Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido


 

MICHEL FOUCAULT - HACIA ATRÁS - Una de Tres (partes)

Por Felipe Vilches Rubio

Índice

ORIENTACION. Método y Posición del Documento Foucault.
LOS PROFETAS FRANCESES MODERNOS.
EL ABC DE FOUCAULT. Periodos intelectuales.


EL AVANCE DE SUS IDEAS. Historia y Sistemas de Pensamiento.
LOS PECES EN EL AGUA. Nietzsche, Freud, Marx.


“EL PENSAMIENTO DE AFUERA”. Ensayo de Segundo Periodo, 1966.
QUIEN ES NIETZSCHE, Filosofía de la Vida, (1844-1900).


ORIENTACION. Método y Posición del Documento Foucault.

 

En 1985, - año de mayor violencia en Chile en su historia, el Instituto Francés de Cultura –bajo dirección cultural de Madame Claire Duhamel-, financió un documento de investigación sobre el filosofo francés en Chile, que se convirtió en mi tesis de los 90 para el Centro Michel Foucault en París.

 

Nace en 1926 en la ciudad de Poitiers (Francia) y muere el 25 de junio de 1984, cuando estaba en apogeo los programas sociales, las ideas-acción y los sistemas. De este periodo constituí la estructura didáctica que mira hacia atrás de su vida y el periodismo francés me entrego varias visiones en un especial resumen para un mundo intelectual.
 

Nadie discute de Foucault su enorme aporte a los nuevos conceptos que desafiaron las convicciones sociales y legales sobre la cárcel, la policía, la seguridad, el cuidado de los enfermos mentales, los derechos de los homosexuales y el bienestar.
El impacto de su muerte configuró en los diarios franceses un especial perfil para el tributo oficial para todo lector. Por otro lado, se informó desde el Centro Foucault, sin demora- a sus miembros en micro fotocopias la información de la presente evaluación de investigadores numerosos.


Quise construir una visión global del pensador, simplificar para todo espectador lo que es y cómo actúa “una creatividad renovada para el pensar crítico”, y cuál es su base literaria y especulativa. No es sorpresa que el aprendizaje de las ideas – precisamente del filósofo Foucault - encontremos, una construcción analítica con pasión por todos los rincones, específicamente aquella parte que han logrado investigar.

Por ello, se comprueba con la larga lista de estudios archivados de todas las partes del mundo - propuestos por la Biblioteca del Centro Foucault-, un camino interminable que grita encontrar el ardid necesario, un a b c acorde a su pensamiento.

En este camino, hay pensadores que van tras Foucault y terminan la discusión en la filosofía del superhombre, la importancia de Nietzsche, donde se disuelve la búsqueda y allí se discuten los mayores artículos y temas de la imaginación moderna.
La interpretación es la única que proporciona los criterios, las divisiones y presentimientos vacíos, luego, las aristas articuladas traen las comprensiones de las cosas, allí recién estamos en condiciones de la lectura de históricos fragmentos, que liga a una estructura de lo que pensó el filósofo. Se llega con parámetros de la obra estilística y se huele a bien el barniz inteligente de las palabras y las cosas. Por otro lado, se accede sin precaución a estas mentalidades en una lectura de verano, y en la idea precisa contra otra especulación, se convierte “leer a Foucault” al final un lujo existencial de personas raras. Menos se comprenderá una aplicada doctrina especial correteando los escritos bajo la misma red de lenguaje con que Nietzsche y Foucault se apropian del mundo.


Tengo la imagen que el Foucault que se comprendería tendría la unión forzada de talentos, es unir, digo, en un ejemplo, a Alejo Carpentier, Cabrera Infante y García Marqués- para un cuento bajo el régimen de una misma Palabra. Además el súper inteligente tampoco tiene un saber más consistente cuando exponen las ideas conjuntas y las suyas en un retorcido paquete reflexivo que arrastra una retórica sin valor. Más que abundante idealismo, es una literatura pérdida y absurda, es un típico libro de verano que encierra la confusión. Por el contrario, su pensamiento tomado de varios frentes, mediante el lenguaje de reportaje, los trozos de biografía de enciclopedia, la cronología única - remitida al Centro Foucault - para comprender los grandes contornos de la vida y la obra, así se pueda tender un puente hacia nosotros. Queriendo salir al paso a la vaguedad de intenciones, estoy con el propósito de exponer su pensamiento integrado a un ABC eficaz. Suerte.


