Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido
Así en la Tierra...

 

 


LA INTELIGENCIA Y LOS GUIONISTAS DE LA REALIDAD:

EL DEVENIR ARTIFICIOSO DEL MUNDO

 

A la memoria de Philip Agee

Por: Diego Cerda Seguel. Chile.

Diciembre, 2007.
 

 

 


RESUMEN:

 

El presente ensayo plantea la peor hipótesis sobre la construcción del devenir histórico de las sociedades. Desarrollaremos un análisis pesimista de la relación entre inteligencia operativa y la torsión de las percepciones de la gente respecto de la realidad. No se trata solo de repetir los argumentos respecto de la centralidad de los medios de comunicación en la deformación de las percepciones de la realidad de parte de sus comunicadores, efectivamente los medios masivos de comunicación en manos de un grupo de interés a escala global es parte de esta construcción artificiosa de la realidad. En este sentido, la escala y la permanencia por decenios de la actividad de deformación de las percepciones de la realidad, nos colocan hoy ante un escenario de confusión arraigada que es casi imposible de resolver. Este escrito es un aporte en la formación de un debate áspero y necesario, muchos lectores lo encontrarán descabellado, pero eso es precisamente de lo que se trata la construcción artificiosa del mundo.

Desde ya soy consciente de que este ensayo forma parte de esta construcción artificiosa, en los laberintos del: “sabía Ud. que?”, “es mentira”, “son teorías de complot”, “son paranoias comunistas”, etc., y luego del: “pero si se sabía”, “era un secreto a voces”, “la CIA miente siempre”, “había que ser idiota para no darse cuenta”, “todos sabíamos que era un hombre de los americanos”, “los gringos financiaban eso”, etc. El análisis que planteo no tiene localización fija, es necesariamente global, siendo lo relevante la mecánica (cuántica) de los guiones geoestratégicos desarrollados por los redactores y ejecutivos creativos hegemónicos.

 

 

Palabras Clave:

Historia – Filosofía Política – Sociología Política – Intervención – Inteligencia Operativa – Acción Encubierta – Manipulación de la Información – Lógica Abyecta – Teoría de la Dominación – Guerra Psicológica


 

1.- INTRODUCCION

 

 

Inside-job (trabajo interno), coloque esta frase en el buscador Google, no olvide el guión intermedio y de inmediato entenderá el ascendiente que tiene la teoría de que el 11-9-2001 fue un plan orquestado por algún grupo de poder dentro de las estructuras del gobierno de EEUU. Esta espantosa teoría de complot tiene como pilar principal el precario informe de la comisión investigadora creada para clarificar lo sucedido. Este hecho plantea un suelo para el análisis que se desarrollará a continuación. Para quién escribe, este hecho no es lo relevante por su contenido (la destrucción de miles de vidas, pérdida del estado de derecho, una mafia descabellada invadiendo países, etc.), sino por la forma de construcción de la Historia, y no nos referimos a un modus operandi estándar que hayamos descubierto, nada de eso, planteo un mucho más sutil encadenamiento de razones y sinrazones que son parte de la construcción artificiosa del mundo.

 

Para que el lector comprenda mejor este escrito desde un comienzo debe entenderse la centralidad de una lógica abyecta que es la única que puede servirnos para hilar este ensayo, por ello debemos tener en cuenta al menos dos autores centrales para no sentirnos extraviados del todo, Lewis Carroll y Jorge Luis Borges. No pretendo hacer excurso de ellos, solo espero que el lector los conozca y recuerde la experiencia intensa que implica su lectura, ese desorden de las nomenclaturas y los sentidos que logran construir sentido en nuestro cerebro e imaginación, a pesar que fuera del texto y de la experiencia de lectura, los contenidos planteados por esas ficciones sean impracticables, y la sola posibilidad de pensar esas ficciones como realidad, resulta en un rompecabezas que difícilmente podemos componer. Sin embargo, la lógica abyecta de Borges y Carroll, nos ha preparado para entender el mundo de hoy como una construcción artificiosa, pero real y operativa.

 

Al referir la lógica abyecta no pretendemos un calificativo negativo de la lógica, sino un entendimiento en el cual la lógica es torcida por los eventos, por las versiones de ellos, por la intencionalidad de los grupos de interés, por las acciones encubiertas, y por los procesos y accidentes que liberan información que permite rearmar y clarificar los puzzles de la Historia. La lógica abyecta podría entenderse como lógica flexible, sino fuese por que la flexibilidad a la que refiere implica violencia y planteamientos ofensivos respectos de los hechos y tendencias históricas que han sido ficcionadas. Hay aun mucha información crucial de la que no disponemos, allí debemos rellenar con conjetura y proveer sentido incorporando los trazos oscuros utilizando esta lógica flexible.

 

Esta lógica no pretende reemplazar los tejidos de la Historia ya compuesta, más bien busca comprender otro tipo de tejido histórico derivado de la vivencia cotidiana de lo actual.
 

