Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

 

REESTRUCTURANDO

Por Vicky Larraín

En el año 2006 y gracias al Premio patrimonio coreográfico que nos entrega el Consejo de las Artes y la Cultura, tuve la oportunidad de reconstruir la obra “Jaula Uno Ave dos" estrenada en 1996 en el festival de nuevas tendencias organizado por el profesor de teatro de la Universidad de Chile, Abel Carrizo. La obra comienza desde una noticia que aparece en las pantallas de TVN sobre una mujer encerrada en un gallinero durante 20 años de nombre Mirta Carrasco, caso real ocurrido en Colina cerca de Santiago Chile.

Mujer gallina así denominada por los medios 1996

 La visión de esta mujer convertida en una suerte de animal del dolor producto de la crueldad impacta a todo un país y me inspira para crear una obra basada en esta historia intentando realizar un homenaje y denuncia de lo ocurrido por lo que reúno a artistas de diversas disciplinas como fueron la instaladora visual Ximena Opazo, los músicos Alejandro Espinoza y Emanuel Becerra y el videasta Jorge Infante con los cuales se conforma un equipo que investiga el tema desde diversas disciplinas artísticas.

Al comienzo investigamos las sensaciones que Mirta carrasco puede haber sentido como aquella de vivir en el barro, por lo que visitamos un lugar del cajón del Maipo y cerca del rio me iré enlodando con una tierra pegajosa que allí existe.

 


Vicky Larrain durante el proceso de investigación de la obra Jaula Uno-Ave Dos.

Asimismo la artista visual Ximena Opazo ira conformando el elemento escenográfico con ramas de eucaliptus, hojas secas y tierra entre otros, yo imagino elementos típicos de nuestras costumbres, con la arpillera larga y angosta que da la ilusión de nuestro pais como tambien colocar animitas, enrejados, velas por doquier, telas que sirven para tapar el rostro como tambien utilizo un plástico grande para dar la ilusión del encierro en el que esta mujer se encuentra a través de sus años de encierro.

 

Elemento plástico

 

El nombre de la obra surge como “Jaula Uno – Ave Dos” pienso en jaula como encierro y ave como aquel vuelo que imagino para liberar su angustia. Pedimos los archivos de la noticia a canal 7 donde encontramos las voces de los vecinos, de la madre que la había encerrado por ser deficiente mental y así lo expresa cuando la entrevistan. Lo más impactante son los gritos casi aullidos que rescatamos y que emergen de la propia voz de Mirta. Aullidos inhumanos y difíciles de escuchar sonidos que Emanuel Becerra utiliza e inserta en la música que va componiendo al mismo tiempo que Alejandro Espinoza busca melodías populares para lograr una fusión étnica urbana.

Trabajamos en conjunto creando desde la propuesta de cada uno de los integrantes del equipo lo que significa que la música, la instalación no se crea una vez terminada la obra o proponiendo por separado, por el contrario, funcionamos como un colectivo que va aportando a cada propuesta individual su mirada y reflexiones. 

Asimismo, Jorge Infante va registrando cada ensayo para darnos de este modo una idea de la estructura que se va configurando. Fuimos una familia de artistas que discutimos, creamos y nos cansamos juntos durante dos meses y trabajando muchas veces hasta muy tarde para finalmente en una calurosa noche del mes de enero de 1996 bajo el marco del festival de nuevas tendencias que organizaba la escuela de teatro de la universidad de Chile estrenar la obra. Les dejo el link para que el lector interesado en este proceso pueda percibir algo de aquella investigación. https://youtu.be/Bq5Fyd_oXhw.

A mediados del mes de junio de ese mismo año el consulado de Chile en Colombia cuyo cónsul era Ricardo Hevia me invita a realizar una gira por diversas ciudades de ese pais y es de este modo que recorremos desde los llanos orientales específicamente la ciudad de Tunja, pasamos por Armenia, Popayán Bogotá entre varias otras contando tambien con el auspicio de los fondos mixtos de cultura de Colombia.

 

Fue una experiencia interesante ya que los habitantes de ese pais cuentan con una sensibilidad especial para la temática y estética propuesta especialmente me refiero a la ciudad de Villavicencio cuyo publico nos recibe con interés. Inusual. Desgraciadamente y debido a que nos pagaban dos pasajes, solo pudimos participar de esta gira el musico Alejandro Espinoza y la que escribe por lo cual hubo que grabar la música compuesta por Emanuel Becerra. 