LOS PROFETAS FRANCESES MODERNOS.

En el libro LA IDEA DE DECADENCIA EN LA HISTORIA OCCIDENTAL, de Arthur Herman, Editorial Andrés Bello (1997), en su Tercera Parte denominada EL TRIUNFO DEL PESIMISMO CULTURAL, se encuentra la parte 10, titulada LOS PROFETAS FRANCESES MODERNOS, Sartre, Foucault y Fanon.

Pongo entera su ubicación, ya que el Copyrihgts es detallado en la prohibición de todo comentario, uso o difusión incluso se refiere a su origen, pero obviamente no sabemos si tan acuciosa y vana situación del derecho, lo tuvo en pedir autorización para hablar de Foucault, y si el Centre permite el enfoque global de pesimista.
Siendo muy lamentable la vanidad de lo exclusivo, paso derechamente a cuestionar dicho ensayo, que bien podría definirse su valor entre un mal comprendido optimismo filosófico versus el pesimismo cultural que enchapa a la época de Foucault y que Herman pone un fundamento.
Pueden encontrar en el libro mencionado una visión de auge y caída de la historia, y un nuevo comienzo de la postmodernidad, relación con Bataille y Artaud, tres menciones a tonificar la locura asediada por los procesos culturales, tales demoliciones son desconstrucciones, y desmoronando el pensamiento burgués no perdona a nadie: “La locura como forma de libertad" se constituyó en premisa básica de trabajo… la locura se interpretaba como parte de la condición humana, también un comentario irónico para reírse de las pretensiones de libertad (autonomía ?) y poder: la locura fue enemiga de la razón: trajo confinamiento de dementes y desviados, la brutal clasificación, segregación, exclusión realizada por una mente iluminada que se sentía “civilización moderna”: la sociedad era la cárcel del hombre “moderno”, prisionero de un proceso totalizador de culturas.
Las citas de Foucault configuran el ensayo pesimista, determina a la razón-poder y la cultura de su época. Afinidades con Adorno y Marcuse, la Escuela Negativa de Frankfurt, Alemania.


Se destaca la influencia de Sartre y la atención que tuvo con el grupo maoísta que se apoyaba en una difusión revolucionaria de Diario La Causa del Pueblo, de la Izquierda Proletaria, como director honorario fue atraído por su lema: violencia, espontaneidad y moralidad.


Viene una descripción física de Foucault del 68, como lo conocemos: rapado, gafas, chaqueta de cuero etc. En cuanto a una apreciación importante tiene mérito, cuando que en 1968 había ya en el despertar político, donde Foucault pregonó que la visión del nuevo comienzo de la modernidad, “era en todo caso, aún más radical y nietzscheana.”

No deja de ser histórico este ensayo pegado a la masajeada situación nietzschena, perdiéndose la nouvelle heideggariana de Foucault con nuevas visiones. Aunque no deja de sorprender puntualizar, “que (Foucault) se proponía –nada menos que- un tras tocamiento total de las nociones de razón y sin razón, de verdad y falsedad, e incluso del humano, ser espiritual y mental”, después se creía que en 1966-68 los movimientos estudiantiles, rompían “la imagen occidental del hombre”, al fin, “sería borrada, como un rostro dibujado en la arena a orillas del mar”.
Después de este crucial desajuste premonitorio de occidente, Herman hace una recreación de la Conferencia sobre humanismo de MARTÍN HEIDEGGGER, donde la tecnología cultural de masas, produciría la liberación de la visión humanista que hace opaca a la era moderna.


