Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.
Surreal

MATTA, EL PRIMER GOL DEL PUEBLO DE CHILE, Y UN NUEVO CENTRO CULTURAL INSPIRADO EN SU OBRA

Por Enrique de Santiago
artedeenrique@yahoo.es

“El Surrealismo más que un movimiento artístico debe ser considerado un movimiento ideológico en pos de la liberación del hombre, que encuentra en la Poesía y en el Arte su justificación y expresión”

Mario Pellegrini.

El domingo 11 de abril del presente año, se realizó un acto de homenaje a la figura de Roberto Matta, y a aquellos que colaboraron para que este proyecto se hiciera realidad, así pudimos asistir al nuevo "Centro Cultural Espacio Matta", una magnifica construcción que se encuentra dentro de las dependencias de la Municipalidad de La Granja, ubicada en Américo Vespucio 032. En este evento, que contó con la asistencia de la ex presidenta de la República, Michelle Bachellet, mas algunas importantes figuras públicas y una amplia gama de personajes relacionados con la cultura de nuestro país, y que donde además por iniciativa alcaldicia que es digna de elogios, esta magna ceremonia tuvo una importante concurrencia de la gente humilde de nuestro país, aquellos a quienes Roberto Matta dirigió su discurso surrealista y “artístico” (Entiéndase eso sí, que el Surrealismo no propone el medio expresivo como una obra de arte). Entonces las autoridades edilicias comparten el sentido inicial de esta obra, la cual es comprometer la participación de los marginados de la cultura, los olvidados, los periféricos, aquellas personas a las cuales antes del retorno de la democracia, solo conocían de infortunios y marginación desde todos los puntos de vista. Hoy podemos decir que con este proyecto cultural, sumado a otros esfuerzos en distintas áreas fundamentales tales como salud, educación etc, se ha restituído un derecho fundamental para los habitantes de este sector. Así entonces se está realizando un importante trabajo de integración de estos segmentos anteriormente postergados por una dictadura que solo trajo signos de oscuridad para sus vidas.

Centro Cultural Espacio Matta

Pero para entender y apreciar completamente este hecho, hay que situarse en una aspecto relevante que tiene su génesis hace casi cuatro décadas, y debemos comenzar por hacer una reseña geográfica-histórica, que tiene que ver con la configuración socio-política de la comuna, ya que La Granja es un municipio enclavado en la zona Sur de Santiago, y a la vez es parte de una zona emblemática en la lucha de las clases más desposeídas por obtener conquistas que por décadas les fueron negadas, en este contexto histórico es que nos tenemos que remontar al período colonial para visualizar el origen de este lugar que se dice debe su nombre, a la localidad natal de un español que llegó a instalarse en estos lugares. En el año de 1892, nace la comuna de La Granja, y su primer alcalde fue Roberto Vial, en los años que le siguieron, esta zona se fue poblando de habitantes ligados a la clase trabajadora, fundamentalmente de obreros y de campesinos que llegaron en las sucesivas migraciones desde el campo a la ciudad a principios del siglo pasado. En esos años paralelamente se realizan tomas de terrenos en diversos lugares de la ciudad, siendo los del cordón del Zanjón de la Aguada, uno de los más extensos y empobrecidos de la capital, es así como durante el mandato del Presidente Jorge Alessandri, se lleva a cabo un plan masivo de asignación de terrenos en lo que era conocido como “La chacra de San Gregorio” constituyéndose en la población del mismo nombre, donde fueron reubicados los habitantes del “Zanjón” junto a otros desplazados provenientes de salitreras del Norte y otras familias resultantes de los sucesivos procesos migratorios desde el campo a la ciudad. Por otra parte se forma la Población Joao Goulart también concebida como una de las soluciones habitacionales reconocibles de este período, y dentro de este transitar de luchas sociales. Es así como gran parte de su población sostiene las ideas de lo que denominamos ideas progresistas o de izquierda. Con este antecedente de definición, es que su gente en gran medida, en lo que fue el triunfo de la Unidad Popular y la llegada al poder del Presidente Salvador Allende, adhieren y participan de su gobierno, y se convierten así en un actor principal de este fenómeno nuevo de la izquierda dentro del desarrollo de expresión de masas, conocida como “La vía chilena al Socialismo”. Después vendrían el golpe de estado, y los fatídicos días de la dictadura militar, donde estas poblaciones se convierten en parte del bastión de la lucha libertaria por la recuperación de la democracia en nuestro país.

