Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Redes Sociales

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido

Muñozcoloma

 

PRESENTACIÓN DEL LIBRO: "Tangos para Viajar. 12 Historias inútiles"

 

"Tangos para Viajar. 12 Historias inútiles" es un libro del autor Muñozcoloma quien presenta una serie de cuentos nacidos en torno al tango, relacionados con elementos urbanos y principalmente,
con personas que subsisten en medio de la indiferencia que ofrece la ciudad, viviendo en una soledad must...
Próximo lanzamiento libro "Tangos para viajar. 12 historias inútiles

Viernes 14 de diciembre - 19.00 horas.
Microcine IMPA Oracio Campos (Querandíes 4290, piso 4. Almagro. Buenos Aires
https://www.facebook.com/TangosParaViajar12HistoriasInutiles

 

“Tangos para Viajar. 12 Historias inútiles”

Muñozcoloma

Libro de relatos del autor Muñoz Coloma. Editorial Al Aire Libro 2012. Proyecto ganador de la beca de creación literaria 2012. Fondo Nacional de Fomento al Libro y la Lectura.

Descripción

GUILLERMO NÚÑEZ (Parte 2)

Un volcán sudamericano humano... demasiado humano

Desde Chile, Muñozcoloma

Cuando levanto el lápiz me percato de que el sol ya no está y en la ventana, el manto oscuro de la noche invita a cantar a cuanto bicho habita a los pies de la Cordillera de los Andes. He terminado mi tercer dibujo y Núñez lleva como 25. Él ni siquiera ha levantado la cabeza una sola vez, pareciera que está en un trance obsesivo o más bien parece un chamán intentando conectarse con el infinito, o simplemente un sonámbulo. Yo quiero seguir conversando, pero de niño aprendí que a los sonámbulos no se les puede despertar así como así, o si no se quedan en el sueño (mito de campo).

Carraspeo para distraerlo, pero nada; toso... y nada; le pego una palmada a la mesa... nada. Tomo el lápiz que estaba utilizando y lo hago rodar por la mesa hasta donde se encuentra él. Recién cuando el grafito pasa por encima de su dibujo para de trabajar, levanta la cabeza y me mira. Sigamos -le digo-. Él asienta, toma dos tarros de laca y me lanza uno, sellamos los dibujos, nos volvemos a sentar y de la nada comienza a sonar la música nuevamente, esta vez es la "Sinfonía Coral - La Noche de Cristal" de León Schidlowsky.

Leer artículo completo

GUILLERMO NÚÑEZ (Parte 1)

Un volcán sudamericano humano... demasiado humano

Desde Chile, Muñozcoloma

Hoy es todo diferente, hace meses, quizás años, que no dormía. Hoy los rayos primaverales del sol acariciaron mis húmedos y descansados ojos, no perforándolos como en otras oportunidades, y una sensación perdida en el fondo de mis recuerdos se hizo presente, vulgarmente la llaman "sensación de bienestar" y nadie la aprecia en su justa medida, sólo los que la podemos abrazar en minúsculas y lejanas ocasiones. Al final el sueño reparador de una noche hizo lo que la desesperación y la rabia no pudieron en tantos años. Con esa agradable y purificadora sensación comencé a observar el techo de la habitación, ese tan lejano e inconmensurable, donde las constelaciones iluminan tenuemente la bóveda celeste y hacen presa la carne de los desesperados que buscan en ellas un consuelo, una señal, un atisbo de esperanza o regocijo.

Hoy es todo diferente, lo diáfano del día me hace pensar que ingreso a otra etapa de mi existencia, si fuera marxista diría que he subido en una vuelta más en la espiral ascendente de las evoluciones históricas que se repiten eternamente, mejorando en cada ciclo, en fin, que existe la evolución.

Leer artículo completo

EL HIMNO NACIONAL CHILENO (Parte 2)

Una trifulca donde músicos, poetas y toreros corren con colores propios

Desde Chile, Muñozcoloma

Las cosas no podían salir peor, todos se pelean el piano, en la escalera Robles botó a Lafinur, y Carnicer trató de golpear a De Vera y Pintado. Y ahora De Petris no quiere soltar el instrumento, mientras el resto se me abalanza para ofrecerme un himno para la Patria de los Soñadores, yo, indiferente, me acerco a la ventana y prefiero mirar las bandadas de gorriones que se alejan en contra de la cordillera... y el ruido comienza a desaparecer detrás de mí lentamente, hasta que una mano se apoya en mi hombro y vuelvo (a mi pesar) a la realidad, es Lafinur que me dice: prosigamos. Yo me resigno, bajo la cabeza y comienzo de nuevo.

