Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Escritos en Zig Zag

Geometrías suspendidas. Suelos y sueños.
Aproximaciones a la obra del boliviano Iván Cáceres

Samuel Ibarra Covarrubias

No es necesario excavar hacia las profundidades de un suelo para desenterrar sus informaciones secretas. Según una taxonomía de capas, los datos y fragmentos de un abecedario disgregado podrían ir aflorando mientras cada partícula se iría removiendo, como una suerte de lento despeje de un gran texto telúrico. El suelo americano posee una inmensidad insospechada de informaciones debido a las tronaduras históricas que los han sacudidos. Narrar el suelo es necesariamente un desafío fuerte para un artista que recurre a maniobrabilidades estéticas regidas por una procedimentalidad polimorfa. Desde el dibujo, al cotejo histórico, desde el video a la performance Iván Cáceres (1976), artista visual y arquitecto investiga como pocos. Los ha observado por años, en la euforia o la derrota los mira con pasión y agudeza. Extracta de ellos información relevante y los cruza con plásticas oníricas tomadas de la profundidad de la filosofia andina. Primero son observaciones topograficas, luego pasan a ser cartas sinópticas de lenguas y pueblos milenarios. Una topografía inversa. Todo esto mezclado con guiños y careos a la problematicidad contemporánea de lo visual, que justamente se niega a acoger el peso de los signos, que ya vaciados y desactivados se incorporan infértiles a una economía diacrónica del flujo y reflujo. La obra visual de Cáceres, además de toda una profundidad conceptual conlleva una sólida reflexión sobre cómo hablar y narrar los territorios, sobre como pensar el suelo en definitiva. Este artista boliviano, inclasificable en su mapa local, ha sido capaz de modelar siguiendo a León Rozitchner un materialismo ensoñado, una unidad material donde sueño y vigilia no operan separadas del todo. Asi el mundo exterior no es pensado en la dicotomía adentro y afuera. Sino conexos y contiguos. El susurro del sueño impregna la materia y los territorios de La Paz, en especial del Alto e Iván Cáceres ha salido a leerlos, colegirlos y hasta asumirlos. Así habita la suspensión del dictum normalizante y se hace lugar en el interregno de las fuerzas del orden de la razón.


Que significa asumir un suelo para este artista... Una observación radical de un territorio y activar un procedimiento visual y corporal que asuma un contrato ignio con el polvo, el viento, las tragedias y maravillas que pesan sobre eso tan profundo que llamamos suelo.
Esta conversación es una versión resumida de una pública que sostuvimos en junio de este año como acto de clausura para su muestra individual denominada Un parásito en la arquitectura de la mente, que se realizó en la Galería de Arte de la Alianza Francesa La Paz. Cáceres a modo de intervención textual incorporó en cursiva fragmento de escritos y reflexiones personales.

 


 

Cual es la información que te interesa rescatar de los territorios en que desarrollas un trabajo?

Cada territorio, cada espacialidad tiene una profunda connotación, una habitabilidad, ligada a lo que somos como seres humanos. Creo que compartimos con los demás seres de la naturaleza una dimensión de esencia primigenia.

La captación de esta información primigenia en cada espacio, es el medio a través del cual pretendo esclarecer esa íntima e indisoluble relación entre ser y estar, que de cualquier forma, se manifiesta a través del lugar.

…..Llegue donde el espacio se quiso abrir….

La información llega cuando el espacio se abre y es una categoría poética del espíritu desde la cual mi trabajo se ha venido desarrollando. Es la percepción del espacio desde un punto de vista de la manifestación de mi otro yo no sólo por la experiencia sensible que pueda tenerse de él ,sino por la fuerte carga imaginativa a través de la cual éste “entra en valor”.

En una suerte de “apropiada significación”. Esta condición me permite diferenciar el espacio mesurable de la física o de la geometría para enaltecer la categoría de espacio vivenciado.

 

Que te interesa investigar en la relación habitante y territorio?

