Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

 

Carlos Yusti

Uno de mi libros predilectos, y que llevo siempre en mis mudanzas/andanzas domésticas, es el “Índice del Libros prohibidos”. El ejemplar que poseo está en latín y fue un obsequio de mi amigo y profesor de castellano y literatura Humberto Gonzáles. Lo tengo entre mis libros preferidos por la sencilla razón de ser una advertencia de la estupidez humana, de su razonamiento intolerante y de ese espíritu de censura que emana siempre de cualquier estamento de poder sea religioso o político.

 Esa idea de que algunos libros son peligrosos y pueden torcer la mente de los individuos siempre ha parecido un chiste pésimo, pero que algunos se toman con una irracional vehemencia provocando no sólo la quema de algunos libros, sino la persecución, el boicot (y a veces) el asesinato de los autores de ichos libros.

Hace algunos años en Alemania se desató la polémica debido a que una editorial había decidido reimprimir Mi lucha, ese exaltado manifiesto que mezcla resentimiento, algunas ideas y brochazos autobiográficos escrito por Adolf Hitler y que se encuentra prohibido en el país desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

No obstante el libro que inspiró de manera contundente al nazismo no ese, sino una obra clásica escrita por Tácito titulada «Sobre el origen y territorio de los germanos», conocido también como Germania. Con menos de treinta páginas el libro no es un tratado político, sino étnicogeográfico escrito a finales siglo I. Cornelio Tácito (Cornelius Tacitus) (c. 55–120) aparte de su cargos políticos fue un historiador.

Los nazis encontraron en la obra un respaldo a sus motivaciones y a esa creencia de la superioridad de la raza y al parecer fragmentos del texto fueron utilizados para avalar la leyes raciales y segregacionistas de Núrenberg. Himmler estaba subyugado con el escrito y  en 1943  comisionó una patrulla especial las SS para que se trasladaran hasta Italia y obtuvieran el más antiguo manuscrito que se conserva del libro de Tácito, el Codex Aesinas.

Jacinto Antón en un reportaje sobre el libro escribe: “Era, claro, la que hacían los nazis de la Germania una lectura sesgada. El historiador romano no se refería en su librito a los supuestos antepasados ejemplares de los alemanes modernos. El concepto germanos no aludía a un pueblo homogéneo, indígena y puro, susceptible de continuidad étnica, sino a una amalgama de tribus de identidad y destino incierto pululando en las nieblas del pasado. Había además observaciones poco agradables de Tácito sobre los germanos y su patria. Esas simplemente eran ignoradas. Por ejemplo, considera Tácito que como sitio para vivir, Germania es un asco; señala que los germanos practican los sacrificios humanos (esto a los nazis, curiosamente, les molestaba mucho, aunque ellos se entregaran con fruición al Holocausto); que cuando no guerrean pasan la mayor parte del tiempo sin ocuparse de nada, entregados al sueño y la comida; que crecen desnudos y sucios, que beben y riñen entre ellos continuamente. Llega a decir de una de sus tribus, los catos, que "para lo que son los germanos tienen mucha capacidad de raciocinio". Nada de esto impidió que el pobre Tácito, el gran Tácito, pasara a formar parte del discurso autolegitimador de los nazis”.

Este ejemplo permite puntualizar que los libros no son peligrosos más bien la lectura, casi siempre sesgada, que la gente realiza de esos libros y esa manía de llevarlos a la realidad como hizo el pobre Don Quijote con libros de caballería, es lo que desencadenan los malentendidos. Otros ejemplos más recientes podrían encontrarse en los libros de  Herbert Marcuse, los cuales siempre han sido señalados como la base de las revueltas estudiantiles del mayo 68 y ahora, a la vuelta de la esquina, el librito, que tiene más de panfleto político que de obra ideológica profunda, de apenas 32 páginas titulado Indignez vous! (¡Indignaos!), escrito por un viejito de 93 años llamado Stéphane Hessel, que ha desencadenado la movilización de miles jóvenes tanto en Europa como en Estados Unidos. Belén Altuna escribe: “¿Cómo dar forma a la frustración, contra qué, contra quién indignarse, cómo ir a la raíz de las injusticias sociales? El discurso ideológico de la izquierda está más desnortado que nunca y muchos ciudadanos no saben qué hacer con su indignación. Es comprensible por ello que encuentren un modelo y una figura de autoridad en Hessel; de hecho, la fuerza y el empuje de su texto provienen en gran medida de la biografía de su autor. De origen judío, participante activo de la Resistencia francesa, es torturado y enviado a Buchenwald, de donde consigue salvarse por los pelos. De Gaulle le envía después a la ONU, donde forma parte del grupo de elaboración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Desarrolla a continuación la carrera diplomática, colaborando entre otras batallas en la descolonización, etcétera”.

La peligrosidad que tienen algunos libros se la otorgan al final cierto tipo de lectores que asumen con una ceguera proverbial que la literatura de alguna manera arregla los entuertos de la realidad circundante no es casual que Alberto Manguel los haya categorizado como los lectores autoritarios, los cuales tratan de escamotear que la gente aprenda a leer, los lectores fanáticos que deciden por la fuerza que se debe leer, los lectores estoicos que no ven en la lectura un placer, sino una trascripción fidedigna de los hechos, prescindiendo de los vuelos de la imaginación y están esos lectores que reinterpretan a conveniencias algunos libros para favorecer sus causas y justificar sus posiciones autocráticas.

La arbitrariedad de algunos lectores puede ocasionar a veces muchos malentendidos con respecto a determinados libros. En mi caso tengo el Índice de Libros Prohibidos como un amuleto, como un recordatorio de que vivimos en un mundo prejuicioso que busca prohibir para que la oscuridad reine y luego iluminar el camino quemando libros. Los prejuicios son un engranaje que no se detiene a pesar de los avances. Ayer era menester prohibir libros, hoy quizá sea el Internet, las redes sociales, etc. La peligrosidad está allí y no en los libros.

1+1=2
3+2=5

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
6 + 10 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.