Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Escriba a escaner.cl@gmail.com

Distribuir contenido


Dibujo de Jose Balmes del jugador de ajedrez.
 

EL JUGADOR DE AJEDREZ


                               “Hay dos clases de sacrificios: los correctos y los míos”.  (M. Tal)es

Por Felipe Vilches

Cuando jugamos las finales de ajedrez con Mateo, el polaco contra los campeones del Departamento de Física (ellos se creían genios), me dijo: "Tú que eres mejor, nos presentamos: Tu segundo y Yo primero. Para ganar un punto jugaras con el campeón del físico, que es soberbio y te creerá fácil. Dale pelea y le ganas... Mientras yo le gano al segundón y aseguramos."

Escucho detrás de mí. Mueva Ud. ahora Felipon. Pienso. Pienso. Yo me había comido 3 panes, otros muchos panes más yo, éramos pobres, y cuando los otros dos, se sentaron, ya habían comido uno tras otro, haciendo una seguidilla de manos.
- Que jugar a Kamisato mi maestro de ajedrez? Ya. Juego P4R... Le contesto... P4AD... un peón multiplicador disfrazado de simple suma, el valiente ninja estacionado y alerta encima de su territorio.

Mi primer maestro de ajedrez en un importante momento de mi niñez señalo que los negros solo pueden luchar en el espacio y a distancia en la apertura siciliana, y que podían ganar. Que el juego está arreglado para que ganen los blancos. Que no juega de igual a igual. Si alguien dijera Hola y las respuesta es hola, no es igual, porque sabemos que seguirá el “blanco” con su poder. Esto quedo fijado de contestar P4ad, de vivir como si fuera negro, buscando las estrategias, siendo frontal e inocente y con el garrote contra el blanco. Ahora soy guerrero no-frontal. No saben a qué juego.
La apertura fue cerrada y llevaba 84 jugadas, un juego imposible de prever del campeón del Físico (no podía creer que jugaba con el segundo de Filosofía) sin comer casi nada de peones y todas las piezas comprometidas, y estaba rodeado de admiradores del campeón. Yo estaba solo, mirando el repollo de posibles situaciones que quedarían al comer, tenía que decidir ya, el tiempo trascurría, y ya estaba mareado de variantes.

De pronto un olor a colonia. Me toco el hombro mi compañera de griego, la Sole Salas, único apoyo, venía con ojos uva media puesta con cerveza. Aparto a los círculos de estudiantes del físico. Me miro con sus verdes ojos bellos y como una diva del mundo dijo: """Ya Felipe come todas las huevas, este tiene la pura pará y no sabe qué hacer y vamos a tomar cerveza a Los Cisnes."""" Comí la primera pieza y quedé en situación mejor, y después de dos movidas, abandonó el campeón, y Mateo por otro lado, hizo membrillo molido a su contrincante, que creyó que jugaba con el mejor y se cuidó como gato, mientras el sólido juego de fierro de Mateo lo estrangulaba, con esas tenazas que construía y nadie supo que ese día Filosofía salió campeón de ajedrez de la Universidad de Chile, en ese mundillo ideológico popular del Pedagógico.

Siempre juego ajedrez y veo partidas importantes. De niño supe que algo andaba mal en este juego. He jugado hoy dos veces la primera partida de Tal y el campeón de fierro ruso del momento, ese ajedrez magistral que desarrolla Tal, se ve impecable con las blancas, como una guillotina ante B. Porque puede ser creativo B en variantes, y no puede revertir que la superioridad del blanco sea tan aplastante. Alguien dijo que usaba la torpeza, para entorpecer y sacrificar y ganar estrepitosamente bello.
- Y Ud. Felipe por qué arranca por la ventana siempre a las 8.15 del Colegio? – eso me dijo el Rector del Nocturno Fiscal 5, Barros Borgoño.
-Voy a jugar el campeonato de ajedrez segunda categoría, represento al Colegio!!!-
Y salté por la ventana.
Al otro día el Rector estaba en la ventana, mirando el reloj, esperando, y yo salí invisiblemente por la puerta. Al otro día el Rector está en la puerta y el inspector en la ventana.
Para un ajedrecista no hay calle sin salida, y salí por la puerta trasera del patio.
Al otro día el Rector estaba en la puerta del patio, el inspector en la ventana, y la señora del Rector en la puerta delantera.
Me empecé a impacientar, no había salida posible, y ahora jugaba contra un niño genio llamado Figueroa. Y ahí, me salió la jugada genial. Me fui rápido al baño, unos admiradores me seguían para saber por dónde escaparía, y escalé por los baños al techo, y de ahí, al otro techo de la zapatería y salte a la calle.
El Rector estaba allí, y me atrapó con su voz, como si inaugurara un barco:
- Ud., Felipe tiene que salir por la puerta, ya que representa al colegio y estamos orgullosos. Así que entre al colegio por la puerta y salga por ella misma-.
No contesté. NO crucé la calle. Llegué al lado del frente. Desde el espejo de la vereda. Esperando la luz verde, me vieron. Hubo disco Pare. Debí volver a la esquina. Doblar y desaparecer. Fui más rápido que el reflejo que Alí. Eso explica que ahora este aquí, le hice una verónica a la micro.
Cuando salí por la puerta tenia al inspector francés Rodolfo Peñafiel, la señora del Rector, al Rector y unos profes que me sonrían y me gritaban.
- Gánales a todos Felipe. - -Que felicidad jugar al ajedrez...!!! – Ya estaba arriba del micro Matadero Palma. Llegue al club, el geniecillo estaba enojado esperando al contrincante, lo mire y había jugado con las blancas P4R como los latifundistas.
Mi silla seguía vacía y con 16 años me paseaba en otras mesas.
La primera pregunta de cualquier ser humano es igual a la primera jugada blanca. La respuesta francesa es tímida y prudente de las negras, y es una desmedida para morir en un bloqueo.
Cuando faltaba un minuto, me senté en la silla de madera, le di la mano al niño de 9 años, y jugué P4AD, lo que el maestro decía -a través de una hija- de la apertura Siciliana: “Es la única oportunidad de los pobres negros del mundo, unirse en una defensa férrea y aniquilarnos lentamente”. De niño fui un peligroso autodidacta en el ajedrez, recogía revistas Reader Digest de las basuras, y allí salía una página de ajedrez a color, ese laberinto lo comprendí de inmediato, Después fui a la peluquería La Japonesa de Tsumiro (JOSE) Kamisato, y este instalaba un ajedrez a la altura de su cabeza, era muy bajito, así que, yo en un lado con un banco y él en el otro lado, así veíamos la guerra.

