Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Redes Sociales

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido
De las Mutaciones

 


Fotografía: Guadalupe Garcia-Vasquez, 1995, Taller "Presencia Africana en México" Jalapa, México.

 

De las Mutaciones
Mi vida/performance/espiritualidad
Guadalupe García Vásquez


Por Araceli Zúñiga

Hoy abro este espacio para una artista que durante muchos años consideré chicana.
Y lo es, aunque por adopción política, artística y cultural, porque aunque Guadalupe García nació aquí - en las faldas del Templo Mayor, centro de la ciudad de México- su trabajo resulta universal. Ella trabaja en múltiples direcciones, pero enfatiza de manera contundente sus raíces indígenas y negras.

La conocí desde su trabajo como performancera, siempre sustentado con investigación profunda. Como una de las pioneras artistas del performance, participó individualmente y con el grupo Bio-Arte en las primeras exploraciones del performance en México. De esta manera es nuestra madre Coatlicue/Guadalupe, pero también la hija rebelde, Coyolxauqui; es también la curandera/nahuala y la santera. Ella diseña el concepto, las imágenes, el vestuario o la desnudez, los materiales diversos con los que trabaja y los sonidos que la circundan durante su labor, acompañada a veces por otras artistas con las que interactua y que la complementan. Es así que la ubico desde las transdisciplinas, el arte conceptual y el feminismo. Cedo pues el lugar a este confesionario apasionado y entrañable de Guadalupe García.

 


Boceto de Roselle Faure de mi primer performance en 1984, "Enfrentacion/Confrentacion", Academia de San Carlos, Estudio de Moyao.

 


Imagen del primer performance Enfrentación/Confrontación, Academia de San Carlos, estudio Moyao, 1984.


“Llegué a México en 1976 después de 16 años fuera del país -la mitad de mi vida-. Salí para casarme con un estadunidense a su país, donde después de algunos años y del nacimiento de mi hija Lisa nos fuimos al Brasil. Fue un lugar de misterios lúdicos, culturales, sociales y religiosos, donde el nacimiento de mi segundo hijo David me arraigó más a ese país. El medio vibrante de su cultura quedó como una experiencia viviente en mi vida, la cual me ayudó mas tarde para reconocer que el ámbito cultural, social y religioso también establece un vínculo en el fenómeno perfomativo que forjan la identidad del mexicano.
Lo que más me impresionó fue la fuerza del performance ritual religioso que ejercía el Candomble y Macumba lo cual se expandía en términos performativos que saturaba la cultura Brasileira, tanto en su música, arte y su identidad cultural visto en el Carnaval. Era común ver las ofrendas a los orishas depositadas en playas y calles y el toque de los tambores se dejaban escuchar aun afuera de mi recamara. Lo que sería una simple plegaria a Yemaya en una celebración de año nuevo en la playa de Ipanema me llevaría a cambiar mi vida. Entré al mar y tirando mi anillo de bodas le pedí a Yemaya y a la Virgen de Guadalupe que me guiaran en mi divorcio y en mi vida. Esta plegaria y ese encuentro ritualistico de un performance espiritual sería integrado en mi vida tiempo después cuando regresé a México y finalmente cuando me inicié en la adoración de los orishas como Santera en el ámbito Cubano. Sería Yemaya y la Guadalupana quién me guiaría?

 


Guadalupe Garcia-Vasquez con afro, llegada a México 1976.


También fue en Brasil cuando comencé mi trayectoria como artista con la pintura y experimentando con la fotografía participando en una exposición en el Museo de Arte Moderno. Después nos mudamos a Venezuela donde continúe con mi arte. Fui manipulada para dejar a mis hijos en este país, pero los dejé sabiendo que tendrían una vida con comodidades, pero este dolor de madre formaría parte en la representación de mis performances posteriormente. Buscando mi identidad me preparé para llegar a México.

Lo primero fue hacer la preparatoria abierta y cambiar mi “look” de esposa de un ejecutivo. Me hice un afro como rebelión y como identificación a la lucha de los Negros en US…Angela Davies afirmaba “Black is beautiful” y yo reconocía esa herencia de la tercera raíz que también formaba parte de la estructura racial en mi país. Con mi afro-mi diploma de Prepa en las manos estaba ya lista para encontrar mi Mexicanidad.

Llegué a México con ansias de conocer la mitología, la gloria y caída de la cultura Pre-Hispánica. Fui afortunada en ser aceptada para entrenarme como guía en el Museo de Antropología, cosa que no hacían todos los años. Tuve la oportunidad de estudiar con la crema y nata de especialistas en el campo Pre-Hispánico. En 1978 mientras estaba en el Museo la “Piedra de Coyolxauqui” fue descubierta en el Templo Mayor. Uno de mis compañeros en el curso también fue de los primeros trabajadores en la excavación quienes hicieron el descubrimiento, al encontrar a la Coyolxauqui le robaron sus cascabeles cosa que nunca se dijo de su existencia, se los puso en la bota para sacarlos. Me los enseñó y quiso vendérmelos, a lo cual le dije “no tengo dinero.”

 


Grupo Bio-Arte: 1984,  Laita, Nunik Sauret, Rose Van Lengen, Roselle Faure, Guadalupe Garcia-Vasquez. Munal, "Bordando Sobre la Escritura y la Cocina.  México.

 


"Las Constituciones" 1984, Mural de madera por Adolfo Mexiac, Palacio Legislativo, Mexico.

