Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

blog de Carlos Yusti

 

 

Pasión por Pitol

Carlos YUSTI

“Otra regla, la definitiva: jamás confundir redacción con escritura.

La redacción no tiende a intensificar la vida; la escritura tiene como finalidad esa tarea”.

Sergio Pitol

 

Tengo varias ediciones de “Pasión por la trama” de Sergio Pitol que condensa algunos ensayos referidos a libros y escritores con esa coherencia aleatoria, que atiende más a su gusto de lector que a un enfoque planificado y profesoral. Esto es uno de los atractivos del libro. Otro es la limpieza/agudeza de su estilo el cual escudriña a los libros o a determinados autores por esa florida periferia entre el cuento y la investigación amorosa.

 

 

Juego y aguafiestas

 

Carlos Yusti

 

 

 

 En días pasado se inauguró en una escuela de mi comunidad una ludoteca. Mi esposa,  la socióloga Ana María Marín, y yo estuvimos bastante cerca de todo las fases superadas para darle viabilidad y junto a los directivos de la escuela, sus maestros y algunos representantes sorteamos un sin fin de trabas y cotidianos obstáculos. Por supuesto jamás nos rendimos ante la burocracia ministerial y mucho menos a esa enorme anomia del gobierno de turno que todo lo impregna como una peste.

Como es lógico un proyecto de semejante envergadura necesita un buen apoyo y en tal sentido la Asociación Civil TEPUI (https://tepui.ch/#about), radicada en Suiza, pero cuya presidenta ejecutiva Yelitza Bättig Louzé es venezolana (y en la que algunos de sus hermanos fueron estudiantes en la escuela), fue el soporte necesario para darle concreción a La ludoteca. Fue todo una series de reuniones y talleres que involucró, desde el primer momento, a los directivos, maestros, alumnos y representantes de la institución.

Keyla Holmquist o la vida desde la poesía visual

 

 

“La poesía visual no es ni dibujo ni pintura, es un servicio a la comunidad. El que se agote dependerá del talento de la gente que la hace. Aquí no hay un código, estás al descubierto”.

Joan Brossa

 

“Hay que hacer algo nuevo para ver algo nuevo”.

Lichtenberg

 

Lo medita uno (con el silencio en los bolsillos) al patear alguna calle de la ciudad: “que me canso de ser hombre/ sucede que entro en las sastrerías/ y en los cines/marchito, impenetrable, como un/cisne de fieltro/navegando en una agua de origen y/ ceniza.” Así como el poeta chileno Pablo Neruda se fastidia de ser hombre uno se aburre un poco de esa poesía de metáfora y renglón vertical, se decepciona un tanto de esa poesía de a cucharadas en versolibre y comadreo de la cotidianidad cabalgando el símil.

 

Las vanguardias literarias del siglo XX (el futurismo, el dadaísmo, el surrealismo, etc.) realizaron experimentos visuales y grafológicos con el poema como intentando sacarlo de su extenuación estilística. El invento no era nuevo, no obstante si era pintoresco y contenía entre las uñas ese impulso irreverente, esa búsqueda de la sorpresa y lo creativo al utilizar las palabras como signos plásticos, al ensayar con distintas tipografías para llegar al hueso de lo lúdico. Un experimento que intentaba fusionar lo visual y lo espiritual (e incluso lo sonoro) a una poética a medio camino entre el arte pictórico y la escritura.

 

 

Roger Herrera, un escritor fuera de las etiquetas

 

Carlos YUSTI

 

  

Roger Foto  Yuri Valecillo

 

Algunos artistas se desentienden de los linderos de cada género y se filtran con naturalidad de la escritura a la escena teatral o a los restringidos espacios del lienzo. En lo referido a la literatura también van a sus aires y lo mismo escriben poemas, ensayos y obras de teatro. Son contados los artistas que semejan esos hombres-orquesta que en las esquinas del mundo, brindan al transeúnte, su performance del arte como una totalidad efímera y sin tiempo.