Es en este primer período de este ensayo popular revolucionario, específicamente en el año de 1971, cuando Roberto Matta, aterriza en Chile, para convocar a brigadistas de las Brigadas Ramona Parra (BRP) para realizar en conjunto un mural destinado para el habitante de esta comuna de evidente carácter proletario. El Surrealismo, debía estar presente e inserto en el conjunto de escenarios donde se realizaba una revolución libertaria, y donde se planteaban temas que exponían las ideas del amor, libertad y poesía. Este trabajo mural, fue realizado en 15 días, sobre un muro, obra del ingeniero calculista Carlos Sändor, y fue pintado en ese año junto a estos jóvenes muralistas integrantes de la BRP, algunos de los cuales siguieron el camino del arte, y ligados al muralismo, como el “Mono” González, el “Mono” Carrasco, o Cesar Olhagaray por citar a algunos.

Matta y los brigadistas en el mural

El mural estaba tomando cuerpo, y en sucesivos días de trabajo, se inauguró el resultado de este singular encuentro colectivo el día domingo 28 de noviembre de 1971, con la presencia del alcalde de la comuna en aquellos años, Pedro Cabezas quien fue un apoyo fundamental, según nos indica el Historiador del Arte Ernesto Gallardo N.

“La colaboración desde su Alcalde Pedro Cabezas fue muy relevante; junto con su Director de Obras: Francisco Hijo, como en la gestión logística central, y por el ex-alcalde Pascual Barraza, que asume como Ministro de Obras Públicas para todo el país, con una gran cartera de gastos reservados”.

Este mural posteriormente desaparecería durante los días siguientes al derrocamiento del gobierno de Salvador Allende, ya que uno de los tantos actos de barbarie de la dictadura militar, fue el de ordenar el borrado del mural, al cual posteriormente, y en sucesivas ocasiones, se le fueron agregando nuevas capas de pintura, tanto así que inclusive en algún momento se le agregó el logotipo de la DIGEDER (Dirección General de Deportes y Recreación) Organismo perteneciente y controlado por el régimen de facto.

Matta y la BRP

Pero hoy podemos apreciar en gran parte esta obra que quiso ser acallada, gracias a la iniciativa del alcalde Claudio Arriagada, que junto al departamento de Cultura de dicho municipio encabezado por Stanley Freeman, decidieron poner en marcha el rescate de este mural que posee un invaluable valor artístico e histórico. Esto comenzó hace varios años con el proceso de poner en marcha la restauración y despeje de las capas de pinturas sucesivas a las que fue sometida esta obra, (se habla de entre 14 y 17 capas) con el objeto de revelar nuevamente su mensaje dirigido a las masas populares. Y en esto, deseo detenerme, para destacar la valentía que significa intentar rescatar esta gran pieza sin saber su resultado final, entonces podemos decir que esta apuesta de restauración es digna de elogios, pues fue una tarea que demandó una fuerte inversión, y años de trabajo arduo, los que fueron conducidos por un equipo de restauradores, bajo la supervisión de Francisco González Lineros, y con el aporte en dinero del municipio. El resultado final está hoy a la vista, ya que se pudo rescatar un porcentaje importante de este mural, y es así que en este momento presente podemos disfrutar de esta invaluable obra patrimonial.

El 13 de Noviembre del año 2008, recuerdo que se llevó a cabo el estreno en el auditórium de la Ilustre municipalidad de la Granja, el documental “El último gol de Matta”, exhibido a pocos días de haberse inaugurado al público, el restaurado mural que Matta realizó en ese lugar. En esa ocasión se mostró, el documento fílmico realizado por el canal TVN, para su franja "La Cultura Entretenida", y que fue posible gracias a casi tres años de investigación histórica y del seguimiento del trabajo in situ. En esa misma oportunidad se dictó una ponencia referente al mural, su historia, su análisis semiótico y las constantes iconográficas presente en la obra de Matta.

El mural restaurado dentro del Centro Cultural

En ese momento ver el mural restaurado, ya era un gran logro, y por cierto un acto de justicia para los pobladores de la comuna y zonas adyacentes, quienes eran los verdaderos depositarios del legado de Matta, implícito en esta obra. Pero este enorme esfuerzo, no solo se quedó allí, La municipalidad a partir del rescate de la obra, pensó en un proyecto aún más ambicioso, y proyectó un edificó en torno a este mural, para instalar un gran centro cultural denominado “Centro Cultural Espacio Matta” el cual diese continuidad al gesto inicial de este surrealista, el cual fue, acercar la cultura y las artes al pueblo, y así entonces se reafirma la frase impuesta por Matta en el mural “En vez de darse la mano, darse una mano” Aquí se ha cumplido con el impulso inicial del verbo, y la palabra a generado una acción solidaria. Es así que donde se trató de imponer el olvido de una frase fundamental, hoy se albergan todas las expresiones de la cultura, así como el Teatro, Cine, talleres de arte, danza, música y otras actividades culturales que beneficiarán a los habitantes de la comuna y sectores aledaños.

