Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

 

 

música libre, cajas quemadoras
y otros modos de encontrarse con la música

 

estación quemadora de música libre
 
 
 

Lila Pagola

 

Recientemente en Córdoba se realizaron las Séptimas Jornadas Regionales de Software Libre, en las que el Proyecto Nómade1 participó instalando una "cocina" donde "ardió la música".


Esta cocina es una "obra derivada" del proyecto Burn Station, del grupo Platoniq: una estación quemadora de cds de música con licencias permisivas, que la gente escucha, elige y se arma un compilado personal.

 

 
 
 

El proyecto incluye un software, de código abierto, que convierte a cualquier computadora con los mí­nimos requisitos en una estación quemadora ambulante, cuyo principal objetivo es bajar la música libre a la calle (del peer to peer al face to face), y mediante una práctica, discutir sobre la penalización de la "copia no autorizada" frecuente en las redes p2p y otros recursos digitales.

 

 

 

Consuelo Moisset quemando CDs
 
 

En Argentina ya tení­amos noticias de la Burn Station, por la experiencia de Rosario (la caja quemadora del Hack Lab de Planeta X) y de Buenos Aires (la "copiona" de la FM La Tribu y CafeLug). También conocimos la edición chilena, en el encuentro "copiar o compartir" en el 2006.

 

 

 

Nuestra versión fue un tanto "low tech" o más bien, "final_user_approach" en tanto que simplemente habilitamos una computadora corriendo Linux, con un reproductor de audio, una lista de los temas que recopiló especialmente Juan Manuel Lucero, junto a los que pedimos a amigos de Rosario, Buenos Aires, Chile y Brasil. La gente escuchaba la musiquita, y nosotros armábamos artesanalmente, el compilado.

 

 

 

¿tenés alguno de Soda estéreo?

 

 

 

La experiencia nos dió un maravilloso y real panorama: por un lado, casi nadie de los que circularon sabí­a "exactamente" que proponí­amos. Considerando el contexto (un evento internacional de la comunidad de software libre), muchos entendí­an fácilmente la cuestión de las licencias, pero desconocí­an que muchos músicos locales, e internacionales han liberado alguna o toda su producción de este modo. Otros, paseantes circunstanciales por el evento, enterados de que allí­ "hacen copias de cds" vinieron a pedir autores "populares" que no han licenciado su obra para que se la copie libremente. Los intercambios fueron increí­bles y retomo la idea de mi post anterior: las discusiones sobre el copyleft en Argentina al menos, atraviesan un primer momento de artificialidad que tenemos que superar: la mayorí­a de la gente ignora el funcionamiento del copyright y la amplia extensión de las prácticas de la copia, hacen que estén naturalizadas y difí­cilmente -incluso entre la gente informada, se lo percibe como un delito. En todo caso, es un delito compartido por miles de personas, con negocios públicamente ejercidos a su alrededor (caso de las fotocopias) y sin el cual, la transmisión de la cultura, serí­a altamente restrictiva.

 

 

 

ahora bien, ¿que son las licencias permisivas?

 

 

 

Algunos artistas, frente a la cuestión de la "copia digital" han notado que cuando su obra circula ampliamente, sin restricciones artificiales a la copia casera, y estimulando el intercambio entre pares, tiene mayores posibilidades de tener impacto en la comunidad a la que se destina, especialmente para aquellos productores independientes que no pueden/quieren entrar en el "negocio" de las discográficas. Un negocio que sabemos, es del 5% para los artistas y sobre el cual se montan gigantescos operativos de marketing, de esos que nos traladan con el mismo tema una y otra vez hasta que por inercia compramos el cd o se lo regalamos a alguien porque "seguro que le suena".

