Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido


Pintura de Mauricio Paz Viola

FELIPON - AVENTURAS del LIMPIAHOLLAS ALQUIMIUM
(parte 2)

Por Felipe Vilches

Estoy en Ruka Ray, un hostal en la ciudad de Concepción, y ya en este escrito no existirá en la realidad, y el Emilio me pregunto en el pasado, sobre que es un Limpiahollas Alquimium. Le cuento a Emilio, que un día en Santiago fui a ver las esculturas de Piroluzko, a su taller, y en la cocina estaba Gunther Krucis con el tablero de ajedrez y tenía su primera jugada P4R. Y, de puro instinto le jugue P4AD, lo que significaba que el blanco no iba a tener ninguna oportunidad de ser superior, ya que la Defensa Siciliana, dividía el tablero en una diagonal, donde el blanco queda incomodo, ante una lenta defensa y con muchas expectativas de un golpe de violencia contra el blanco. Le explique a Emilio que de pronto Gunther se vio sin iniciativa de ataque y jugo la jugada de espera P3T. Entonces, salió el habla de adentro mi espíritu de Limpiahollas.


-Oiga Gunther me doy cuenta que respira mal y que tiene seco un pulmón de toda la cocaína del mundo que se chupo en su vida!!!- lo dije tan lento que fue quedando como una estatua del Forestal. Se ennegreció toda su sonrisa.
- Y Ud. Felipon, como sabe esto, estoy con quimioterapea””.- Estaba con ojos como huevos fritos de asombro.
- Lo que pasa que soy Limpiahollas, con la cualidad de ver y mirando se forma mi lenguaje, sabiendo lo que pasa en la persona.-
Le conté de mi Maestro, y algunas experiencias. Y no podía esperarse mucho rato, cuando me pide que vayamos donde el Maestro.
Era invierno y donde vivía era un cerro de cuarzo y tierra roja. Todo eso en invierno es puro jaboncillo. Así termino el partido de ajedrez. Y cuando salió el sol en septiembre lo llame eufórico: "Gunther vayamos donde el Maestro, salió el Sol". Hubo silencio.
""-Y porque podemos ir ahora, me han dado 6 días de vida? En la clínica tengo que pagar 34 millones por la terapea. Porque ahora Felipon???"""
No tuve otra contestación: "Porque hay Sol Gunther, salió el Sol."

Primero me llamo el Maestro de Alta Magia diciendo que el camino estaba despejado y que se había terminado la intensa lluvia sureña.
Luego llame a Gunther, después a Jorge para que acompañe en el viaje donde el Maestro.
Mi llamada a Gunther fue desconcertante. Todo parecía redondo, pero Gunther llora sin freno, y apreta los labios:
“Porque ahora quieres que viajemos si ya estoy muerto, me dieron 6 días de vida. Si no te mata el cáncer te mata la cuenta”.
Partimos a dormir a su casa en Malloco. En la noche conversamos que quedaran seis días de vida, sentenciado por su doctor. Lo contaba con el tubo de oxigeno puesto, con ese sonido que va y viene, que contaba los segundos, tic tac tic tac.


Dibujo de Sergio Lay


Decíamos que si regresábamos del Sur sin un cambio increíble, quedarían 4 días… Yo no perdía mi silencio místico, no podía dormir, tenía todos los quebrantos de huesos, así debió ser el dolor humano de Cristo y llore toda la noche.
Me decía a mi mismo; por qué los divinos seres sanan a estos ricachones de mala leche, por qué en un punto de nuestra alma, nos apiadamos de estas conchas de su madre. Estaba echando humo por la cabeza y no deje de escuchar la respiración jadeante del pobre Gunther.


Cuando llegamos a la zona del Maestro, entramos por las higueras, donde tome el volante para lidiar con las curvas y teniendo el punto de encuentro en la mente y saludar un poco más relajado esta vez al Maestro.
Llego en su camioneta roja y lo salude como si fuera el centro delantero de la selección de futbol:
- Que andaba haciendo por allá Maestro ?. Le indique las montañas lejanas de donde vimos aparecer la camioneta.
- Arreglando las acequias y de partero, trayendo una guagua al mundo- contesto. Nos ofrece su mano llena de callos muy fuerte, saludo al Jorge y me abrazo fuerte.


