Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.
Not Hamlet

 

Texto para una Musa traviesa
 
Hoy, 
tengo la sospecha de haber amanecido en Estambul...

Por JJ Díaz Infante
México DF aparentemente
Nov 2012

jdiazinfante@altamiracave.com
 
Llevo ya un gran rato tratando de escribir, no se puede, no sale, es más, creo que han pasado varios días, igual no, ha sido larguísimo ese tiempo que no importa el que sea pero es lento y, me ha pasado una singularidad (quizá debo de aclarar que mi relación con mi musa es una singularidad), veo borroso, y algo está pasando en mi texto. Creo que sólo han pasado 20 minutos, bueno creo que pasó ayer.
 
Había planeado escribir un texto sobre una musa traviesa, pero el texto no se está quieto, es un texto resbaloso, más bien como que le urge escaparse de los renglones. Traté de escribirlo sobre un papel en blanco y las vocales se dejaban caer sobre la alfombra. Fue un regadero.  Úes por todos lados escurridas en los sillones, se encajaron en el asiento como herraduras de suerte y las que cayeron hasta el suelo formaban mínimos arcos de croquet cuando trataban de caminar donde en mi mente me imaginaba que sólo faltaba que rodaran unas os.
 
Y sin querer, por descuido, con angustia y distracción, ya eran dos textos separados por un abismo, que hacían un escándalo con mucho eco entre el suelo, el sillón y la hoja tratándose de hablar unas letras con las otras. Súbete u, vete u, eteu, e u, u, u, u, u, decían unas pes.  ¡Cállense que son las 3 de la mañana en Estambul y los turcos están dormidos!
 
Traté de  componerlo, tomando un café, dos aspirinas y haciendo una llamada por teléfono. Estaba fingiendo indiferencia. Todas aquellas palabras se detuvieron un momento a observarme, a ver si de veras me iba. Estaban todas paradas en la orilla del papel y viendo hacia arriba desde la alfombra. Furiosas de mi indiferencia ( así son las emes cuando las dejas solas, son letras de alto mantenimiento y celosas como ellas solas, por eso se usan poco).
 
Yo fingía que no las estaba viendo, que ese texto ya no me importaba. Estaba actuando el ordenar una pizza (no se deben de intercambiar textos por calorías, no es sano), viendo hacia la ventana, pero en realidad trataba de ver el reflejo y vigilar ese caos antes de que fuera demasiado tarde.
 
Me sentí perverso y culpable, eso no se le hace a las palabras. Volteé un poco y me percaté, aun sin lentes que las letras se habían cambiado de lugar, había cambiado todo, las traviesas se habían arreglado hasta arriba de la página y decía "nadie es perfecto, no te hagas huey".
 
Tuve que voltear completamente, ya ponerme los lentes, hubo un chiflón que entró por una ventana abierta y sentí como salieron fantasmas de la pared, eran teclas de máquina de escribir, de esas que vivían atoradas, que ahora muertas, divagaban y protegían de manera invisible todas esas letras que se arrastraban por el suelo.  Gran dispositivo táctico en protección de las vocales caídas, para que yo no las pisara, los fantasmas de teclas las recogían , les hacían casita y las subían nuevamente al papel.
 
Yo estaba de regreso, la indiferencia era imposible, no se puede ser indiferente a la magia, no hay opción, había que vivir atrapado en ese papel en blanco donde ya todas las palabras habían saltado y regresado, bendita semántica imposible, decía el viento que pasaba y que acompañaba unos paracaídas llenos de paréntesis y tildes del otro equipo. Si, hoy la travesura eran todos contra todos. De dónde salía tanta palabra, que ni siquiera había yo pensado. Un desorden, sin gramática, como la verdadera realidad y el mundo. Uno no puede esperar a que se ordene la realidad, es demasiado pobre su resultado. La vida es un desorden. –“Hoy nadie se duerme” dice el soldado en la trinchera del tercer párrafo -.
 
Hoy tampoco dormirán los dos tinteros de mi escritorio porque será una noche de palabras, ellos guardan silencio para no interrumpirlas, "chimichanga" es una escandalosa de acento norteño, alta y de piernas largas que se soba un poco sobre "triciclo", una palabra con ruedas y rechinos rojos. No son pareja pero afortunadamente ellas no lo saben.
 
Unas diéresis ninja han secuestrado una "A" mayúscula y han movido todos los acentos de lugar.  Así los detectives no podrán encontrarlas. La realidad es ilegible y sospecho que siempre somos víctimas de ninjas que desordenan todo y detectives que leen y descubren todo lo equivocado, dentro y fuera de los textos, con lupa y catana.
 
"El viaje, el texto, es lo importante" es lo último que pude distinguir en este papel blanco que rodaba por la inercia de tantas cosas que se escribían sobre él, no era el viento, era la palabra, pero sobre todo una en especial, que se me había olvidado que la había escrito y que le daba más velocidad al asunto, la palabra "motor" que la había yo tachado y ella decidió escapar del tachón . Puta madre, qué noche, qué aventura, si hubiera escrito “llantas” jamás hubiera alcanzado a leer nada.
 
Una tilde con aliento alcohólico chocó con la palabra "rivera" y se ahogó, eso ha causado disturbios en toda la página.
 
No mamen, esto es demasiado, junto a mi, le hablé a la musa, no me esperes, duérmete le dije, yo lucharé con las palabras y te protegeré. Duérmete con una goma que he visto algunos lápices salir y no sé a donde van.
 
En mi texto escaramoucheyolandavelastanquedeamores se movía como si fuera un ciempiés digital acabando y comiéndose a Tetris. Góndolapasivadesnudaenlacama corría junto con muchosárbolescaíanensubocallenademi a esconderse detrás de almohadarosadeososdepeluches. Jamesbondysuasientoexpulsordesuastonmartin derrapaba en la esquina inferior tratando de atrapar a una frase que decía " estos caballeros son malos y hay que aprehenderlos" pero en inglés "this gentlemen are bad and they need to be aprehended", sin embargo el tiempo que los observé solamente se disparaban puntos de íes el uno al otro. Había otros puntos no disparados, puntos suspensivos que sospechosamente guardaban silencio, se movían cautelosamente como si estuvieran en un lugar de poca gravedad. Son esos los silenciosos los que más me preocupan, el arquitectohizosutorreynodejaba a nadieentrar  y bonitabluejugabaconmigo estaban chupando cerveza por la parte que decía "este es un gran bar de Boston"
 
...

 

Escáner Cultural nº: 
153

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
9 + 6 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.