Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido
EVA (La Palabra)
 

 

 

 

La presente entrega tiene como propósito difundir textos y poemas de amigos entrañables acerca de mi trabajo expuesto en diferentes plataformas; puntos de confluencia en el ciberespacio donde el tejido humano es alimento del otro en fortalecimiento propio.

EN RED, primera publicación compartida: "Metáfora de la entraña" y "Rosa Matilde Jiménez Cortés, para reproducirse a sí misma" por Maritere Espinosa, a quien agradezco con profunda admiración.  

 

 

 

 

 

 

 

"Compartir la visión que de la vida se tiene a través del arte, siempre es dar algo a la humanidad entera. Un placer colaborar siempre en tan variadas y valiosas propuestas”. (María Teresa Espinosa)

 

 

 

 

 

 

METAFORA DE LA ENTRAÑA
 
 

 

 

PROEMIO

 

Sin duda el performance y la instalación son un género artístico difícil para el público y aún más para el caso de México. De entrada, al desarrollarse en el espacio pero también en el tiempo propuesto por el artista, requiere un mayor compromiso por parte del espectador. A diferencia de un cuadro o un dibujo que podemos descartar en dos segundos si no nos interesa, los performances o las instalaciones pueden durar veinte minutos, pero también veinte horas.

Además, de que en el mayor de los casos parece concordar el hecho de que sigua siendo un género obstinado en evadir toda definición, pero que frecuentemente se deleita en ser provocador y crítico. De ahí que surja preguntarse si la obra artística  responde a la experiencia personal del artista, o es resultado de una investigación de conceptos artísticos o aspectos formales y si se da a partir de un diálogo con artistas del pasado, o responde a su época e interactúa con su contexto.

La respuesta a todas estas preguntas es siempre un enigma, en tanto son estratagemas de la obra y entre más participamos de la propuesta artística, mayores son sus posibilidades de repercutir, sin embargo presentará entre el público distintos estratos de significado, de ahí el enigma del arte.

 

 

 

 

 

 

LA ENTRAÑA

 

Hoy me voy a referir a dos piezas En las entrañas de Atoyac y Epístola según MaJiCor,  intervención de Rosa Matilde Jiménez Cortés en el túnel del ferrocarril, obra germinada en el espacio tiempo de la artista y su entorno.

En las entrañas de Atoyac consiste en la formación de dos columnas humanas cuya participación conformara un tren humano que Jiménez Cortés realizará a partir de la unión de los participantes que irán introduciéndose a las entrañas del túnel en sus diversos espacios.

La pieza remite sin duda a la exploración material a partir de que va descubriendo la condición de una construcción, en este caso el túnel pero también y de manera simbólica al ser humano y los lazos que va construyendo, Jiménez Cortés propone cual arqueólogo descubrir la historia de un edificio y de sus habitantes.

En este proyecto Rosa Matilde trabajó con la colaboración de otras disciplinas, como la música. Esto da pie a que la participación interdisciplinaria de las artes y que la artista siempre ha favorecido, también ayuda para que sus obras adquirieran la sutileza de técnicas que permiten descubrir a los participantes universos creativos en cada una de sus propuestas.

Jiménez Cortés centra su investigación artística en el espacio y la perspectiva, incluye sin embargo las ideas de integración, como en la pieza titulada Epístola según MaJiCor, donde la presencia femenina a través de la maternidad la conduce a la búsqueda de sí misma, también en las entrañas ésta vez al  través de la condición que representan.

En esta obra la mujer-madre no sólo es metáfora del cuerpo, sino referencia directa donde el artista dialoga con su obra. Al tiempo que nos propone una invitación a conocer las cosas y la vida desde adentro, con la propuesta de que algún día, alguien más le saque a los muros del túnel de la vida sus secretos.

Rosa Matilde Jiménez Cortés y su obra son esencialmente ritualistas, polisémicas, cargadas de referencias históricas y sociales del entorno que la rodea y de la que como artista transforma en universos personales.

 
Maritere Espinosa, Curadora.
Ciudad de México, 2007.
 
 
 
 

 

 

Rosa Matilde Jiménez Cortés, para reproducirse a sí misma.
OBRA RECIENTE
 
 

 

 

El México de 2016 está por concluir entre un panorama de propuestas culturales y artísticas que conforman entre sí el abanico estético de los creadores, cuyas obras provienen de las propuestas desarrolladas por la propia experimentación, influencias o tendencias del arte mundial, por lo que se hace necesario conocer su historia, procedencia, es decir, sus genealogías.

Para el pensador francés Michel Foucault era necesario plantearse una “contra-historia de la posición del sujeto con respecto al desarrollo de las personas y las sociedades”, es decir una genealogía que da cuentas tanto de la constitución de saberes, discursos, dominios de objetos y como están atravesados por la historia a partir de poderes e intereses muy específicos. Esta herramienta conceptual planteada por Foucault, es necesaria cuando se aborda el trabajo de la artista Matilde Jiménez Cortés. 

La producción realizada por la artista cuya creación está marcada por los entre siglos, tiene su genealogía con la obra realizada y los saberes, discursos y propuestas artísticas de principios de la segunda mitad de siglo XX, cuando surgió una generación de artistas quienes buscaban escindirse de los valores predominantes en el arte de dicha época, cuya obra se definió por un cambio no solo en la forma, sino en lo ideológico.