 

 

 

Carlos YUSTI

 

“La censura perdona a los cuervos y se ensaña con las palomas.”

Juvenal

 

La censura en nuestros días no ha desaparecido del todo y ha sutilizado sus mecanismos para seguir silenciando lo inconveniente, lo que puede ser desfavorable a la administración ejecutiva del poder, sea político, religioso o burocrático. Tiene nuevos métodos y se traspapela con nuevos nombres como corrección política, derechos de las minorías, etc. En algunos ocasiones se ampara en la ley para crear gráciles dispositivos legales y todos felices.

  

 

 

 

Libros-objetos y revistas ensambladas

Nuevas formas para la edición autónoma

 

Carlos Yusti

 

Por experiencia he aprendido que publicar es tan complicado como escribir. No obstante después que se ha escrito tanto para la gaveta llega un momento en el cual hay como una urgente necesidad de editar, de publicar lo que se ha escrito sorteando todos los inconvenientes posibles.

Aunque publicar y escribir son actividades separadas la gente tiende a fusionarlas y cree que escribir y publicar son sinónimos, pero todo esto está alejado de nuestra realidad siempre surrealista y aguafiestas, que echa por tierra todas nuestras nubes e ilusiones.

 

En los puntos críticos que atraviesan todas las sociedades el ingenio en ocasiones se activan para el mal y otras para el arte. Dos alternativas para editar son los libros-objetos y las revistas ensambladas.

 

El libro-objeto se podría definir como una pieza artística y en cuya elaboración se combina el arte, la literatura, el juego y la experimentación. Utiliza a veces el formato del libro común de lectura y otras crea soportes inusuales en la que se encuentra página sueltas, unidas, cosidas o que se despliegan. Cualquier soporte es adecuado para el libro-objeto (una caja, un sobre, una bolsa, un envase reciclado, etc.). Con el libro-objeto el artista, el escritor, el poeta no sólo escribe el texto, sino que crea el libro a partir de un diseño previo. Como es lógico tiene ciertas características:

 

 

Poemas Grafológicos

 

Carlos YUSTI

UNO

 

 

DOS

 

 

TRES

 

 

CUATRO

 

 

CINCO

 

 

 

SEIS

 

 

BESTIARIO PORTÁTIL DE LA IMAGINACIÓN

Carlos YUSTI

 

El estudio de los animales desde una perspectiva moral y ética tiene en Aristóteles al primer zoólogo y por esa razón María del Pilar Hernández Mercedes escribe: “La utilización de datos zoológicos con finalidad ética viene de muy antiguo. Ya Aristóteles, en su Historia de los Animales introduce este componente (Aristóteles, Histoire des animaux, Libro IX, VII ). Desde la perspectiva que contempla la relación animal-pecado, (…), un primer hito lo constituye Filón de Alejandría, exégeta cristiano del siglo II a quien debemos una primera lectura simbólica de las escrituras, en su obra De Plantatione, donde ya se configura la relación entre animales y pecados, (…)”. Esta acotación es necesaria para llegar al bestiario medieval.

Maneras y contramaneras de la poesía

(a propósito del libroEx sesos y asa res, borrones para versos no tan perversosde Erro)

 

Carlos Yusti

 

“Hay dos tipos de escritores: los que lo son y los que no lo son. En los primeros el fondo y la forma van juntos como el alma y el cuerpo; en los segundos el fondo y la forma van juntos como el cuerpo y el vestido”.