Es una especie de sentimiento de “apego” que liga a los seres humanos a aquellos lugares con los cuales se sienten identificados. Dicho sentimiento exalta algo así como la “dimensión simbólica” del habitar humano y, por lo mismo, expresaría un poderoso “instinto” de pertenencia al mundo, Para entender este mundo de espacios surreales recurro a manifestaciones de mi otro yo, mediante sueños y ensueños.
Esta noción alude tanto a la eventual relación que cada cuerpo individual crea con otros cuerpos individuales que transitan también por los espacios. Creo que es una manera concreta de entrar en relación con nosotros mismos, y con el “otro”. Es una manera común de percibir las cosas. La forma que cobra el espacio es definida por la forma que toma la proyección del otro yo, a través de la apertura y puesta en obra de ella misma. Así la existencia misma toma lugar mediante una materialidad manifiesta. La descripción más adecuada de nuestra naturaleza óntico-ontológica supone trascender el plano de la simple adjetivación de nuestros modos de relación con el espacio, y con él la elección de una manera “correcta de obrar de percibir nuestro entorno” de entre una amplia gama de posibilidades. En definitiva somos lo que hacemos por tanto posibilidad también.

 


 

Qué lugar tienen los sueños cuando decides intervenir un territorio?

Tienen un lugar importante porque cuando decido en que lugar manifestarme, el sueño es un medio de sanación espiritual que emerge como proyección de mi otro yo. Este se fusiona con imagenes y se crea un espacio de pertenencia. Aflora una materialidad convertida en poesía, la que puede verse, escucharse y tocarse.

Unas tras otras, mis ideas reales fueron desapareciendo, y otra serie de ideas informes que pertenecen a la vida del sueño, que es sin duda alguna una existencia doble y aparte de la existencia positiva, se alzaron del fondo de mi cerebro y comenzaron a flotar como un vapor ligerísimo ante los ojos del alma.

Extracto de un sueño, el otro yo.

.. Captada en una geometría básica el nítido grito del viento junto a los pájaros es un instante en la retina del que va a nacer, al doblar las rodillas caigo en el piso con posturas redondas inmensas como el cielo, llenas de estructuras horizontales y verticales oscilando dibujando curvas, todo llega hacia mi dócilmente reuniéndose en un solo grito y todo el paisaje parece reparar en el.

Proceder de una intemperancia de una torpeza no es una voluntad de asombrar llevo signos de primitividad mas que irreal, estos signos alargan sus manos y borran el mundo las reconstruyen otorgándole un no pasado y entero en su construcción de la redondez.
Desde el exterior llegue a la redondez absoluta y con ella la constitución de nuestro ser íntimo. No me imagino nacer en el interior sin tener una exterioridad solo así la existencia seria solo una redondez. Algunas veces tomaba en las manos elementos capaces de dibujar líneas rectas y esferas, cerca muy cerca de mi se hacían reales ,entre los dedos y girando con las más absolutas energías surgían los ensueños de la ciencia, dentro de ellas, a veces solo eran esferas geométricas y vacías, pero mientras mas fuerza y rapidez sugerían los brazos mas era la divina concentración, no puede verse ni siquiera ya imaginarse ,es un exceso de unidad la gran fuerza personal de la individualidad del aislamiento total, la geometría podría sorprenderse ante el vuelo del grito redondo porque ya es una bola viva, captada en el centro de la boca de los labios del ser y surge una forma que guía a los primeros sueños y ahora puedo saborear la bóveda entera del cielo aprendiendo a volar, una forma de concretar algo, que nunca existió, se hace infinito, como el grito redondo del ser redondo. Como es posible no pertenecer a ella?

En este sentido el sueño a lo proyección de mi mismo alude a un lugar, a una geometría a la imposibilidad de gritar, y efectivamente en ese instante ellas identifican aquel lugar que llene todas las posibilidades de al fin manifestarse, dejo fluir.
 


Todo suelo tiene su especificidad y carga. Como crees pesa y se siente el suelo boliviano ?.

El suelo, el lugar o espacio, fue, es y será habitado en el tiempo. Sea cual sea la patria a la que se peretenece yo percibo al contexto me ha tocado observar y sentir asi.’