Según palabras de Stanley Freeman vertidas para Escaner Cultural en aquel noviembre del 2008: “El Plazo para la construcción del Centro Cultural Espacio Matta es de 10 meses corridos desde Diciembre 2008 o enero 2009", plazo que se cumplió con certeza, ya que en ese tiempo las dependencias de este Centro Cultural de características primer-mundistas, estuvo listo y apto para entrar en operaciones en este año. Las dependencias para los futuros actores culturales y salas artísticas están en el costado sur y segundo piso, las que van desde talleres de teatro y danza con sus respectivos camarines completamente equipados, hasta salas de plástica, música, y espacios de reuniones de trabajo. Como nave principal son los dos escenarios centrales, que están en lo que era la piscina municipal. Y coronando el ala oriente, se ubica resguardado bajo techo, el mural, el cual está restaurado en un importante porcentaje, lo que lo hace un “verdadero histórico”. Este Centro se convierte en un importante aporte lo que claramente representa un nuevo polo de gestación de cultura en la zona Sur de santiago, justamente el lugar que Roberto Matta eligió para realizar su trabajo, y esa era la esencia y la intención de su mensaje surrealista y revolucionario, el de estar con los mas pobres, y el de contribuir a edificar una sociedad más justa y libre, una sociedad para todos sin exclusiones.

Esta idea está muy ligada al pensamiento surrealista, pues no se debe entender el surrealismo, como un movimiento literario o plástico, como muy bien lo define Pellegrini, sino que como un movimiento filosófico-social con aspectos artísticos que le sirven de expresión natural, y es así que el Surrealismo se extiende durante décadas a todos los rincones del orbe, y donde hasta nuestro días sobrevive, inclusive con mayor fuerza para expresarlo con certeza, no habiendo interrumpido su existencia en ningún momento del siglo XX ni menos en el siglo presente donde sus actividades están mas fuertes y multiplicadas, ya que como nunca antes, hoy se ha visto y sentido una manifestación surrealista tan potente en todos los ámbitos sociales. En ese sentido, es que la organización de “El umbral secreto” Encuentro internacional de la cultura surrealista, no quiso estar ausente, y al recibir una invitación de Stanley Freeman, respondimos afirmativamente, y desplegamos los trabajos de nuestros amigos surrealistas, entre los cuales muchos conocieron a Matta, o tuvieron contactos de cercanía con él, así podemos hoy apreciar obras de Gerardo Chavez, Edouard Jaguer, Jules Perahim, Susana Wald, Ludwig Zeller, Freddy Flores Knistoff y tantos otros que han sido estandartes del Surrealismo, y han mantenido viva la flama de los principios de este movimiento. El Surrealismo ha estado vivo e ininterrumpidamente activo durante más de 85 años, siendo este encuentro inaugurado en octubre del año pasado, testigo de esta actividad constante, y así lo prueban los 188 artistas y poetas surrealistas que adhirieron a esta cita, cuyo punto de partida fue en octubre del año pasado en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, con la presencia de Varios amigos que viajaron desde diversas partes del globo, para decir presentes. En esa ocasión dos obras de Matta estuvieron expuestas en el Museo, una de ellas fue “Hagámosnos la guerrilla interior para parir el hombre nuevo” y la otra la rebautizada “La vida allende la muerte” (Ya que fue pintada mucho antes, inspirado Matta en la invasión norteamericana a República Dominicana, fuente de la Revista “Isla” del año 1965, con motivo del discurso de Fidel Castro en Cuba el 1º de Mayo, que según Ernesto Gallardo tiene la misma línea rizomatica del gran formato que realizó Matta para la Universidad Técnica en Santiago en el año 1961) Hoy nuevamente estamos acompañando a esta figura consular del Surrealismo, en lo que fue un acto inspirador para que las autoridades edilicias encabezadas por el alcalde, levantaran este mega-proyecto en la comuna.


