Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido


LA TRAGEDIA A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO DESNUDO


Por Vicky Larrain

La historia enseña que hay algo en el hombre que gravita hacia imágenes e ideas  similares que interactúan desde lugares completamente alejados. Insertando el puente imaginario que atraviesa el inconsciente de los artistas y refiriéndonos  en especial al trabajo del coreógrafo(a) en la actualidad, podemos observar un mapa singular en cuanto a las sensaciones que dibujan ondas en rictus, huecos profundos que constatan el vacio, chorros de agua que emergen de repente y también de pronto todo queda en la sequedad aguda de un sinfín conceptual y valorado a través de la creación de estos constructores del movimiento en escena. 

Hoy en día los coreógrafos se refieren al caos, a la desesperanza y a una inmersión en aquello que el ser humano provoca hacia sus semejantes: diversos tipos de actos violentos, resultados adversos o la decepción. Parece ser que el tema del camino pulverizado de los sentimientos aparece en casi todas las obras coreográficas por lo menos en occidente.

Cuando diseñe mi último trabajo que denomine Schock, lo hice basándome en situaciones que acongojaron el alma de los ciudadanos. Y mientras procesaba este trabajo se sucedieron hechos como el de los 43 mexicanos asesinados, o sin ir más lejos el joven al cual le estallo una bomba al tomar una mochila de cualquier rincón allí en el barrio Yungay.

A modo de investigación me puse a ver lo que estaban haciendo los demás coreógrafos en este tema. Me encontré con un video de la artista japonesa Carlotta Ikeda en el cual muestra su propia experiencia vivida cuando la bomba lanzada en la ciudad de Hiroshima explotara. Ella tenía 4 años. En la obra se perciben las sensaciones inacabadas de las vidas lanzadas en el aire plomizo. El estado es aquel del ser que pierde instintos básicos de sobrevivencia, del ser que se detiene en algún rincón oscuro para ya no salir más.

ARTE PARISIENSE

Asimismo pude observar el trabajo del coreógrafo Olivier Dubois  denominado tragedia, tragedia.

Olivier Dubois es un coreógrafo premiado que ha estado en el filo de la escena de la danza-teatro contemporánea francesa desde 1999. Después de trabajar con compañías conocidas Dubois finalmente hace su debut  coreográfico en el Reino Unido.

Concentrándose en la anatomía del cuerpo humano, Tragédie trabaja con  nueve hombres y nueve mujeres desnudos tanto literalmente como figuradamente para  explorar la condición humana. En su desnudez expuesta, los intérpretes  combinan frases repetitivas concisas del movimiento  creando  un coro hipnótico donde el cuerpo y alma se encuentra. La acción en la etapa sigue construyendo, creando una atmósfera tribal absorbente, ya que la pieza alcanza un emocionante crescendo.

“Importante y aplastante. . . los cuerpos sudados de sus intérpretes sostienen diversas formas, gente muy delgada otros más gruesos, muy bajos o altos su forma no parece importarle a este coreógrafo, le interesa que se agoten o fundan en sí mismo en la misma escena como la parte de una máquina sublime, irreal”

Respecto de este trabajo Dubois expresa: ser humano no iguala a la humanidad”; la humanidad se tiene que desarrollar.

Esto es nuestra tragedia humana. En cada uno de aquellos cuerpos se puede leer la historia del mundo, un mapa de civilización, trayendo una relación íntima profunda a su cuerpo y también  al mundo.

Dubois ha sido especialmente criticado por la ausencia de una coreografía típica o esperada o sea, pasos coherentes, saltos fastuosos, acrobacias en acción.

Está claro que cada vez más el arte va interactuando con otras formulas. Ya no podemos llamar danza porque alguien se nueve, como tampoco teatro porque existe el texto. El artista se aleja de las fronteras estéticas con el propósito de no ser enmarcado en una sola definición como también para decir libremente lo que le plazca sin estar al servicio de una técnica.

En el video observamos la contradicción del ser, sus limitaciones, la mecanización, la ausencia de sentido y esto se ve, esto trasciende desde la gestualidad de los intérpretes.

Una suerte de fiesta moribunda donde el placer de moverse se torna en sudor Así allí va…
La cotización de Nietzsche dice: A través de la canción y a través del baile, el ser humano manifiesta su pertenencia a una comunidad superior.

Vicky Larrain está en facebook.

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
6 + 4 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.