 

La existencia de esta nueva era de la globalización, en la que el mundo ha quedado conectado bajo los parámetros de la inmediatez, la instantaneidad y la ubicuidad, ha creado las condiciones para una nueva forma de vivencialidad del espacio y el tiempo como aquí y ahora permanente, esta afirmación no es una metáfora de esta inmediatez, sino que constituye un fundamento operativo de la globalización1. Esta condición se describe como la absorción del tiempo por parte del espacio, en la cual todos los tiempos tienen el potencial de existir en cada momento, siendo citas posibles sacadas tanto del pasado, del presente, como del futuro, dentro de un espacio estratégico denominado plano estratégico global o, simplemente el diagrama.

 

La citación de un evento pasado lo actualiza y lo convierte en potencia del presente, es decir, llanamente en función del presente y de aquella voluntad que lo cita como vector de sus intereses y objetivos. La globalización como imperativo estratégico no se permite un solo espacio sin intención, que no sea el definido por los accidentes.

 

Sobre el gran diagrama global de intenciones, intereses, objetivos, competencias y confrontaciones, dibujados como estrategias generalizadas, todo tiempo pasado tiene el valor de su uso, que se ha definido como el derecho a la re-interpretación de los hechos, que no es sino la actualización del evento para fines de una voluntad.

 

No hablamos ya de la Historia como el lugar donde holgar de la comprensión de los momentos definitorios de la humanidad, para yacer extático en sus fascinantes coágulos de tiempo. No. Hablamos de la historia como momento comprensivo, siempre actual y siempre crucial que se necesita para resolver hoy cuestiones específicas, en cualquiera de los ámbitos de las estrategias basadas en el conocimiento. Es decir: la construcción artificiosa del mundo que se plantea es parte de ésta lógica comprensiva y apropiante, no sólo desde el punto de vista aclaratorio de cada actualidad a partir de la Historia y de las historias (voluntad de verdad2), sino también –y especialmente para lo que aquí tratamos– como voluntad de confusión para la actualidad: como voluntad de usar los tiempos posibles (pasado presente y futuro) para fines en la actualidad estratégica, allí donde la verdad es secundaria y el fin estratégico lo es todo.

 

Por ello se trata de una confusión irrelevante, en el sentido que no complica la ocurrencia de la actualidad ni su operación, puesto que la actualidad misma está construida de esta confusión, a medias autoconsciente, a medias auto santificada como la Realidad Real, para el contexto existencial del plano estratégico global, con todos sus agentes, sujetos, instituciones y masas sociales.

 

Efectivamente afirmamos que se trata de la Realidad Real, donde las coordenadas estratégicas globales tienen sentido, pero en este mismo sentido se encuentra restringida a esta actualidad estratégica. Dentro del aquí y ahora permanente, son los diagramas estratégicos los que devienen y no el tiempo, es decir, es la configuración de competencias, confrontaciones y accidentes la que dibuja el espacio estratégico de la actualidad y define los elementos utilitarios de la Historia y de las historias que puedan servir a los fines de cada voluntad estratégica.

 

Con base en este entendimiento se patenta con más claridad la construcción artificiosa del mundo. Las coordenadas del mundo no son las que se erigen en base a la verdad-histórica, sino la que establece la actualidad en un campo de competencias bajo los parámetros del tiempo real.

 

En este contexto intemporal, el futuro también es y puede ser una citación del presente, no solo porque hayamos superado la ciencia ficción, y sea cada vez más difícil concebir algún futurismo no pensado y propuesto ya. Si no porque la capacidad diagramática de los actores estratégicos genera programaciones que dibujan el mañana, y con ello lo hacen existir como presente –aunque programado; es decir, como virtualidad diagramática.

 

Es en el nivel diagramático donde que se manifiesta el poder estratégico de los actores; no solo se programan cosas, productos, edificaciones, innovaciones, experimentos, megaproyectos, etc. también es posible programar el curso de la historia, o más precisamente de las historias que determinan la cotidianidad y el destino de las personas.

 


 

 

 

2.- DE BERNAYS A CHOMSKY

El director de documentales Adam Curtis, de la BBC, tiene el muy especial mérito de haber convertido la filosofía política en alternativa de entretención televisiva. Con su documental “The Power of Nightmares” en tres capítulos logró impactar al público británico a fines de 2004 – y retransmitida en febrero de 2005, a tal nivel que sería invitado de manera especial a proyectarlo en Cannes con premio ad-hoc.

 

Su propuesta es simple pero laberíntica. Argumentada con gran audacia cinematográfica y maestría metafórica, refuerza con entretenimiento visual altamente informativo, y lenguaje directo, lo que de otro modo sería mayormente cátedra. Este documental apareció en medio del ruido en torno de la película documental de Michael Moore Fahrenheit 9/11. Aunque supera la calidad del film de Moore, se encuentra en el mismo curso de colisión con las versiones que representan la administración Bush y el sistema de seguridad global auspiciado entre otros por la AIPAC (America’s Pro Israel Lobby).

