Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido
Invitado

 

NOVELA: YO BIPOLAR. Capítulo XI

 

Por Jesús I. Callejas


Todos los hombres están locos y, pese a sus cuidados, sólo se diferencian en que unos están más locos que otros.
Nicolás Boileau

PEREZA

 

La inutilidad. Nunca tuve vocación profesional. ¿Permisible el hombre sin vocación profesional? Nunca, nunca. Implicaría la burda admisión de un vago en la sociedad. Se le tolera y punto. Es así: soy un vago; ah, pero un vago incapacitado, lo que le da categoría al asunto. No creo ser un psicópata. Y no, no me siento culpable por los dislates pequeño burgueses con respecto a la sacrosanta obligación del embaucador trabajo y las abominaciones de la castidad. Este nombre no es mío. El peor de mis pecados, si existen, es haber nacido sin entusiasmo ante la vida; el despreciar la bisutería que se nos ofrece en calidad de alhajas.

 

Durante la adolescencia intenté ser un bufón distinguido. Es obvio: la aceptación social me agarró por las bolas: Yo quería caerle bien a todo el mundo y eso me causó reputación de inseguro; de ahí al irrespeto hay una borrosa línea y la crucé estúpidamente. Pero, de cierto modo, las cosas cambiaron al percatarme -ya era hora- de que ninguna reverencia le debo al ocasional bando de mediocres. ¿Por qué ser payaso de los imbéciles? Venir esperanzado al mundo, abrazar la vanidad, fenecer. Primoroso en teoría. Saludable que la gente consiga lo que le agrada materialmente; pero qué de los otros, los falsos optimistas, los revolcados en letales deudas con sus patrocinadores; los Faustos de la nueva era: los Infaustos. Soy un inútil, y tal aserto, ratificado es por mi propia opinión; suponiendo que, reitero, sea mía. Si no hay libre albedrío los pobres mezquinos también serían inocentes: nuestras acciones no dependen de nosotros. Ah, que al amor y la compasión se rieguen entre todos... en cataratas de ignominias.

Encantadora abulia la de seguir tirado bajo las brisas fecales. El mundo arrastrado desde/hacia dimensión calamitosa. Violencia en todo. Miles de millones y millones de hermosos cuerpos de mujeres y hombres desperdiciados entre lo famélico y lo guerrerista. ¿Por qué no una bacanal entre todos reinterpretando los lienzos desaforados del Bosco? Un sublime coito planetario. Que me dejen por un rato disponer del orbital tablero y les garantizo una fenomenal orgía. Pero… eres antisocial… El sexo nos une. Me traicionan las buenas intenciones. Todos somos egoístas; familia y amigos siempre quieren algo de los demás.

 

Eludo a la gente depresiva como yo; tolero a quienes se me hacen divertidos; ¿por qué digo tolero en vez de aprecio o quiero? Porque la temporalidad de tales demostraciones me sume en desaliento. Nadie puede hacerme feliz todo el tiempo; por suerte, nadie puede hacerme infeliz todo el tiempo. Esto, exhibiendo su connotación búdica, hizo exclamar a mi psicólogo: Bien; una manera positiva, optimista, de terminar la terapia de hoy. En resumen, más de la misma pestilencia. Se recicla mi atracción por las sinfonías de Haydn. Y por Peggy Lee, prodigio vocal que de ordeñar vacas en una granja emigró al arco iris melódico; esa mítica Peggy que me recuerda el río de Heráclito por su devenir. Todo río es acogedor, pese a las aguas de su fragua y signo, que no sino. Bueno, si hablamos de única sustancia el río es todo y resulta que sí nos bañamos en las mismas aguas… ¿No dice Plutarco: “Heráclito reprochó a Hesíodo que clasificara los días en buenos y malos, desconociendo que la naturaleza de todos los días es una sola.”? ¡Vaya enredo, papá! Sin embargo, es Heráclito el más deslumbrante de los presocráticos.