Stanley Freeman y en primera fila Michelle Bachellet y el alcalde Claudio Arriagada

Entonces para entender la importancia de este mural, primero debemos comprender quien fue Matta. Con lo que retomo mis textos escritos anteriormente, a propósito de la inauguración del mural restaurado, en un pasado número de Escáner Cultural.

Para iniciar entonces este análisis, debemos decir que Matta viaja el año 1935 a Europa, donde en 1937 conoce a Bretón, a Leger, y al connotado científico Albert Einstein, ocasión en que ese encuentro lo marca profundamente para dar inicio a una exploración en su trabajo en los primeros años en el continente europeo, pues es el Premio Nobel quien lo ilustra acerca de los fenómenos físicos que son invisibles al ojo, es ahí que Matta tomaría las bases teóricas para dar cuerpo a la obra que desplegaría durante el resto de su vida.

Los fenómenos eléctricos, los iones, los isótopos radiactivos, la geometría del espacio, los quasars, y las nebulosas llamaron su atención, y es así que estas formas e imágenes estarían siempre presentes como referentes en sus constantes iconográficas. Fue entonces que en 1938 ejecuta sus trabajos llamados “Morfologías psicológicas” con una acentuada atmósfera lumínica negra. Ese mismo año sucede un fenómeno muy decidor, pues simultáneamente, otro grupo de chilenos, pero en nuestro país crea otro hito dentro del surrealismo, ya que se funda la publicación surrealista conocida como "La Mandrágora". La que sería fuente de inspiración para otros surrealistas latinoamericanos y especialmente en los futuros creadores chilenos.

La orquesta juvenil sinfónica de La Granja

Sobre esta forma de pintar, el mismo Breton señala que Matta viene a dar nuevas luces y aspectos al movimiento, ya que el fundador del Surrealismo hacía mención respecto al desgaste de la situación critico-paranoica, planteada por Dalí, Ernst y Magritte dentro de este, pues esta se presentaba y estaba disminuida frente al automatismo psíquico, e incluso hablaba de las limitaciones del simbolismo, como medio de exploración hacia un surrealismo ubicado en un área más ignota del mapa surreal. Entonces define a Matta como un vidente que incorpora nuevas sonoridades y formalidades al movimiento. Y acerca de esta nueva manera de ejecutar la pintura sobre el soporte, Breton dijo que: “Toda forma es el gráfico resultante de la adaptación de las energías internas en movimiento a los obstáculos creados por el medio”. Es pertinente decir entonces que él se estaba adentrando a un nuevo meta-lenguaje donde la realidad es la sucesión de las convulsiones explosivas que se modelan en un medio cambiante y de aspecto elíptico sometido a ritmos. El ojo entonces pasa a ser agente de la memoria es un medio para llevar el todo a algo más simple. La conciencia del desarrollo revolucionario en todos sus aspectos en una morfología psicológica que se asoma de una manera nueva, y es que esta se manifiesta en el sentido pasional y espiritual de la vida, lo que desemboca en una “neumoóptica del objeto” la que da una congruencia de la perspectiva, que es “generatriz” de la creación de ciencias particulares. Sobre esto Matta expone que esto es un “Fenómeno rotatorio y pulsátil en el que el objeto, a cada amenaza de interpenetración puede oscilar del punto-volumen al momento-eternidad, de la atracción-repulsión al pasado-futuro, de la luz-sombra a la materia-movimiento. La cuarta dimensión sería el gráfico de amenazas sufridas durante toda la duración de las transformaciones.

“La psicología compartida de los contrarios en una misma idea objeto permanece pulsátil sin deformación en una morfología psicológica, mientras que los ensayos simbolistas llamados paranoico-críticos se basan en una transformación de las imágenes ópticas en un sentido caricaturesco, igual que sucede con las formas del llamado arte abstracto".

Trévignon, verano de 1938

Matta entonces cambia el sentido del Surrealismo, le otorga una nueva vitalidad y rearma además el mapa pictórico y estético con sus composiciones a las que se le denomina como la practica de la perspectiva axonométrica. La que él trae incorporada desde sus estudios como arquitecto y que es una forma de construcción que se basa en cierta perspectiva geométrica: El sistema axonométrico tiene como base de referencia un triedro trirrectángulo. Este triedro está formado por tres planos que son perpendiculares entre sí. Para representar un objeto en este sistema, se le ha de situar dentro del espacio que comprende el triedro, con una proyección cilíndrica sobre el plano de representación. De esta manera obtendremos una imagen en perspectiva del sólido.

