Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

 

Arte o Fenómeno 

 

Enrique de Santiago

Deseo manifestarme en esta oportunidad, sobre lo controversial del Arte y su concepto-pariente, el Fenómeno, sus diferencias y sus concepciones, y que en una de ellos se puede integrar y contener a la otra. Y deseo plantearlo en la disyuntiva moderna de síntesis, o no-síntesis. Tópicos muy en boga, el cual tiene detractores de uno y otro lado, yo por mi parte apelo a la validez de ambas expresiones y todos los matices generados entre una y otra forma de expresividad. Lo que si me provoca ruidos bajo mi corteza cerebral, es lo que pasa por “Arte”, no siéndolo, apelando a el entretenimiento para los sentidos, la originalidad, lo hilarante, etc. Y que en cierta manera responde a una aparición, un guiño Pop, Cultura al fin y al cabo, pero ¿Arte?, eso está por verse, entonces revisemos primero, que es cada cosa en discusión:

 

Ictus, Enrique de Santiago.

 

Síntesis, una manera de optar a la constitución estructural de una obra (opus) acorde a los elementos imperativos de nuestros tiempos, dada por la imposición ambiental. Y por otro lado, la obra en Extensión o incremento de lo formal-temporal en la misma (entiéndase cualesquiera de las manifestaciones del Arte) Que responde a la manifestación mas cercana a la forma out-sider de pertenencia a las formas de vinculación con el medio. Estas dos posiciones contrapuestas de cómo abordar la realización o desarrollo de una pieza estética, léase como plástica, música, cine etc. Se desencadenan en un constante proceso de pugna dentro del quehacer cultural. La síntesis por un lado responde a las contenciones inherentes al estado actual de manejo de información, que responde fuertemente a la manera de vivir, al proceso de relación y comunicación de las actuales masas humanas, el tiempo escaso, la falta de interés por la actitud llamada contemplación, la falta de aprendizaje y manejo de lenguaje, tanto escrito oral o visual, dada por los mismos factores antes expuestos, han llevado, a partir de una acción comunicacional, denominada publicidad, a reforzar la actitud de corto-aprendizaje, donde la intención obviamente es en un breve lapsus, dar a entender una idea, un mensaje que penetre profundamente, en un mínimo de tiempo, y de manera clara y contundente. El hombre se desplaza con celeridad en una estación de metro, percibe de reojo un gran panel publicitario, a captado parte o el todo del mensaje de este emisor estático. El éxito de que esta señal logre captar la atención del receptor, y posteriormente, asentarse en su memoria, e induzca a modificar o reforzar una conducta, dependerá de los elementos usados, y por supuesto, de la limpieza de estos mismos conjugados en el mensaje, a esto denominamos emisión sintética. Esta conjugación, de tiempo-valor determina sin pretenderlo, una línea de conducta para las otras áreas de la cultura, y por supuesto las Artes. Vale la pena hacer notar que en el salón mas relevante del Louvre, en las murallas se confrontan dos obras de disímil factura compositiva, por un lado la figura de la Gioconda o Mona Lisa, y por otro La bodas de Canaan de Veronés, una imagen iconográfica, aparentemente simple (La Gioconda) y por que no decirlo, perteneciente al imaginario colectivo, frente a ella se agolpan decenas de japoneses, turistas americanos y demases, pujando por una foto del famoso icono. Al frente de ella se encuentra una obra monumental de Veronés.

 

 

Bodas de Canaan, Veronés.

 

La obra extensiva e incrementada iconográficamente, con muchos estímulos, llena de imágenes, múltiples dinámicas producidas por los cuerpos de los asistentes a la boda, las verticales implacables, que se conjugan con las diagonales que se desprenden desde cualquier punto del plano, y donde habitan cientos de detalles, que en cierta manera sorprenden al espectador, o al único que se enfrenta a ella, yo, después se suman un par de holandeses, pero el agobio puede más, y tratar de atrapar tantas formas, tantas tonalidades, cuerpos y estructuras, constituyen un torbellino de sensaciones que superan en gran medida la media de aguante, de una sociedad, la cual está poco acostumbrada, a dedicar muchos minutos a la contemplación exhaustiva de una imagen. Esta ausencia, pone a la no-síntesis en un área periférica del trabajo de artistas asiduos a la pasividad de la observación. Mas aún, cuando aquello que podría darnos pistas y herramientas para acercarnos y observar de mejor manera los que nos rodea, está ausente de nuestra cultura, y ese elemento se llama “El tiempo para el ocio”. Por eso es claro que la predominancia de la síntesis en la música, la plástica, la arquitectura, inclusive en el cine donde a pesar de la extensión de la obra, cercana a las dos horas , no se digiere bien, sin una buena dosis de acción, con un montaje vertiginoso, a la mejor usanza de un video pop, esto obedece a los lineamientos que hoy nos impone esta cultura de poco es mucho, dos acordes remecerán tu alma, una palabra vale mas que mil frases etc.Este articulo es reflejo de eso, debo sintetizar, suprimir información valiosa, pero “periférica”, debo ser breve, conciso, y estoy fallando en eso, me he extendido mas de la cuenta, no importa que el mensaje quede a medias, debo usar un riff o rasgueo punk, con tres acordes de fácil digestión, debo clamar vuestra atención con imágenes crudas, (la foto de mi pene desollado, traería sin número de visitas), un tiburón en una pecera de acrílico impactaría como el artista británico Hirst. Pero todos esos trucos son estériles, si no hay un valor estético, o una carga poética. en pocas palabras una dosis e sublimidad, pues como la droga, al día siguiente solo dejan un vacío levemente mayor que el día anterior, es por eso que solo requiero de tiempo sin prisa, para saber, escudriñar, y mas aún contemplar para ver mejor. Si ustedes acceden acá, saben que las hojas en una semana poseen y toman muchos matices, y que todas las espumas que crean las olas que revientan en las rocas son diferentes. Ustedes conocen la diferencia. Y reconocen entonces que existe lo que se llama un fenómeno por un lado (masivo, potente, reconocido) pero que es solo eso un phaenomenon del griego lo que aparece ante los sentidos, mientras por otro lado existe o coexiste, o mejor dicho subyace producto de la cultura masiva, lo poético, lo sutil, la epifanía que producen ciertas obras. He ahí la diferencia entre The Ramones y Return to Forever, la distancia entre Hirst y Veronés, o Eisenstein y James Cameron, los unos hijos del reloj reposado, versus aquellos otros del escaso tiempo, la rabia social, la frustración de no vivir y lo que en cierta medida también me obliga a jibarizar esta crónica, pero invitándolos ¿por que no? a leerla in extenso en este número de Escaner.. Aquí nos vemos denuevo. Creo que por ahora me excedí. Por lo que les regalo una de mis obras dotadas de síntesis, un poema-objeto titulado “El advenimiento”, las otras gozan de una buena sobredosis de recargo y buena salud.