 

Como artista me incorporé a las primeras representaciones del performance como una vía donde como tal el cuerpo del artista y sus expresiones era el médium para representar al arte. En conclusión el arte como performance. El performance tiene sus orígenes en el Futurismo y el Dadaísmo pero se convierte en un fenómeno popular en los 60’s y en los 70’s principalmente en Estados Unidos donde las acciones como el “action painting” de Jackson Pollack se consideraron como orígenes inmediatos a las expresiones semi-teatricas de los performances organizados por Allan Kaprow (que por cierto participé con él en unos de sus talleres). Otros como Vito Acconce y Bruce Naum que como pioneros del arte del performance que buscan la expresión del dolor en la vida humana y que se revelan en algunas de mis performances donde se remite el dolor de perder a mis hijos o al pasado antes de la conquista en una alegoría a la Llorona y la exhumación de mi madre.

 


Fotografía: Oweena Fogarty, Tesis Licenciatura, San Carlos, 1986.

 


"Viva la Vida" Tributo a Frida Kahlo, Lisa Giddings y Guadalupe Garcia-Vasquez, Galeria de la Raza, SF, CA. Fotografía: Jeffrey Blankfort, 1987.


También cabe decir que este tipo de performance incluye a fenómenos de tipo social y político donde Guillermo Gómez- Peña es considerado como el máximo representante de este género con quién en un momento dado pude participar en diferentes ocasiones en grupo invitado por él y como performistas invitados individuales.
Paralelamente, estas preocupaciones de tipo social y de identidad señalaron mi trayectoria como performista Mexicana-Americana viviendo en los Estados Unidos con todos los problemas que esto implica. Por otro lado y muy importante, estaba el movimiento feminista Americano que con sus propuestas que planteaban la igualdad y el derecho a una identidad propia de la mujer. Sus performances, literatura y arte abrieron el panorama para artistas como lo fue en México.
Personalmente esto tuvo una gran influencia en mi expresión, en mi arte y performance, así como me mostraron el camino para retomar temas relacionados con mujeres que tuvieron impacto en la formación de la identidad Mexicana, como la Malinche, Coatlicue, Coyolchauqui, la Virgen de Guadalupe, Sor Juana Inés de la Cruz, Frida y la Adelita quien fueron representadas en mi performances. Pero es tal ves “La llamada de la Coatlicue”una de las mas importantes performances en mi trayectoria performista pues es inclusa de todas estas propuestas.


"The Open Class Collaborative", Escuelas primarias PS 37/ PS 38, Queens NY. Fotografía: Guadalupe García-Vasquez, 1989.

 


Performance/instalación: "Sugar and Spice and Everything Nice", en la exhibicion "Presente 1989", Berkeley Art Center, Berkeley, CA.


Mi primer solo performance en México, Confrontación/Enfrentacion fue cuando estaba estudiando en la Academia de San Carlos la carrera de Artes Visuales presentado en el taller de Moyao seleccionando a 13 testigos entre ellos a Mónica Mayer y al grupo Bio-Arte, pues mi performance tomaba a un ser venerable que renacía para reconocer su papel como mujer superando los limitantes que me daban la sociedad.

Desnuda, vestida con una bata de hospital, recitando mi ficha medica y descripción física, hago un circulo de fuego alrededor mío como protección espiritual. Prosigo a rasurarme el pelo púbico y ponerlo en un vidrio con pétalos de rosas. En una mesa me acuesto con las piernas abiertas en posición para examen. Dos escultores me ponen yeso en la vagina para sacar un molde y cuando se seca lo tomo como un bebé acabado de nacer y me lo llevo arrullándolo…mientras Roselle Faure hacía bocetos.

 


Kristina Perry, Mills College, "Coatlicue's Call" Gpe. Garcia-Vasquez. 1989, Oakland CA.

 


Fotografía: Kristina Perry, "Coatlicue's Call" Mills College, 1989, Oakland, CA.

 


"La Quinceanera",1989, San Francisco Art Institute. Fotografía: Michel Selic.


El primer performance en grupo llamado “La Quinceañera” también fue en San Carlos donde se hacían presente en un acto feminista, mujeres performistas en un evento ritualistico organizado por Mónica Mayer y Maris Bustamante del grupo Tlacuilas y Retrateras, que cuestionaba la presentación de la quinceañera ante una sociedad que con falsas expectaciones la aceptaba ante la sociedad como mujer apta para el servicio del hombre. En esta primer instancia estaba Nunik Sauret, grabadora y finamente experta en arte culinario, Roselle Faure diseñadora, pintora y performista, Rose van Langen multi-media, Laita guionista, multi-media, y yo como artista visual y performista. Formamos un grupo llamado Bio-Arte que pretendía valorar el espacio de la mujer como parte esencial en el desarrollo de la sociedad. Estuvieron invitadas 44 mujeres, ahí es donde conocí a Leticia Ocharán, nos apadrinaron Fanny Rabel y Nahum B. Zenil. Raquel Tibol cuando el grupo Bio-Arte hizo su aparición, me miró, se burló y me dijo que eso no era arte.

En el Munal y en ocasión de un encuentro de mujeres, el grupo Bio-arte cocinó en medio de esculturas del cuerpo femenino, se sirvió la cena e incluí en la exposición unas fotos mías. Siguiendo juntas participamos con otras intervenciones.

 


Foto: Bertha Jottar, Serie X/U/Mar, Panteon Dolores, 1990.  México

 


Fotografía por Oweena Fogarty, Serie X/U/MAR, 1990,0277 Headlands Center for the Arts, Sausalito, CA.


Este concepto lo retomaría en una instalación-performance que también lo llamé “La Quinceañera”, en el Art Institute of San Francisco, donde fuimos seleccionadas para el Annual Exhibition: Reiko Goto, Mildred Howard, Hilda Shum y yo. La Chicana crítica de arte Amalia Mesa-Bains escribió la introducción en el catálogo de mi instalación. Posteriormente puso de su bolsillo el dinero que se necesitaba para que el performance “La llamada de la Coatlicue” se presentra en el Festival 2000 cuando éste se declaró en banca rota.