 

Tal como se señala en un ensayo anterior3, en el proceso de transformaciones de la inteligencia en EEUU desde 2001, aparecía el profesor de la Universidad de Chicago, Leo Strauss, como el mentor filosófico político de la administración de los neoconservadores. Adam Curtis toma estos antecedentes y los anima con una historia de cómo los neoconservadores practican una política de miedo y aterrorizamiento de su población a partir de la manipulación mediática de los mensajes, y a partir de una visión paranoica y espejeante de la realidad. Y cómo, en esta creación artificiosa del miedo han desarrollado un camino histórico común con los propios fundamentalistas musulmanes. Pero este camino común tiene en el caso de los islamistas un precursor similar a Leo Strauss, se trata de Sayyid Qutb, quién llegó de manera paralela a las mismas conclusiones que Strauss hacia 1950, tras haber realizado estudios en Estados Unidos. Qutb creó una organización secreta de islamistas que se oponían a la inserción de los valores liberales norteamericanos a las sociedades islámicas, para ello se utilizaría el terror contra las instalaciones del gobierno laico buscando paralizarlo con la expectativa que las masas se levantarían en apoyo a una revolución islámica. Pero su organización fue descubierta y Qutd fue condenado a la horca. Sin embargo Qutb ya había sembrado la semilla del fundamentalismo islámico, basado en una idea de odio al liberalismo especialmente encarnado por Estados Unidos.

 

Curtis desarrolla la trama de 50 años de la idea neoconservadora, la idea de que el liberalismo es un enemigo disolvente de las sociedades, y que debe ser combatido por el recurso a crear ficciones capaces de mantener a la masa unida en torno de un objetivo común, un objetivo que unifique un espíritu común frente a un enemigo común. Sin ese miedo las sociedades liberales tienden a disolver sus valores tradicionales y esa es la peor amenaza para los neoconservadores y también para los islamistas.

Durante la Guerra Fría la sociedad norteamericana había sido adoctrinada a temer al enemigo comunista, y para ello se crearon técnicas de guerra psicológica que permitieran mantener a la población en un estado de paranoia continua. Sin embargo, una vez desaparecida la amenaza soviética, la guerra psicológica necesitaba otro enemigo que llegará a llenar el vacío existencial de los neoconservadores. Y ese enemigo ya había sido engendrado partir de los ideales de Sayyid Qutb. El terrorismo se convertiría en el mensaje clave en esta nueva guerra psicológica.

 

Invito al lector a darse un tiempo para ver este documental de Adam Curtis, allí los argumentos señalados son graficados con gran maestría a través de la revisión de impactantes imágenes de archivo y reveladores testimonios de los actores mismos, tanto neoconservadores como islamistas.

 

Pero el documental de Curtis que más nos interesa es otro, The History of the Self, de 2002, en cuatro capítulos. Esta extraordinaria obra nos cuenta la historia de cómo a partir de las ideas de Sigmund Freud sobre el inconsciente, su sobrino Edward Bernays, agente corporativo, creó las Relaciones Públicas como especialidad y cuasi ciencia, dando inicio con ello a la construcción artificiosa del mundo.

 

Bernays puso en práctica desde el mundo corporativo un sistema de conocimientos y técnicas que le permitían la manipulación de las percepciones y deseos a escala masiva, en las sociedades industriales hacia 1920. Mediante un giro programado transformó la democracia de masas estadounidense, pasando de estar integradas por ciudadanos orientados políticamente, a estar integradas por consumidores, orientados económicamente (mass consumer democracy).

 

En el desarrollo de las relaciones públicas la familia Freud tendrá un lugar destacado por ayudar a consolidar una visión psicológica social hegemónica durante el siglo XX, que tendrá un rol definitorio en el desarrollo de la publicidad corporativa, los medios de comunicación y de grandes marcas hasta el día de hoy. Pero que, además, definirá los estándares de la guerra psicológica. “Esta serie (de documentales) se trata de cómo aquellos en el poder han usado las teorías de Freud para tratar de controlar a las peligrosas muchedumbres en las democracias de masas”.

 

Bernays, sobrino de Freud fue quién presentó a las corporaciones y el gobierno cómo era posible manipular a las masas usando el vínculo entre los productos de la era industrial con los deseos íntimos de los sujetos, incluso les enseñó cómo era posible crear esos deseos a partir de productos innecesarios y del vínculo entre esos productos y esos deseos inconscientes.

 

El inconsciente freudiano se transformó así en un componente de primera importancia desde el punto de vista de la Teoría de la Dominación, pues no sólo es posible manipular el consumo a partir de los deseos inconscientes. El inconsciente era de hecho políticamente peligroso, puesto que los estallidos de violencia social que podían destruir un gobierno, un Estado e incluso la sociedad misma, se encontraban alojados en los deseos íntimos que todos llevamos ocultos. Siendo el deber de aquellos que gobiernan el controlar estos deseos ocultos y cursarlos hacia manifestaciones controladas, en este caso hacia el consumo.