 

Ironí­as aparte, en las licencias permisivas, o las licencias copyleft, el autor se reserva "algunos derechos" en lugar de "todos los derechos" como en el caso del copyright. Los derechos cedidos al receptor pueden ser simplemente para hacer copias privadas, o la posibilidad de modificar la obra, e incluso venderla: copias o modificaciones. Esta última combinación (copia, modificaciones y uso comercial permitido) serí­a la propia de las licencias copyleft, que sólo obligan al receptor a hacer circular su copia o modificación bajo las mismas condiciones: es decir solo le impiden poner esa obra bajo copyright nuevamente.

 

 

 

Otra tipo de licencias permisivas muy difundidas son las Creative Commons. En realidad, CC es un sistema de licencias que permite al autor elegir entre algunas opciones: si permite o no los usos comerciales de su obra, y si permite o no las modificaciones u obras derivadas (esta última con una tercera opción que es la condición de que la modificación se licencie idénticamente al original). En todos los casos exigen el reconocimiento del autor.

 

Creative commons es una respuesta flexible (tanto por su implementación que es muy sencilla como por las opciones que ofrece) que responde a dos cuestionamientos de los artistas acerca de las diferencias entre el software y la producción artí­sticas, no tenida en cuenta en las licencias copyleft (como la Licencia Art Libre, que es una adaptación de la GPL a las obras de arte).

 

Esas diferencias tendrí­an dos puntos altamente problemáticos: la cuestión del uso comercial y la habilitación para hacer modificaciones.

 

 

 

Usos comerciales y obras derivadas

 

 

 

Permitir el uso comercial es una opción de las licencias libre que se basa en la lógica que anima al software libre a asegurar esa posibilidad, bajo la forma de servicios que se ofrecen comercialmente al implementar o modificar software de código abierto. Esas modificaciones potencialmente aportan al desarrollo y difusión de ese producto y licenciadas nuevamente bajo copyleft, las modificaciones podrí­an serle útiles a la comunidad en general e incluso al propio autor de la primera versión del software. Por lo que, en función de no desperdiciar energí­as de gente inteligente "reinventando la rueda" cada vez que se necesita algo que otro ya programó, y cuya regalí­a no se quiere pagar o que se necesita modificar ligeramente, el copyleft parece una solución racional y justa para mejorar la distribución y generación del conocimiento cientí­fico.

 

No parece tan claro que si los artistas permiten usos comerciales de sus obras, éstos vayan a volver en beneficios para la comunidad o para garantizar su propia continuidad como productores, si una editorial, una disquera o una institución cultural pública o privada vende obras con licencias copyleft.

 

 

 

Derivar o no derivar

 


El otro aspecto pasa por el cuestionamiento que todas estas licencias, en mayor o menor medida, hacen a la noción de autorí­a, en sus diversas variantes más o menos conservadoras. Permitir modificaciones a la obra supone reconocer que el autor se ha alimentado de otras obras del pasado para producir la suya, y que además, cede al receptor el control de la interpretación: le permite apropiarse de la obra, agregando, restando, mezclando, modificando el sentido a veces de modo totalmente opuesto al original. Si bien la interpretación es un proceso de apropiación, necesariamente, algunos artistas recelan de permitir derivas "materiales" de su trabajo, que den cuentas de lecturas no deseadas o contrapuestas, especialmente aquellas que podemos asociar a la figura de la "infiltración".

 

¿que pasa si mi trabajo es usado de una manera opuesta a su espí­ritu original? Provisoriamente -puesto que se trata quizá del problema más complejo que plantean estas licencias, podemos decir que si una obra resiste que su receptor contrapuesto ideológicamente la encuentre "útil" a sus fines, esa obra tiene problemas desde su misma concepción. Sin embargo, falta analizar -nada menos- cuanto influye el contexto de circulación en la interpretación. Este a veces "significa" en algunos casos más que el propio mensaje (el medio es el mensaje al decir de Mac Luhan) especialmente en mensajes semánticamente "dúctiles" como es el caso de las fotografí­as tratadas como documentos.

