Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.
Invitado


MALEABILIDAD DE LOS LÍMITES

Javier Aguirre Ortiz


La impresión que me ha producido conocer en persona y obra a Felipe Flekcha Christensen Arteaga es la de alguien que se enfrentó con éxito a los límites, que en su arte, en su mente y en su vida los hizo maleables, supo enfrentarse a ellos como superman al acero, o tal vez deberíamos decir inframan, porque la superación de los límites está más acá, no más allá, y acaso sólo el encogimiento, un recogimiento de duende, puede sustentar un mundo nuevo intocado por la gran apisonadora que está siempre al acecho.

Este santiaguino, a contracorriente, ha encontrado en Temuko el centro del mundo. La razón de que Flekcha Christensen haya elegido el Wallmapu como su lugar de residencia permanente, creemos adivinar, tiene que ver con los márgenes, con la aún posible idea de la frontera, del territorio al límite, y vamos dándonos cuenta de que la palabra límite tiene para este autor una importancia fundamental. No es cualquier cosa tener alas. Este hombre enciende de alas una bicicleta para convertirla en un grifo libertador, para decirnos que todos podemos incendiarnos y escapar del laberinto, pero su propuesta no es papel mojado, él la encarna y la defiende pluma por pluma.

    

Venid a ver, venid a ver, venid a ver el rostro de la muerte, nos repite Christensen, abran, multipliquen sus ojos, su paraíso está enfermo, nada es lo que parece, lo decrépito habita lo hermoso, que está podrido, debajo del mercado está el infierno, el televisor es un ojo de buey que nos engulle, salgan a la intemperie de la agonía, mira mis sueños esqueléticos, desollados, desnutrido paraíso invertido, invertebrado, todo es una chapuza por la que avanzar, trasladando escombros para un nuevo camino, vertiendo los destrozos para pisar en firme, con las candelas, aquí, con las estrellas, duerme.



 

Flekcha alcanzó el corazón de su arte -que es arte mayor- bajando las escaleras, conviviendo con las raíces. Y sobre todo, en guardia con los misterios fundamentales, encontrando (como dice Christopher Doyle, otro gran descentralizado) las mejores respuestas a las mejores preguntas, desde una óptica deformante (y quien vea su obra apreciará la importancia del término). Ya Valle-Inclán dijo en su día que "El sentido trágico de la vida (...) sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada." Por eso Christensen Arteaga viene a ser una especie de demiurgo amasando de nuevo el barro pensativo, avisando, cuidándose de no adormirse y de avisar, de despertar a los cavernícolas del Mall. Su desorden propone un orden nuevo.

Buena ocasión tenemos en el bar La Vida para ver una exposición de la obra de este visionario, que es capaz de dialogar de tú a tú (sin hacer ruido) con el propio Van Gogh. Su pelea no ha sido la competencia por los mejores lugares donde exponer, sino la búsqueda de más visiones, el trabajo callado del pintor. Algo que el tiempo acabará por reconocerle.

 

Escáner Cultural nº: 
154
Sin duda el fin del mundo tiene alterada la percepción del reseñista. Es evidente su instinto de supervivencia, derrochando amor hacia toda la obra humana, toda; basta notar su adjetivación más que entusiasta. Pero el mundo no se acaba aún, señores, tengamos sentido común.
(Bar "La Vida" de Temuco)
Maleabilidad de la percepción o del verbo?
Claro que el entusiasmo es desmesurado en sí, lo que no significa que tenga razón ni que deje de tenerla.
me parece increíble que este planeta sea redondo y pequeño, que habitemos en escenarios que están siempre en constante movimiento, tengo la fortuna de ser una de esas viajeras que ha encontrado al arte en su recorrido y agradecería que los reportajes no tradujeran el lenguaje de los creadores ,sino mas bien fueran vivos retratos de su modo de comunicar y transmitir su impulso vital de creación y resistencia

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
1 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.