Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido

Intervenciones Urbanas

Escritos en Zig Zag

COMO LABORATORIO EXISTENCIAL
Conversación y poema con Alberto Kgarcía.

Por Samuel Ibarra Covarrubias


Armado de pasiones, ideas y formas Alberto Kgarcia modeló una praxis artística que tenía como sur el reclamo por la dignidad humana. Khuri es un investigador perplejo, toma lo cultural y lo hace suyo porque sabe que allí están todas las materialidades posibles para pensar y construir la emancipación. Su vida es una suma de fraternidades, escuchas, abrazos, caminos. Las suyas son búsquedas inquietas, casi urgentes. Lee, estudia, anota, analiza. Quiere saber. Escucha atento, necesita comprender su entorno. No está en la torre de marfil. Khuri está en la materia. Explorando el borde de las cosas cuando coexisten crepitantes con la vida misma. Amó casi todo lo que se le puso en su camino, lo hizo porque entendió como Spinoza que el acto de conocer es una instancia de amor, de amor intelectual. La suya fue una vida creativa, que opuso la repotenciación contra el desencanto, utilizó su cuerpo para hacer una poesía radical y le dijo en su cara a la Historia que en él no llegó a la vida para tragarse impune sus violencias. Alberto Kgarcia se queda entre los grandes creadores que más que obsesionarse por obras, construyeron figuras de pensamiento, aparatos estético políticos que ayudan a dejar atrás el miedo y la miseria.


Esta conversación la sostuvimos entre el allá Dominicano de Puerto Plata y el acá Santiaguino de Chile hace algunos años vía email. Tuve la suerte de conocerlo y escucharlo en su casa taller. Conversamos de Hipólito, Merengues, mascaras, y carnavales. También de la pintura de Jaime Colson, de antropología local, de la Fania All Stars y el huracán de San Zenón. Le dolía Orlando Martínez, le irritaba el autoritarismo católico, le emocionaba el Carnaval de febrero. Me obsequio sus artesanías en cuero entre Romos y cervezas Presidente. Allí quedamos en no perder la costumbre de conversar pese a la distancia y lo hicimos cada vez que pudimos. Sin duda toda conversación trae una ganancia y en ésta, un poema de su autoria nos deja claro que él es compañero insustituible.

Escáner Cultural nº: 
196
Little Chilean Thoughts

Rabia en Las Ruinas, Valparaíso, 2016

 

Teatro público porteño: Rabia, de Colectivo Mal de Ojo (2016)

por Carolina Benavente Morales (Universidad de Valparaíso)

carolina.benavente@uv.cl

 

Una hoguera verdadera, con llamas, palos, chispas, humo y calor de la misma condición, se agita al fondo del escenario y al apagarse recogen su fuego dos antorchas, metáforas de una libertad rápidamente sofocada. Aún más al fondo, los cerros que nos acogen se abren, dejándonos ver el mar oscurecido y un montón de luces eléctricas brillando al otro extremo de la bahía. Como una tribu primitiva nos hemos sentado a ras de suelo, sobre el polvo y el pasto seco, para presenciar esta propuesta donde el teatro deviene invocación ritual a la memoria histórica de nuestros muertos. Para llegar allí, hemos subido y bajado escaleras interminables que, a veces, desembocan a lo Escher en ningún lugar o se muerden la cola para devolvernos a la casilla inicial.

Escáner Cultural nº: 
196
Al Documentar


 

El uso de lo grotesco como manifestación política en la obra performática de
Elizabeth Neira Calderón1

(The use of grotesque as politic manifestation in Elizabeth Neira Calderón’s performance piece)

 

Daniela Guerrero González

(Licenciada en educación y profesora de español en la UDEC. Diplomada en estudios de género etnicidad y educación, por el centro de estudios Interdisciplinarios de género de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. Magíster en Humanidades mención Literatura, UDD. Becaria Conicyt, Candidata a Magíster en Literaturas Hispánicas Universidad de Concepción)

 

Resumen:

El cuerpo es víctima de categorizaciones donde la normativización ha determinado las acciones que estos puedan ejercer en sociedad, por esto, la posibilidad de reapropiación de los cuerpos resulta un acto de resistencia al poder.