Los ojos chiquitos se veían de Kamisato (no hablaba español, nada de nada) entre caballos briosos, reyes aburridos, alfiles salteadores y peones trabajólicos. No recuerdo como hablaba yo con Kamisato, eran gestos sin duda y algo de telepatía.
Todo los días de 3 a 7 pm estudiando la Siciliana. Paciencia para matar blancos latifundistas- así entiendo el juego hasta hoy. Jugar con la blancas es fácil, y abusivo. Si gano con negras, no quieren revancha. Si pierdo con las negras, creen que soy malo y me dan revancha con las blancas y los hago trizas. No tiene gracia el abuso, ni estética.

Cuando llegué al primer año de Filosofía 1969, el Rector Nuñez del colegio, me pidió que hiciera las clases de filosofía de 3° y 4° medio. Acepté 10 años hasta el 1979, examinaba frases cortas del pensamiento griego antiguo. Y cuando se suicida mi hermanastro, esto lo veo como una señal, de retírate, no hagas más clases y sigue estudiando más. Ya, en 2° año filosofía era ayudante de Dantón Urqueta, enseñaba W. Reich y también era ayudante de Edison Otero,(ilustraba el marxismo inofensivo), que eran catedráticos-ayudantes del maestro Juan Rivano. Les recuerdo que Carlos Jáuregui le ganó a Boby Fischer en Santiago. El Pdte. actual del club de ajedrez conoció a Carlos cuando estaba viejito, y fue discípulo de Donoso...
Todavía no se enteran muchos que Carlos zumbo a Fischer, cuando era más genio que nunca... Un orgullo familiar al que me adhiero...
Falleció Carlos en Italia hace 2 años fue G.M.I. T figura del ajedrez Internacional. Carlos se fue y dejó hijos, hermanos y esa partida memorable, no era del todo inmortal. Tal vez nosotros que creemos en la resurrección... del P4AD contra esos blancos latifundistas... Los dos jugadores Jauregui-Fischer, un adulto y un niño de 17 años, estaban en la creación misma, de manera que fue una molestia perder para Fischer, que chupaba su helado amarillo. Pedía una langosta de desayuno y no la comía, y esto iba a salir muy caro, así, que le ponían la misma langosta todos los días, Fischer la miraba como un niño y la movía con su mano y la miraba de lados, como un monstruo y el niño.


Nazi Goebels en juicio en Nuremberg esperando jaque mate.
 

El AÑO 79 ENTRAMOS LOS PROFESORES A ENSEÑAR Y JUGAR baby fútbol con los perpetuos por un Decreto militar a la Penitenciaria.
Estábamos obligados a ir a hacer clases a la Penitenciaria. Iba entrando y los presos me tiraban la chaqueta pidiendo que para el otro sábado les llevara leche.
Ya en el segundo piso, el jefe Alejandro me aparto y dijo que se enteró que era “guenazo pal ajedrez”. Y subiendo los escalones, en una celda, todo cerrado estaba su jugador entre las rejas, no podía estar en otra parte, y donde el mejor de la Peni estaba ansioso esperando jugar. Bueno, accedí feliz y con cierto entusiasmo nervioso. Le di las blancas para jugar por trasposición como sea la apertura Siciliana. De pronto percibí que con varias jugadas podía ubicarse en comer mi Dama Negra, en un lindo jaque doble. Y lo curioso, es que si llegamos a esa situación en el jaque doble, mi Rey se escondería para siempre seguro, y empecé a poner dos piezas en dirección a su Rey. Mientras el iba a esa posición privilegiada. Logró el jaque doble, escondí mi Rey y tomó mi Reina, ella reía en silencio. Luego, se sintió satisfecho este jugador entre su jaula. Jugó una estupidez de P3T. Mientras sacrifique una pieza, abrí camino, metí un caballo, se asomó una torre siniestra y le proporcioné el mate más espectacular que hayan visto los presos.