 

El Hilo de Ariadna, Franklin Fernandez.

 

Bueno, no quiero expresar en este articulo, mi parcialidad hacia lo que denomino la obra incrementada, en desmedro de la síntesis, a lo que apunto es más que nada a definir el territorio entre lo que es la obra de Arte y lo puramente fenomenológico (entendiendo que ambas son un fenómeno) ya que los elementos que integran a la primera, poseen un lenguaje que, convierte la suma de sus partes fenomenológicas en un cuerpo estético. Entiéndase bien, no me refiero a la supeditación a un canon, ni a la inspiración de un sentimiento, o la aparición de una reacción por parte del espectador. Ambos pueden poseer esas características, a lo que me refiero es a aquello que hace, que la obra tenga un nivel distinto en su contextura estética.Para ejemplificar esto, me referiré a la obra de Franklin Fernández, artista venezolano, y a Iñaki Muñoz, artista chileno. El primero un poeta-objetual de rasgos minimalistas, pero como bien se define su obra con una carga poética poderosa, onírica, un surrealismo de muy bien cuidada factura en lo estético, pero tomando los elementos vitales de lo lúdico-metafísico, una manera distinta de expresar la poesía, la forma tridimensional, la que nos agrega a nosotros espectadores, mas de una lectura, ya que el poema-objeto, posee puntos de vista distinto, dependiendo de la aproximación del observador, ya que estos a pesar de la simplicidad de sus ensamblajes, poseen una carga simbólica, mas allá de lo visual, ya que generalmente los elementos utilizados, son de una profunda carga evocativa, una yuxtaposición de elementos donde cada uno por separado, posee una fuerte significación, pero al unirse producen un sinfín de vectores semánticos, la obra de Franklin, en su mínima construcción genera indudablemente en torno de ella, lo que yo denomino un espacio vectorial semántico .

 

Mensaje, Franklin Fernandez.

 

Franklin estudió en el Instituto Universitario de Estudios Superiores de Artes Plásticas Reverón, donde comenzó su investigación acerca de El poema-objeto: La escritura de lo visual escrito. Una larga tarea que ha dado sus frutos, tanto por el reconocimiento en su país como también en el extranjero, en una de sus muestras en Santiago, dentro del marco de una colectiva, vi su obra “Golf”, la cual me llamó la atención, y por lo cual decidí resaltarlo en una crónica anterior (ver mas análisis y critica de su obra en

www.artedesantiago.blogspot.com

y fotos en

www.poemas-objeto.blogspot.com ).

Super=recorte2005, Iñaki Muñoz.

 

Bien en segundo termino expongo la obra in extrema saturare, el trabajo de Iñaki Muñoz, Un joven artista periférico (del circuito de Arte) cuya formación como Diseñador gráfico, no le ha impedido experimentar, por todas las latitudes composicionales, inclusive escapando al rigor de la su formación el campo del diseño, La síntesis,El explora en todo tipo de formatos, o materialidades, su búsqueda va desde lo minimal, hasta la integración abundante de elementos en el plano o en cualquier superficie, inclusive descartando cualquier posibilidad de vacuidad, por microscópica que esta sea. Pero lo interesante de su obra, es como se va componiendo, sin perder rasgos armónicos, sin desequilibrar, sin oponer resistencia al ojo del espectador desde el punto de vista organizativo, su oposición se construye desde otro aspecto, la provocación en lo formal, su trabajo arremete con una miríada de estímulos que inquietan, son provocativos, producen un displacer, pero mas que nada por que nos desnuda en nuestra precariedad como seres sociales, como alimento esta maquina fangosa llamada ciudad.

 

Humana Inhumana Instalación, Ahorcarte.


Estos dos artistas constituyen un fenómeno, por cierto, pero poseen un plus, y este es el cuidado estético que ponen en su obra, la poesía que se inserta en ellas, una onírica y lúdica, y en el otro, con una poética oscura casi maldita, pero donde siempre subyace una esperanza. Ambos manejan disímiles lenguajes y mensajes, pero comparten un criterio en común, los procesos que intervienen en la construcción de la obra es tan importante, que no deben dejar que esta, ya estando finalizada, se convierta en un simple fenómeno.

Enrique de Santiago

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
7 + 13 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.