Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido
Escritos en Zig Zag

COMO LABORATORIO EXISTENCIAL
Conversación y poema con Alberto Kgarcía.

Por Samuel Ibarra Covarrubias


Armado de pasiones, ideas y formas Alberto Kgarcia modeló una praxis artística que tenía como sur el reclamo por la dignidad humana. Khuri es un investigador perplejo, toma lo cultural y lo hace suyo porque sabe que allí están todas las materialidades posibles para pensar y construir la emancipación. Su vida es una suma de fraternidades, escuchas, abrazos, caminos. Las suyas son búsquedas inquietas, casi urgentes. Lee, estudia, anota, analiza. Quiere saber. Escucha atento, necesita comprender su entorno. No está en la torre de marfil. Khuri está en la materia. Explorando el borde de las cosas cuando coexisten crepitantes con la vida misma. Amó casi todo lo que se le puso en su camino, lo hizo porque entendió como Spinoza que el acto de conocer es una instancia de amor, de amor intelectual. La suya fue una vida creativa, que opuso la repotenciación contra el desencanto, utilizó su cuerpo para hacer una poesía radical y le dijo en su cara a la Historia que en él no llegó a la vida para tragarse impune sus violencias. Alberto Kgarcia se queda entre los grandes creadores que más que obsesionarse por obras, construyeron figuras de pensamiento, aparatos estético políticos que ayudan a dejar atrás el miedo y la miseria.


Esta conversación la sostuvimos entre el allá Dominicano de Puerto Plata y el acá Santiaguino de Chile hace algunos años vía email. Tuve la suerte de conocerlo y escucharlo en su casa taller. Conversamos de Hipólito, Merengues, mascaras, y carnavales. También de la pintura de Jaime Colson, de antropología local, de la Fania All Stars y el huracán de San Zenón. Le dolía Orlando Martínez, le irritaba el autoritarismo católico, le emocionaba el Carnaval de febrero. Me obsequio sus artesanías en cuero entre Romos y cervezas Presidente. Allí quedamos en no perder la costumbre de conversar pese a la distancia y lo hicimos cada vez que pudimos. Sin duda toda conversación trae una ganancia y en ésta, un poema de su autoria nos deja claro que él es compañero insustituible.


1- Tu práctica artística cultural está adherida fuertemente a tu recorrido biográfico. Háblanos como se formaron tus intereses políticos y sociales

Mi conciencia política se despierta a muy temprana edad. Tuve el privilegio de que en mi casa materna se daban citas los amigos de mis hermanos; uno era comunista y el otro hippie. Aquí se dio forma y estructura a mi pensamiento en sentido general. Cuando se reunían los comunistas hablaban de la transformación de la sociedad a través de las armas; y los hippies del cambio social por la música y el arte. Ellos pensaban un mundo de paz y confraternidad, sexo y drogas sin los tabúes de la doble moral social de la religión. En mi casa se reunían amigos del brazo estudiantil del Partido Comunista Dominicano, Fuerza Juvenil Por el Socialismo, FJS. Había una mezcla entre arte y política. Me involucré fuertemente con ellos. En muchos aspectos tal vez este es el periodo más interesante de mi vida, por que concierne al conocimiento y aprendizaje como ente social, humano e intelectual. En este periodo descubro las verdaderas condiciones de vida de las gentes de nuestros barrios y campos, la miseria, la escasez extrema o el hacinamiento en que vivían miles de personas de mi país. Nos reuníamos con campesinos, salíamos a conversar con la gente del pueblo. Estas jornadas y sus tareas fueron las que le dieron temple a mi condición de revolucionario y determinaron que fuera un artista comprometido. Aunque por eso años el país ya había recién salido del gobierno despótico y dictatorial de Joaquín Balaguer, estaba en el gobierno el Dr. Salvador Jorge Blanco del Partido Revolucionario Dominicano PRD. Pese al cambio de autoridades la miseria en algunos lugares se mantenía intacta.


2.- ¿Cuales son los motores que te han empujado a compartir una preocupación por lo político y lo artístico, que moviliza ese deseo?