En una sociedad donde la mujer es confinada al cuerpo. Utilizarlo en espacios públicos con acciones que transgreden las categorizaciones se transforma en una acción que trasciende el círculo artístico y lo posiciona como subversión política. Por eso, las performances Nunca salí del Horroroso Chile I, II y III y Enemigo interno de Elizabeth Neira se instalan en un territorio liminal que refleja los desplazamientos entre las fronteras de los espacios de creación y permite observar un mensaje político que resignifica el cuerpo femenino a partir del uso de lo grotesco y los emblemas patrios como propuesta de producción que refleja una visión socio-política del arte en el Chile actual.

Escáner Cultural nº: 
193

NTERCONECTADOS. PLEXUS SOCIAL

SOLEDAD OMEÑACA


Escultura-intervención de Soledad Omeñaca se instala en los balcones del Museo Nacional de Bellas Artes

La instalación escultórica de gran formato, creada por la artista Soledad Omeñaca, está compuesta por más de 200 piezas modulares de cartón reciclado, los que construyen una red. Interconectados. Plexus social se presenta entre el 14 de julio al 14 de agosto de 2016 en el MNBA.

Interconectados. Plexus Social es la instalación de la artista Soledad Omeñaca que se presenta en los balcones del segundo piso del Museo Nacional de Bellas Artes desde el 14 de julio, y que busca hacer un llamado de atención sobre qué significa realmente estar conectados en el siglo XXI.

Esta creadora, formada en la Universidad de Chile, reflexiona a través de su obra sobre las repercusiones de las nuevas tecnologías y las redes sociales en la vida cotidiana de las personas: “me siento impactada por los cambios sociales, fundamentalmente en el modo de comunicarnos. Eso me hizo reflexionar sobre el concepto de red, en cuanto a cómo estamos hoy todos vinculados, emulando un gran cerebro y sus conexiones neurales, que es lo que estoy representando con esta obra”, dice Omeñaca.

Investigadora de la materialidad en la escultura, con más de 25 años de trayectoria, en esta oportunidad Soledad Omeñaca deja atrás la madera, el aluminio o el bronce tan característicos de su trabajo: “estoy muy contenta con el uso del cartón reciclado, un material que considero noble, en el sentido de que se usa y se renueva, para reciclarse otra vez. Eso le da fecha de término a mi instalación y me parece muy acorde a la sociedad que vivimos”, señala la escultora. “En este punto fue fundamental para mí contar con el aporte de Envases Impresos Roble Alto, ya que utilicé más de 200 planchas de cartón reciclado, además de todo lo que significa el proceso de diseño y troquelado de cada pieza, material que de otra forma no habría podido conseguir”.

Al Documentar

 

SOStierra 16

Acción: GOTEO (derrame en cuenta gotas…)

Espacio abierto a la acción

 

La complejidad cultural actual, entre las nuevas relaciones, como la robotización y los nuevos medios de comunicación, además de otros fenómenos tecnológicos, ejercen una fuerte presión sobre la sociedad. Y la lleva a perder, por instantes cruciales, su identidad, su propia construcción, su soberanía. Sus raíces, empobreciendo el crecimiento de su subjetividad y visión, sobre nuestro presente-futuro.

GOTEO… 16 tuvo una mirada crítica, sobre estas ilusorias distribuciones materiales del mercado, para no perder la conexión con la naturaleza y la calidad de vida de los habitantes de su territorio; sacando a luz las consecuencias ambientales, que acarrea la explotación del planeta. SOS tierra Goteo / 16 apuesta a la solidaridad, la acción y la poesía transformadora. Accionando juntos, creativamente.

