Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.
Invitado

Teodicea: Definiciones y Ejemplos


Por Raúl Quintana Selleras


La teodicea es una preocupación monoteísta que intenta justificar a Dios en medio de la existencia del mal. ¿Cómo puede un Dios benevolente y puro permitir tanto dolor, sufrimiento, tortura, terrorismo, esclavitud, pobreza, desesperación y ausencia de derechos humanos en el mundo? El propósito principal de la teodicea es reconciliar la actitud de Dios con la realidad del mal dentro de un mundo caótico y turbulento.


En primer lugar, la teodicea es una preocupación monoteísta porque, en las religiones politeístas, los desacuerdos divinos son la causa del mal (según la mitología griega, cada Dios eligió un bando en la guerra troyana). Además, cuando no existe Dios (postura ateísta), el mal simplemente surge de forma natural (Trisna, la segunda noble verdad del budismo, afirma que nuestros deseos, antojos y anhelos insaciables causan sufrimiento y maldad). En consecuencia, la teodicea está fuertemente ligada a las religiones abrahámicas: Islam, Judaísmo y Cristianismo.


En segundo lugar, la teodicea posee diferentes clasificaciones que no son necesariamente contradictorias. El mal es necesario y esencial para el mundo material en un sentido dualista. Por ejemplo, el yin y el yang representan dos fuerzas opuestas pero complementarias en la filosofía china. Además, el mal es la consecuencia del pecado original de Adán y Eva tanto para los cristianos como para los judíos, al tiempo que representa una prueba definitiva en aras de una recompensa póstuma y un intento de desarrollar nuestro potencial (perfeccionamiento espiritual). Dios crea al mal para castigar el comportamiento rebelde de la humanidad. Por ejemplo, Yahvé destruyó el Templo de Jerusalén en 586 AC a causa de la adoración pagana de ídolos. En el hinduismo, el mal se representa como una ilusión, siendo Maya la diosa de esta última. Finalmente, el mal puede adoptar una figura personal en las tres religiones más grandes del mundo: Satanás en judaísmo, Iblís en la tradición musulmana y Lucifer en el cristianismo.


En tercer lugar, existen muchas justificaciones plausibles para la existencia del mal, pero ninguna de ellas lidia correctamente con las contradicciones entre el poder de la omnipotencia y el libre albedrío. Según la Biblia, Dios es la fuente tanto del bien como del mal: “¿No salen de la boca del Altísimo tanto el mal como el bien?” (Lamentaciones 3:38) Teniendo esto en cuenta, Dios está asociado con toda injusticia y crimen que ha ocurrido desde el principio de los tiempos. Sin embargo, la Biblia también sostiene a Adán y Eva como los “creadores” del pecado debido a su comportamiento rebelde contra Dios. Cuando Dios casi exterminó a la humanidad en Génesis 7:21 - 23, estaba demostrando que él es el causante del mal, es omnipotente, y el libre albedrío es una ilusión; o que el libre albedrío humano es lo suficientemente poderoso para cambiar su plan divino y, por lo tanto, Dios no es todopoderoso.


La teodicea reconoce la existencia del mal terrenal y construye el campo de la apologética alrededor de éste. Sin embargo, las promesas incumplidas fueron de poca ayuda para los judíos que vivieron los horrores del Holocausto y para los pacifistas atrapados en los peligros de Ruanda en 1994. Existen muchísimas explicaciones que pretenden justificar tales actos de crueldad, siendo en su mayoría religiosas. En principio, tratan de justificar a Dios ante las peores atrocidades imaginables. Cobb y Griffin argumentan que Dios es mutable y evoluciona de la misma manera que la sociedad: esta perspectiva obviamente daña la base que sostiene a la religión. Por otro lado, los movimientos fundamentalistas afirman que Dios pone a la humanidad a prueba, usando al mal simplemente para medir nuestra fe y nuestra lealtad: eso sería sadismo. En cualquier caso, según Al-Ghazali, la teodicea tiene puntos débiles, ya que no hay una explicación simple, abarcadora o completamente satisfactoria que justifique el problema del mal.

 


 

Resumen:
Este artículo analiza el alcance y el propósito de la teodicea.

Palabras o conceptos claves:
Teodicea, religión, maldad, dios.

Biografía:
Raúl Quintana Selleras
(Cuba, 1984). Tiene una licenciatura de artes y letras en teología y un certificado en el estudio de la espiritualidad de la Universidad Internacional de la Florida. Además, posee una maestría en ciencias informáticas de la Universidad de Texas en Arlington. Raúl es miembro de varias sociedades de honores, como Ronald E. McNair, TAK, ACM, PKP, GK y DEI. Ha publicado anteriormente con Stoneboat Literary Journal (Wisconsin, Estados Unidos de América), Bicidue (Madrid, España), Crítica (Santiago de Chile, Chile) y Relatos Sin Contrato (Andalucía, España). Su libro Filosofía Fragmentada se publicará con la Editorial Leibros (Madrid, España) a finales del año 2017.

 

Escáner Cultural nº: 
202

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
10 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.