En Berkeley Art Center California, el performance-instalación “Sugar and Spice and Everything Nice, ”tres vestidos- esculturas” : La Quinceañera-La Novia-La Muerte actúan de fondo explorando las distancias entre lo real la sexualidad y el abuso sexual final de una inocencia que aparecen en el viajar de una mujer.

Con Alberto Mejía Barón “Alfin”- que por mi sugerencia adopto su nombre artístico-, trabajamos inicialmente en una misión artística organizada por la UNAM a las islas Marías. Fui la única mujer y me advirtieron que iba por mi responsabilidad. Con los niños, hijos de convictos, Alfin y yo hicimos performances, danzando dibujando en piedritas, cantando. En la segunda misión a las islas Marías, Adolfo Mexiac pintó un mural con los niños. Después tuve la oportunidad de trabajar en su mural, Las Constituciones, relieve en madera poli grabado en el Palacio Legislativo, en San Lázaro, esta vez también fui la única mujer en su equipo.

Posteriormente Alfin y yo participamos en otros performances donde a partir de dos mascaras de maniquí, sacó múltiples copias que lo identificaron en su trayectoria performativa. La otra máscara de maniquí también le dio vida a mis propios performances, algunos al desnudo. En una colaboración colectiva llamado “Paseo Dominical”, donde en la fuente de la Alameda metido en una bolsa de plástico en el agua y entre mis piernas lo parí.

En el eclipse de 1991 Alfin me invito a participar en el evento performativo más importante que celebraba un fenómeno lunar. Organizado por Juan José Gurrola en el Museo Rufino Tamayo. Concentrados observamos al cielo hasta el momento del eclipse total.


Foto: Maria Esther Garcia-Vasquez, 1990, Serie X/U/MAR, Panteon Dolores, Mexico.

 


Fotografía de Oweena Fogarty, "X/U/MAR", serie Exhumación en el Día de Las Madres. 1990, Headlands Center for the Arts, Sausalito, CA.

 


Fotografía: María Esther García Vazquez, 1990, Serie "X/U/MAR", Panteón Dolores, México.
 

La oscuridad sorprendió a nuestro México como un momento ancestral donde la luz era sol, tornándose; la noche era luna en un total silencio sin sol ni luna donde sólo los latidos de mi corazón tenían vida sintiendo mi vida como la ultima existencia. Esperando, la luz llegó, los gallos y los pájaros se saludaban en un canto mañanero. La vida retornó en la ciudad, en medio de una orgía de sonidos, la fiesta comenzó entre cuetes, tambores y performances. Encarnando a la llorona en mi ser dejaba una paloma al aire, tirando sandías…la llorona gritaba ay mis hijos.

En San Francisco me inspiré en el eclipse para hacer el performance “Eclip-ser” en conjunto con Nao Bustamante. Posteriormente las dos fuimos invitadas por Rodhessa Jones quien trabaja con mujeres en la cárcel. En un balcón, otra mujer y yo revivimos el acto de humillación del que eran sujetos los Negros por los Blancos mientras se burlaban de ellos. Desnudas nos untamos de lodo esparciendo plumas que cubrían nuestros cuerpos.

 


Fotografía de Oweena Fogarty-sombra Alfin/ Guadalupe

 

Mi interés por la presencia en México en la Costa Chica fue a través de mi papá el poeta Juan García Jiménez con su poesía negra y su alabanza a la gente costeña. En este momento está considerado como el más importante poeta del Estado de Guerrero donde nació. Actualmente está enterrado en la Rotonda de los hombres Ilustres en Chilpancingo, y cada año por decreto el pueblo de Ometepec lo celebra el 21 de Marzo-el comienzo de la Primavera-, el día de Benito Juárez y el natalicio de mi padre. Este año 2012 el pueblo tenía la intención de mandar hacer un busto de bronce que seria colocado en el Centro Cívico de Ometepec, pero el 20 de Marzo tuvimos el temblor de 7.4 cuyo epicentro ocurrió en este pueblo.

Mi encuentro con mi familia y las tradiciones en la Costa Chica que señalan nuestra herencia Africana comenzaron cuando mi tía Bon fue la mayordoma en las celebraciones del Niño de Atocha -en la Santería sincretizado con Eleggua-, y donde los niños de los pueblos del alrededor, acompañados por sus mamás venían vestidos a semejanza del Niño de Atocha. El altar se levantó con mujeres incluyéndome. Después, en un sentido performativo religioso salimos en procesión hacia la Iglesia. Regresando a la casa tía Bon se encargó de darle tamales y atole a todos los presentes, seguido por el performance de bailes típicos de la región bailados por éstos: La Danza del Tigre, Los Tracololeros y la Danza de la Tortuga. Para concluir, mi tía, la Mayordoma, con dos mujeres representantes de la Iglesia y yo entramos a la cárcel del pueblo, se puso la imagen del Niño de Atocha se improvisó un altar con flores y velas. Seguido de rezos se les dio de comer a algunos presos seleccionados…Eleggua es protector de los presos.