 Las acciones se presentaron en diferentes sitios de la ciudad de Bs. As. A partir del mes de abril en diferentes fechas. Puesto 86. Mercado San Juan – Pan y Arte – La revuelta, Boedo. Museo Guillermo Hudson. F. Varela. 

DANIEL ACOSTA /Artista. Coordinador: Bs. As. Argentina

Escáner Cultural nº: 
191
Micelio

                          Exposición "Obituary", MAC. Foto de Herbert Baglione, Bogotá, 2012. 

Jorge Restrepo

 

Más sabe el Diablo por historiador que por Diablo….

 

Uno de los ejes de Engativá, dinámica localidad de Bogotá que cuenta con 1,3 millones de habitantes y que es modelo de desarrollo integral en Latinoamérica, es el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá.   http://www.mac.org.co/  Engativá crece alrededor del barrio que promovió y financió en sus inicios el sacerdote Rafael García Herreros, quien en su sabiduría social recibió la idea de fundar allí un museo de arte contemporáneo.

El curador del Museo, Juan David Quintero, es un historiador que abre las puertas de par en par, generando una continuidad entre la inmensa plazoleta que separa al Museo de la Universidad el Minuto de Dios.  Esta plazoleta es a su vez la catalizadora de la vida católica en la iglesia del mismo conglomerado y la fuerza contemporánea y urbana que explota en el Museo.

Escáner Cultural nº: 
189
Al Documentar
 
 
VIDEOPERFORMANCE COMBATE BOXISTICO ENTRE ARTISTAS: SALSITA VS VENECOPAN 
 
Por Ender Rodríguez y Oscar Salamanca
 
Combate boxistico entre artistas. Salsita , el "héroe del arte latinoamericano" se enfrenta con Veneco pan, "orgullo tachirense de Venezuela". La obra representa una crítica frente al conflicto fronterizo entre las hermanas republicas de Colombia y Venezuela. Asume con humor y sarcasmo una posición reflexiva y preocupada sobre los problemas que azotan la frontera, como el bachaquerismo, el castigo al Bolivar, el narcotráfico, el contrabando, las bandas criminales y la guerrilla, entre otras.
 

salsita vs veneco pan. La pelea del siglo from oscar salamanca on Vimeo.

Escáner Cultural nº: 
188
Invitado

Macintosh HD:Users:domingomestreperez:Desktop:encar reig oltra.jpg

Acción poética de EncarReigOltra. Foto: Jorge Mancín.

 

INTRAMURS, HACIENDO CIUDAD CON ARTE


Por Domingo Mestre

Intramurs, per l’art a València, es un festival de arte urbano que celebra su segunda edición entre las antiguas murallas de esta ciudad española. El proyecto surgióel año pasado como alternativa de crisis frente al ostensible fracaso de las políticas culturales destinadas al monocultivo del turismo y busca llenar de arte las calles de Ciutat Vella, implicando a los comerciantes y vecinos en esta tarea de recuperación colectiva del barrio. La idea es salir a buscar a la gente, para implicarla y hacerla participe, potenciando todo tipo de promiscuidades, interferencias y contaminaciones creativas. Con esta intención, este año nos hemos lanzado en tromba y hemos ocupado hasta un centenar de espacios con actividades inusuales, ofreciendo una multiplicidad de propuestas artísticas que han convertido el Centro histórico de la ciudad en un gigantesco escenario donde más de trescientos artistas reivindicaban, a través de más de setecientos eventos, una ciudad más habitable y abierta al arte y la cultura en general. De entre todos ellos queremos destacar algunos, como la intervención en la plaza de la Virgen de la holandesa Monique Bastiaans, una gran instalación participativa que puede considerarse la primera intervención laica en esta plaza, reservada hasta ahora para eventos religiosos. También fue brillante la intervención de Valcárcel Medina que, ubicada en la confluencia entre la calle Alta y la calle Baja, jugaba con las posibles asociaciones entre dos frases con sentido bien diferente pero relacionadas íntimamente con el festival. 

