Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Evolución de la Belleza

Águila - tatuaje por Sergio Villagrán

Sergio Villagrán: artista tatuador chileno en el mundo

     

       En esta última parte del artículo en serie titulado “Un acercamiento al tatuaje chileno contemporáneo”, expongo la entrevista a Sergio Villagrán. Sergio es Licenciado en Arte de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la misma institución de la cual yo soy Licenciada en Estética. Conociendo la línea tradicionalista de mi universidad, quedé perpleja y muy curiosa al saber de la existencia de este tatuador profesional, quien ejerce y reside actualmente en Belfort, Suiza. Me interesé por  contactarlo y comparar sus observaciones con las que yo había concluido como resultado de esta investigación, para lo cual lo localicé por Internet.

      Sergio es un artista muy accesible y generoso con sus impresiones. Conocerlo por e-mail fue “realmente” conocerlo, y creo que eso es algo positivo que no se puede decir de muchas personas. A continuación los resultados de nuestra interacción.

Mano - tatuaje por Sergio Villagrán

¿Por qué te interesaste en dedicarte al tatuaje en forma profesional?

      Empecé a tatuar por razones políticas y económicas...también por llegada con mis cercanos. El tatuaje como arte popular que es, me mantenía más en contacto con gente, a diferencia del trabajo solitario del taller pintando, con el que difícilmente me relacionaba con alguien.

¿Existe en Chile cultura y tolerancia hacia esta práctica?Selknam en ceremonia Hain - tatuaje por Sergio Villagrán

      Cultura existe, pero está en pañales. Para muchos que practican el tatuaje va sólo por lo que es negocio. Falta algo de reflexión en lo que se hace. En lo personal se me ha discriminado por haber estudiado artes plásticas en algunos lugares, en cambio para otros soy un referente. Del punto de vista mediático pienso que se acepta más que antes. Si tomamos en cuenta lo que sale en los medios para saber lo que opina "la gente", creo que hay tolerancia a medias: el tatuaje "chiquitito", "piolita" es tolerado, como un "chiche", en cambio un brazo completo, una espalda, o una rareza aún espantan a muchos.

¿Percibes al tatuaje como un medio de expresión del individuo?

      De todas maneras el que se tatúa busca expresar algo, lo que sea, para él o para los otros.
La piel es un soporte como cualquier otro y sirve para expresarse. A veces es el cliente quien quiere expresarse y siempre quiere expresarse el que tatúa, lo haga bien o mal. Cuando tienes experiencia en el tema, con sólo ver un tatuaje puedes percibir la manera en que está hecho. Incluso puedes llegar a captar el estado de ánimo que tenía el que lo tatuó, por su factura, como pasaría con cualquier material gráfico. Eso en cuanto a la factura, y el contenido hace el resto: desde ahí puedes percibir los rasgos a que el tatuaje hace referencia, ya sea de personalidad o sus motivaciones. Lo del origen de las motivaciones es diverso, pasa por lo ornamental en la mayoría de los casos, en otros por lo conmemorativo.

         También hay quienes se tatúan con un determinado tatuador por querer tener algo hecho por uno (en este caso, por mí). Una vez que conocen mi trabajo, quieren tatuarse como coleccionistas y admiradores de lo que hago. Hay gente que se tatúa por un asunto de estatus, ya que tener un tatuaje de algún artista en especial te lo da. Cuando uno tatúa se establecen vínculos, no con todo el mundo, pero con varios sí. A veces el que se tatúa busca compartir con uno, junto con llevarse un buen recuerdo para el resto de sus días. Hay gente que me ha llegado a abrazar al terminar un tatuaje, cosa que me ha dejado helado, ya que no es lo que esperabas. Hay mucha gente que busca algo más que decorarse o marcar su vida. No es lo mismo un buen ornamento para una “barbie” que para una chica que no tiene mucho éxito con el género opuesto… ¿no te parece?

        

Guerrero estilo japonés - tatuaje por Sergio Villagrán¿Cómo determina tu formación artística y universitaria en tu ejercicio como tatuador profesional?

      De todas maneras fue determinante en cómo enfrento lo que diseño y cómo después lo tatúo. Sin entrar en mayores detalles es casi obvio que 5 años en una universidad te marcan en ese sentido, lo quieras o no. La parte profesional pasa por hacer mejor tu trabajo y no por el lado artístico: es una exigencia del mercado que te permite proyectar de mejor manera lo que haces.

¿Hay algunos países que se destacan por una mayor adherencia a la práctica del tatuaje?

      Europa en general, EEUU, y Japón en cuanto a lo que es industria del tatuaje. En Brasil también es harto lo que se hace. En lo tradicional tenemos a Japón, las islas polinesias por excelencia, y algo de la India y esos lados. Existe una industria del tatuaje que ha proyectado esta práctica a niveles no pensados, y existen lugares donde siempre se ha realizado y que no se vincula tanto con los otros, aunque hay mucho intercambio.              

¿Cuáles son tus diseños favoritos a tatuar?

      Todo lo que he diseñado yo por supuesto. Entre más creación, mejor para mí.

El soporte de tu arte es un ser humano ¿te sientes más inspirado con algún tipo de clientes que con otros?