 

El objeto político de la manipulación de las masas era convertir a los sujetos en ‘máquinas felices’, incapaces de cuestionar el orden político, puesto que se encontrarían concentrados en sus propios deseos personales, los que estaban orientados hacia objetos de deseos, es decir, hacia productos. A partir de esta concepción de la dominación, en la cual tanto las corporaciones como el gobierno de Estados Unidos podían confiar y obtener utilidades, comienza a forjarse la identidad entre las ideas de libertad y ‘the american way of life’, es decir, estas ideas lograron consolidar la propia concepción de la identidad nacional norteamericana como una sociedad compuesta de consumidores felices que hacían las veces de motor de la prosperidad económica.

 

La ingeniería del consenso (engineering of consent) propuesta por Bernays se transformaría en el lema de la democracia, en el método para controlar los deseos irracionales de las multitudes, sin embargo, tanto la caída de los valores en 1929, y la crisis social derivada, así como la elevación –consecuente– del III Reich, demostrarían que el poder irracional de los sujetos y de la sociedad que componen estaba lejos de ser controlado por medio de esta ingeniería.

 

Joseph Goebbels, líder de la propaganda nazi, se reconocía como un lector atento de Bernays, aunque la visión política difería de la de aquel. El objeto de Goebbels era controlar los deseos irracionales de la masa y concentrarlos hacia el alineamiento con el líder, quién, en definitiva encarnaba el poder violento de la masa y era capaz de transformarlo en energía política para el movimiento.

 

A partir de la Segunda Guerra Mundial las ideas de manipulación psicológica de las masas derivarían en un nuevo canon: la Guerra Psicológica. En realidad existe un continuum entre la psicología social orientada a la dominación a partir del consumo, y lo que conoceríamos como guerra psicológica (psywar), Veamos como lo concebía el presidente Dwight Eisenhower hacia 1952:

 

“Nuestro objetivo en la guerra fría no es conquistar o someter por la fuerza un territorio. Nuestro objetivo es más sutil, más penetrante, más completo. Estamos intentando, por medios pacíficos, que el mundo crea la verdad. La verdad es que los americanos queremos un mundo en paz, un mundo en el que todas las personas tengan oportunidad del máximo desarrollo individual. A los medios que vamos a emplear para extender esta verdad se les suele llamar “guerra psicológica”. No se asusten del término porque sea una palabra con cinco sílabas. La “guerra psicológica” es la lucha por ganar las mentes y voluntades de los hombres”4



Las técnicas de control psicológico de los deseos y temores inconscientes serán entonces entendidas como ‘armas psicológicas5. Durante la guerra fría la guerra psicológica se usará para potenciar los temores al comunismo en los países sujetos a intervención a partir del uso de la mentira táctica, la propaganda negra. La creación de propaganda negra de cuño científico, implicará el inicio del manejo de las percepciones de las masas y los sujetos a partir de la ficción táctica de los equipos de operaciones psicológicas que realizaban la psywar en distintos puntos del planeta.

 

Una vez más invitamos al lector a que vea este documental de Curtis, en él encontrará aun mayores detalles con imágenes de época y testimonios de los psiquiátricos protagonistas del siglo XX. De momento espero que la figura de Bernays haya sido entendida en su centralidad para la sociedad contemporánea, especialmente considerando que vivió 103 años. Finalmente baste decir que el Golpe de Estado de 1954 contra Jacobo Arbenz, presidente electo de Guatemala, fue orquestado por un grupo de operaciones psicológicas dirigido por el propio Bernays6.

 

Si Edward Bernays ha sido el padre de la psywar y de la ingeniería del consenso, que creó las condiciones para la construcción artificiosa del mundo a escala industrial desde el poder corporativo y gubernamental, Noam Chomsky ha sido el principal opositor a esta forma de construir la realidad. Y no es casualidad que Chomsky sea considerado el lingüista más importante del siglo XX y el más importante hoy vivo. Precisamente puesto que una vez que hemos entendido que existe la construcción artificiosa del mundo, sabemos que la única forma de oponerse a este movimiento hegemónico ha sido la propia semántica; es decir, la propia claridad política e histórica para deconstruir tanto la programación mental organizada por la ingeniería del consenso, como la organización de un sentido histórico que trata de deconstruir la propia Historia, destruyendo o minando los argumentos tácticos de la psywar y de la propaganda negra que han pasado a constituir ‘hechos históricos’. Deconstruyendo a partir de una voluntad de verdad que ha contado con la colaboración de gran cantidad de intelectuales en los últimos 50 años.

 

Más importante aún ha sido el poder de Chomsky y otros para convencer a los propios burócratas y agentes involucrados en la operaciones psicológicas (psywar y la propaganda negra), para filtrar información clave que ha permitido desdibujar el manto artificioso de la realidad.

 

Sin embargo, tanto el poder corporativo, como de los gobiernos, y su compromiso con la construcción artificiosa del mundo, tiene la cualidad de estar esparcido a escala global, en esta condición las claridades de Chomsky pueden ser absorbidas por la ficción y quedar limitadas a un pequeño circuito de lectores.