Escáner Cultural nº: 
187
Little Chilean Thoughts

La plaza la trava y la pasta, de La Coronta Teatro, 2015

Un show sin sentido: La plaza, la trava y la pasta,
de La Coronta Teatro (Valparaíso, 2015)*

Por Carolina Benavente Morales

cbenavem@gmail.com

 

 
La plaza, la trava y la pasta es el primer montaje de La Coronta Teatro, compañía integrada principalmente por egresados y estudiantes de la carrera de Teatro de la Universidad de Valparaíso, pero con la participación estelar de dos artistas travestis del Puerto: Keyla Fernanduá y Selena Celedón. Esta conformación dispar entre actores profesionales o en vías de serlo, por un lado, y artistas autodidactas dedicadas al show callejero, nocturno y transgénero, por otro, estructura un proyecto experimental que parte de una interrogante no menor: “¿qué hacemos con aquellos artistas populares, más allá de verlos como materiales, pre textos o inspiraciones para nuestras elaboraciones?”. Cito textualmente la pregunta final de Luis Pinto, director y artífice de La Coronta Teatro, quien se la formula en las conclusiones de su tesis de licenciatura Teatralidad trans en Valparaíso: El elenco de Mara Taylor, Zuliana Araya y Pagano Industry (2015). Fui profesora guía de esta investigación artística que sustenta La plaza, la trava y la pasta y por ello tomaré en cuenta la relación entre ambas para explicar ciertos aspectos del montaje.
 
Escáner Cultural nº: 
185



(TRANS)MIGRACIONES


un proyecto curatorial de Luis Alarcón y Ana María Saavedra

 

La Olla Común / Proyecto Vega Central

Adolfo Torres Frías

 

Participan:

Axel Manríquez

Sebastián Salas

Kiltro Suelto

Daniela Muñoz


Sábado 10 de octubre, 12:00 hrs.
Vega Central
acceso sector remodelado

 

 

 

MUSEO ARTE DE LUZ, MANTO INMERSIVO

 

Arte Publico & LandArt-Urbano

 

Por Carolina Lolas

 

 

Todos los días hago este ejercicio, busco elementos de inmersividad desde el arte. Una especie de oráculo que va mostrarme algún rumbo. Comienzo la marcha.

 

Nos vamos a la comuna de Santiago-Centro, caída la tarde, y nos vemos inmersos, ahogados, en un contexto audiovisual de caos vehicular y sonoro, apoteósico tsunami visual, un alud de la imagen publicitaria en movimiento, también fijas; imagen y más imágenes. 

 

El bombardeo estereoscópico de imágenes provoca el deseo sin detención. El transeúnte, el ciudadano, muta a un objetivo de control, prisionero e inmerso por un dogma despiadado falto de lo humano. Hay que decirlo un dogma insensible no-intelectual, carente de belleza y equilibrio estético, que direccioná la conducta hacia el consumo de basura obsolecente. 

 

El ciudadano se sitúa en una inmersividad perversa, floreciente en dispositivos coercitivos, como decía Foucault: la ciudad como mecanismo de control, la Cultura Panóptica.

 

Pero a veces hay oasis, entre la nada y alguna cosa, que con dispositivos similares nos transportan a paisajes envolventes diferentes. Así, nos encontramos con una envolvente Inmersiva en el centro de la ciudad, el Museo de Arte de Luz; rubrica visual que invita a detenernos y contemplar el cauce del Río Mapocho, de otra manera, un río provisto de fluidos oníricos, rítmicos, cromáticos y pictóricos.

 

SOStierra arte y cuerpo en acción 10º Encuentro 2005-2015.