Juan Crisóstomo Lafinur, hasta Borges escribe de mí

Este personaje tuvo una efímera participación en la historia del Himno Nacional chileno, pero siguiendo la cronología propuesta por Marcos Maldonado (autor de uno de los artículos citados en las fuentes), hay que señalar que este argentino nació en la localidad de La Carolina, San Luis, el 27 de enero (noviembre según otros) de 1797. Estudió en Córdoba en el Colegio Montserrat y se graduó de Bachiller, Licenciado y Maestro en Artes y Filosofía. 

Leer artículo completo

EL HIMNO NACIONAL CHILENO (Parte 1)

Una trifulca donde músicos, poetas y toreros corren con colores propios

Desde Chile, Muñozcoloma

Los últimos días (quizás meses) se han sucedido tan rápidos como los años en la ancianidad. No he podido encontrar un freno o un ancla que impida mi demencial ritmo (a veces) en esta casa, el sol ha recorrido de cenit a nadir su camino con violenta velocidad y yo, como un animal de la noche, no he podido evadir su embrujo y he estado pegado a las ventanas (que no existen en esta casa) viéndolo una y otra vez, y otra vez, y otra vez pasar despreocupado de los mortales que se asombran con su trayectoria milimétrica.

También, hoy me di cuenta de algo tremendamente delicado, no es que la casa sea fría en sí. Ella tiene la temperatura apropiada para las casas antiguas y semi abandonadas, producto de la soledad potenciada por la angustia. En cambio, la sensación de frialdad que he sufrido en esta morada es completamente diferente, en cada habitación donde transité lo gélido estuvo presente, sin sospechar que era yo quien irradiaba el frío y la frialdad. No hay ejemplo más claro que esa premura que tuve por ordenar todo simétricamente pasando por encima de todo, de las personas incluso, que no fueron más que objetos a mano. Nada más terrible que ser hombre-objeto, lo digo con mucha propiedad, ya que he vivido así cada instante en esta casa, porque manos poderosas me han transformado en un pálido animal demente que se pasea por habitaciones interminables para saciar quién sabe qué. 

Leer artículo completo

ENRIQUE SORO. DESDE EL PROFUNDO SUR AL MUNDO

Desde Chile, Muñozcoloma

Hoy no llueve, y no hay un atisbo de viento, pero como todos los días de julio, en esta casa, el frío es desolador. Por la ventana se ve un paisaje casi monocromático producto de la espesa niebla que lo cubre todo (como a mi alma) y a lo lejos las quejas de algunos pájaros rompen este silencio casi fantasmal.

Ya lo sé, la angustia de nuevo me persigue, así que intento buscar algo que me ayude a matar el tiempo y que a la vez me obligue a pensar en cualquier cosa. Comienzo a medir las distancias que tienen los cuadros colgados en las blancas paredes en relación al techo, y nada cuadra, ¡hay uno que tiene dos centímetros de diferencia!, así que comienzo a ajustarlos como debe ser. Continúo luego con los libros por orden alfabético, los discos por género, las cajas por tamaño, la flores por colores (según la teoría de Ostwald, hoy con Newton... nada). Considero que todo está desordenado, todo carece hasta del más precario sentido de coherencia. Incluso mis palabras no poseen la métrica necesaria, ni siquiera mis metáforas se apegan a la norma, no tengo nada que hacer y nada que decir, así que decido nunca más emitir palabra alguna, por el bien de todos (ese "nunca más" por lo general no me dura más de dos horas).

Leer artículo completo

MARÍA LUISA BOMBAL. UNA ABEJA DE FUEGO CON AROMA A PÓLVORA

Desde Chile, Muñozcoloma

El atardecer de hoy fue violento, nubes grises y pesadas cubrieron el cielo, haciendo estéril el poco esfuerzo del sol por iluminar los rincones de esta casa, que poco a poco se ha transformado en una fortaleza inexpugnable de los sueños (mis sueños). El peso de la noche se volvió agobiante, el viento se detuvo y en el ambiente quedó flotando un silencio frío como el de las salas de hospital, la ausencia lo colmó todo. Y yo, como hace mucho tiempo, comencé a desesperarme, mi frágil estabilidad desapareció y comencé a encender todas las luces que encontré en cada habitación, en un circuito demencial e interminable (interminable como la cantidad de cuartos que hay acá).
Busqué algo o alguien que me diera cierta esperanza, pero como nunca esta casa se encontraba vacía, quizás como reflejo de mi alma, carente de esperanza y de iluminación. Me inventé cuestiones mentales y pensé en la tierra, en las profundidades, en la humedad e intenté ser optimista, pensé en la semilla que espera en el interior de la oscuridad el día en que verá la luz, el día de la germinación; pero me percaté que nuevamente me engañaba, que no había optimismo en mí, que existen vacíos enormes y que el sufrimiento, a veces, puede ser perpetuo. Siempre admiré a las personas que pueden llorar, porque pienso que se purifican a sí mismos desde el interior, cuestión imposible para mí, sobre todo en este estado de sequedad absoluta en que me encuentro.