Karl Kraus

En un oportunidad Paul Valery quedó sorprendido al leer en una revista un poema de Stéphane Mallarmé. El poema no era otro que “Un golpe de dados jamás abolirá el azar” («Un coup de dés jamais n’abolira le hasard»), publicado con gran sentido experimental y creativo en 1897 en la revista Cosmopolis (la edición definitiva se imprimirá en el año 1914 en Editions de la Nouvelle Revue Française). Valery escribe: «Mallarmé me dejó ver por fin cómo había colocado las palabras en la página. Me parecía tener frente a mí la forma y el modelo de un pensamiento puesto por primera vez en un espacio circunscrito. Era el propio espacio el que hablaba, soñaba, daba vida a las formas temporales (…)Expectativa, perplejidad, concentración eran todas cosas visibles… Con mis propios ojos he podido ver los silencios que las formas asumían, instantes imperceptibles se hicieron claramente visibles: fracciones de un segundo durante el cual la idea viene y se va, átomos de tiempo que funcionan como gérmenes de infinitas consecuencias.» Para un lector actual de poesía esa distribución del poema en la página puede resultar común, pero en ese momento el poema distribuido en la página, con sus grandes espacios en blancos, adquirió nuevos significados estéticos y sintácticos. El poema dejó de ser una conjunción de versos y metáforas en columnas para devenir en una pulsación visual, desechó la camisa de fuerza de la columna para desparramase por la página en blanco como una desgarradura sonora y gráfica.

 

 

Foto fija de grupo literario con revista

 

“No se sorprendan de mi silencio: el motivo principal es que nunca encuentro nada interesante que contarles. Viviendo en uno de estos países nunca hay nada que contar. Desiertos poblados de estúpidos negros, sin caminos, sin correos, sin viajeros: ¿qué queréis que les escriba?...”

(Arthur Rimbaud, Cartas Abisinias,Harar, 25 de febrero de 1890)

 

Carlos YUSTI

 

 

 

 

 

Carlos Yusti

 

El lenguaje es una entidad que se transforma cada día, a pesar del denodado esfuerzo realizado por los académicos de la lengua para tranquilizarlo, alexotanilizarlo y ahormarlo en esos poco prácticos mamotretos, que llaman con suntuosidad, Diccionario de la Real Academia. Lo indiscutible es que el lenguaje parece más una putona primaveral, arisca y callejera, que una señora recatada, hogareña y sumisa. El idioma en la calle se revitaliza, se rejuvenece. Vibra al ritmo de la jerga tórrida, del habla pisoteada desde la humorada y la ignorancia, del castellano empujado hacia un sentido práctico donde el léxico, entre la sátira y la creación permanente, deja el docto rigor y va así ensanchando más y más las márgenes del castellano.

En una novela de Perec, “La vida instrucciones de uso”, hay un personaje cuyo trabajo consiste en eliminar de los diccionarios palabras que han caído en desuso. La vida de este personaje se consume en el traslado de palabras muertas al cementerio del olvido en una selección trágica-cómica. Por eso cada cual habla como puede, tratando de salir del cementerio en la que a veces se convierten algunas las palabras. Cada cual inventa sus modismos, su glosario personalísimo tratando de sentirse vivo a través del comercio del habla, del trapicheo de las palabras hasta llegar a colectivizar una jerga, lírica e insumisa, a la que le tiene sin cuidado las normas y las reglas académicas de la lengua.

El Realismo Limpio de César Rengifo

 

Carlos Yusti

Para César Rengifo la realidad del barrio no olía a detritus, ni a basural degollado por perros callejeros. Tampoco tenía ese vaho de prostitutas acicalándose para la faena cuando la luna va mordiendo los linderos del cerro. Mucho menos era ese bufido de escaleras pringosas, con agua de cloaca, por donde bajaban esos espectros de la noche con ojeras patibularias para jugar ruleta rusa con la vida. Veía la realidad como una especie de pobreza desolada, con perros tensados en el hueso del hambre, de paisajes áridos con árboles secos (o sin hojas) quebrados en la pesadumbre, de hombres y mujeres agujereados por el drama y la tristeza. Había como mucha soledad metafórica, como mucha desolación lírica.

 

 

Carlos Yusti

 

El texto más chirriante de fracaso que he leído es una carta de Simón Bolívar. Mirar a los ojos del fracaso es una experiencia que puede enfrentar a cualquiera al espejo negro de esa condición de precipicio que viaja por la venas como hojas de afeitar.

