Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido

CUERPO A TRAVÉS

Vicky Larraín

Cuando se escucha la palabra “mito” sucede, las más de las veces, que se le asocie con una mitología antigua. Ya sea que se entienda como un relato fundacional o como el establecimiento de una teogonía, el mito antiguo se percibe ya como una narración ajena a nosotros. Cada sociedad elabora sus propios mitos, y la nuestra, por muy moderna que se le quiera concebir, no es la excepción. Un mito moderno es, al igual que los antiguos, un relato que expone el conocimiento o conceptualización de algo por parte de la conciencia colectiva. Sin embargo esta imposición no implica de modo alguno que tal juicio propuesto en el mito sea verdadero.

A través de la historia muchos enigmas han sido descifrados a través de la ciencia y el conocimiento racional. No obstante su avance, el cuerpo humano se mantiene como un enigma y, por tanto, los mitos alrededor de éste son muchos y muy diversos. A continuación algunos de los más difundidos mitos sobre el cuerpo humano.

Morir durante una caída libre

Uno de los mitos más difundidos sobre el cuerpo humano consiste en la creencia de que si alguien cae desde una gran altura, morirá en el transcurso de la caída y no al final de ésta. Se suele pensar que la persona que cae muere por asfixia, ya que la velocidad alcanzada en el descenso es tan rápida que no le permite respirar. Por otro lado, también se suele argumentar que el pánico provocado por la caída conlleva la mayoría de las veces  la falla al instante

Sin embargo el cuerpo es vapuleado desde una constante.

El mito de la resistencia: Todos los humos de las fabricas las mas lejanas, llegaran finalmente a ser absorbidos respirados y las partes del cuerpo se sorprenderán al contaminarse, pero no podrán hacer nada, a pesar del esfuerzo primitivo de volver a respirar. El ser seguirá caminando con el cuerpo esta vez a cuestas, como si nada, pero el maltrato ya esta hecho. Como cuando cae al asfalto y se azota, miles de pequeños moretones algunos visibles otros no tanto la mayoría quedara en esa especie de vacío en el cual dejara la huella.

Como en un laberinto de espejos el cuerpo ya no se reconoce en su entorno natural, cada vez mas alejado el ser de la naturaleza.  El  cuerpo sigue andando hasta tornarse transparente, hasta caer y volver a erguirse, sigue su sombra ya convertido en sombra o silueta intenta crear los movimientos  más difíciles y de mayor esfuerzo.

A pesar de cualquier guerra, de miles de cuerpos esparcidos en el campo después de las armas destructoras, se eleva como el ave fénix, se convierte en energía pura hasta desplazarse  hacia fronteras que limitan o traspasan lo tecnológico.

Quizás esta concepción de lo virtual este intentando dejar el documento visual de que el cuerpo ha existido y resistido a las mutaciones, a la metamorfosis, a los mitos y a la especulación.

INTERMEDIALIDAD

• Relaciones inter artísticas, inter disciplinares. Contagio. Descentralización. Hibridación de códigos. Las fronteras se diluyen. En el proceso de búsqueda de nuevos sistemas de representación, el teatro posdramático se caracteriza por la acumulación paraláctica, caótica, laberíntica. Se rompen las jerarquías y se olvida la síntesis. El objetivo: producir momentos de intensidad extrema durante los que la realidad se manifieste tal como es: frágil, inestable, liminal, violenta. Aquí empieza la relación entre la escena y las teorías del caos o caoplexidades.

• Es imposible representar la realidad. Ésta siempre excede su representación, la desborda. La realidad es intensiva, fractal, se repliega sobre sí misma una y otra y otra vez, siempre ofrece fisuras a través de las que mirar. Es inestable, indeterminada, abierta. Ya no se concibe la representación de la realidad, sólo su absoluta presencia, y se pretende la experiencia activa de un proceso en el que también intervienen las acciones y las emociones de los asistentes, cuyos deseos intervienen en el acontecimiento, produciéndolo y desestabilizándolo constantemente.

• Las nuevas comprensiones del cuerpo y la subjetividad, y la crisis de la noción moderna de identidad adquieren dimensiones importantísimas. La posmoderna asunción de la fragmentación y la multiplicidad del sujeto destruye las dicotomías binarias, pero trae la dicotomía entre lo virtual y lo real, reflejada en un sujeto multiplicado espacial y temporalmente, pero que aún se encuentra en el terreno de la corporalidad. En general, se produce una reflexión (reflejada en arte corporal), sobre cómo ha influido el avance científico y técnico en las dimensiones espacio-temporales que han adquirido los acontecimientos sociales y las relaciones personales. Desde la influencia de hechos distantes sobre acontecimientos locales, el acceso a información y visión de cualquier parte del mundo en tiempo real, la internautalización de las redes informáticas, con sus mundos virtuales y con la aparición de un nuevo ser humano, el cyborg, etc.

El cuerpo es el centro de focalización de las producciones fragmentadas de la nueva sensibilidad y cultura visual, en la que las identidades de los sectores sociales excluidos, como es el caso de las mujeres, encontrarán un lugar para la reivindicación de la presencia activa. Tras la caída de la génesis universal del sujeto único de la Modernidad, es posible incluir dentro del arte de acción y del teatro más vanguardista todos aquellos actos que, alejándose de la rigidez de los códigos establecidos, plantean procesos de transformación, de exploración, y de experiencia del cuerpo, como método investigador, sin ofrecernos un producto acabado, institucionalizado, pero abriendo el campo de las posibilidades que incluyen la potencia creativa de los márgenes, de lo abyecto, de lo habitualmente considerado monstruoso- el poder y la subversión de traicionarnos las fronteras y de infectarnos, ensamblarnos con lo que es diferente, con el animal, con la máquina, con la mierda, con el deseo, con lo diferente..

• Estructura rizomática. Espacios in between. Liminalidad. La práctica de los intersticios. Multiplicidad y nomadismo:

Desplazamiento constante a través de, entre. No existe una forma última de identidad. Esta se desterritorializa sin cesar, es nómada. No hay un yo, sólo múltiples identidades interconectadas que son contingentes y volubles, que permanecen en un continuo Works in procrees, en perenne tensión y contradicción, entre el deseo y la norma o institución. En este contexto, la performance, intermedial –posmedial, es capaz de desautomatizar la norma social sometiéndola a esa misma desestabilización constante. Permanece abierta al cambio, a la transformación. Y es a través de la fricción, de la yuxtaposición, del repliegue y el amalgamiento caótico de códigos (disciplinares, físicos, visuales, auditivos…) que logra abrir espacios intensivos, libres de imperativos sociales, espacios no normativos o “no – lugares” desde los que es posible engendrar nuevas formas de acción (política). Funcionan como la mala hierba, que crece en los solares sin edificar, en las grietas, en sitios olvidados. De ahí que desde los años 80 muchos performers sitúen sus acciones fuera de los espacios convencionales: aeropuertos, cintas transportadoras, pasos de cebra...

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.



"010" Video instalación de Bernardo Piñero (IQLab, Argentina).

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.