La borrosa criatura se le revelo a Foucault en Esperando a Godot –célebre obra en París de 1953- de Beckett, la definición del teatro del futuro “posguerra”. Los hombres de Beckert serían los mismos de Nietszche y Heidegger, la elocuencia de la presencia de un ser superior, salvador que nunca llega, que no tienen nada que hacer, nada que decir: “Ocultan su angustia en un torrente de cháchara pomposa y descabellada, esperando que se les revele el misterio de la vida.”
Con Foucault, la revelación del sin sentido de la comunicación rompió con tres horizontes de pensamiento: marxismo, existencialismo y fenomenología alemana.
La imagen que se hace del hombre, Foucault la deja fuera del contemplarse a sí mismo, sino que corresponde “a un producto de procesos socio históricos”, de aquí Las Palabras y las Cosas sería un gran ensayo irónico de las formaciones de hombres por el proceso cultural (época clásica, del siglo XVII, al iluminismo que traía una razón- instrumento de disección-) haciendo historia en la civilización capitalista, es decir destruyendo la historia del hombre “civil”.


Se analiza su último proyecto de inicios de 1976, La historia de la sexualidad, donde se cita los 70, la visita a San Francisco donde la experiencia limítrofe sadomasoquista sería la etapa, de subir una realidad de la vida sexual confinada a dicha matrimonial, la heterosexualidad hasta la masturbación es normal a confinar al sexo a no ser lo que es, voluntad de poder.
Supone por declaraciones de Foucault que cuando contrajo el sida, se movilizó a utilizar a sus parejas, asumiendo el sexo como homicidio en las orgías de los años 82-84.
Convertido en trasgresor maligno -Foucault, el historiador Herman se limpia las manos para decirlo a través de Artaud, y declaraciones fuertes encuadradas- debiera el Centre Foucault, denunciar la obsesiva voluntad de poder de su engendro maligno. Y si no lo fuera de hecho y no por interpretación en qué lugar –del copyrights –está el pensador Herman. Supongo que colegas del Centre Foucault tendrán interés en trabajar las partes saturadas de personalismo y encuadre del arco filosófico que rodea Foucault en este ensayo de Herman.

• Georges Cuvier, creador de la anatomía comparada y la paleontología, también reconstructor de fósiles.
* David Ricardo (Londres, 1722-1823) establecía varias teorías basadas en sus estudios sobre la distribución de la riqueza a largo plazo. Señaló que el crecimiento de la población provocaría una escasez de tierras productivas; su teoría de la renta está basada en la productividad de la tierra. Defendió la teoría clásica del comercio internacional, subrayando la importancia de la especialización internacional y la libre competencia. Su teoría del valor trabajo, que influyó en el pensamiento de Karl Marx, afirma que los salarios dependen del precio de los alimentos, que a su vez dependen de los costes de producción, los cuales dependen de la cantidad de trabajo necesario para producir los alimentos; en otras palabras, el trabajo es el principal determinante del valor.


EL ABC DE FOUCAULT. Periodos Intelectuales.

 

* En todos estos libros rastreó el bio-poder generado por la sociedad –que no es represivo, el nuevo poder realza la vida -, y las etapas en que la gente ha llegado a comprenderse a sí misma en las sociedades occidentales como seres sexuales, y relaciona el concepto sexual que cada uno tiene de sí mismo con la vida moral y ética del individuo. En este último periodo, señala que la sociedad occidental ha desarrollado un nuevo tipo de poder, al que llamó bio-poder, es decir, un nuevo sistema de control que los conceptos tradicionales de autoridad son incapaces de entender y criticar.
Foucault anima a la gente a resistir ante el Estado del bienestar, desarrolla la ética individual en la que cada uno lleva su vida, que los demás puedan respetar y admirar.


1 Su primera etapa intelectual comienza en Locura y civilización (1954-1960?)


Periodo I
1.- Enfermedad mental y Personalidad, 1954-60 / 28 años
2.- Historia de la Locura en la Edad Clásica, 1961.
3.- El Nacimiento de la Clínica, 1963.
4.- Raymond Russel, Verdad y Formas Jurídicas, 1963
5.- Nietzsche, Freud , Marx. 1964.


Escribió mientras era lector en la Universidad de Uppsala (Suecia), reflejó cómo viaja en el mundo occidental la locura, que se pensó infundida por inspiración divina, y la locura llegó a ser considerada, al fin, enfermedad mental. Cae el telón sobre la locura divinizada y expone la fuerza creativa de la locura que había sido reprimida tradicionalmente. Se vuelve a la distinción del hombre loco y el hombre verdadero, se inaugura la genealogía de saberes como instrumentos de poder con las disciplinas y sus dominios, la ocupación que indaga y delinea estrategias de comprensión.