Quede asombrado cuando el Maestro dijo a Gunther:
- Putas que esta cagado inol!!! - “Te voy a sanar al tiro, vamos a hacerla cortita-"""
Y solo atinamos a seguirlo por las huellas que rodea el lago, el recorrido está lleno de saltos, golpeando neumáticos en piedras de cuarzo blanco, y barro de colorete salmón donde se llega al estacionamiento de su casa.
Que el Maestro se parara en seco y dijera con una enorme carcajada: ""Lo sanare rápido para hacerla cortita "", no pude aguantar la risa, me causo una amistad soberana y desconcierto de su humor sagaz.
Ataque a la cocina porque tenía hambre y vi unas carnes mechadas sobras oportunas del Cielo.
Yo miraba de lejos la sonrisa del Maestro mientras me comía el pan con carne mechada del asado del día anterior.
Sonó la melodía de una llamada telefónica a Jorge cuando metía dentadura al pan.
_ No puedo contestar...-dijo el Jorge despacito- estoy a punto de ver un milagro...! Cortó...!
Quede sorprendido por la aplicación de la mano fría y la mano caliente, sobre el hombro de Gunther y este quedo en el limbo, muy agotado y dormido, botando una baba negra y hedionda. Además son los momentos que creo que el Maestro es humano.


Tiendo a reírme de la desafortunada vida humana, tan sorpresiva en elevaciones y depresiones, de la reencarnación y de la metempsicosis.
Cuando partimos, el Maestro nos detuvo y miro a Gunther: "Mire, búsquese un tarrito, unas toallas porque en 3 horas botara sangre de las narices, pro fu sa men t e !!! "
Nos fuimos calladitos por los verdes bosques. Y no creo que sea bueno espiar el juego de la luz divina que manejan los magos con sus seres astrales, aunque me autoriza: soy su Limpiahollas.
Cuando viajamos con Gunther y salimos de la casa del Maestro, hay muchas observaciones que deben transparentarse, y las enumero:
1 a Gunther lo conocí jugando ajedrez donde el pintor Piroluzko, allí "le veo" su producto del exceso de cocaína, que le seco el pulmón derecho,
2 me pedí que lo lleve y es invierno, por lo tanto no se pudo viajar
3 Gunther era una persona muy odiosa, pero respetuosa y ya no tenía apego al dinero, porque la quimioterapia lo estaba matando
4 llame porque en los primeros días de setiembre había simplemente salido el Sol,
5 Gunther venia saliendo de la clínica el mismo día que salió el Sol y lo llame para viajar 6 llame a Jorge porque necesitaba una persona más porque me era insoportable su presencia
7 viajamos a Malloco casi chocamos porque el Gunther molestaba hablando ya no me acuerdo de que
8 cuando llegamos allá Gunther eligió el Mercedez Benz blanco que estaba impecable
9 dije que iba a romper el tubo de escape en la subida al cerro donde vivía el Maestro
10, "me importa un pico el mercedes benz" –dijo Gunther- "me estoy muriendo"
11 el Jorge nunca hablo en el camino hacia el sur y hablo cuando llego el Maestro y hablo en la mesa nada mas
12 Gunther iba con el tubo de oxigeno y mangueras metidas en las narices
13 cuando saludo el Maestro al Jorge, este me dijo al oído: "Chuchas, que poderoso es tu Maestro!!"
14 cuando comíamos en la cocina, yo y el Jorge mirábamos al Maestro que le imponía las manos en el hombro
15 cuando quedo dormido Gunther, el Maestro me dijo " Ud. Felipon tenía que haber traído a este señor hace 3 años
16 se paró el Maestro, se dirigió a la mesa y agrego: "Este hombre ha sido muy malo, muy malo"
17 el maestro me ofreció que nos sirviéramos algo, de la miel o del pan amasado
18 le pedí lo de siempre: "Maestro, con una aguita mágica me basta"
19 el Maestro me hizo una aguita de hierbas a las cuales le eche mucha miel
20 el Jorge le dijo al maestro: "Si, Si Maestro, este hombre ha sido muy malo, y mataba 3 mil gallinas en la avícola en Malloco, porque no ponían huevos"
21...el Maestro dijo a Jorge: "Que bueno que Ud. no sea gallina, porque como no pone huevos, seguro que su amigo lo hubiera matado"...
22 al rato después nos cagamos de risa, por el humor negro del queridísimo Maestro, nos dimos cuenta que era un chiste macabro, formidable.