 

En lo personal considero a Chomsky el principal sociólogo político vivo, sin embargo nunca se le ha considerado tal, no ha recibido ningún doctorado en esta especialidad, etc. Dentro de la construcción artificiosa del mundo la Ciencia, los límites de las especialidades, la hegemonía de las voces autorizadas participan de la ingeniería del consenso. Por ello no debe extrañarnos que Chomsky esté ausente en las bibliotecas de ciencias políticas y militares, historia y sociología.

 

Paradójicamente, como trataré de establecer, la lectura de Chomsky en obras como La quinta libertad, La segunda guerra fría, o Los guardianes de la libertad, al presentar la ficción al descubierto con hechos asombrosos, grotescos y a menudo aterrorizantes, parece que, en vez de limitar el poder de construcción artificiosa del mundo, en realidad aumenta el poder artificioso de los agentes en el poder gubernamental y corporativo. Aquí es necesario volver a Borges y Carroll.

 

 

 

 

 

 

3.- LA VERDAD COMO COMPLEMENTO ARTIFICIOSO DE LA REALIDAD

 

Volvamos a la actualidad, recordemos la definición del espacio tiempo que he planteado para comprender la era globalizada, como un aquí y ahora permanente. Donde pasado y futuro son actualizados y por tanto revivenciados a partir de una voluntad de citación que tiene intereses en esa cita.

 

La condición de construcción artificiosa de la realidad tiene una dimensión espacial que se identifica con la globalización, es decir, todo el planeta, más las esferas satelitales y las trayectorias de las naves espaciales, esa es la escala en la que hoy existe esta ingeniería del consenso y señala la amplitud de las operaciones psicológicas.

 

También hay que diferenciar dos grados en que esta ingeniería del consenso funciona, a saber: la ficción publicitaria (donde somos todos rubios de ojos claros), debe ser entendida como ficción blanda, y, la ficción estratégica (donde los comunistas devoran lactantes), debe ser entendida como ficción dura. Sin embargo, en los últimos 50 años todos hemos recibido indiferenciadas cantidades de ambos grados de ficción. Y a partir de esta experiencia social y personal, todos hemos generado una visión de mundo dentro de la cual la ficción está profundamente integrada.

 

La posibilidad de desprogramar nuestras mentes está en el objetivo de varios medios de información de carácter crítico, pero la vivenciación del espacio tiempo como aquí y ahora permanente, que es reforzada por los usos de internet y por su omnipresencia, nos colocan en una situación distinta; ser desprogramado implica aceptar las verdades puestas al descubierto por Chomsky y otros, pero precisamente esto, que podría resultar fácil y directo en realidad nos coloca en la condición de aceptar la ficción como realidad, incluso conociendo su base de construcción publicitaria o propagandística.

 

La ficción se hace real no sólo porque hayamos vivenciado esa ficción como realidad, sino porque esa ficción ha operado como realidad en el mundo. Esta condición humana, en la que debemos aceptar operar en base a la mentira rampante, aun siendo conscientes de ello, nos convierte –en los términos de Chomsky– en sociedades y personas cínicas7. Sabemos que es mentira pero no podemos operar de otra manera, la mentira así se transforma si no en verdad, al menos en realidad palpable.

 

En estas condiciones, enterarse de verdades reveladas por filtraciones o por liberación de papeles clasificados, implica aceptar que esas verdades no son tan reales y operativas como la ficción que las encubre o encubría. Nos vemos así obligados al cinismo, un cinismo operativo que denominamos normalidad. La gente es consciente de que es manipulada, de que no puede creer en las versiones oficiales, ni en las informaciones de la prensa, ni en los mensajes corporativos, etc. Este es el suelo de una sociedad cínica, pero que opera.

 

Borges y Carroll nos permiten darle un contexto que supera el cinismo, lo jocoso. En el humor, en la burla, en la broma, existe una posibilidad vivencial que nos permite aceptar una cotidianeidad irresoluble, donde verdad y ficción pueden ser sintetizados por un lugar de nuestra mente que está dispuesta a sortear la gravedad de los hechos y sus contradicciones, a darle valor positivo en la sonrisa y la risa. Se realiza así la contemporización fenomenológica en el humor.

 

La verdad no solo se restringe a la definición nietzscheana por su valor extra moral, además la verdad se transforma en un artilugio del discurso, y en cualquier caso en un componente no central del devenir. Al llegar al punto de mencionar el humor borgiano, como constitución de normalidad, podemos decir que entramos a un fin del camino. Ficción y realidad se identifican, como verdad y discurso se identifican. Arribamos así a la cuestión central de la actualidad, el devenir constante del mundo construye una normalidad que no puede ser alterada sino por la potencia de un accidente general, tal como plantea Paul Virilio siguiendo a Teilhard de Chardin8. Por tanto, esta normalidad no tiene un valor fijo, sino un valor en términos perceptivos. Es la percepción de normalidad lo que se puede construir artificiosamente como realidad cotidiana.