Leer artículo completo

FRANCISCO COPELLO. UNA ESTRELLA LOCA QUE BRILLA EN EL CENTRO DE LA MARGINALIDAD

Desde Chile, Muñozcoloma

Estaba a punto de sentarme a la mesa con Huidobro, Neruda y De Rokha cuando una silueta en la ventana me conmocionó, me acerqué lo que más pude a ella (en esta casa las ventanas son inexpugnables, incluso desde adentro) y descubrí la imagen de un hombre calvo que me sonreía con una tranquilidad tal que me intranquilizó. Era Francisco Copello, vestido de blanco, con su mirada suave recortado, entre el rojizo de los álamos. Lo increíble es que estaba vestido de Francisco Copello, era él, en su último viaje (esta casa está a medio camino de todo) y me venía decir adiós.

Tuve la urgencia de disculparme y dejar a mis invitados en la mesa, y les serví unas copas de vino mientras se lanzaban miradas con aroma a pólvora. Salí a buscar a Copello, pero cuando volví a la ventana ya no estaba. Pensé en él, en los titulares de los periódicos de este país (Chile): "Murió Francisco Copello, era una artista... y famoso". Pensé a través de él en todos los artistas de este país, en esos que se parten el lomo para poder trabajar y que son mirados como bichos raros hasta que logran un poco de relevancia, transformándose en bichos raros que valen la pena, para exponerlos en alguna colección. Copello fue uno de ellos y como tal fue tratado como se merecía... con la frialdad que sólo se logra con una buena sobredosis de ignorancia.

Leer artículo completo

RAFAEL AMPUERO. OLVIDADO POR EL MISMO

Desde Chile, Muñozcoloma

Hoy no llueve, pero el viento golpea con una vorágine inusitada los fríos ventanales de esta casa. Ya perdí la cuenta de mi último sueño y el desvelo se ha convertido en una constante en mis noches y en mis días. Esta casa siempre me reclama hastío, pero la soporto, no sin esfuerzo, me contento de pensar que mi estadía sólo será por un tiempo (indeterminado, puede ser la eternidad). Este exilio poco voluntario, pero sí muy bien aceptado me lleva al recuerdo y a la esperanza como únicos elementos útiles para calmar mi inercia iterativa.

Desde niño el viento me cautivó y aún intento sentirlo en mi ser, mas en esta casa todo se percibe como elementos extraños, lejanos y ajenos. Imagínense a un tipo en una casa tremendamente grande (colosalista, diría yo) con no más compañía que un silencio abrumador que lo acaricia todo y uno que otro fantasma. Así que mis esfuerzos por disfrutar del vendaval siempre son estériles.

Por esas cosas que nunca he podido ni he intentado explicar, siempre vienen en mi auxilio algunos personajes remotos, esta vez en la cabecera de la mesa del comedor aparece una figura más bien alta y sonriente, pero desaparece de inmediato, intento recordar su rostro y se me viene un nombre a la cabeza: Rafael Ampuero, el artista olvidado. Persona que amó el viento, quizás más que yo. Cierro los ojos para intentar que vuelva, pero al contrario, el que se desplaza soy yo, aparezco mirando el mar en la playa El Morro de Tomé, y un viento gélido pero amparador me invade por completo.

Leer artículo completo

LENI RIEFENSTAHL

El triunfo de la voluntad 

Desde Chile, Muñozcoloma

Hoy llueve, el cielo está tan gris como el de los acorazados, el viento mece los álamos y ya está oscureciendo. Como todas las noches de lluvia la soledad me invade con cierta violencia. Podría recorrer las habitaciones de esta casa en busca de algún espíritu errante, pero no quiero. Tampoco quiero salir y el sueño lo he extraviado por completo. Busco algo (que por cierto, no sé) en la ventana y la luz comienza a escasear.

Al final mi deseo desemboca en el alcohol como era de esperarse y esta vez me inclino por el coñac (muy oportuno para este tipo de días). Al ir hacia el bar, paso por delante de esa puerta que nunca me he animado a abrir (una de tantas) y me tiento, no con la esperanza de encontrar algo o a alguien, sino por simple desidia.