Tiene en los artistas Alberto Gironella, Francisco Corzas, como representantes de lo neofigurativo en lo abstracto, y en Lilia Carrillo, Enrique Echeverría, Pedro Coronel y Vicente Rojo -por referenciar algunos nombres-, parte de su historia artística, pero con su propio fluir de creación, con una fresca imaginación, palpable y advertible en la producción reciente enmarcada en su propuesta de exposición titulada “Casa en Venta. Pintura Expuesta”, un nacimiento de su ser y como tal pues nace entre atropellamientos y efervescencias. 

Su obra pronto establece una batalla de muchos frentes para lograr el resultado final en cada pieza y proponer lecturas múltiples al espectador, de la abstracción a la expresión, pero también a lo informal y libre de su propio espíritu, al fin y al cabo algo de nueva figuración, encarnada en “esa casa en venta”, morada que guarda, abriga, pero también sorprende.

Observar y acercarnos a la obra de la artista Matilde Jiménez es conocer dos relevantes posibilidades, pues por una parte se observa el deseo de alcanzar una actualidad, manifiesta como una clara tendencia hacia lo desbordante de sus formas y por el otro su apego a un lirismo, esa emoción -casi una actitud y gusto-, por la delicadeza pictórica con que trabaja cada obra, el uso de texturas sutiles, de colores cuidadosamente matizados, de grafismos y gestos plásticos de su propia historia personal y artística de esa casa que hoy pone en venta.

A pesar de su sentido, solidez y persistencia, la obra de Jiménez Cortés no se pretende definitiva, porque nada lo es, define la artista para que no haya duda, sabe que toda la pintura es un tránsito, y a la suya parece desposeerla de cualquier pretensión de esencialidad. Sus piezas parecen comportarse de acuerdo con esa condición de transitoriedad en una historia, un discurso y un saber o saberes a manera de “pintura expuesta” como el título de su muestra.

Porque al igual que la artista, su obra es fugaz pero también permanente como un pedazo de vida cotidiana, un momento histórico, aunque no cualquiera, sino el suyo a través de lo vivido, recordado, aprendido y cuya sensorialidad forma y conforma su propia estética.

Y es de agradecer que retorne a la pintura, a plantearnos el sentido de ella, y de las formas en su mundo, por qué no en el nuestro parece interrogarnos en esta muestra, así como se deja una huella al caminar, un rastro para seguir sus pasos.

Si bien, no renuncia a conformar una constelación, su propuesta trae aparejada una introspección mayor del aquí y del ahora que vive, siente y conoce a partir del arte y su producción en todos estos años de trabajo. Posibilidad de expresión, pero también de la dimensión estética, necesaria a lo humano a la manera de testimonio visual determinada a crear nuevas genealogías artísticas para este siglo XXI. 

 
Maritere Espinosa, Curadora.
Ciudad de México, 2016.
 
 
 

 

 

 

MARÍA TERESA ESPINOSACiudad de México. Filósofa. UNAM. Curadora e investigadora de arte. Ha sido miembro de Grupo de Historia y Teoría del Arte Contemporáneo del Centro Nacional de Investigación e Información de las Artes Plásticas, en Cenidiap-INBA. Coordinadora en Artketipo A.C. Promoción de Arte y Cultura. Integrante del Seminario de Investigación Lugares Históricos de la Estética en México y América Latina. Docente en la Universidad Estatal Valle de Toluca UNEVT. A realizado, investigación y asesorías curatoriales para la realización del Museo Miguel N. Lira y el Museo Casa Agustín Lara. Curaduría e investigación para exposiciones en Museo Nacional de Culturas Populares, Museo del Estanquillo “Colecciones Carlos Monsiváis”, Secretaría de Relaciones Exteriores (sede Ciudad de México), Museo de Arte San Pedro, Museo Centro Cultural Santo Domingo, Museo Soumaya, Museo Reina Sofía (Madrid) y el Centro Atlántico de Arte Moderno (Las Palmas de Gran Canaria), entre otros. Entre sus múltiples publicaciones destacan catálogos de arte, folletos, artículos y colaboraciones en prensa, revistas y museos de México y Latinoamérica. Actualmente realiza la conformación de Fondos Documentales para la difusión sobre asuntos de arte popular y arte público, como el postulado por David Alfaro Siqueiros, que fortalezcan la construcción de relaciones más vastas y amplias y la comprensión de genealogías históricas de artistas y pensadores de América Latina y de Europa del este.

Escáner Cultural nº: 
197
La obra en su madurez comunica su mensaje libre e independiente hablando siempre por derecho propio, no obstante es una libertad asistida pues ancla sus cimientos permanentemente en su creador para después expandirse con cada espectador hacia los lugares mas insospechados. Algunas de las reflexiones y palabras que engendra son auténticos regalos que ademas enriquecen su naturaleza, exactamente tal y como sucede en el presente caso. Rosa, María Teresa enhorabuena a las dos, espero y deseo que esta red encuentre otros caladeros tan fantásticos como este.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
1 + 6 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.