 

4.- EL ESTADO, LA INTELIGENCIA Y LA VOLUNTAD DE FICCION

 

Creadas las técnicas estándar para realizar la persuasión sobre las masas y los individuos los estados nación, especialmente aquellos que han sido objeto de los ataques de parte de Estados Unidos mediante operaciones psicológicas, han aprendido de la eficacia de estos métodos en carne propia, de hecho no muchos gobiernos han sobrevivido a dichas operaciones.

 

Conociendo la eficacia de estos métodos los estados han tomado este aprendizaje como parte del instrumental útil para gobernar. La forma previa al desarrollo científico de la persuasión, ha sido la doctrina de los secretos de Estado, los arcana imperii, es decir las decisiones tomadas por los gobernantes para ocultar ciertos hechos tanto a su población como a enemigos extraterritoriales9.

 

Dentro de esta doctrina del secreto de Estado se ha encontrado siempre la ocultación de las debilidades de Estado y del gobierno, la realización de acciones encubiertas con fines tácticos o estratégicos, la cautela de valores (tesoros, conocimientos), y todo lo que podamos agregar. Mi visión es que la doctrina de los secretos de estado es una doctrina reactiva, es decir, existe para proteger y defender al Estado o al gobierno frente a las amenazas que puedan venir tanto desde dentro como desde fuera del territorio. Muy por el contrario la doctrina de las operaciones psicológicas responde a un modelo proactivo de realizar la política de intereses de una nación como Estados Unidos.

 

Dentro de esta lógica entre lo reactivo y lo proactivo ha sido un gesto típico de los estados desconocer la existencia de las operaciones psicológicas sobre su territorio, incluso cuando ha sido evidente su despliegue de parte de la potencia. Entender esta actitud es de gran importancia, el Estado puede estar enterado de que es objeto de una operación psicológica pero prefiere bajar el perfil al hecho, prefiere hacerse el desentendido, y precisamente este ensayo ha presentado el principal argumento de por qué un Estado puede desentenderse de las operaciones psicológicas que la potencia realiza sobre sus ciudadanos e incluso sobre sus élites. La respuesta es que el Estado y aquellos en el gobierno asumen el valor de la normalidad como superior, y prefieren que esas operaciones se desplieguen a lo contrario, que significaría aceptar las reglas del juego y contraatacar con las acciones que sean necesarias. Los estados y sus agentes prefieren aceptar la normalidad de la construcción artificiosa del mundo a jugársela por la verdad, que cómo hemos visto tiene más un valor discursivo que un valor como eje del devenir de sus sociedades.

 

Los estados y sus agentes han preferido ser objeto de ataques psicológicos a confrontar dichos ataques, es decir asumen las operaciones psicológicas como el mal menor. El nivel de desconocimiento y de silenciamiento que los gobiernos desarrollan para convertir en secreto de estado ya no sus valores sensibles y debilidades y fortalezas estratégicas sino los propios ataques de los que son objeto nos colocan en un lugar donde el cinismo alcanza a los agentes estatales.

 

Desde hace 10 años reconozco el valor de las acciones encubiertas, como modelo efectivo de desplegar estrategia, desde esos años he considerado a la acción encubierta el verdadero eje de las actividades de inteligencia, sin embargo, verbi gracia del cinismo, de toda la producción teórica sobre temas de inteligencia este modus operandi ha sido sistemáticamente desperfilado, relegado a un lugar secundario, o sino simplemente inexistente. Lo cual considero lesivo a la comprensión que la comunidad de inteligencia tiene y debiera tener de las estrategias en el mundo.

 

Los profesionales de inteligencia deben ser conscientes de que sin acción encubierta no hay poder proactivo para la los roles estratégicos que los gobiernos delegan en ellos. Y que esta enseñanza no debe ser tomada desde una óptica minimalista, para infiltrar a grupos delictivos, para encontrar un kilo de marihuana, o para hostigar a una comunidad local, etc. No, el verdadero uso de la acción encubierta es de carácter estratégico, no limitado a lo policial. Pero mientras el cinismo no sea autoconsciente de la importancia de plantear estos temas en su dimensión real, especialmente a partir del marco teórico que presentamos aquí, la Inteligencia de los estados permanecerá siendo una actividad reactiva sin poder ni voluntad para comprometerse con los objetivos estratégicos del Estado, sea quién sea el contendor de esa estrategia.

 

La Inteligencia interna, la infiltración dentro de la propia sociedad tan solo demuestra el nivel de cobardía del Estados y sus agentes para afrontar los desafíos estratégicos que implica la globalización.

 

Los invito entonces a hablar de la acción encubierta, a perfilar su verdadera importancia, a historiar los logros reales que ha alcanzado (muchas veces tristes, muchas veces escabrosos). Y Para ello es imprescindible Chomsky, el sociólogo político que más ha hurgado en las estructuras de funcionamiento de la inteligencia norteamericana y en las operaciones basadas en el ocultamiento de medios e intenciones.