Simón Bolívar parece nunca pasar de moda. Un conjunto de películas, con sus aciertos y desniveles, lo convierte en un héroe hollywoodense. Amén que durante siglos su nombre le ha servido a cualquier politicastro para darse cierto aire de fashionable profundidad. Su publicitada Carta de Jamaica es pasto de todos lo análisis posible. No obstante la carta que en lo personal me resulta excepcional es la que le dirige el 9 de noviembre de 1830 al general Juan José Flores, jefe del Ecuador, un estado desprendido ya de la Gran colombia. Es una carta sombría y con una carga suprema de negatividad  y vencimiento que la hace tan emo y de una actualidad pasmosa.

De niño jamás idealicé a Bolívar. Ni siquiera lo coloqué en un altar a pesar que mamá tenía su efigie de un coloridokitsch (enmarcada con dos vidrios) junto a sus santos predilectos en un retablo de fe con mucho sincretismo, que exhibía (en figuras de yeso pintado y retratos) lo mejor de nuestro santoral criollo desde la Virgen María, pasando por José Gregorio, san Onofre y María Lionza.

 

 

Un escritor tapa amarilla

Carlos Yusti

Como viajero frecuente del transporte público escuché a dos damas conversar. Una le decía a la otra: “Te acuerdas de Manuel, con el que salía; bueno en la cama resultó todo un tapa amarilla”.

Hubo un tiempo, lejano, muy lejano, en la que los anaqueles se vieron invadidos por unos productos de limpieza (cloro, desinfectantes, etc.) carentes de marca y cuyo único distintivo era una tapa de color amarillo. Eran más económico y su calidad era un tanto desigual. Se hizo común utilizar lo de la tapa amarilla como signo de calidad dudosa, o sin ningún rasgo sobresaliente.

De pronto recordé a Rafael Bolívar Coronado (1884-1924) ¿Hay un escritor más estrambótico, atronado y alucinante que el autor de la letra del Alma llanera?. Si tienen interés en conocer los entretelones de un escritor que rompe los esquemas, de un polígrafo inverosímil deben leer el libro de Rafael Ramón Castellanos, Un hombre con más seiscientos nombres(Rafael Bolívar Coronado) o el libro El hombre que nació para el ruido. Biografía de Rafael Bolívar Coronado, de Oldman Botello.

Sus pecados como escritor fueron muchos, pero el peor quizá sea la letra del Alma llanera. Escribió con un buen número de seudónimos (más de 600 si se consideran los datos investigados por Castellanos), sin mencionar que usurpó la identidad de otros escritores para estamparlo a sus libros, cuentos y artículos.

 

 

En la escenografía de las ciudades

Carlos Yusti

 

 

La ciudades son las escenografías ideales para esos fotógrafos que se pierden en la estética de lo cotidiano, que buscan en la calle ese grito silencioso de la vida que se echa andar en el día a día. La ciudad como un gran tinglado teatral en la cual se escenifica a diario un drama, una comedia, un amorío de enredos, un sueño tejidos de mucho hilos y que escribe cartas, telegramas y mensajes en sus paredes. La ciudad con sus calles y sus personajes de siempre ( El vendedor callejero, el borrachín, la señora de las loterías, etc.) formando ese cuadro de costumbre, esa imagen que para muchos pasa como un celaje, mientras cada cual se pierde en el vibrato de hiperactividad que a fin de cuenta son las ciudades.

Yuri Valecillo es un fotógrafo que recorre la calle intentando ver la poesía, a pesar de la aceleración de la ciudad, en su conjunto y con este grupo de fotografías trata de capturar ese sentido plástico que exhiben las ciudades, como si de ropa tendida al sol se tratara. Yuri busca con estas fotos de puertas, ventanas y grafitis subrayar una particular poética.

El ciudadano de a pie, y que por la misma agitación de la ciudad se vuelve ciego y sordo, pasa en ocasiones sin la capacidad para captar la música, la escritura y el arte de la ciudad. Estas fotos van a la pesquisa de esa belleza inusual que puede tener un grafiti, una puerta o una ventana carcomida por el tiempo.