Tiempo seguido me interesó la presencia original del performance Afro-Mexicano en la Costa Chica donde mis padres nacieron y donde el performance tradicional de la danza, música, y tradición oral: son una mezcla Afromestiza. Actualmente existe un movimiento llamado “Pueblo Negro”, sus organizadores Sergio Peñaloza y el Padre Glynn, de raza negra, son los que organizan Los Encuentros de Pueblos Negros. Su objetivo es el que los Negros sean reconocidos sus derechos como ciudadanos, mejorando la situación de sus pueblos, luchar contra el racismo y preservar sus tradiciones. En estos Encuentros todo el pueblo participa. Se concluye con una presentación colectiva de La Danza de los Diablos, la cual se identifica como una danza de origen Africano pero adaptado a las tradiciones de la Costa Chica, finalizando con una ofrenda de platillos típicos cocinada por las mujeres. Otro ejemplo del performance Afro mestizo es La Artesa, originario del pueblo de San Nicolás Tolentino baile que, danzando descalzos sobre un gigantesco tronco de árbol, sirve como tambor produciendo tonos que remontan a sus orígenes. Desde entonces he seguido de cerca La Fiesta de San Nicolás Tolentino en Ometepec, donde El Toro de Petate seguido por el Terrón, personaje con mascara de negro, le dice lo mejor y lo peor a la gente prominente del pueblo, éste tiene sus capitanes, capataces y vaqueros que recrean la travesía que como vaqueros negros tenían que llevar al ganado a diferentes ranchos viajando largas distancias.

 


Alfin, mascara que le regalé.

 

Esta visión del performance de la herencia de la Tercera Raíz me llevo al otro lado, en Veracruz, donde tuve la oportunidad de organizar un taller dirigido para coreógrafos, músicos y antropólogos de la Universidad de Jalapa siguiendo la técnica de Augusto Boal, un pionero Brasilero del performance que había aprendido en uno de sus talleres. Los performances fueron al bosque, atravesando un rio con música de tambores inspirado en las características de los orishas y sus orígenes en África. Fotografías performeras marcaron el momento, terminando con una danza coreografiada por ellos.


Este interés me llevó a dos pueblos negros en esta región. Uno fue Coyolillo donde trabajé con los niños del pueblo que, cuando danzando enfrente de la Iglesia comenzó a llover, cosa, que no había pasado en mucho tiempo, dicen que fue nuestro conjuro. Con solo las niñas nos entramos en la mata pintadas como doncellas Africanas. Aprendí que el pasatiempo del pueblo era competir unos contra otros recitando decimas y contando cuentos, muy relacionado con la tradición oral en África, viví en sus casa por varios días. En general observé que los pueblos negros practican el arte del performance oral en un sentido cotidiano, social y religioso. También asistí al Carnaval de Yanga donde a la entrada del pueblo nos saluda una escultura de 20 metros representando a la única referencia a nuestra Presencia Africana, como vestigio, de una rebelión contra la esclavitud donde Yanga esclavo venido de la Costa de Marfil y líder de un creciente numero de cimarrones nunca pudo ser sometido, eventualmente la Corona Española otorgó a su comunidad el derecho de establecer el primer pueblo libre de las Américas. Esto ocurrió a principios del siglo 17.
 


Fotografía de Oweena Fogarty, "Las Momias" 1991, Guadalupe Garcia-Vasquez, en Museo de Las Momias Guanajuato. Mexican Museum, SF, CA.

 


Fotografía: Oweena Fogarty "Las Momias" 1991, tomada con Las momias, en Guanajuato, Mexican Museum SF, CA.
 

Supe que este interés por la herencia del performance afro mexicano tendría yo que profundizar y decidí hacer un doctorado en la facultad de Performance Studies en la Universidad de NYU con especialidad en el performance tradicional de los Negros de la Costa Chica. Tuve la suerte de que la Doctora Luz María Montiel ahora la máxima especialista en la presencia Africana en México, me presentara a Aguirre Beltrán, antes de que éste muriera, y cuyas investigaciones son la base requerida de todo estudio en este tema. El tema estuvo ignorado por mucho tiempo pero actualmente, sin llegar a la importancia que merece, hay varias tesis al respecto, que incluye investigaciones de extranjeros. Como referencia existen varios libros, artículos y conferencias al respecto. En el arte, han sido realizado trabajos fotográficos, pinturas, poesía Negra como la de Roberto López Moreno, o con la obra de teatro “Mujeres entre Dos Milenios”, de Araceli Zúñiga, guionista e historiadora de arte que conjuntamente con su esposo Cesar Espinosa, organizaron las Bienales Internacionales de Poesía Visual Experimental a las cuales fui invitada. Así mismo fue ella quien llevó a varios artistas donde fui incluida al Palacio Legislativo para debatir el tema de la negritud que señala una cultura que ha contribuido a la identidad del país.

 


Fotografía de Oweena Fogarty, 1991, Xochicalco, serie del Performance "La China Poblana".

 

Salí de México en 1986, después del terremoto, supe por carne propia lo que fue celebrar por entonces el Día de Muertos. Como una señal regresé a los Estados Unidos en busca de la cercanía de mis hijos y siguiendo mi trayectoria performista y mis vivencias Mexicanas llegué a San Francisco. Sin embargo ahí continúe con el proyecto de la Africana y me incorporé al reconocimiento Americano de “black is beautiful” con esta inspiración, cuando me invitaron a una escuela publica de niños negros, integré información que los hicieran sentirse orgullosos de su herencia Africana. Los introduje a la revolución de Haití y como su Independencia los llevó a convertirse en el primer pueblo libre de las Américas. Los expuse a cuentos Africanos. Finalmente, con el ropaje adecuado adoptaron personajes que les daba dignidad. Viéndose unos a los otros con un performance recrearon cuentos.


Mi primer performance “Libertad “en San Francisco se llevó a cabo el Día Internacional de la Mujer. Comencé participando en una protesta en el Civil Hall. Abordé un camión público que me llevaría a la Galería de La Raza, dentro de una bolsa de plástico negro, me acerqué a los pasajeros diciéndoles que me dibujaran la cara como una mujer que se estaba muriendo. En un determinado momento, el chofer paró, me vió y siguió. Salí enfrente de La Galería de La Raza, hice un círculo de fuego en la calle a mí alrededor. Me cubrí con el plástico, entré y recité el poema “Lupita” que mi padre escribió para mí. En otra ocasión, afuera de La Galería y con un mural retrato de Frida de fondo, invité a mi hija Lisa para un performance-instalación, “Viva la vida” como las Dos Fridas unión de dolor y culpabilidad que nos unía, cortando un cordón que representa nuestra sangre: ella lo cortó-nos liberamos-.