Entrada del recinto

Bretón entonces comprendía que Matta, traía toda una postura nueva para el pensamiento y el quehacer surrealista, lo que no es una situación separada ni accidental, pues Matta provenía de una cultura muy rica en pensamientos surreales, como lo es la Latinoamericana, influída por antiguas y arcanas culturas chamánicas y animistas, esto además quedaría de manifiesto con la transformación que sufrieron los surrealistas europeos con el exilio impuesto que debieron cumplir la mayoría de ellos en nuestras tierras, incluido Breton. Esto sucede debido al ascenso del nazismo-fascismo en Europa, y sobre este particular los pensamientos surrealistas en este encuentro con lo americano, tienden a expandirse, y figuras como Remedios Varo, Dorotea Tanning, Max Ernst, Wolfang Paalen, Eugenio Granell, Jacques Herold, y otros, quienes ven enriquecidas sus miradas y posturas con su arribo a estas tierras, es por eso que en principio de la década del 40, las palabras del primer manifiesto surrealista cobran vigor, ante la presencia de este hecho.

"Si las profundidades de nuestro espíritu ocultan extrañas fuerzas capaces de aumentar aquellas que se advierten en la superficie, o de luchar victoriosamente contra ellas, es del mayor interés captar estas fuerzas, captarlas ante todo para, a continuación, someterlas al dominio de nuestra razón, si es que resulta procedente".

André Breton, primer manifiesto, 1924

Vista general de la Galería

Estas frases y pensamientos asomarían renovadas más tarde en el libro “Arcano 17” del mismo Bretón a fines del año 1944, escrito en las costas canadienses, entonces la estadía del movimiento surrealista en tierras americanas traería sus consecuencias positivas. Por ese tiempo Matta hacía contacto con los artistas neoyorkinos como Pollock, Gorky, De Kooning, a quienes influenciaría con su manera de abordar el trabajo sobre el espacio o soporte, es el momento en que surge el expresionismo abstracto en Norteamérica influenciado en gran parte por Matta, ante lo cual Bretón señalaría a esta forma de expresión, como el estado más puro del automatismo psíquico. Pero a Pollock, al menos esto no le interesaba, y decía que solo pintaba como sentía la pintura y nada más, a pesar de que en años posteriores corregiría sus dichos en unos escritos que veremos en un siguiente capítulo.

Entonces será a partir de su viaje de retorno a América en el año de 1939, en que Matta retoma sus raíces con la imagen totémica, lo chamánico, lo social, lo más político de su obra.

Pero fundamentalmente será en su estadía en México en años posteriores, lo que lo conectaría con sus resonancias vernáculares. En esos años colabora estrechamente con Charles Henry Ford y Paalen, y es en este periodo que comienza su acercamiento al ideario político, y más social, que culminaría con su apoyo hacia la revolución cubana. País donde realiza murales y donde además adhiere con su obra, al repudio generalizado a los hechos que llevan al derrocamiento del presidente electo en Republica Dominicana en 1965, me refiero al derrocado Juan Bosh que había asumido después de la prolongada dictadura de Trujillo, y a la posterior intervención norteamericana a ese país. Estos acontecimientos en su todo, lo motivan en demasía y en Cuba, pinta algunos murales como: "Han tomado las estrellas", "Cuba es la capital", y "Para que la libertad no se convierta en estatua". Posteriormente a esos años a principio de los setentas, se interesa en el fenómeno político chileno en gestación (La vía chilena al Socialismo), y la llegada de La Unidad Popular al poder, como primer gobierno socialista que accede a partir de una elección democrática, es el momento en que todos en el mundo fija sus ojos en esta parte del globo, y Matta que por entonces había presentado su interés en todo los fenómenos revolucionarios o de cambio en el mundo, no quiso estar ausente de este episodio, y viaja para hacer contacto con estos brigadistas que pintaban murales en las calles de Santiago, es cuando su amiga Carmen Vaughn, en conjunto con la gente del Instituto de Arte Latinoamericano, lo ponen en contacto con estos brigadistas y a partir de entonces se comienzan a fijar los plazos para la realización de este mural, que en gran parte conmemoraría el primer año de gobierno de la vía chilena al socialismo. Es entonces que se comienza a construir el muro que daría soporte a su obra, tarea que es realizada por su amigo calculista húngaro Carlos Sändors el que demora 8 meses en su ejecución, terminado el muro se traslada a Santiago para iniciar su trabajo, en que pinta junto con la BRP “El primer gol del pueblo chileno”, en 1971. Este mural posee la iconografía que Matta usaría para toda su obra más política y social, aquella que contiene imágenes más definidamente totémicas, chamánicas, más americanas, aunque seguramente también veremos algunos elementos mediterráneos en sus diversas morfologías. Entonces se hace una distinción de formas en lo que yo denomino la Surrealidad inmediata, la que correspondería a estas imágenes, no así con otra diferente que es recurrente en sus obras menos sociales a las cuales denomino la Surrealidad profunda, la que preferentemente se ve alojada en sus “morfologías psicológicas”, que desde el año 1937 serían una constante en su pintura y su obra hasta la fecha de su muerte.

