Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

UN ACERCAMIENTO AL TATUAJE CHILENO CONTEMPORÁNEO
Tercera Parte


Los tatuados… ¿por qué?

      En Chile, el margen de personas que quieren tatuarse en la actualidad aumenta cada día y las explicaciones de por qué hacerlo son muy variadas. El análisis de las motivaciones expresadas por los tatuados entrevistados trajo como resultado las siguientes 5 categorías de razones para tatuarse: 

1. Simbolización de una relación interpersonal

      Una de las respuestas más comunes que los tatuados dieron a la pregunta ¿por qué te decidiste por un tatuaje en particular? es la referencia a la asociación del motivo tatuado con alguien con el cual tienen una cercana relación. Algunos eligen un tatuaje determinado porque es como el que usa un amigo muy cercano o un miembro de su familia. Otros eligen un diseño que incluye el nombre del marido/a o pololo/a. La relación representada en el tatuaje también puede ser de la persona con ella misma. En este caso, el tatuaje se asocia con la identidad individual (auto identidad) especialmente cuando consiste en el nombre o sobre nombre del tatuado o en símbolos que sólo significan algo para él: “Estoy tatuado porque estos diseños son únicos (míos) y se encuentran en lugares sensuales para mí” (Christopher, comunicador audiovisual)

    

2. Participación en un grupo

      Los miembros de un mismo grupo a menudo determinan entre todos el diseño a tatuarse. Por ejemplo, los miembros de una pandilla de motociclistas eligen su misma insignia y los miembros de un mismo equipo deportivo se tatúan un motivo relacionado con el deporte que practican o directamente con el equipo al cual pertenecen. Esta función de identificación grupal es muy común en el mundo del tatuaje y representa el indeleble compromiso del grupo con la experiencia social y la identidad que éste les aporta.

      

3. Representación de señales de interés y de actividad

      Algunos encuestados eligen diseños que representan actividades importantes en las cuales están involucrados, como pasatiempos u ocupaciones. Por ejemplo, un conocido peluquero del barrio Bellavista se tatuó unas tijeras detrás de su oreja.

          

4. Identidad personal

      La tentación de representar aspectos de la personalidad de forma gráfica también motiva la elección de un diseño. Muchas personas eligen su signo zodiacal como un primer tatuaje ya que éste es pequeño, barato y personalmente muy significativo. Otras personas eligen un ojo porque la mirada es un importante elemento de su concepto personal y social: “tengo casi todo el brazo con tatuajes de ojos, de diverso tipo, siempre me han gustado, especialmente porque concuerdo en que los ojos son el portal del alma, por eso mi afición a los ojos” (Marcelo, estudiante de antropología U. Chile). Algunos diseños son elegidos con un significado mágico y protector, como para Kata, estudiante de Artes Plásticas: “empecé a tatuarme cuando en mi vida empezaron a haber grandes dolores. Mis tatuajes me recuerdan qué no debo hacer para volver a caer en ellos”.

 5. Decoración corporal

      Hay diseños que son elegidos en base a la mera apariencia estética y la creencia de que el tatuaje será efectivamente decorativo. La respuesta común que dan quienes se tatúan con esta intención a la pregunta acerca del por qué del tatuaje gira en torno a la idea de que “me gustan los colores” o “lo encuentro lindo”. Daniel, cineasta y publicista, pertenece a este grupo: “No creo que mi tatuaje diga mucho de mí. Mi dibujo es bastante abstracto y talvez lo único que comunica es que soy del tipo de personas que sí gusta de pintarse el cuerpo.”

              

Los tatuadores: ¿quiénes y por qué?

      El siguiente fragmento de la investigación corresponde al análisis de las entrevistas y de las observaciones en terreno que se realizaron a los tatuadores que tienen sus talleres comerciales en la comuna de Providencia, ciudad de Santiago. La única excepción a este grupo es el caso del tatuador Sergio Villagrán, quien también es chileno, pero quien reside en Belfort, Francia. 