 


Festival Eclipse 1991, Museo Tamayo, Director Juan José Gurrola, México.

 


"Hermit 92", evento en el complejo Medieval en Plasy, Checoslovaquia, con instalaciones, música, escultura, fotografía y performance ambientales, con la participación de 19 artistas de varias partes de Europa, yo vine invitada por el grupo de Holanda. Performance: "caminando con el alma de paja", 1992.


En el Centro Cultural del Barrio hice una instalación y performance como homenaje a las victimas del Sida. Se proyectaron imagines de gentes que se estaban muriendo. Se escuchaba una voice over de un hombre contagiado, que proyectaba su propia muerte. En bolsas de plástico, cuerpos desnudos se agitaban mientras yo bailaba al ritmo del tambor de Bata en frenesí. La instalación consistía en copias grandes de acetato colgadas con las imagines de mujeres infectadas, en el suelo, tierra dentro de un triangulo rodeado por velones.

Mis primera participación con Guillermo Gómez-Peña fue en San Francisco, el Chicano, Rene Yáñez, director de la Galería de la Raza, Emily Hicks la esposa de Guillermo y yo fuimos invitados para dar una platica sobre “The Latino Heritage in Performance.” Otras participaciones fueron en Yellow Springs, colectiva que Guillermo me invitó, donde participaron entre otros, Felipe Ehrenberg, Coco Fusco, Yolanda López, Clemente Padin y César Espinosa. Mi performance partió de una extensión corpórea hacia mis alrededores donde hice un video. Recogí hojas caídas de un árbol que había sido considerado sagrado por los Indígenas Americanos, también me sumergí en su pozo. Jugaba con mis sombras. Me vestí como La Coatlicue y recorrí los alrededores. En la galería con el video como fondo, con los pechos descubiertos, me cubrí con las hojas en mi cara, llevaba una mascara hecha por Alfin. Terminé sacando fotocopias de mi pecho desnudo con una copiadora en el suelo repartiendo estas xeroxactions. El Chicano Tomás Ibarra Fausto, escritor y crítico me dio el okey. Esta acción la repetí cuando Guillermo me volvió a invitar en San Francisco en la residencia en el Capp Street AVT.

En San Francisco Border Axes/Ejes Fronterizos “Border Workshop” Guillermo Gómez-Peña tomó la galería como un centro de comunicación donde los faxes enviaban dibujos, mensajes de activistas y artistas donde se coleccionaban para su exposición. Con un altar cibernético, coloqué dos monitores, uno con una imagen polarizada de continuo fuego, la otra de agua. Mi performance tomó la forma de una mujer corriendo, mi cuerpo desnudo pintado, mientras los poetas recitaban en el piso había una fotocopiadora presione mi cuerpo en ella y saque xeroxactions, repartiéndolas. Por otro lado, en un panel incluido por mujeres, Suzanne Lacy pionera del performance feminista, Moira Roth historiadora del performance, directora de la facultad de Arte en Mills College, donde había terminado mi Maestría. Con voz de mexicana proponíamos más integración en el Arte de mujeres y de multiculturalismo. Casi al final de la residencia el lugar prendió fuego, después se inundó… fuego-agua… pensé en mi instalación.

 


1992 Performance-Ritual.  Homenaje a los Heroes Mexicas que resistieron "La Noche Triste" memoria de una "Noche de la Victoria"organizado por la UAM, fotografías de Oweena Fogarty, direccion y performista Guadalupe Garcia-Vasquez, Danza: Ana Uribe, Jesus Rosas, musica: Oscar Hernandez.

 

El otro performance “Cruz/Cross,” Guillermo Gómez Peña y yo fuimos invitados e independientemente participamos. Parada sobre una tumba de tierra enterradas, una cruz, una flor y la Bandera Mexicana , se proyectaba la Virgen de Guadalupe sobre mi cuerpo, su cara sobre la mía, al caerse la manta surgía yo en gesto de La Adelita, la revolución se hacía con una flor como arma, me liberé y desbaraté la tumba con mis pies.


Tal vez la participación más ruda y desafiante fue la que tuve por invitación de Guillermo Gómez-Peña del grupo LAPD, dirigida por John Malpede, que involucraba la inspección de la pobreza y la vida de los homeless en diferentes comunidades, integrado por gente diligente, drogadictos, ex convictos sacados de la vida de Skid Row, el barrio más peligroso de Los Angeles que se integraban con su actuación, escritura, canto y como luchadores de la vida marginal. Nuestro performance en el Art Institute de San Francisco recreaba diálogos, más bien violentos donde uno entraba al ring con seguimiento a esa voz. Me descubrí los pechos-me cubrí el rostro con la máscara de maniquí-me envolví con un rebozo y caminando gritaba… ay mis hijos.

El performance “What is wrong with this picture?” con un concepto propio con técnica de Allan Kaprow y basado en una exhibición del mismo nombre donde se cuestionaba la censura en la expresión artística. Me robé un carrito del Supermercado como lo hacen los homeless y los ilegales mexicanos. Con cosas de México, tules tricolores, una manta mexicana-americana y escuchando la música de los Panchos recorrí las calles hasta donde se reunían los mexicano-homeless. Danzando al ritmo de la música me rodearon con curiosidad y comenzaron a pedir dinero a la gente, para mi sorpresa me lo entregaron. Seguí caminando sintiendo la mirada de curiosidad y de pena que la gente me tenía. Llegue a la exhibición “What is wrong with this picture” me mojé la espalda en la puerta y esperé mi suerte.