Se habla del estilo gris de la genealogía, donde la palabra-hilo que se alarga- de la tradición aristotélica está muerta por la periodicidad y la interrupción, el análisis y la división, el entredicho y el disparate y los lugares de contradicción fonética como sucede con las propias palabras. Con esto, la locura del lenguaje del hombre es su afán y deseo de continuar de productor impredecible más fuerte y de otro movimiento, como la mujer, el animal, el niño, o sea, el movimiento es la sinrazón del hombre contemporáneo, en fin, tiene entrada la pregunta y a las imágenes ahora muy popular sobre el trágico fin de nuestra época.
 

2 En su segunda etapa escribió “Las palabras y las cosas” (1966), una obra muy importante, que seguramente gravito enorme su valoración por el mundo europeo-anglosajón que lo denomino El Emperador de la Mente, y la conmoción provocada a la hora de su publicación se considera semejante al desconcierto ocasionado por la “Fenomenología del Espíritu”, Hegel, quien diseñaba la primera física del “Espíritu”.

 

Periodo II
6.-Las Palabras y las Cosas. Estudio de la Meninas, 1966.
El Pensamiento de Afuera, Critique, Ensayo singular.
7.- Teatro Filosófico, Gran Profecía Gilles Deleuze, 1970.
Arqueología del Saber.
El Orden del Discurso.
8.- Nietzsche, la genealogía, la historia, 1971.
9.- 5 conferencias en Brasil, 1973 a. R.R: Verdad y Formas Jurídicas
b.- Pierre Riviere.


Foucault anuncia la muerte del Hombre en 3 sin sentidos en nuestra época (un contrasentido de triple importancia), esboza la genealogía del saber contemporáneo, se opone el Sin Sentido con su forma victoriosa contra el análisis marxista, acusa de ideología al marxismo académico y caracteriza el pensamiento del futuro dentro de los límites obligados de Kant: la ontología de la finitud, la teleología de la libertad y la tarea inaudita de las ciencias para la Paz del Mundo.
Se define la hermenéutica como conjunto de conocimientos y técnicas que permiten que los signos hablen y nos descubran su sentido. El mayor sin sentido, es que, sin querer ser estructuralismo, se inicia con críticas al estructuralismo, pasa tal metodología, llegando a las pretensiones del estructuralismo, manejar la Idea Absoluta. Por otro lado, la arqueología del saber trata de las cosas dichas, propiamente enunciados que en su estructura desmigan al sujeto. La similitud con la semiología es que esta como conjunto se sumerge en técnicas que corresponden a la pregunta: “dónde están los signos”, los trata de definir y mostrar el sentido de ser signo en los nombres: “Los nombres estaban depositados sobre aquello que designaban, tal como la fuerza está escrita sobre el cuerpo del león, la realeza en la mirada del águila y tal como la influencia de los planetas está marcada sobre la frente de los hombres: por la forma de la similitud”.
Las repercusiones del inventario arqueológico del signo, el sentido, las cosas dichas y corte de enunciados contribuyen a la interpretación que tiene de modelo la filosofía de Nietzsche, y que se torna una expansión perversa e irreal del hombre en el Superhombre, y ya no en el mundo como decía Montaigne, sino en los espacios de ensayos: “Hay más que hacer interpretando las interpretaciones que interpretando las cosas, y más libros sobre libros que sobre cualquier otro tema; lo único que hacemos es entreglosarnos”.

3 La última etapa de Foucault se inicia con Vigilar y castigar, editado en 1975.


Periodo III
10.- Vigilar y Castigar, 1975.
11.- Microfísica del Poder, 1978.
12.- El ojo del Poder, 1979.
13.- La Imposible Prisión, 1980
14.- El filósofo francés del Poder, entrevista, 1982
El Combate de la castidad, 1982
Esto no es una Pipa, un ensayo sobre el pintor Magritte.
Francis Jacobs: Crecer y multiplicarse, comentario sobre biogenética.
Y Conversaciones con Levy-Strauss y Jacques Lacan,
Los últimos tres libros. Parte truncada historia de la sexualidad.
Historia de la sexualidad, Volumen I: Introducción, 1976.
El uso del placer, 1984
La preocupación (inquietud) de sí mismo