Quedaron tontos. El perdedor me miro sin odio, sino solicito, y preguntó que faltaba a su juego. Me paré de la silla, miré las piezas. """Tú estas preso y cualquier golosina la quieres comer. Te dejé lento experimentar ese jaque doble. Pero preparé el camino y tomé siempre la iniciativa con las negras. No tienes iniciativa ni plan. Estás, amigo mío preso entre las rejas." OHHHH- me vino un chispazo y recordé que mi subida a segunda categoría del Club Chile, ganando a jugador -niño genio Figueroa, fue esta misma situación que con el campeón de la penitenciaria.
Y continuaban los panes saliendo de la bolsa. Ajedrez leninista y trozkista...?

La "siciliana" es más vietnamita, hace un cerco, con arañas, y punzones, tan lento como sea posible y sin dar la cara, no es enemigo frontal y es costosa psicológicamente, y da victorias fulminantes al negro. Digo con p4ad Señor mándame fruta y cae un damascazo en mis manos, pegan duro y están sabrosos. Psicomagia trukera Jodorowskiana, es la magia más simple, que hacia Gurdieff en su adolescencia, pintaba de amarillo los gorriones y los vendía por canarios. Aquí pido y caen los damascos más maduros. P4ad Ho Chi Minh…Sería más taquilla que pase el ángel san Gabriel, el ajedrez divino, y este ángel que era más fiero que Alejandro Magno, ante el nudo gordiano. Por eso paramos de comer panes chicos amasados hechos por el Maestro. Quedamos silenciosos y desconfiados. Puede ser, dice Franco Simone, somos piedras contra el viento, como papeles, que en su novedad tenemos miedo. Nos dimos cuenta: se estaban multiplicando los panes. Se escondían con risitas dentro de la bolsa.

Y a su lado, las mermeladas se iban terminando en las cucharas en los fondos de las tasas. Los tarros quedaban vacíos y los panes salían cada vez cuando estirábamos la mano.
Desde chico la suma la sentí que era igual a escuchar simplemente el tic tac... y el milagro potenciado fue conocer la multiplicación, ese 3x3=9 era ESTREMECEDOR!
Ella era la Reina. La Multiplicación. La viví desde que era joven poeta hasta que llegue a jugador de ajedrez imparable con las negras. La multiplicación es el trueno, las trompetas romanas y el milagro cristiano, y en el ajedrez era el ataque fulminante de Tal. El sacrificio erróneo que produce buenos frutos. Es la madre que tiene en serie una ganancia con hijos valientes y auténticos

A veces al doblar una calle el peón se encuentra en la solitaria calle, y se siente atropellado por una multitud que espera locomoción. Y más allá una turba alegre, abierta de gestos, con trajes de luminarias, entre risas y parecen multiplicarse, son suma de montoncitos enloquecidos y no sirven para multiplicarse, siguen siendo sumas.
Dividir es atrincherar a todos los combatientes de la multiplicación diciendo, hay dos, sobra uno. Es la despiadada Luna correctora de basura que tiene el Planeta Saturno, en sus anillos. Pone la basura en el orden y hace la limpieza reduciendo a todo contingente de la Multiplicación.

La División no quiere que los combatientes de la multiplicación desaparezcan, sino que emprendan caminos diferentes, dividir dos frentes dejando uno bloqueado, con fuerzas inservibles.
Cuando vigilaba a la suma, uniendo cosas con otras era el ritmo del almacenero.
Se multiplican las vidas aisladas en vínculos y países, entre fotos y videos -poemas- y estados del momento, y solo la Multiplicación tiene instintos criminales.
La Multiplicación se come los números que son pasivos y se disfraza por suma, y con el dominio de la división actúa como el arte de los corruptos.

Yo amo la multiplicación, es un milagro cuando la veo es un cumpleaños de sucesos en el pequeño tiempo, p4ad, peón cuatro alfil dama, es pura múltiple poesía.
Todos quieren multiplicaciones, la salud es una suma y todos sus soldados tienen joyas y oro y quieren más milagros como todos. También se multiplican las palabras.
Dicen hasta... la Palabra tiene fin... y la Multiplicación sigue multiplicando!
                                 

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
1 + 4 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.