Mural en barrio Bellavista


Cada semana que llamaba a Rodrigo para qué le había dicho el Maestro en una sesión de 1 hora y 15 min, decía: "No puedo contarte, estoy procesando". Y un día me llamo a tomar café en su oficina. Me conto muy nervioso: "Las mujeres cuando se separan de ti, su inconsciente te hace mierda". Esa fue la síntesis transcendental, y de inmediato hablo de Roberto, que estaba muy mal:
"Se acuesta y queda con la espalda paralizada, y de los hombros hasta la punta de los dedos queda paralizado y sin poder levantarse."
Fui a la oficina de Roberto en Plaza Italia, allí en un café mostro exámenes bioquímicos en una carpeta más abultada que erección de televidente ante la Luli.
De pronto le dije: "Ud. es de origen mapuche Roberto!!!" Y este sorprendido dijo que si y que su esposa también era de Temuco.


Sin parar dije que el Maestro es mapuche, así que lo llamamos y entre mapuches se entienden. Se relajo Roberto y le pase el teléfono, puesto que le explique al Maestro los problemas de parálisis nocturna del cuerpo de Roberto.
"Si. Si...-repetía Roberto- Si y muchas gracias Maestro"-
Roberto me conto mientras tomaba mi tecito puro, que el Maestro indico que viajara conmigo a la brevedad.
Bueno, Rodrigo presto la camioneta blanca, y partimos, yo, Roberto y su señora, una gordita muy seria, de corte mapuche de facciones y su pelo de chuzo oscuro.
Llegamos a las 2 de la tarde. Entramos al living de la casa, y yo y la señora nos fuimos directo a la mesa, donde empezamos a comer pan con miel, y habían 4 tipos de miel.
El Maestro se inclino de rodillas tomando las manos de Roberto y este empezó un ataque de epilepsia, y le hizo un apretón de manos y este quedo semidormido, con los ojos muy abiertos, mirando -digamos- desde el mas allá el mas acá.. Entonces el Maestro le paso el dedo por un ojo, y vi que saltaba una piedrecilla negra que pego en la cara al Maestro. Este no la tomo en cuenta y miro a la luz la gelatina impregnada en el dedo.
"Um debía haber venido antes Felipon, y no se asusten porque volverá a estremecerse,...y... quiere Ud. servirse algo??"
Como siempre el Maestro me invitaba en la establecida tradición de Maestro y Limpiahollas . Le conteste que con un agua mágica me bastaba para estar feliz.
Se acerco el Maestro a la mesa, me hizo el agüita mágica y volvió donde Roberto.
Nosotros, la señora y yo, seguíamos de locos comiendo panes con miel.
De pronto se incorporo Roberto y el Maestro riendo ambos, y comenzaron a comer más panes de una bolsa que estaba ya casi horizontal.


Comíamos y comíamos como si fuéramos una orquesta de la filarmónica.
Y los tres -Roberto, yo y la señora- quedamos paralizados, porque seguro que estaba pasando algo raro, y nos quedamos esperando una respuesta:
"Ah jaja -se rio el Maestro- se dieron cuenta jaja.., aquí los panes se multiplican" No supimos que pensar y pestañeamos incrédulos, porque estaba pasando esto, y en un giro, el Maestro aparece con tres platos exquisitos, de conejo al jugo con puré. Nos reímos a carcajadas de puro nerviosos porque para el Maestro era un juego: "Jajaja nunca me vieron cuando los hice, jajaja. Lo que pasa que me multiplico, igualito a como se multiplican los panes."
Comimos contentos y no dejábamos de seguir comiendo panes, para puro saber cuándo se acabarían, y me quedo claro: "Ver para Creer". Creer es Crear, Crear es Creer y Multiplicarse será…Inventar ? Que voy a a preguntar, si el Maestro las contesta todas.


Santiago, 2/8/2013

 

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
15 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.