines de los '60s y principios de los '70s, en la ciudad de Nueva York con raices en la musica de Jamaica (2). Hoy en dí­a, el Remix (la actividad de tomar samples o muestras de material pre existente para combinarlos en nuevas formas, según el gusto personal) se ha extendido a otras áreas de la cultura, incluyendo las Artes Visuales, y juega un rol vital en la comunicación de masas, especialmente en Internet€”y en nuestro caso, en el archivo de Turbulence.

El enfoque en este texto es entender el cómo Turbulence contribuye al Remix como una actividad cultural, así­ como también a la historia de los nuevos medios. Primero me enfocaré en Turbulence como un archivo, como un tipo de grabación (un disco de vinilo), y examinaré en detalle trabajos seleccionados según mi teorí­a del Remix, para así­ reflejarlo en la estética del arte en Internet, y su importancia histórica.


Friederike Paetzold | Grey Area | 2002

todos juntos

Realizado simultáneamente en plazas de España - Colombia – Uruguay - Chile y Argentina letrero

2 de diciembre de 2006

Tema: "CELEBRACÓN"

 

 
 
Pablo Jansana / Dibujo sobre papel

 

Habí­a una vez un poeta Lombardo llamado Pablo Jansana

y un pintor Chileno casi de 40 y menor que Riquelme

que trabajaba en un taller de Nuñoa unos cuadros quizá cinéticos,

pero no.

Eran más como los jeroglí­ficos pero después del Apocalipsis,

nada de literales.

No habí­a manchas, el gesto controlado,

UN ECLIPSE LUNAR Y LA OPERA DIGITAL

Claudio Rivera Seguel
info@artek.cl

Claudio Rivera Seguel

 

Mujer: (Caminando a través de la puerta de un dpto en segundo piso.)

Hola que tal, ¿en qué andas?

Hombre: (Con el catálogo de IKEA en la mano e invitándola a entrar)

Estoy construyendo una repisa para la pieza de los niños.

(Pasándole el catálogo a la mujer)

Hoy fui a IKEA y me compré el modelo 658/B.

Mujer: (Mirando y luego leyendo el catálogo)

Mira el 658/B, aquí­ esta la foto en el catálogo.

A mi me gustarí­a más un modelito más pequeño.

Hombre: (Cruza el pasillo hacia la pieza de los niños)

 

Al comenzar esta nueva etapa de la revista Escáner Cultural en su Nº 91 quiero saludar especialmente a los comuneros mapuche que han recobrado su libertad el lonko Pascual Pichun, Victor Ancalef y a Aniceto Norí­n, han terminado sus condenas precio que pagaron por luchar contra los más poderosos de Chile, lucha a la que fueron obligados por los abusos que estos poderosos forestal Mininco de Eleodoro Matte que tiene el poder del dinero pues es uno de los más adinerados del mundo y Figueroa que tiene el poder polí­tico pues era el ministro del gobierno de Ricardo Lagos actual presidente de la Fundación Neruda, si Neruda supiera ....
 

lonko Pascual Pichun

 

Sangre


Aní­bal tomo las riendas fuertemente, mientras la yegua bufaba y torbellinos de humo le pintaban el hocico, y los ojos, espantados, miraban desesperados la tranquera.
Sabí­a que debí­a domarla para hoy, no podí­an esperar más, ya era hora de entregarla.
Acarició la crin, blanca como la nieve, sedosa como el pelo de una mujer, y una lágrima de alegrí­a le llenó el rabillo.
Esa yegua tení­a un destino inmenso, estaba destinada a los podios, era rápida como el viento, y briosa.
Desmontó lentamente, sabiendo que ya estaba bien.
A las 3 de la tarde llegaron los compradores, los recibió el patrón con gran algarabí­a, les ofrecieron mate y sopaipillas. Eran tres, hombres de negocios, de ciudad.
Finalizado el agasajo, se dirigieron prestos al corral, el patrón reí­a con ganas, la transacción era muy beneficiosa y sus bolsillos ya parecí­an más pesados.
Aní­bal toma la brida y se la entregó al patrón, que la vareo dos veces ante la mirada atónita de los compradores.
La yegua sabiéndose deseada mostraba su mejor postura, sus ancas se moví­an impacientes y cada relincho completaba el cuadro.
Uno de los compradores se acercó impaciente, deseoso de poseerla de una vez, sintiéndose dueño, tomó la rienda.
El animal vio el movimiento brusco y encabritada se paró en dos patas, encarando todo lo que se poní­a enfrente.
Aní­bal salto de la tranquera y corrió a sujetarla, pero ya la confusión y el miedo habí­a echo la situación incontrolable y la yegua saltaba dando coces , y mirando, con los ojos inyectados, una posible brecha para escapar.
Todos se apartaron, Aní­bal abrió los brazos y con pequeñas palabras trato de aplacarla.
El sabí­a que podí­a, se tení­a confianza.

ARTE CONTEXTUAL Y LA PERFORMACE

ARTE CONTEXTUAL Y LA PERFORMACE

Clemente Padí­n

Marcel Duchamp nos advirtió que el arte puede venir del arte o puede venir de la vida. Serí­a elegante poder decir que la performance o el arte de la acción proviene de la vida y no del arte porque se conecta casi directamente con el público, la sociedad. Al ser un arte escénico en donde son imperativas la existencia de los tres estamentos (escenario, accionista y público), se podrí­a suponer que la conexión arte - vida se concreta naturalmente. Pero no es así­, la performance, como tantas otras manifestaciones artí­sticas (arte correo, video, cine, teatro, poesí­a, etc.) no son corrientes expresivas en sí­ mismas sino soportes (o formas expresivas). Es decir, "contienen" la obra y, aunque puedan participar desde la forma de expresión, son autónomas en sí­ mismas. Así­, p.e., existen pelí­culas naturalistas, realistas, abstractas, surrealistas, expresionistas, etc. Con la performance o arte de la acción ocurre lo mismo: existen performances en cualquiera de las corrientes artí­sticas conocidas. Parecerí­a que los soportes son eternos (el cuadro, el libro, p.e.) aunque se renueven de acuerdo a los avances tecnológicos de cada época. Algunos se olvidan y pasan a la historia (como las hojas de corteza de abedul) en tanto otros nacen (como el lenguaje digital). Pero, los algoritmos que los definen permanecen: la poesí­a siempre será el arte de la palabra y el teatro siempre será el arte de representar personajes y contar historias y así­ podrí­amos seguir la lista. Lo que, sin duda, varí­an son los contenidos que, en algunas situaciones, se vuelcan pasivamente en los soportes y, en otras, se valen de sus posibilidades expresivas permitiéndoles aportar su plus de información a la obra.

ESCENA PASIONAL DEL ARTE

Por Pedro Pablo Bustos

Yael Rosenblut

Entre los dí­as 7 y 29 de diciembre del 2006, fue exhibido en "Galerí­a Concreta / Centro Cultural Matucana 100", el video - clip cuyo titulo sentencia el encabezado de este cometido, de cuatro minutos de duración y realizado en 16 mm, y que será en claves diversas deliberado en las siguientes lí­neas.

Yael Rosenblut, joven curadora y artista visual, comienza a partir del año 2005, a desarrollar un proyecto artí­stico, donde utiliza como motivos de obra, a los diversos medios que emplea el arte, para validarse dentro de su propio sistema.