 

El tatuaje como actividad interactiva

      “Empecé a tatuar por razones políticas y económicas... también por llegada con mis cercanos. El tatuaje, como arte popular que es, me mantenía más en contacto con gente, a diferencia del trabajo solitario del taller pintando, con el que difícilmente me relacionaba con alguien.” 
(Sergio Villagrán, tatuador y Artista Visual PUC)

      En la mayor parte del mundo, incluyendo a nuestro país, el contacto corporal prolongado, el provocamiento de dolor, y la exposición de las partes íntimas del cuerpo son violaciones severas a las normas convencionales tácitas que regulan la interacción entre personas extrañas. Debido a esto, el tatuador hábil ocupa el humor, expresiones de consentimiento, preguntas personales y reafirmaciones para hacer sentir cómodo al cliente. Practicando estas habilidades interpersonales, el tatuador afirma la individualidad del cliente y aminora la probabilidad de que algún conflicto aparecerá durante el desarrollo de la sesión de tatuaje. Este proceso toma mucho más tiempo de lo que la mayoría de los clientes iniciados esperan. 

         

      Los tatuadores definen la lentitud del proceso como una marca de profesionalismo y artisticidad. Los tatuadores que se apresuran en el proceso técnico son los que lo hacen nada más que por el dinero. En cambio, los artistas tatuadores disfrutan y manejan la interacción entre ellos y el cliente como parte intrínseca de su oficio. Incluso hay tatuadores que consideran al cliente su principal evaluador: “Mi más gratificante recompensa es que el cliente se vaya más feliz de lo que entró, que me diga GRACIAS. Con eso sé que hice un buen trabajo”, comenta decididamente Arturo, quien trabaja en Providencia.
          
                                                                                 

El tatuador: a veces intérprete, a veces creador

      En los locales comerciales visitados, los clientes eligen el diseño de su tatuaje y llegan con esta elección lista donde el tatuador. Podríamos pensar que esto hace del tatuar un oficio repetitivo y poco creativo. Sin embargo, para cada cuerpo y para cada piel el tatuaje debe ser posicionado y re-diseñado de manera distinta. Los diseños preestablecidos y seleccionados por el cliente son re interpretados por el tatuador y muchas veces considerablemente alterados con el fin de que luzcan apropiadamente en cada uno de los cuerpos a intervenir. A pesar de que puede tatuar muchas veces el mismo diseño, en cada piel lo hará en forma única y distinta, porque cada cuerpo y cada circunstancia en que se tatúa es también irrepetible. Por eso, aunque el diseño de base de un tatuaje pueda coincidir con otro, ambos presentarán sutiles pero demarcatorias diferencias entre cada uno.       

      Los tatuadores entrevistados coinciden en que es grato reinterpretar un diseño no creado por ellos mismo en cada cuerpo a tatuar. Sin embargo, esta experiencia es superada con creces por aquéllos casos en que los clientes dejan su piel al arbitrio de la creatividad y de la intuición del tatuador: los tatuadores se desempeñan como verdaderos artistas, lo que conlleva una especial satisfacción. El tatuador Pablo Berríos es categórico es esto: “Tengo clientes que me dicen que les tatúe lo que yo quiera; ellos me convierten en un artista porque me dan esa autoridad”. Esta ampliación de la libertad creativa otorgada por el cliente al artista tatuador es muy apreciada por los tatuadores, porque es signo de confianza y credibilidad por parte del cliente hacia la capacidad artística del tatuador y no tan sólo a su habilidad técnica.

      "Me siento mejor trabajando con clientes que están conscientes de mi capacidad artística, que quieren algo original para sus cuerpos, donde haya buena factura y también contenido. Éstos son los menos, por eso me ha llevado un tiempo comenzar a desarrollar el lado artístico de lo que hago" (Sergio Villagrán).

Ximena Jordán 
Máster en Curaduría del Arte, Melbourne University
Licenciada en Estética PUC

ximejordan@gmail.com

IMPORTANTE: NO TODAS las imágenes de este artículo son de mi autoría y el origen de las que no lo son está extraviado. Si alguien reconoce procedencia por favor avisarme a mi correo electrónico.

yo quiero retrato de mis hijos en mi cuerpo

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
4 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.