La habitación es un cubo perfecto (a simple vista), y las paredes laterales tienen repisas desde el cielo hasta el piso llenas de latas de películas. La pared del fondo es blanca, inmaculada, incómoda. Y en medio de la sala hay un proyector de 16 mm, un sofá, una copa, una botella de coñac y un cenicero con los cigarrillos correspondientes (el mechero lo tengo yo). 

Leer artículo completo

EL TANGO EN CHILE (PARTE 2) CAMINITO QUE EL TIEMPO HA BORRADO

Desde Chile, Muñozcoloma

Al fondo del baúl estaba la bendita botella de ginebra. Sin chistar y como si fuera combustible nos servimos, yo me eché para atrás en sofá y el Polaco reanudó, violentamente el relato.

 La iglesia de Discépolo y la volada en calzones (bombachas) de Libertad Lamarque.

En 1931 llega al país Tania, la cancionista, que había brillado en Buenos Aires, lugar donde se había quedado, después de viajar desde su país natal España con una compañía de revistas. Ana Luciano Divis , era su nombre verdadero, había nacido en Toledo el 1 de octubre de 1908; y en un tris había sido cautivada por Buenos Aires, el tango y por Enrique Santos Discépolo. Cuenta la historia que ella cantaba en el "Folies Bergère" y se había entregado al tango ESTA NOCHE ME EMBORRACHO de Discépolo, el cual interpretaba con mucha gracia. Un día Razzano obliga al autor a acompañarlo al cabaret para que la viera, lugares que no frecuentaba, de hecho fue la primera vez que entraba en uno en sus 26 años, la escuchó cantar y esa noche se emborrachó de amor, enviándole flores al día siguiente. Al final estuvieron juntos y compartieron su vida hasta la muerte del compositor, el 23 de diciembre de 1951.

Leer artículo completo

7 AÑOS DE ESCANER CULTURAL. CELEBRA CON HOMENAJE A GUILLERMO DEISLER EN UNIVERSIDAD DE TALCA - SANTIAGO DE CHILE

POR YTO.CL

Escáner comienza su octavo año. Celebra sus 7 años de vida. Desde el 12 de enero de 1999, muchos columnistas han pasado por la revista, muchas colaboraciones, mails, invitaciones. Activa vida ha tenido Escáner Cultural.

Estamos muy contentos de haber podido publicar los cerca de 2.400 artículos, más las Ediciones Especiales, la Comunidad Escáner Cultural y A granel.

Escáner Cultural no ha recibido ningún tipo de ayuda económica ni financiamiento durante estos 7 años. De lo cual nos sentimos muy orgullosos.

Queremos agradecer a todos nuestros lectores que nos han apoyado durante estos años. También a los que nos han hecho links, reenvían nuestros e-mails de portada. Citan nuestros artículos y nos han convertido en referencia. A los profesores que usan nuestro material en sus clases. A Violeta que copia los poemas a mano en su cuaderno.

Leer artículo completo

EL TANGO EN CHILE (PARTE 1) CAMINITO QUE EL TIEMPO HA BORRADO

Desde Chile, Muñozcoloma

Hice algo que hace mucho tiempo no hacía, salir de esta casa, en realidad creo que nunca lo había hecho. Eso sí, sabía que mi presencia podría causar más de algún temor en la civilidad, pero me arriesgué. El motivo: Daniel Binelli, el bandoneonista argentino tocaba acá cerca. No sé cómo me enteré, la verdad es que siempre me entero así de las cosas, sin saber, por casualidad, un científico podría decir que descubro las cosas por serendipia, y puede ser. Adoro el tango, si tuviera amigos me llamarían tangómano, al ver mi entusiasmo y mis 459 discos bellísimos de música porteña; es por eso que a pesar del riesgo fui a la ciudad de Concepción, Chile (eso de "acá cerca", es sólo un decir, ya mi hogar está lejos y cerca de todo al mismo tiempo, según las circunstancias). El viaje fue rápido, instantáneo, diría yo, hacia el Teatro Concepción. Valió la pena, el maestro Binelli hizo un despliegue formidable e íntimo con su bandoneón, su mujer, la pianista uruguaya, Polly Ferman, hizo lo mismo. Ambos acompañados por la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción, quien tuvo una participación correcta, pero fría. Es que para interpretar el tango no sólo hay que ser correcto, hay que sentirlo en las venas, no es sólo notas en un papel, sino que es el espíritu de toda una ciudad que creció hacia dentro, desde el arrabal; 

Leer artículo completo

La Casa de Asterión

Reconstrucción de la Memoria
Arte, ruina y espectáculo

Muñozcoloma
munozcoloma@yahoo.com - www.munozcoloma.com.ar - http://munozcoloma.blogspot.com

Escáner Cultural nº: 
136

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.