Uno de los motores fue que nací en una coyuntura política delicada, me formé dentro de un ambiente político-intelectual que me facilitó las herramientas para transitar por este carril; ambas cosas son elementos determinantes en mi vida desde muy temprana edad, tanto la política como el arte; amén de que soy parte de un país donde la política es algo que la gente la tiene muy presente y se interesa bastante. Realmente no me es posible deslindar política y arte, ambas para mi están demasiado unidas. En mi convergen como una extensión de mi cuerpo espiritual, emocional e intelectual. El arte, me sirve para convertir a la otra, la política, en un tema con mucha presencia dentro de mis procesos creativos. Intento desde el arte opinar sobre lo social. Arte y política se complementan y de ellas me retroalimento. Mi deseo social y artístico lo moviliza la injusticia social, la corrupción patrocinada desde el poder político en contubernio o al menos con la mirada indiferente de los demás poderes fácticos de la sociedad. Mi trabajo se ha ido modelando con el tiempo, con los cambios que ha generado la sociedad humana, con los nuevos elementos que se van sumando a la vida, al mundo, a la sociedad dominicana. También se ha ido formando y modelando con el maravilloso barro, como un pensador que utiliza sus manos. “Soy hombre, nada humano me es ajeno”, esta frase que encabezaba la columna que escribía el jamás olvidado Orlando Martínez me marca e identifica mucho. Para mi esta frase es una idea llena de hilos, que unen, tejen, bordan conexiones, bordean y entrecruzan un elemento que es potente para mi, la condición de Artista Comprometido, de buscador, de ver el arte como la matriz de todo y por lo tanto a través de lo cual es posible llegar también a todo.

 

3.- ¿Te ha interesado también la religiosidad popular, el vudú dominicano por ejemplo?

La religiosidad popular dominicana es parte de mi cultura, es un elemento propio de mi identidad, Es un tema que desde el estado ha sido manipulado en conjunto con la iglesia católica y un rancio sector de la sociedad dominicana. Nuestra negritud nunca la han aceptado como algo que nos es propio, ha existido siempre una doble moral y un rechazo a veces hasta patológico de nuestra africanía. Por ejemplo el Dr. Balaguer público un adefesio llamado “La isla al revés” un seudo libro acerca de nuestros orígenes hispánicos, allí lo negro no cuenta para nada y lo aborigen se usa como escudo para disimular toda nuestra herencia africana. Balaguer y su enfoque distorsionado han provocado mucho daño a la sociedad Dominicana pues hace negar lo que somos. Me interesó el vudú porque es una práctica religiosa riquísima y con unos códigos distintos a los de Haití, ya que aquí se dieron otros fenómenos dentro de otro contexto y por lo tanto la religiosidad popular dominicana tiene otros componentes que le son muy propios. Como se dice por aquí…aquí todo se dominicaniza, nosotros le ponemos nuestro propio sazón, color, textura y musicalidad. El sincretismo cultural dominicano tiene personalidad propia.


4.- ¿De qué hablan tus performances?

En mis performances siempre esta presente el elemento político. Ese tema me ocupa mucho, la indignación que siento ante la manera sarcástica, canalla y perversa como la clase política tradicional dominicana ejerce la violencia, como viran nuestra historia, como cosifican a las masas, como quieren borrar la memoria colectiva histórica de las gentes. Mis performances en si expresan los distintos fenómenos sociológicos que la sociedad crea en su cotidianidad. Estoy interesado por estos días en plantear una mirada crítica a los discursos turísticos, en ellos hay una concepción muy ideológica y perversa de la relación ser humano y medio natural, Elementos centrales de la contemporaneidad.

 

 

5.- ¿Como trabajas el cuerpo dominicano, es decir como tu obra reflexiona la historia, la política o la economía. Como trabajas esas marcas y esas huellas?

Tomando tus propias palabras, trabajo con una mirada sociológica distintas variantes y campos del cuerpo dominicano, su historia, su cultura y hasta su economía. Acá el Estado, la Iglesia Católica y la Oligarquía funcionan como una clase dominante sin contrapesos. Son propietarias de casi todo, medios de producción y de comunicación masivos. La tensión social entre dominados y dominadores es muy fuerte en el país. Yo estoy en esa tensión. No soy un actor pasivo y estoy en una búsqueda que profundizo echando mano a las herramientas que me da el arte. Utilizo la performance como una provocación. Provocar en este país no es fácil, menos en una provincia como esta. Provocar es una función crítica, es proponer una interrogación ante un asunto específico, que atañe fuertemente asuntos que involucran la vida. Provocar es una pregunta por la vida.