 

 

 

escuchar música libre

 

 

 

Retomando la cocina de Nomade, otro dato de la experiencia (a verificar con algunos cambios en la interfase usada) fue que la gente prefiere que "le recomienden buena música" a elegirla con sus oí­dos.

 

Surgen dos cosas interesantes de ese "armame un compilado": que una de las funciones de estas cajas quemadoras, al salir a la calle, es la de estimular el contacto interpersonal, reproduciendo una de las maneras más comunes de acceder a nueva música: la recomendación de amigos. Más allá de que las redes p2p (emule, Limewire, ares) y las radios personales (last.fm, indy) están cambiando nuestros modos de encontrarnos con la música, cuando se encuentran las personas, se confí­a en el camino más corto de la interfase face to face.

 

Y por último, otro tema recurrente en relación a la cultura libre, es el de la calidad y los criterios de selección. Un proyecto interesante que aporta a esta cuestión es http://comparteelarte.blogspot.com/. Un blog que se ocupa de categorizar y facilitar el encuentro de las producciones con los receptores: un poco de criterio en la indiferenciación y un atajo para que la sobreinformación no nos sature antes de encontrarnos con lo que nos gusta.

 

 

 

¡escuchemos nueva música libre!

 

 

 

Algunos (entre nuchos) links para empezar a escuchar...

 

proyectos copyleft

 

Canciones Pegajosas (Argentina)

 

http://www.cancionespegajosas.org/ar.html

 

The Kyoto Connection

 

http://www.alternarama.com/

 

Free Sound (samples libres)

 

http://freesound.iua.upf.edu/index.php

 

 

 

sitios de músicos:

 

La Patogallina Saunmachí­n (Chile)

 

http://lapatogallina.cl/

 

Verde Oscuro (Argentina)

 

http://www.verdeoscuro.com.ar/

 

Matilda (Argentina)

 

http://www.archive.org/details/Matilda_Formas_de_inventar_nuestro_destino

 

Nausicaa (Argentina)

 

http://www.archive.org/details/nausicaa_nausicaa

 

Pulmón (Argentina)

 

http://www.archive.org/details/Pulmon_VolumenUno

 

dell.tree (Argentina)

 

http://www.archive.org/details/010-dell_tree-Planeta_X

 

 

 

Proyectos proto-copyleft

 

Discos para descagarse (sin licencia explí­cita)

 

 

 

Visionario (Argentina)

 

http://www.ccec.org.ar/visionario/menu.htm

 

Casa de juego (Argentina)

 

http://www.ccec.org.ar/casadejuego/

 

rodrigo jávega y otros (Argentina)

 

http://www.rodrigojavega.com.ar/musica/index.php?var=discos

 

Turpentine (Argentina)

 

http://www.turpentine.com.ar/

 

 

 

net labels

 

Frigida Records (Argentina)

 

http://www.frigidarec.com/

 

New Folder (Argentina)

 

http://www.newfolder.com.ar/

 

Mamuschka Dogs (Argentina)

 

http://www.mamushkadogs.com.ar/

 

Antena

 

http://www.antena.art.br/espanol/

 

http://www.archive.org/details/antena

 

 

 

repositorios o buscadores de música libre:

 

Archivo de Música Libre

 

http://www.archive.org/details/opensource_audio

 

Buscador de obras bajo Creative Commons

 

http://search.creativecommons.org/
Comparte el arte (España)

 

http://comparteelarte.blogspot.com/

 

Música copyleft (España)

 

http://musicleft.net/index.php

 

 

 

 

 

Lila Pagola

 

setiembre 2007

 

lila@liminar.com.ar

 
Este texto está bajo una licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Compartir Obras Derivadas Igual 2.5 Argentina. Usted puede copiarlo, modificarlo siempre que cite al autor y mantenga la misma licencia de uso.

 

 

 

1Nomade es un proyecto que iniciáramos en 2005 con un grupo de artistas de Córdoba interesados en experimentar con software libre para sus tareas habituales. + info en www.nomade.org.ar

 

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
3 + 16 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.