 

Vegeto mientras la ansiedad y la depresión pelean. Recordar es difuso. Sería placentero convertirme en jansenista por una temporada. Sí, porque la predestinación me va mejor que el libre albedrío; cansa menos, ¿no? Quizás en un rato pensaré lo contrario… Ante nuestro agobio el destino debería ser puramente literario. El viejo Calcante profetizó que Aquiles escogería entre una vida breve y célebre o larga y anónima, y el "héroe" escogió la primera marchando a Troya donde murió por la flecha de Paris. Hay que tener tanta vanidad como agallas para eso. La filosofía pisoteó la flor del mito. No te compliques más; ¿quieres seguir en la superstición? El hombre pagano fue abortado. No veo la diferencia entre el que mata por gloria y el que mata por botín. La violencia es un mal necesario, dicen. Bueno, en muchos casos… Hay quien insiste en que los de una categoría ostentan alto grado de dignidad, mientras que los de la otra son meros carniceros, genocidas condecorados. Cojonudamente alucinante.

 

Quién, por pacífico que sea, no tiene derecho u obligación, a defenderse incluso al precio de la vida opuesta, pero no debemos celebrarlo. Es un cretino quien no acepta la guerra defensiva como obligatoria para la supervivencia. Pero, qué hay de ese reo cuya ejecución se pospone por décadas. ¿No se manifiesta un morbo vengativo, un sadismo que nos hace igual de criminales que el transgresor de la ley en cuestión? ¿Por qué no ejecutarlo de una puta vez sin hipócritas regodeos? Se nos adoctrina con flagelación concienzuda, en la admiración, en la repulsiva reverencia a las exaltaciones de la testosterona, hacia los "fuertes" u homicidas oficiales. Viviendo en esta leprosa era puedes revivir, o recrear, tales historias. ¿No hay mejor momento que el presente?


Continuará en el próximo número de esta revista


 

Capítulos anteriores:

Capítulo I en: http://revista.escaner.cl/node/7153

Capítulo I en: http://revista.escaner.cl/node/7174

Capítulo III en: http://revista.escaner.cl/node/7231

Capítulo IV en: http://revista.escaner.cl/node/7294

Capítulo V en: http://revista.escaner.cl/node/7314

Capítulo VI en: http://revista.escaner.cl/node/7356

Capítulo VII en: http://revista.escaner.cl/node/7393

Capítulo VIII en: http://revista.escaner.cl/node/7432

Capítulo XIX en: http://revista.escaner.cl/node/7472

Capítulo X en: http://revista.escaner.cl/node/7490


 

Fuente de la imagen: http://www.freeimages.com *Archivo de imágenes con licencia libre


 

Novela Yo bipolar, de Jesús I. Callejas, publicada en formato digital en http://www.bookrix.com/_ebook-jesus-i-yo-bipolar/Fecha de Publicación: 01-21-2013


@copyright Prohibida su copia sin la autorización del autor.

http://www.bookrix.com/-jesusicallejas

Email sibaritamito@gmail.com


Jesús I. Callejas (La Habana,Cuba, 1956) ha publicado los siguientes libros de relatos: Diario de un sibarita (1999), Los dos mil ríos de la cerveza y otras historias (2000), Cuentos de Callejas (2002), Cuentos bastardos (2005), Cuentos lluviosos (2009). Además, Proyecto Arcadia (Poesía, 2003) y Mituario (Prosemas, 2007). La novela Memorias amorosas de un afligido (2004) y las noveletas Crónicas del Olimpo (2008) y Fabulación de Beatriz (2011). También ha reseñado cine para varias revistas locales como Lea y La casa del hada, así como para otras publicaciones. Recientemente ha publicado los trabajos virtuales Yo bipolar (novela) y Desapuntes de un cinéfilo (2012), que consta de reseñas y elementos de la historia del cine. Callejas es descendiente de Manuel Curros Enríquez, junto a Rosalía de Castro, el mejor poeta de lengua gallega.

Escáner Cultural nº: 
174

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
10 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.