 

Fotografía: Guadalupe García-Vasquez, 1995. Coyolillo, Veracruz.

 

En San Francisco trabajé en el ámbito Chicano con activistas que toman la palabra en el arte, la literatura expresándose en contra de los abusos raciales y sociales, glorificando la mitología Azteca y practicando las tradiciones Mexicanas teniendo a la Virgen de Guadalupe en la vanguardia en todas sus luchas y expresiones artísticas. Participé con la escritora Chicana Cherri Moraga quien hizo el guión y dirigió mi performance “La llamada de la Coatlicue, a ella se le sitúa entre las mas importantes activistas del feminismo Chicano en la literatura, poesía y en el teatro. Este performance tuvo sus inicios en la pieza “La Coatlicue” presentada como parte de mi tesis performativa en Mills College donde terminé mi Maestría. El vestuario que confeccioné para este performance fue posteriormente visto en todas las versiones de “La Coatlicue.”

En el performance “La llamada de la Coatlicue”, la imagen de la Coatlicue aparece en un fondo con el latido de mi corazón, salgo y sigo su llamada al inframundo donde se encuentra mi pasado, mis ancestros, mis Dioses. Encarno a la Malinche y se explora su relación con los dos mundos, ni de aquí ni de allá, pero como la mujer. Paralelos en su propia realidad vuelo al otro lado de la frontera donde no hablo, no oigo. Mis hijos productos de la Malinche. Se recrea el mito de la Coatlicue donde su hija Coyolhauqui interviene para tronchar el nacimiento de Huitzilopochtli y donde es descuartizada. Sale mi dolor por la pérdida de mis hijos -la Llorona- representando también el abuso sexual de la niña Lupita y por sentirme huérfana por vez segunda. Un video mostraba la exhumación de mi madre, que se suponía que el que debería ser exhumado era mi padre para que sus restos fueran colocados en el Círculo de los hombres ilustres en Chilpancingo Guerrero. Pero sacaron a mi madre, la descuartizaron poniéndola en bolsas de plástico, le pedí a mi hermana Chachi que me tomara fotos sentada en la tierra sacada de la fosa y abrazando la bolsa donde estaba su cuerpo…hecho cachitos, por juego del destino sus cenizas fueron llevadas en representación del gran poeta que era mi padre. Al final la gran mujer que fue mi madre representaba a mi padre. En ocasión del Día de la Madre hice un performance en la playa recreando su exhumación. Como sacrificio me rasuré la cabeza y entré al mar.

 


Guadalupe García. Performance. Fotografía: Oweena Fogarty, Serie X/U/MAR, 1990. Headlands, Sausalito, CA.

 

En el performance “La China Poblana” trabaje con Genny Lim, escritora China. El icono más popular de México se origina en la historia de una China que cuando niña fue secuestrada y vendida en México, vivió en Puebla, sus blusas bordadas al estilo Chino siempre las regaló a las muchachas más humildes del pueblo. Para esto visitamos su tumba en Puebla y recreamos su historia.

En el Mexicana Museum de San Francisco hice una instalación y performance llamada “Las Momias.” Oweena Fogarty, quién en varias ocasiones documentó mis performances colaborando, tomado fotos performativas al semi-desnudo en medio de las momias del Museo de Guanajuato. Tuvimos que armarnos de mucho valor pues después que conseguimos los permisos tuvimos que pasar toda la noche a solas, tomando fotos. El concepto consistía en desarrollar la idea en que se cuestiona si la muerte nos contempla a nosotros o nosotros vivimos esa muerte. La instalación en el Mexican Museum, cubría en impresiones en tela las fotos que tomamos de las momias, con un puñado de sal que sugería… sal tu muerte. Durante el performance se escuchaba la voz del publico burlándose y riéndose nerviosamente mientras con música al vivo, el trombón, saxofón y chelo tocaban siguiendo mi dialogo.

 


Guadalupe García. Performance. Fotografía: Oweena Fogarty, Serie X/U/MAR, 1990. Headlands, Sausalito, CA.

 

En el Museo Coca de Seattle fuimos escogidas tres artistas de California. Mi performance fue parte de la producción de mi instalación “El compromiso.” Me dieron una sala grande que se dividía en dos partes, la Mexicana y la Americana. Caminé de un lado al otro pintando con mis pies la travesía. En el lado Mexicano, con la bandera elaboré el Águila en relieve con plumas. La frontera era representada con dos sillas altas con un hueco en forma de corazón donde colgaban bolsas de sangre, de estas sillas salían estrellas para la Americana y nopales para la Mexicana. Fósiles de animal esparcidos dividían los dos lados y una luz se encendía cuando alguien pasaba. En el lado Americano las estrellas de su bandera eran representadas por vidrio estrellado. Sobre la pared en forma de grafiti conté mi historia de mujer, de madre como Mexicana-Americana.

 


Fotografía de Oweena Fogarty, Xochimilco, "La China Poblana" 1991, Intersection for the Arts, Gpe, Garcia-Vasquez, Genny Lim,Victor Zaballa, SF CA.