Se pregunta si el encarcelamiento es un castigo más humano que la tortura.
Se ocupa más de la forma en que la sociedad ordena y controla a los individuos adiestrando sus cuerpos; por ejemplo, los entrenamientos básicos puede disciplinar y preparar a una persona en una labor específica y el individuo se adapta. (De este periodo hay entrevistas, ensayos cortos, editados y buscados aún…! Aparecen ediciones con ensayos de Foucault, con títulos distintos por los temas escogidos.) Nadie aprende el camino de la comprensión de las cosas situado en las nubes de varios comentaristas, que chocan en el conjunto laberíntico de los sorpresivos y los delirantes temas –innumerables entretejidos de Nietzsche, Kafka, Freud, Marx, Foucault, y sus osados descubridores Deleuze, Lacan, Derrida y la cultura occidental toda.
No dejemos de lado que la influencia filosófica de formación por A. Koyeve, que estaba de raíz enseñando en Francia el pensamiento de Hegel, Heidegger y Nietzsche.
A Foucault se le registran 3 periodos, con inclusión de los temas iniciales, a la Enfermedad y la Locura, también su advertencia de la ficción sistemática del saber y las cosas, y el existencialista del biopoder vigilante. *
Este esfuerzo reiterado de retórica, es mejor considerar el prestigio y formación que eleva al filósofo sobre la multitud, su entorno de ideas conocidas que desarrolla y al final, construir el itinerario de las temáticas en su cronología, aquellas reflexiones con que creyó el pensador que son lo mejor de la crítica desplegada en la nueva dirección: “De la batalla, de la muerte que subsisten e insisten, Y del ídolo deseable que revolotea: más allá del choque de las armas, No en el fondo del corazón de los hombres, si no por encima de su cabeza, la suerte y el deseo.”
El fenómeno de su pensar, si bien sus escritos fabulosos de ideas asombraba al que recurría a ellos, los escritos, en general, cambiaban a los joven por la perspectiva discursiva nihilista, y era afín a las inquietudes sociales porque pregonó la búsqueda silenciosa de una hermenéutica materialista que interprete el siglo XX, una unión de conglomerados de conocimientos, o grandes ciclos explicativos de una cultura, principalmente en una red de fenómenos de lenguaje.
Cuando su práctica se hizo conocida en defensa de los detenidos, locos, mendigos y abandonados en prisión, se le reconoció como historiador de las instituciones cancerosas, y calificaron su trabajo de moralista de una liberación sexual que dispuso de gran audiencia.
Se destacó que poseía un brillante discurso corrosivo, su elegancia seductora y la vivacidad de la palabra y la imaginación. Que tenía un especial oído para interpretar los grandes silencios históricos sobre los cambios, que al poco andar, su lectura del poder y la temporal realidad de los sucesos lo incrustan en la historia de la filosofía con un saber histórico-enciclopédico dándole a su reflexión el baño atrayente de la literatura de una máscara de ángel y demonio.
Esto último le hizo tomar plena conciencia que sus obras eran grandes impulsos, que solo pudieron ser posibles por la constancia, la coherencia temática y un rigor práctico ante la dispersión de lo cotidiano de los actos. También es considerado en su papel de crítico de un “cronista del desentrañamiento” de los artistas Kandinsky, Magritte, Klee y Andy Warhol una corriente que odia la contemplación (Guido Almansi) y que operan una subversión del objeto-imagen en un engaño realizado casi por los niños (Magritte), una duplicación infantil entre palabra-imagen, imagen-uso, por ejemplo. Esto no es una Pipa, porque nadie puede fumar con el cuadro de Magritte. El planeta Magritte utiliza el paralelismo no-contradictorio de la diferencia, y es por ello, el símil de la actividad básica, la paradoja lectura donde predomina el juego de ser la imagen y la palabra en la unidad para un sentido estrictamente intelectual. Sin embargo es Klee quien pone la crisis de la representación visual y su referencia de reparación. Los objetos artísticos son “mal escritos”, y dan origen a malos hechos mal comprendidos, un circuito de equívocos y soluciones perversas.

 

 


MICHEL FOUCAULT - HACIA ATRÁS -  Una de Tres (partes)

Por Felipe Vilches

Continuará la parte 2 en el próximo número de la revista

 

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
4 + 11 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.