En 1997 este trabajo obtiene el Fondart para itinerar por poblaciones de escasos recursos. Asimismo 20 años después en el año 2016 la obra obtiene el premio Patrimonio Coreográfico, premio que otorga el departamento de danza del Consejo de la Cultura y las Arte bajo la dirección de Francisca de Las Heras en el momento que luego dirige Paola Moret.

 

EL MISMO BARRO, OTROS CUERPOS.

PATRIMONIO COREOGRAFICO.

El dicho que refiere a que uno está en el lugar exacto y en el momento perfecto podría adecuarse a las circunstancias que viví a la llegada de este premio, por lo que cualquier mañana a principios del año 2016 me acerco al espacio Nave para asistir a una reunión de artistas. Al entrar me encuentro con Lorena Hurtado por varios años directora del depto. de danza de la Universidad Arcis y Francisca de Las Heras quien en ese entonces fuera directora del departamento de danza del Consejo de la Cultura y las Artes. Las dos bailarinas habían estado conversando sobre el patrimonio coreográfico y cual obra escogerían ya que al verme entrar Lorena me mira y nombra Jaula Uno, a mí me impactó agrega. Esto sucede en el mes de enero del 2016.

De este modo comienza a concretarse este reconocimiento ya que a comienzos del mes de marzo recibo un correo de Francisca citándome al Consejo para hablar sobre el tema, la reunión fue más allá de lo que esperaba ya que en esta se fijaron los pasos a seguir y después de ver un video del trabajo el equipo que la asesoraba entre ellos Graciela Cornejo, dio el vamos para comenzar la reestructuración de la obra a comienzos de abril. El Consejo aporta una suma no menor de dinero que me permite contratar al equipo que escojo. Habían pasado 20 años del estreno de la obra, 20 años de creación, de fracasos, de todo aquello que no te permite tener tu propio espacio, ya que este depende del dinero que tengas.

Escojo a Marjorie Avalos para que vivencie la interpretación y digo vivencie por que la obra no te permite representar un personaje, sino que el vivirla se adentra en la carne, se experiencia a través de lo que Mirta Carrasco esa mujer encerrada en un gallinero durante tantos años nos trae símbolos y signos de una dictadura que habíamos sufrido. La tortura, el encierro, la fragilidad la impotencia está en nosotros. A pesar de sostener esa estructura doliente, me baso en lo que el personaje persona de Marjorie construye con su propio relato.

Muchas veces ella no puede realizar la misma versión corporal que yo había hecho, por tanto, me adecuo a su cuerpo y materia comenzando por compartir los mismos referentes que había utilizado, como fue volver al cajón del Maipo untándose en ese barro resbaloso que a veces se encuentra a orillas del rio con el objetivo de que Marjorie pudiese sentir de alguna forma lo acontecido.
 

El mismo barro que me había vestido el cuerpo  en 1996

 Buscar el lodo.

Sin embargo, recrear un trabajo que has realizado hace 20 años reescinifica la sensación de la memoria corporal, percepción interesante de establecer. Asimismo, pasamos varias horas y días investigando la manera de enfocar la nueva corporalidad, No existían movimientos porque si, tampoco se importaban desde técnicas foráneas, estos eran creados según la temática. Explorar el eco de cada expresión, respetar las transiciones, pero sobre todo el ritmo interno aquel que en su conjunto va subrayando la atmosfera del trabajo.

Escuchar nuevamente la música de Emanuel Becerra, me trae recuerdos corporales que incitan el impulso de participar de forma activa en la obra.Dicho impulso es reforzado por María José Cifuentesconocida investigadora de las artes escénicas, quien después de ver un ensayo abierto realizado durante nuestra residencia en el espacio Nave, me comenta sobre la reposición que hiciera tambien después de 20 años un coreógrafo sueco de una de sus coreografías.

El artista había decidido remontar la coreografía original para una intérprete al mismo tiempo queinstala en su obra las sensaciones corporales y psíquicas que recordaba de su trabajo y que el mismo realiza. Se produce por en cuanto una superposición performatica en la cual mientras la interprete realiza la coreografía, el artista formula e instala su percepción actual de lo realizado en el origen. De este modo ocasiona una interacción de la coreografía original y su propia percepción.