 

En 1992, en el aniversario de los 500 años de la Conquista en México, fui invitada por Oweena Fogarty patrocinada por la UAM para hacer un performance como respuesta a las celebraciones. Soñé que estaba en el Zócalo al lado de la bandera viendo a nuestros ancestros. Llegué pero estaba bloqueada con macetas y solo aquellos que iban a saludar las cuatro direcciones estaban ahí. Les expliqué mi revelación –tenia que ser parte de este saludo-. Me dejaron entrar y así fue que con inciensos y cantos sentí el espíritu de mi Raza. También tuve la visión de que el “Árbol de la Noche Triste” tendría que llamarse “El Árbol de la Victoria” pues fue en realidad una victoria para nosotros que tendríamos que celebrar. Mientras que contaba la historia en el performance, de repente viene una marcha donde se gritaba -“que viva el árbol de la Victoria”-nos unimos colocando finalmente la placa en la reja que cercaba al ahuehuete. Una de las participantes fue Ana Uribe quien después me invitó a la Universidad de Jalapa para dirigir el taller de performance.

 

Fotografía: Linda Wilson "Chicana"1992, SF, CA.

 

Fui invitada como parte de un grupo de performistas Americanos representando a Estados Unidos en Holanda y Checoslovaquia. Llevé mi versión de La Coatlicue pero con un trasfondo político contemporáneo, incluyendo como coro a performistas de Holanda. En diferente ocasión trabajé con un músico de rock Turco que, mientras tocaba, se proyectaba un video de una marcha de protesta en San Francisco. Al lado, sentada en una silla alta estaba yo sentada desnuda dibujando en un papel de rollo que caía mostrando mis dibujos. Y en un parque público, sentada es esa silla alta leía las cartas del tarot. En Checoslovaquia trabajé en un ambiente medieval que incluía un palacio, una Iglesia y otros edificios. Varios otros artistas llegaron de diferentes partes de Europa, yo iba con el grupo de Holanda. Sentí que lo que tenía que hacer era expresar mis impresiones y recolectar estas evidencias. En una bodega abandonada recogí un gran número de canastas y folletos de la ocupación Rusa haciendo un caminito con ellas, con otras me cubrí haciendo una escultura viviente. Había grabado del radio las declaraciones que anunciaban la separación del país. Mientras grabé las risas y comentarios de unas jovencitas que hablaban sobre un concierto de rock de un artista popular, me descubría, las grabaciones se escuchaban, a continuación seguí caminando el campo.

 


Guadalupe/La Santera. NY

 

En Nueva York me integré a la comunidad Mexicana y, en ocasión de la celebración de Día de Muertos, nos organizamos como el grupo “Echar Raíces”: Elvira y Hortensia Colorado, indígenas Otomís, performistas- activistas, María Hinojosa conductora del programa del radio en NPR Latino USA y en TV, PBS considerada entre los 25 Latinos que más influencia han tenido en América. Ana Araiz productora de eventos Mexicanos en la ciudad quién indirectamente me llevó a la Santería introduciéndome a Robert Farris Thompson renombrado Africanista donde, en su libro “Flash of the Spirit”, menciona uno de los libros de mi tío abuelo Francisco Vázquez Añorve como referencia a la Presencia Africana en la Costa Chica- todo vuelve a mis raíces-.


El altar se hizo con las pinturas de artistas Mexicanos, estuvo abierto para que el público contribuyera con el altar. Hubo poesía, música, danza tradicional, y la versión de la danza del Venado, se rifaron 2 boletos para México. Se incluyó comida hecha por mujeres de la comunidad. En especial la Poblana Margarita Larios, que fue punto clave en difundir las tradiciones, cocina, danzas y quién posteriormente asesoró a Museos en la ciudad. Para terminar se organizó una procesión en las calles acompañada de mariachis. También me integré al ámbito de indigenistas con las hermanas Colorado y, posteriormente, con otros nativos Americanos, quienes fuimos invitados a una reunión de performistas de varios lugares incluyendo un grupo de México donde me volví a reunir con Leticia Ocharán con quien seguí una entrañable amistada hasta su muerte. En esa ocasión, el grupo de nativos Americanos me pidieron que iniciara saludando a las cuatro direcciones. Sin saber, Eleggua orisha que me corono, abre siempre todas las ceremonias.

 


Fotografía de Oweena Fogarty-sombra Alfin/ Guadalupe

 

Eran las 10:00 de la mañana del 11 de Septiembre del 2001, en ese momento estaba con una trabajadora social en el Bellevue Hospital cuando ella recibe una llamada que las Torres del World Trade Center habían sido atacadas por un acto terrorista, acto seguido se nos pidió que todas las personas de servicio externo desalojáramos el hospital pues el hospital debería estar dispuesto para los heridos. Al salir a las calles, había mucha gente saliendo de los edificios, espantada, sintiendo algo familiar, me recordé del temblor en México en el 85. Abríamos camino para que los bomberos, ambulancias y socorristas se dirigieran a las Torres. Una gran nube de humo como una bomba, se delucia en la distancia, algunos los seguían con cámaras en las manos. Cerraron todas las calles y ya no hubo transporte público. Caminé por 4 horas para llegar al Bronx mientras, sin saber que pasaba, llegué a casa. Esos días seguidos se veían las fotos de gente desaparecida colocadas en toda la ciudad, en edificios donde habían vivido se postraban sus imágenes afuera con velas y flores. La gente en hermandad sentía sus pérdidas y dolor pero, más que nada, ansiedad, pues no se sabía si la ciudad iba a ser atacada nuevamente. Se hacía más palpable cuando cada día en la TV se repetían las imágenes del ataque, el derrumbamiento de las Torres cuando la gente corría atrás de la ola del derrumbe, cubierta de asbesto, cegada, llena de sangre. En Bellevue Hospital se hizo una valla de madera donde se llenó de imágenes con los nombres y en qué piso trabajaban, con ofrendas de velas, biblias, rosarios, flores, donde cientos de gentes éramos unidas por el espíritu. Esta valla se llamó “Wall of Prayers. ”Envuelta y conviviendo esta experiencia tomé fotos y pinté una serie que le llamé: “muro de plegarias.
 