SOStierra 15, Diez años de arte en acción. Reúne a más de treinta artistas en cuatro espacios relevantes de Buenos Aires. El 19 abril en el Parque de la Memoria de 17 a 19. El Jueves 23 en la Galeria Marta Menendez, de 18 a 20. El sábado 25 en el Mercado San Juan 3628. De 17 a 20. Puesto 86. Boedo. Y el cierre en el Museo Guillermo Hudson. Florencio Varela. De 13 a 19. SOStierra propone una dirección poética en torno a la naturaleza humana. Una investigación visual de los elementos alrededor del planeta tierra. Interpretando críticamente, las conflictivas transformaciones de la civilización industrial. El paradigma de la naturaleza y el arte es lo central. El Cuerpo desplegado en todas sus posibilidades. Transformando la basura mental. Los residuos de la cultura, que genera el modelo de consumo actual en su tejido cultural y social. Explorando sus bordes y cornisas. La tierra es de todos. Poeticémosla. Recreando poder poético en acción. http://www.proyectosostierra.blogspot.com.ar/  

Las iconoclastas


THE QUIET VOLUME / EL AUTOTEATRO DE UNA LECTURA SILENCIOSA.

Ant Hampton y Tim Etchells.

 


Por Camila Téllez
 


 
Idea y dirección: Ant Hampton y Tim Etchells.

Producción ejecutiva: Katja Timmerberg.
Coproducción con Vooruit, Belgium.


Traducción a castellano: Luz Algranti y Paula Porroni.


 


Las mismas letras… para Klaus y Lukas.

(del 19 de diciembre, 2014. Vitoria-Gasteiz)
 

Hace casi un mes que un movimiento inusual despertó la curiosidad de algunos lectores y estudiantes en la Biblioteca Universitaria Koldo Mitxelena, en Vitoria (Vitoria-Gasteiz). Y es que una propuesta sutil y compleja, casi invisible, se estuvo generando durante cinco días en sus salas de lectura.

Junto al mesón de recepción de libros, un pequeño cartel anuncia “The Quiet Volume” [El Volumen Silencioso]. Y pidiendo cita con anterioridad, los participantes-espectadores de este autoteatro, como lo llaman sus creadores Ant Hampton y Tim Etchells, eran conducidos de a dos personas, desde la recepción de la biblioteca misma, hasta una mesa de lectura especialmente dispuesta para esta performance susurrada.

Los participantes reciben un audio que cuelgan en sus cuellos, y junto a instrucciones sencillas: “sólo tienes que escuchar y leer a tu propio ritmo”, son dirigidos hacia una de las salas. Adentro, dos pilas de libros esperan sobre una mesa, y apenas se sientan, una voz susurrante los guía a través de los audífonos: “Lo primero que te llama la atención, es que para tratarse de un lugar dedicado al silencio, la verdad, es que es bastante poco silencioso…”

 

Escáner Cultural nº: 
177
Invitado

 

BICI POP UP: UN LABORATORIO NÓMADE

proyecto de Claudia González

 

Por Valentina Montero

 

El trazado de la ciudad se basa en el ordenamiento y segmentación de las prácticas humanas. Para movernos seguimos la línea punteada de los planos; cada necesidad social e individual tiene su lugar señalizado por la autoridad: zonas de comercio, de trámites legales, de enseñanza, de picnic. La rígida estructura urbana intenta ajustar la heterogénea pulsión humana a patrones de conducta clasificables y por tanto visibles para ser usados en el ejercicio del control. Por si algo se escapa, o intenta traspasar los límites de lo que se establece como dominio exclusivo, ahí están los mecanismos de vigilancia y coerción. La práctica artística también ha tenido su casillero: museos y galerías, escuelas de arte; y durante el último siglo también el espacio público. Subvertir las coordenadas que designan un espacio y tiempo específicos para el comportamiento y usos del cuerpo y subjetividad en el terreno público ha sido una de las incansables batallas de un buen número de artistas contemporáneos. Pero la ocupación del espacio urbano por acciones de arte, performances, intervenciones también se ha convertido en un protocolo consensuado que inscribe la práctica artística de manera aséptica en el tejido social, sin herirlo, sin impugnarlo, a lo más generando algún prurito sólo en los sectores más conservadores o resistentes a aceptar que el arte contemporáneo ha dejado de responder desde hace mucho tiempo a categorías tradicionales de un antiguo régimen de representación, y que por tanto el espacio público es ya un territorio conquistado, aunque en constante disputa. ¿Desde dónde entonces comprender hoy un arte experimental que salga a la calle?