Las llaves obedecen a una presión secreta, ¿que secreta presión que dulces palabras
son necesarias para abrir un alma en aquellos lugares
del sueño de la anatomía de la sombra?

No existe ningún espacio absoluto. Solo existen a través de los cuerpos y de las energías contenidas en él. El tiempo es nada en si, solo existe como consecuencia de los acontecimientos que tienen lugar en suelo mismo. Todo parte en las energías contenidas en los cuerpos.


En el contexto que vengo desarrollando mi trabajo “La Paz, El Alto, Bolivia”, como cualquier otro espacio vive, se transforma y deja transformar. Tiene una connotación de una muy alta carga energética espacial y espiritual milenaria. Se ha apostado para siempre manifestándose a través de imágenes topológicas y encarnándose en los otros yo que la habitan.
 


 

El dualismo es el armazón donde se entrecruzan las ideas para establecer un discurso una corriente de pensamiento, milenario que está ahí para de nuevo redescubrirse. Es el momento, el espacio el lugar, donde el todo está conformado por un par, Uku y el Awa (Adentro afuera), Hanan, Pacha (espacio, tiempo, era y tierra en un plano conceptual cosmogónico o divino), pero cuando se refiere a espacios en la tierra la palabra pacha se convierte en allpa y los entes que la componen en Hanan y Urin es decir arriba y abajo. Como podemos darnos cuenta la visión del Runa (gente) de mi contexto es más bien vertical (lo divino), y no horizontal (la preocupación de ver el futuro como el occidente) en su concepción de sentido de la existencia. Por tal motivo esta verticalidad es una conexión entre lo divino y terrenal.
 


 

Se adora, se ofrenda, se agradece a la tierra por esta conexión y por el espacio otorgado para existir es una relación espacio divinidad que van de la mano, andan juntos”, es decir buscar siempre y constantemente el equilibrio o la proporcionalidad. Esta carga energética milenaria da como consecuencia el camino profundo hacia la investigación de estos espacios y los manifestaciones de los otros yo que pudiera haber.

Un sentimiento fatídico me traslada, a lo extracorpóreo se levanta extiende la mano y vincula a lo extracorpóreo.
               Una dependencia

con respecto al presente, un texto de imágenes, una forma de vivir la realidad es capaz de elevarse por encima de la realidad, una pugna insuperable con ella.

Incapaz de adaptarme a la realidad pragmática, aparece detrás del muro con mucho rigor,……la verdad, solo puedo pensar..
que el agua es otro muro, transparente, con una película fina, rebelde y fuerte, a veces me introduzco en ella y descubro mi cabeza.

Casi siempre veo brotar de la cabeza raíces, que conducen a caminos en el aire lo bueno es que no necesitan agua.

Del vacío al cajón un montón de sabanas, en los templos de armarios,
                        Mi espíritu con llaves,
Desprovisto de un contexto narrativo, evidencio la vulnerabilidad simple y misteriosa.


En mucha de tus obras accionas con una suerte de disfraz. Explícanos porque esa opción y que información portan esas vestiduras.

En todo este tiempo todos los ejercicios de expresión que he venido realizando me han llevado por caminos insospechados, que rayan en las improbabilidades de elementos que descubriría en lo posterior, desde el dibujo ,la pintura, grabado, objetos, videos acciones son el resultado de estas improbabilidades.


De una necesidad de hacer materialidad las imágenes que uno lleva dentro, y en este afán, encontré al espacio inmaterial o material arquitectónico, como la posibilidad de una puerta abierta para encontrar lo que perturbaba a la mente. A partir de todo ello el concepto espacio si hizo tan inquietante que se abrió hacia mí mostrándome un camino que solo puedo expresar con las imágenes que voy creando.

Desde ya no es una opción, los espacios solo se manifiestan mediante el otro yo, mi otro yo y ellos van apareciendo uno tras otro dilucidando energías que en los espacios existen, unos me llevarían a espacios de luz, parques, plazas, santuarios, playas, o mi taza de café, y otros oscuros pero no menos bellos e intrigantes, baños, albergues, hospitales, edificios abandonados, un ladrillo roto o un papel estrujado o quemado, toda y cada una de ellas empezaron a hablar.