 

Los agentes de inteligencia deben entender el poder de los guiones estratégicos generados a partir de la manipulación de las percepciones, deben entender que en el mundo actual ya no es culposo participar de la construcción ficciosa de la realidad, puesto que, como he establecido, la ficción supera a la verdad, en un mundo de inmanencia total, dónde sólo existe un aquí y ahora permanente y donde la verdad es discurso y la ficción realidad.

 

5.- LA GRAVEDAD COMO TORSION DE LA REALIDAD

 

En mis investigaciones de filosofía política, recientemente he llegado a considerar a la gravedad a partir de una heurística del poder. He llamado agentes a los sujetos con capacidad para torcer la realidad, para ejercer poder a partir de un diferencial de recursos que no acabamos de conocer10.

 

Por torcer la realidad podemos entender la capacidad de los agentes para realizar cambios sobre la estructura de la realidad, alterar la normalidad tanto para bien, como para mal. El agente es el ser humano individual, por ello este personaje corporiza una voluntad de poder frente a la cual la normalidad, lo real, son parte de su arsenal para realizar sus intereses. La palabra diferencial es central, indica que este agente puede surgir de cualquier parte. El cuerpo humano, el ser singular, implica el despliegue de una psicología dentro de la cual se genera una voluntad estratégica, la que, desde luego no es solamente pensamiento racional y cálculo, sino también aloja un campo emocional que implica normalmente un juicio emocional del mundo, un juicio filiar. Desde luego que hay agentes cuyo principal característica es su capacidad racional, pero incluso en estos, la visión racional y calculadora del mundo deriva de una opción psicológica, de una estructura de pensamiento.

 

Los agentes despliegan su voluntad, y en la medida que alcanzan el éxito son capaces de torcer las estructuras contractuales, legales y consuetudinarias que rigen la realidad en determinado momento. Esta capacidad para pasar por alto reglamentos, soberanías y leyes la denomino poder gravitacional. El agente tiene la capacidad de torcer la realidad, tal como la gravedad es capaz de torcer la luz en sus tránsitos siderales, el agente gravitacional altera la normalidad estructurada de su momento y es capaz incluso de sobreponer su propio sistema de valores y reglas sobre su objeto estratégico. En un espacio tiempo definido como pura inmanencia11, la capacidad de torcer las reglas equivale a la torsión de la realidad misma, a la alteración del diagrama estratégico de la globalización.

 

Los agentes constituyen una figura de la libertad, puesto que están dispuestos a torcer la realidad y a ampliar los horizontes estratégicos generales del mundo. En principio el agente es consciente de que la realidad está para ser cursada hacia sus objetivos estratégicos, de tal manera que la historia de la construcción artificiosa del mundo que he relatado se acopla a la forma de comprender la acción del agente.

 

En el artículo citado Dinámicas estratégicas..., he desarrollado una visión en la que el agente –mente y cuerpo– es el eje estratégico del mundo globalizado, superando a las instituciones, las que son observadas desde una óptica de difuminación de las voluntades individuales a partir de la ficción corporativa. Esta óptica incluye al Estado nación, como institución que cada vez es menos la corporación de un espíritu y voluntad nacional para derivar en una institución al servicio de grupos de agentes asociados por diversos intereses, principalmente económicos. Esta afirmación es siempre reforzada por una cita ya clásica de Manuel Castells: los estamentos del Estado “..cuanto más triunfan en la escena planetaria en estrecha colaboración con los agentes de la globalización, menos representan a sus grupos nacionales.”12 La persecución del éxito para los agentes estatales está mucho más en sintonía con el plano diagramático inter-agencial de la globalización. Es decir, el éxito se mide hacia afuera, y en su persecución estos agentes son capaces de vulnerar o directamente, destruir los valores de sus grupos nacionales.

 

El poder agencial tiene la cualidad gravitacional, y ello es central para entender su rol en la construcción de un devenir artificioso para nuestras sociedades. Los agentes del Estado, así como los agentes corporativos son parte de un reticulado agencial global, en el que se incluyen la totalidad de los agentes diferenciales, tal como ha sido diagramado al final de mi ensayo ya citado Un vector en tres pasos.
 
 

 

6.- CONCLUSIONES

 

En el presente ensayo se ha planteado la existencia de una realidad que ha sido definitoriamente construida a partir de la ficción publicitaria y propagandística. Como se habrá notado no he detallado ninguno de los hechos de ficción que han construido artificiosamente el mundo que vivimos. Pero he citado algunos de los textos dónde es más patente esta forma artificial de construir la realidad, principalmente los mencionados textos de Chomsky (textos escritos principalmente entre las décadas del 60, 70 y 80), y los documentales de Curtis. Existen muchas otras fuentes producidas por investigadores relevantes que nos amplían el espectro de esta condición humana. Especialmente cabe mencionar la obra de Vance Packard, Las formas ocultas de la propaganda (1957), que presenta con claridad la historia de los desarrollos de la publicidad y la propaganda desde el punto de vista del engaño, el título original en inglés es The hidden persuaders, traducible como los que persuaden desde lo oculto.