 

6.- En una de tus últimas performances trabajabas con el imaginario heroico del altar patrio.
¿Cuáles son los nodos centrales en ese tipo de trabajo?

La parte central es una reflexión en torno a la memoria histórica colectiva, que aquí está en una delicada situación. Somos un país con una tasa de analfabetismo alta. También hay un alto porcentaje de analfabetismo funcional. Hay mucha gente con un reducido o ningún nivel de información sobre cultura general, sin capacidad de opinión política. Seres que el propio sistema se encarga de dosificar, codificar y engañar. Son personas sin intensidad, condenadas a olvidar, su condición social, su humanidad, su historia. Muchas de mis acciones intentan generar una conexión histórico-corpórea. Buscan posibilitar una conexión emotiva, estética y sentimental. Así, creo, se incorporan sentido, historia y corporalidad desafiando la asimilación indiferente que esta sociedad promueve. En este país por ejemplo la educación tiene un sustento muy fuerte aún en lo religioso por sobre lo científico, eso significa en la practica que la iglesia determina que es lo bueno y que lo malo para un estudiante. Eso me parece insoportable y grave.


7.- ¿Como sitúas tu trabajo en el contexto del arte dominicano contemporáneo. De qué y de quienes recoges influencias, con quien dialogas?

Mi trabajo dentro del contexto del arte contemporáneo del país esta abriéndose espacio desde una práctica sistemática que desarrollo. Estoy en un proceso muy interesante en lo personal, poniendo en práctica todo lo que he investigando y visto, todo lo absorbido y todo lo leído.

Ahora estoy trabajando de una manera más entusiasta y contínua. Siento que estoy construyendo un buen momento en mi carrera de arte. Recojo influencias de mucha gente, Jodorowsky por ejemplo. Hace años leí su libro autobiográfico: “La danza de la realidad”, luego vi su película “El Topo”. En esos materiales había para mi información clave. También han sido importantes para modelar mis ideas muchas conversaciones con amigos queridos Como Gipsy De Los Santos, Perry, Grimaldi, Menicucci. Muchos otros. Con Eliu Almonte, creador de los festivales “CHOCOPOP” es donde hago mi introducción profunda en este lenguaje.


8.- ¿Como ha sido tu procesualidad como preformista. Háblanos de ese tránsito?

Ha sido un camino maravilloso, un deambular intensivo. Recuerdo cosas especificas por ejemplo, un taller con el maestro Richard Martel, luego con la prestigiosa mexicana Elvira Santamaría, con Valentín Torrens, con Bartolomé Ferrando, Estoy trabajando en la performance desde el año 2000 y la siento como una herramienta precisa a la hora de encontrar los canales exactos para yo expresar con lógica y sutilidad mis convicciones y percepciones de lo que leo en la cotidianidad. Me sirve para entender y politizar los fenómenos que la gente crea en su interaccionar social. Cada vez entiendo más y me vuelvo más cómplice de lo que me indica mi cuerpo.