 

En 1959 John Cage se refería al arte como una “estación experimental del cual se intenta salir vivo”(Cage, 1961, p. 139). Casi siguiendo esa sentencia es que Claudia González ha dedicado el último tiempo a desarrollar no sólo piezas y experimentos en los que somete a prueba distintas materialidades, sino que su trabajo también ha consistido en el diseño de espacios que se conviertan en instancias de experimentación abiertos no sólo a artistas sino a cualquiera que esté dispuesto a aprender y compartir conocimientos, a ensayar y equivocarse. Primero, siendo una de las fundadoras de Chimbalab, que remedando el concepto Medialabs que afiebraba los deseos insatisfechos de la escena de las artes mediales en Chile, ofrecía la posibilidad de generar una práctica que vinculara arte, ciencia y tecnología desde las realidades locales, precarias e híbridas, que caracterizan a la sociedad chilena. Chimbalab se ubicaba en un barrio designado desde la colonia como periférico y desde el cual se generaron talleres de circuitería, hacking, circuit bending. A los talleres asistían personas que querían aprender o que tenían algunos conocimientos de electrónica básica, artistas, músicos buscando nuevos sonidos a partir del reciclaje de juguetes. Posteriormente, Claudia comenzó a realizar de manera independiente una serie de talleres en distintos contextos, facilitando el trabajo colaborativo entre diseñadores, niños y niñas, artistas, inventores, generando pequeñas piezas que coquetean entre la invención, el bricolaje, y la obra de arte. Piezas que aún hoy son observadas como carentes de “estado civil” como diría Gabrielle Buffet-Picabia cuando se refería a los “juguetes” –rotorrelieves con motor exhibidos por Duchamp en el 33avo Concurso Lepine de Paris en 1936 que reunía a pequeños inventores (Marcadé, 2008, p. 325)–.

Escáner Cultural nº: 
177
Al Documentar

 

El Arte de Acción como proceso internacionalizante


por Rosa Apablaza Valenzuela

Artículo aparecido en Arte y Crítica

Fotografía inicial: Performance de Luis Almendra en AUT (fotografía Lorna Remmele), cortesía Jazmín Ramírez Pérez.

Con “internacionalización del arte en tiempo real” me refiero a un proceso que se encuentra más activo que otro, pues no concibo la internacionalización como un proceso estático, posible de identificar solamente con la circulación de obras en galerías, museos o ferias; ni un buen registro, ni un buen catálogo, ni una ‘correcta’ inscripción en la historia.

    
I. ¿Qué entendemos por internacionalización del arte?

Hay varias formas de comprender este proceso, sin embargo en Chile todavía se entiende como un cliché: estado que alcanza un artista a partir de su circulación en ferias internacionales, su pertenencia al staff de una galería extranjera y que alguna, aunque sea una, de sus obras, se encuentre en alguna colección fuera de Chile. Esto sumado a que con suerte lo incluyan en alguna publicación del tipo “100 artistas del siglo XXI”.

La economía entiende la internacionalización como un proceso mediante el cual se habilita un producto para que se pueda adaptar y consumir en diferentes contextos. Si asociamos esta forma de comprender la internacionalización al estado anteriormente mencionado que alcanza el artista, podríamos entender “la internacionalización del arte” como: un producto adaptable a diferentes regiones; un estado de iluminación por parte de su creador; sistema de estrategias que permiten insertarlo en un mercado internacional a través de intermediarios; un buen cóctel y una buena publicación para que a todos les quede claro que la inversión que se ha hecho ofrece un producto profesional de alta calidad.

Escáner Cultural nº: 
176