Y este su hablar su manifestación, su lenguaje esta impregnada de información, sonidos, movimientos, experiencias, etc., Un sin fin de imágenes.

Por el momento solo puedo registrar:

Aquí, en el rincón entre el basural los perros y el fuego, se encuentran mil remedios, entre los agujeros llenos de sardinas humanas, ganándose un espacio para dormir ofreciendo sexo y alcohol e inhalantes, una afinidad de cosas dignas de ocupar el espíritu durante la eternidad. El olor enmoheciente de los minutos de hace 2 siglos, el sentido secreto de las jergas, el excremento de las moscas, el ratón y el agujero, el deshinchamiento de la tapicería donde se estira la espalda redonda y huesuda, el estornudo con polvo y flemas, el alma en fin es un lugar olvidado por los plumeros, y que por el momento solo las puedo registrar.


Que canales de percepción se abren al trabajar con nociones y reflexiones arquitectónicas los territorios. Cual también pueden ser los riesgos a la hora de pensar la obra

Este canal que mencionas va estrechamente relacionada con la apertura conceptual al adentrarse a lo más ínfimo del espacio y de sus manifestaciones del otro yo, una especie de psicoarquitectura.

Por lo tanto examino imágenes sencillas imágenes de espacios, es como una orientación a la topofilia, que aspiran a tomar el valor humano de los espacios de posesión .

El espacio captado por la imaginación no puede seguir siendo el espacio indiferente entregado a la medida y a la reflexión del geómetra. Es vivido y no solo en su positividad, sino con todas las particularidades de la imaginación. El juego de imágenes del exterior y de la intimidad no es, en el reino de las imágenes, un juego equilibrado. Por otra parte los espacios de hostilidad y de luz son evocados en lo que transmito.

Por el momento me concentro en imágenes que se atraen. En ellas se observa bien pronto que atraer y rechazar no dan experiencias contrarias, las imágenes no se acomodan a las ideas tranquilas, ni sobre todo a las ideas definitivas. La imaginación imagina sin cesar y se enriquece de nuevas imágenes. Para explorar las riquezas del ser imaginado quisiera dar un ejemplo de un camino posible que develarían estas imágenes.

Ensayo de psicología analítica de un edificio

Descubro el edificio: el piso superior ha sido construido en el siglo XIX, la planta baja data del siglo XVIII, y un examen minucioso de la construcción demuestra que se erigió sobre una torre de la época colonial. En los sótanos descubrimos cimientos o asentamientos preincaicos de los primeros pobladores, y debajo de ello se encuentran grutas llenos de escombros, sobre el suelo se descubren en la capa superior herramientas de sílex y mas profundo aun restos de fauna glaciar.

Esta seria mas o menos la estructura que desmenuza y develaría a estos espacios, y a la vez imágenes. ¿Pero que hay en esos espacios¿ No solamente nuestros recuerdos, sino también nuestros olvidos. Nuestro inconsciente está alojado, el sueño y ensueño son manifestaciones de uno mismo, son manifestaciones activas que las habitan. Nuestra alma es una morada, y al acordarnos de nuestros espacios aprendemos a morar en nosotros mismos.

-Construir es propiamente habitar -Habitar es la manera como los mortales son y están en la tierra. -Morar es el alma, Morar es también entrar a la psicología y poder hablar con las cosas……………………..

Poco a poco me acercaba a mi lugar a mi espacio con mucha paz, cada vez que daba un paso sentía su presencia y de pronto estaba allí, mi lugar mi espacio estaba frente a mi, con su lámpara de kerosene aferrada, era irreal!!.....casi palpable en mi ya estaba arrinconado a el, las contraventanas, las cortinas, los cajones del armario, la tapa del caldero viejo, las hendiduras en los muros, el develar, el dejar fluir el construir y el destruir, el apresurar a la muerte, todas ellas como proyecciones……, cuando me sintieron se cerraron, huyeron.

Escáner Cultural nº: 
197

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
4 + 2 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.