Fotografía: Guadalupe García-Vasquez, "Danza de los Diablos", 1995, Cuajinicuilapa, Guerrero.

 

El 7 de Diciembre del 2001 se abrió la exposición y panel WHO IS THE VIRGIN OF GUADALUPE? WOMEN ARTISTS CROSSING BORDERS. Organizada por Nadema Agard, “Winyan Luta” Red Woman, curadora, pintora, activista donde 31 artistas del pais participamos. Esta exposición daba pauta para honrar al espíritu de la Guadalupana buscando el “healing” de la experiencia del 9/11 (Septiembre 11.) Mi cuadro “Mi Lupita,” una imagen Guadalupana, vientre con cara de calavera, su corona de “varitas” y una imagen de mi madre, configuraba pérdida y renacimiento.

En el panel “Crossing Spiritual Borders/Mapping Indigenous Boundaries: Exploring the Cultural Context of Sacred Feminine Iconography in Women’s Art”, llevada a cabo el 9 de Diciembre-la primera aparición de la Virgen de la Guadalupe a San Diego-. Se plantearon los orígenes de la Virgen desde un punto Indigenista Mexicano. Relatando su historia, sus consecuencias sociales y políticas, cosa que las mujeres Indígenas Americanas desconocían, pero al conocerla encontraron similitudes en sus deidades femeninas. Esta discusión incluyó marcar las diferencias entre la Virgen de Guadalupe en España y un origen propio, Mexicano, de la Virgen de Guadalupe en México. Por otra parte estuvo la opinión Chicana la cual acentuaba su importancia en Estados Unidos. Participaron: Elvira Colorado, Hortensia Colorado (Otomíes), Mellisa Katsitsionni Fox, con su hijita, quienes relataron un cuento en su idioma Indígena, Nadema Agard, Ina McNeil, Mercedes Lara (Española) y Ana Castillo (Chicana), quién nos sorprendió cuando dijo que en México Dios era mujer.

 


Fotografía: Hilda Spaan, "Regression 500"1992, en De Fabriek, Einhoven Holanda.

 

Por mi parte, conté mi experiencia cuando visité La Villa de Guadalupe en Extremadura, lugar donde nació Hernán Cortés, y encuentro de los Reyes con Cristóbal Colón antes de partir al Nuevo Mundo. Un complejo religioso donde la ciencia, la producción de libros religiosos eran dirigidas por el clero. La Virgen de Guadalupe original situada allí es de madera oscura curiosamente muy pequeña. En una sala aparecía rotándose de su altar exterior donde una colección de mantas elaboradas en telas finas con hilos de oro, piedras semipreciosas cuyo colección ha continuado siendo un regalo a traves del tiempo por reyes y presidentes. El Cardenal en este recinto indicó dudas sobre la Aparición de nuestra Virgen de Guadalupe, pero reconoció la devoción del pueblo Mexicano hacia ella. Ahí también había una imagen pintada de la Virgen de Guadalupe muy parecida a la nuestra. Expuse también desde el origen del culto femenino prehispánico a la Guadalupana. Relaté mi historia personal. Mi renacimiento, pues al morir mi hermana Lupita, mis padres encontraron otra vida en mí, otra Guadalupe.

 


Fotografía: Ben Janken "Coatlicue's Call" Festival 2000, 1990 SF, CA.

 

Actualmente vivo en Nueva York, el llamado de la sangre me llevó a la poesía revelando mi visión Mexicana de mujer en temas personales, sociales y espirituales. La Santería me recoge como la hija de Eleggua y de Yemanja que, conjuntamente con la Virgen de Guadalupe, me enseñaron el camino en mi jornada espiritual que comenzó en Brasil y me remontó a los orígenes performativas de una herencia Africana. Eleggua crea el caos para imponer el orden. Así mismo el Budismo me dice que estamos hechos a semejanza del universo, que es importante formar una armonía y paz alrededor de nuestro mundo. Que los obstáculos que podamos sobrepasar en medio de las peores tragedias, enfermedad y pobreza nos da la oportunidad para superarnos y encontrar la felicidad”.

Agradecimientos especiales: A mis padres Juan y Domitila y a mis hijos Lisa y David. A María Esther García Vázquez, Joaquín Ortega Esquivel, Lisa Nieves, Maggie Salinas, Oweena Fogarty, Hermanas Elvira y Hortensia Colorado, María Hinojosa, Nadema Agard, Padrino Ala Mito, Doctor Ikeda, y Janette Housman.

Para ponerse en contacto con Guadalupe García: guada.garcia43@yahoo.com

 


 

Escáner Cultural nº: 
147
Pues me ha parecido muy interesante y muy amplia tu trayectoria artística, debo felicitarte ya que estoy asombrada de todo lo que has vivido y has hecho, yo desconocía tanto de tu vida y hora te conozco mucho más, sabes que a tu Papá lo he admirado desde que conozco su obra y hoy inicio una gran admiración por ti, muchas felicidades, es para mi un honor contar con tu amistad
Pues me ha parecido muy interesante y muy amplia tu trayectoria artística, debo felicitarte ya que estoy asombrada de todo lo que has vivido y has hecho, yo desconocía tanto de tu vida y hora te conozco mucho más, sabes que a tu Papá lo he admirado desde que conozco su obra y hoy inicio una gran admiración por ti, muchas felicidades, es para mi un honor contar con tu amistad
Lupita que gusto encontrarte en estas páginas, ojala pronto sea personalmente.saludos gela manzano añorve
wow, felicitaciones de verdad, algun dia espero ser como usted, o por lo menos llegar a la mitad de lo que ha logrado usted, muchisimas gracias por este blog y siga asi. felicitaciones

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.