      Me siento mejor con los más abiertos a mis propuestas, con lo que saben que soy capaz de hacer algo más que una mariposa. Con los que están conscientes de mi capacidad artística, con los que quieren algo original para sus cuerpos, donde haya buena factura y también contenido. Éstos son los menos, por eso me ha llevado un tiempo comenzar a desarrollar el lado artístico de lo que hago. Muchos le temen un poco a lo no tradicional, dentro de lo que se ve usualmente en tatuajes, aunque suene raro. El público que se tatúa es muy tradicional con lo que pide, están algo reacios a una propuesta, pasando por el tamaño y ubicación de lo que se hacen. Así que si tengo total libertad, yo quedo muy feliz y me siento muy realizado. Ésa es una de las razones por las cuales me he venido a Europa a trabajar: para lograr proyectar aun más mis intereses artísticos.

Boca - tatuaje por Sergio VillagránOjo - tatuaje por Sergio Villagrán

          Comentarios espontáneos del artista:

      Quiero extenderme en mis razones para tatuar, ya que tiene alguna relación con haber estudiado en una institución católica.

      Mis trabajos de pintura y otros dentro de la universidad ocupaban elementos no muy agradables para varios. En la escuela de arte no se censuraba de la manera tradicional si no que existía una manera de censurar desde el poder que te da el conocimiento, o sea, si lo que hacías tenía un respaldo teórico, era arte. Sin embargo este respaldo, para que lo que hacías fuera aceptado, tenía que formar parte de alguna de las ramas que se desprenden de lo que tradicionalmente se entiende como arte. Y tratándose de una institución católica, este marco teórico estaba acotado y tenía que ser de inspiración solapada, ausente de contenidos y compromisos sociales. Entonces era más artístico ser instalador conceptual que ser "pintor de minas empelota", ya que era más elaborado desde lo que se refiere a la factura y al marco teórico. Se privilegiaba la forma muy por sobre el contenido, en el fondo a lo que ibas era a aprender a "hacer" arte.

      Es por esto que tenemos un montón de artistas de esas generaciones preocupados más de la forma que del contenido: artistas de lo que “se ve bien”, de lo que luce bien, de lo que “parece artístico”. Por consiguiente, artistas desentendidos de la responsabilidad social que conlleva ser artista. No sé si me explico bien...

      Fue entonces cómo paralelamente a mi disconformidad con la manera de enseñar y de formar artistas de esa institución, comencé a tatuar, sin saber por qué. Con el tiempo me di cuenta de que como práctica me calza, ya que es una de las tantas prácticas que la iglesia al conquistar América vetó, por ser no sacras o no ligadas a lo que se entendía en ese entonces por arte. Todo lo que se refería al cuerpo era “malo” por decirlo de alguna manera. Como muchos sabemos, mucho de lo que se hizo en Chile desde el tiempo de la colonia en el campo artístico debía contar con mucho auspicio del poder eclesiástico y de la aristocracia. Debía servir de medio para ilustrar y por lo tanto de “dominar al rebaño”.

Flores y texto - tatuaje por Sergio Villagrán

      En contraste con esta realidad, el tatuaje es arte popular y como tal, siempre ha sido un arte olvidado y poco valorado. Me interesa desarrollarlo al nivel artístico sin pasar por filtros .Para mí la piel es un soporte tan válido como otros, y trabajar directamente con personas de todas las clases sociales y con todo tipo de motivaciones me vincula con cosas tan reconfortantes como que se me llegue a reconocer como artista de primera clase. Cuando haces del “otro” arte, por lo general te insertas en un medio de elite de entendidos, de sabedores… y ese medio no me interesa.

Barcelona, Noviembre del 2004

      No analizaré las respuestas de Sergio, porque creo que sin duda sería “opinar de más”. Sus palabras son tan claras como suficientes, así es que termino aquí mi función en este artículo. Dejo al lector para que se deleite sacando sus propias conclusiones e impresiones, las que con gusto leeremos en caso de ser compartidas en el final de este artículo o yo recibiré si son enviadas a mi correo electrónico.

Ximena Jordán
Máster en Curaduría del Arte, Melbourne University
Licenciada en Estética PUC
ximejordan@gmail.com

Acerca de este artículo:

Este artículo es extracto de la tesis realizada por la autora para optar al grado de Licenciada en Estética en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Imágenes: Gentileza del artista Sergio Villagrán.

Contacto artista:  sergiovillagran@gmail.com

A continuación van indicadas las fuentes de información que apoyaron la realización de las cuatro partes que componen la serie de artículos “Un acercamiento al tatuaje chileno contemporáneo” las cuales están accequibles en los links http://revista.escaner.cl/node/897http://revista.escaner.cl/node/958, http://revista.escaner.cl/node/959, además de este artículo de revista Escaner, respectivamente.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Tahiti Tattoos, Gian Paolo Barbieri. Editorial Taschen, Alemania, 1998
  • Cultura Selknam (ONA), Mauricio Massone M. Serie Patrimonio Cultural Chileno Culturas Aborígenes. Departamento de Extensión Cultural de Ministerio de Educación. Santiago, 1982
  • Marks of Civilization: Artistic Transformations of the Human Body. Arnold Rubin, Editor. Museum of Cultural History. University of California, Los Angeles, 1995
  • Asurini, Gli Artista Della Giungla. Banca della Svizzera Italiana. Edizione: SM Publicita e PR BSI-Banca della Svizzera Italiana. Stampa: Jam SA, CH-6526 Prosito Dicembre 1995
     

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
4 + 13 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.