Me preguntas que con quien dialogo y con quienes hago una relación mas critica e interrogadora; indiscutiblemente que con quien más dialogo es conmigo-jajjajaja-literalmente. Con Eliu Almonte, tenemos una relación de amistad desde que Colón llego por aquí, jajjajjajajaja. Nos hemos colaborado mutuamente en los proyectos de uno y del otro, guardando las distancias del uno y del otro también, hemos creado proyectos de manera conjunta.
Este pueblo es pequeño, pero hemos trabajado en colaboración. Hemos creado por ejemplo la “Sala de Arte Camilo Carrau”. Me relaciono además muy fuertemente con el resto de los miembros de la Plataforma Dominicana de Performance, que además tiene su oficina física aquí en la Sala Carrau.
Mi procesualidad, mi tránsito hacia el performance lo considero terriblemente emotivo. Me dejo arrastrar por las emociones sin mucha conciencia. En la inauguración de mi primera exposición individual en 1989, hice mi primera acción, esa muestra era en cerámica. Cuando entré a la sala llevaba un plato en cerámica que había hecho y lo rompí, dejándolo caer al suelo. Vivía en Santiago de los Caballeros, segunda ciudad en importancia acá en la Republica Dominicana. Allá viví largos años y desde muy pequeño tengo una relación con esa ciudad; pero realmente viviendo aquí es que adquiero conciencia real del arte acción. Es acá en la maravillosa Puerto Plata que seriamente empiezo a ver y a encontrar lo que nunca antes había logrado ver ni encontrar. Solo el performance me sirve cada vez. Es una especie de brújula que me reorienta y me permite tener una visión múltiple de las distintas situaciones de la vida. El tiempo me lo propone ilimitado y el espacio me lo lleva hacia lo infinito. Aun no abandono, ni el dibujo ni la cerámica, me interesa el barro, la tierra y sus procesos experimentales, pero con el performance me siento más libre, más amplio, más provocador, más controversial. El performance es mas integral y más incluyente, no tengo limitaciones y la experiencia que vivo al accionar me sirve para nuevas introspecciones.

 


9.- ¿Qué importancia tiene tu ciudad para tu obra?

Puerto Plata es una ciudad de múltiples simbologías, sociológicas, históricas y culturales. Semiológicamente hablando es maravillosa, me ofrece una clase de lecturas fascinantes y mágicas, es una ciudad donde su población natural se mantiene dentro de su antigua condición de ciudad cosmopolita, victoriana. Su puerto era uno de los principales del país. Está anclada en su dorado pasado, todo eso se me otorga y me convierte en una multiplicidad de códigos, temas y un gran campo de investigación continuo. Este tránsito me gusta como lo llevo o me lleva, ya que me coloca en lo máximo de lo extremo, del bar al colmadón, ja!... tu sabes!., los pensamientos, las ideas, las reflexiones y sus conclusiones todo me tiene.., me lleva a una velocidad de F1…-excúsame los suspensivos, no te preocupes no se quedará ahí. Ahora mi cuerpo es mi propio laboratorio existencial…. Khury.

 

Un poema


Escoriasis

¿Donde habito?
En que dimensión territorial y espacial del tiempo?
¿Quienes son estos bichos que como enjambre de insectos malignos
Todo lo destruyen?
Son insaciables y persistentes.
¡Voraces!
Estas criaturas endemoniadas se reproducen como un virus ante el cual la ciencia aun no ha podido ni siquiera detectar porque su ferocidad.
Están ahí
Se reúnen
Celebran pomposas fiestas
Se van en cruceros
Dirigen
Controlan
Siempre ríen
¡Claro! de manera simulada
¡Todo en ellos es una simulación!
Su “virtud” mas significativa es que carecen de dignidad
Siempre dan la mano
Siempre se están comunicando
Siempre están ocupados
Nunca tienen tiempo
Son desmemoriados
Hipócritas
Absurdos
Cristianos
Moralistas
Arrogantes
Fieras salvajes cuando tienen el cetro.
Unos corderitos del señor cuando retornan a su condición de simples bichos.
Ahora me siento a salvo
Estoy evocando una canción mientras navego por la salvia de tus labios
Por el territorio nórdico de tus humedades
Estoy a salvo
Me tienes a salvo
Esos bichos son como los pájaros de hitchcock
Implacables
Nada de fiar
Me sumerjo
Aspiro
Transpiro
Siento tu piel
Tus manos
Tus labios
Tu sonrisa
Miro las iglesias atestadas de gentes
Ahí están los curas
Los monaguillos
Las monjas
Los ancianos
Los aristócratas
Los panaderos
Las palomas que inocentes descienden hacia la plaza
Con sus billeteros forrados en números que hay quienes lo sienten
Como su posibilidad si la suerte les toca
La suerte
De este espacio que habito seria azul
Si esos bichos no existieran
Es una aberración del universo este hecho
Estos bichos
Estamos sentenciados
Casi en el patíbulo
Espero que no quedemos tendidos sobre el pavimento
Como aves decapitadas por estos bichos
¡Criaturas malditas!
Ahora retorno a tu salvia.

Escáner Cultural nº: 
196

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
10 + 5 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.