                         Susana Wald

Rodrigo Mota y Ludwig Zeller

Es también llamativo el uso de globos a la usanza de los comics, con interesantes frases y mensajes conocidos como perceptemas, los que ayudan a entender en parte el mensaje, dándole una lectura semántica mas cercana al público, lo que acentúa su intención de comunicar su mensaje político. Es entonces que tanto en sus murales como en sus grabados (obra gráfica), encontramos frases o perceptemas como: "Fíjate que los estudiantes y las mujeres trabajan sin salario", u otro como "Haz que tu izquierda conozca lo que hace la derecha", y "Napalm al egoísmo" en directa alusión al conflicto en Vietnám. Dentro de este trabajo enfocado hacia sus raíces cabe destacar su serie de obras llamada “Verbo América” que corresponde a la idea de que América no es solamente un continente, un espacio, sino que es tiempo. Si el espacio es la materia, el sustantivo, el verbo viene a ser la energía, el tiempo. Sobre esta serie de obras Matta nos señala lo siguiente: "El corazón está situado a la izquierda, y se dice que el ojo izquierdo es el que ve el interior de la persona, en tanto que el derecho sólo ve su provecho. Así, del corazón al ojo, del ojo a la boca se maneja el timón de todo el cuerpo y se llega a la conclusión de que el mundo se ve con el cuerpo. El cuerpo es un ojo y quién ha hecho un mapamundi de la conciencia de su propio cuerpo podrá, a imagen y semblanza, hacer un mapa-cuerpo de su mundo". 1981.

Obra de Rik Lina

En todos estos periodos de arte comprometido se pueden destacar también la serie de grabados titulada "Los Engullirán III o Ese ejército se dice chileno". Que corresponde a un trabajo posterior a los hechos acaecidos durante la dictadura militar, ya que su relación con Chile fue siempre de una permanente presencia y de constante comunicación, preocupado de los acontecimientos que se fueron sucediendo en nuestro país post golpe militar, así fue como se interesó en la suerte corrida después del golpe, por parte de los brigadistas que trabajaron en el mural con él, en ese aspecto apoyó tanto a los que partieron al exilio, como a los que permanecieron en nuestro territorio, a quienes ayudaba enviando obras de tamaño de pequeño formato, a las que se les denomina hoy, como “Los cheques de Matta” y que actualmente son muy apreciados por coleccionistas.

Otra obra que tiene relación con este periodo social, es el que actualmente está en exposición en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende y que se titula “Hagámosnos la guerrilla interior para parir el hombre nuevo” citada anteriormente. Una obra de una lectura abiertamente revolucionaria desde el punto de vista de la semántica surrealista, donde se involucra no solo el cambio del estado de cosas desde un aspecto externo, sino que además propone que para consolidar la revolución, es pertinente cambiar la esencialidad propia y el sentir desde el alma. Su iconografía, en esta obra, se manifiesta como una forma desde donde se desgarran los pensamientos establecidos, y se incorporan en su reemplazo los mundos oníricos y las verdades metafísicas que permitirán ese cambio, es quizás una de las obras más sentidas de Matta las cuales están circunscritas a esta temática más social. Por eso esta obra merece una lectura metódica y seria, y no como la que fue publicada en un comentario liviano de un reconocido curador de nuestro medio que se refiere a ella de manera muy antojadiza y de la siguiente forma: “La pintura remite a redes de flujos internos, con reminiscencias de umbrales vaginales metamorfoseados y convertidos en fondos de garganta que remiten a la voracidad invertida representada por movimientos eruptivos que adquieren formas de lava cristalizada” juzguen ustedes entonces. Pero mi opinión es que no se pude analizar al surrealismo desde la perspectiva de estar mirando un decorado.


Wedwood Steventon, Ody Saban y Freddy Flores-Knistoff
 

  Hervé Girardin y Guy Ducornet

Escáner Cultural nº: 
125

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
12 + 2 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.