Tomo este referente que me entrega María José y lo aplico superpuesto al trabajo de la interprete. Resulta una experiencia sensible que me permite expresar algo realizado hace 20 años trasladándolo al momento presente. ¿Que era lo que asociaba 20 años después con a la mujer encerrada? En 1996 cuando creo la obra había asociado la tortura

                   

la marginación

Las animitas símbolo de los detenidos desaparecidos

 

La cueca sola

 

todas asociaciones que vinculaba a la dictadura las cuales llegaron desde la memoria del inconsciente colectivo ya inserto en la mayoría de nosotros. Sabina Zúñiga colabora con nosotros acompañando la escena de la cueca sola como bailarina de folclore

Marjorie se mantiene con la estructura dada, yo penetro en los recuerdos, los hago presentes e intervengo en la obra haciendo alusión a símbolos ya reconocidos y vinculantes con los hechos acaecidos bajo el mandato de Pinochet.

Atravesando una diagonal inserta a los degollados con simples gestos y un caminar,

 

Me integro a Marjorie en la escena de la tortura graficada a través de largas vendas puestas en los ojos

Asimismo, en la secuencia que levanta el concepto de inhumano creamos un recorrido hacia sacos llenos de desperdicios que lleva a Marjorie a intentar ese vuelo con el cual presento una suerte de liberación para Mirta, un escape, una salida.

Marjorie Avalos resulta una persona que aporta con sus preguntas con sus respuestas Durante el proceso fuimos investigando temas que a mi vez comprendo en profundidad, hablamos del ritmo interno aquella capacidad de desligarse del ritmo externo para ahondar en la atemporalidad de los movimientos y una vez esto realizado entramos se liga con el ritmo externo. La atemporalidad es la sensación de instalar la motricidad en el infinito y como resultado crear una suerte de sensación efímera de los movimientos. Asimismo, hablamos del concepto de eco el cual era la prolongación de cada acción por lo que el intérprete debe estar consciente de aquello que como en el sonido sigue su curso a través de la energía que se desprende del movimiento realizado. Dicha energía atraviesa el espacio y llena el vacío que puede resultar de una acción mecánica. La conciencia de la transición ya que para ir de un movimiento a otro es preciso estar alerta al como llegas al objetivo Así fuimos trabajando, a veces con lápiz en mano otras practicando la teoría.

En el estreno realizado en la Sala Patricio Bunster del Centro Matucana Cien, me impresiona ver la apropiación que hace Marjorie de sus propios símbolos, como se materializa su vivencia y el experimentar sus sensaciones hasta el momentum que trasciende una coreografía.

Por tanto, no es bailar o actuar, todos los que hemos sido parte de esta experiencia vivencial, trasladamos el encierro, el abuso, la marginación a una vivencia nuestra y propia,manteniendo a pesar de ello el caso de la mujer gallina de manera clara y coherente.

En esta reestructuración el ambiente sonoro lo compone Luis Berrie ingeniero de sonido el cual define una partitura compuesta de aullidos, voces, ruidos de pájaros sonidos de ramas como tambien  extrayendo archivos de los noticieros que refieren lo sucedido con Mirta y lo que esta mujer según mi imaginario podía escuchar desde su encierro como era la voz de Estela Ortiz esposa de José Manuel Parada uno de los degollados " Tanta matanza, tanto crimen” palabras dichas por ella en las afueras del instituto médico legal en marzo de 1985. Luis Berrie integra el sonido a la atmosfera del trabajo, un protagonista más realzando la temática.

Cada día que nos presentamos, el trabajose torna vivo, cada partícula del cuerpo-mente se vierte como acción reciente. De manera anecdótica aparecen mis perros que no cesan de husmear los elementos mientras ensayábamos. Un gallinero siempre tiene perros pienso y los dejo estar tal cual eran lo que entrega a la visión del espectador aún más el concepto de lo performativo.  El resto de la temporada los animales fueron parte activa del trabajo y fue una decisión que aporta vívidamente a la atmosfera de la obra.

Jaula Uno-Ave dos realiza itinerancia por Chile gracias a un Fondart de circulación en el año 2017
 

Centro cultural de Los Vilos

 

Escenario en Ovalle

Teatro Municipal La Serena

Teatro Municipal de Valparaiso

JAULA UNO AVE DOS UNA EXPERIENCIA VIVENCIAL.

Vicky Larraín

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
8 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.