 

La aparición de internet ha creado las condiciones para ampliar el acceso a informaciones ocultadas durante muchos años13, mediante los blogs se ha masificado el acceso de las personas para publicar sus noticias, y ello ha significado la ampliación de los contenidos disponibles de una manera no mediada por ningún criterio o censura editorial, ello ha potenciado las capacidades de información y conocimiento para las personas que buscan, pero también a potenciado el poder de ficción de la publicación de mentiras tácticas.

 

Es precisamente internet el medio que nos ha permitido tomar conciencia de la escala y el alcance de la construcción artificiosa del mundo, más aun en la inmensa base de datos que posee internet, todos podemos descubrir las tramas alternativas que existen para interpretar un mismo fenómeno. Las distintas versiones, más verdaderas o más falsas, más acomodadas a la visión de mundo del lector o más descabelladas desde el punto de vista del lector.

 

Finalmente es el lector-buscador-agente quién determina qué versión le acomoda más a sus intereses, qué interpretación de los fenómenos y tendencias es más útil para reforzar las alternativas estratégicas que su voluntad persigue.

 

Si la forma de aceptar el mundo como lugar de ficción ha de ser el humor borgiano, y la lógica abyecta es la lógica flexible dónde todo cabe, hemos llegado a plantear que la historia se construye a partir de una voluntad de lectura y de una voluntad de ficcionar la realidad a partir del compromiso con los objetivos estratégicos de cada agente. Por esto la realidad que construimos en cada momento está sujeta a ser torcida por el poder gravitatorio de la voluntad de buscar esos objetivos.

 

Este ensayo ha buscado componer un marco teórico para que la fabricación de la realidad, a partir de las alternativas de operaciones psicológicas sea entendida ya no como un momento vergonzoso o cínico de la estrategia, sino como aquellas herramientas estratégicas a las cuales ya no se le puede dar la espalda. Una visión ética para la construcción artificiosa del mundo se restringe a la visión de Nietzsche sobre la verdad y la mentira en el sentido extramoral, es decir: sólo puede encontrar un valor moralmente positivo no dentro de las alternativas discursivas, sino en la capacidad de consolidar la visión de la realidad que se propone, construyendo sentido para la sociedad, construyendo la realidad a partir de una voluntad gravitacional.

 

 

LINK RECOMENDADO: http://utangente.free.fr/index2.html

 

1 Cerda Seguel, Diego, “Apreciación Geopolítica de la Región Sudamericana”. Investigación ANEPE 2006-2007. En: Biblioteca ANEPE.

2 Nietzsche, F. Sobre Verdad y Mentira en el Sentido Extramoral. http://www.nietzscheana.com.ar/sobre_verdad_y_mentita_en_sentido_extramoral.htm

3 Cerda Seguel, Diego, Transformaciones Estratégicas de la Inteligencia en Estados Unidos. En: AAInteligencia.cl, marzo de 2005.

4 Citado en: Saunders, Frances Stonor, La CIA y la guerra fría cultural. Editorial Debate. España, 2001. Pág. 212. Es importante considerar el nombre original de esta obra: Who pays the piper?, traducido como ¿Quién pagaba al gaitero?

5 Watson, Peter. Guerra, persona y destrucción: usos militares de la psiquiatría y la psicología. Editorial Nueva Imagen. México, 1982. .

6 Curtis, Adam. The Century of the Self. Capítulo 2. BBC. 2002.

7 Entrevista con Francine Stocks. BBC4, diciembre 2002.

8 Virilio, Paul. Cibercultura, una política suicida. Ediciones Dolmen 1997.

9 Cerda Seguel, Diego. Un Vector en tres pasos. Filosofía Política, Política Estratégica e Inteligencia. Revista ITS. Santiago de Chile. 2003. http://www.aainteligencia.cl/its.pdf

10 Cerda Seguel, Diego. Dinámicas estratégicas de los actores internacionales. Ponencia en REDES 2003. Stgo. de Chile.
http://www.ndu.edu/chds/redes2003/Academic-Papers/5.Strategic-Studies/4.Information-Strategic-Political-Planning/2.%20Cerda-final.doc

11 Cerda Seguel, Diego. Investigación ANEPE, op. cit.

12 Castells, Manuel. La Era de la Información. Tomo II. Alianza. Barcelona. 2000. Pág. 337.

13 Cerda Seguel, Diego. Un vector en tres pasos... Op. cit.


Datos Biográficos del Autor: El autor es sociólogo, escritor y consultor chileno. 

 

 
Texto publicado originalmente en: AAinteligencia.cl en Diciembre de 2007 http://www.aainteligencia.cl/2007/Dic2007_1_DiegoCerda.html 
 
 
 
 
 
 
Escáner Cultural nº: 
102

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.



"010" Video instalación de Bernardo Piñero (IQLab, Argentina).

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.