Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido
Evolución de la Belleza

Retrato de una Presidenta

Arte, género y política en la obra de Andrés Ovalle

 

Por: Ximena Jordán. Email: ximejordan@gmail.com

Cuando me enteré de la exposición Retrato de una Presidenta del artista porteño Andrés Ovalle, me la describieron como una serie de retratos en acrílico sobre lienzo acerca de la primera presidenta de Chile, Michelle Bachelet. Esta descripción no me atrajo de forma particular. Los primeros mandatarios han sido retratados oficialmente por centurias y me fue inevitable caer mentalmente en un lugar común con respecto a esta muestra pictórica. Pensé me encontraría con algo ya conocido por mí, al menos en forma parcial. Afortunadamente, mi curiosidad fue más fuerte y prontamente fui a visitar la exposición de esta serie de pinturas que se realizó el año 2010, con motivo del Foro Internacional de las Culturas. A los breves momentos de haber llegado a la muestra, me percaté sin esfuerzo alguna que una cosa fue escuchar hablar de estas serie de retratos presidenciales de Andrés Ovalle... y otra diametralmente distinta, fue admirarlos en vivo y en directo.Michelle con banda presidencial. Andrés Ovalle. Retrato de una Presidenta 2006-2010

      Desde la primera vista, Retrato de una Presidenta fue una selección pictórica que me sorprendió. Compuesta por quince obras de acrílico sobre lienzo en formato grande (como promedio de medida de las obras podríamos establecer 1.5 mts. por 1.5 mts. en cada una de ellas) antes de observarla en su completitud y de entenderla en su complejidad, la sola experiencia estética ofrecida por estas obras es cautivante. Recuerdo perfectamente el momento en que ingresé a la sala de exposición y empecé a observar las primeras obras. Casi no lo podía creer. Semejante vivacidad, colorido y desvergonzada creatividad constituían un resultado insólito en una serie de obras que perseguían mostrar a través de los ojos de un artista, una propuesta estética para nuestro primer gobierno de supremacía femenina. Consiste en una propuesta de arte visual que se aleja ostenciblemente del conceptualismo y se acerca a la sensibilidad postmoderna, término acotado por el teórico español Simon Marchan Fiz en su libro Del Arte Objetual al Arte de Concepto (1994). De acuerdo con este tipo de sensibilidad presente en ciertas producciones artísticas posteriores a la década del '80, las obras que componen la serie Retrato de una Presidenta se dan a conocer al espectador significativamente mejor a través de los sentidos del espectador que por medio de la explicación de su contenido conceptual, indicado por lo general en los textos asociados a la misma (como este).

    Michel Bachelet fue la primera mujer elegida presidente en un país sudamericano. Sin perjuicio de la trascendencia de este cargo, Andrés Ovalle no pinta a la primera presidenta en su calidad de presidenta, sino que pinta a Bachelet "como la mira Ovalle". Lo más interesante al estar frente a las obras, es distinguir cuáles miradas de Ovalle convergen con las nuestras y cuáles rasgos estéticos, tanto reales como imaginarios, se presentan en esta exposición como evidentemente “Bachelísticos”, sin que nosotros los hayamos detectado anteriormente y que sorprendemente fueron manifiestos a la mirada del artista. Asimismo, al mirar las obras resulta inevitable especular acerca del proceso de investigación conceptual y visual que tuvo que emprender el artista para poder llegar a semejante conclusión pictórica cargada de seguridad, mensaje y audacia.

 

¿Cómo se pinta a una Presidenta?

Presidenta Comiendo Cazuela. Andrés Ovalle.Para la consecución de la serie de obras Retrato de una Presidenta, Andrés Ovalle realizó un seguimiento pictórico durante los tres primeros años de mandato de Michelle Bachelet. Observó a la presidenta en su variedad de apariciones públicas y mediáticas, se documentó acerca de su pasado y su presente personal y político, la miró con ojos de niño y con ojos de adulto, con mirada políticamente crítica y humanamente comprensiva.

     El resultado: una serie de representaciones pictóricas no oficialistas que tienen como  referente primario temático-visual a un gobernante político. Es sin duda, la primera de su tipo realizado en Chile y probablemente lo sería en muchas otras naciones si en ellas se realizase una obra de este tipo. Esto, porque en los retratos pictóricos de los primeros mandatarios, realizados contemporáneamente al mandato de los mismos, ha primado históricamente la opción oficialista. Retratar artística y libremente a un líder político en el periodo mismo del ejercicio de su poder y -por si esto fuera poco - lograr hacerlo manteniéndose al margen a todas las imágenes mediáticas y a los discursos descriptivos convencionales es una empresa artística osada y con riesgo de fracasar tanto artística como mediáticamente. Por esto mismo, los artistas chilenos no habían optado por emprenderla. Hasta que Andrés Ovalle lo hizo. Y lo logró.

      En varias obras de la serie Retrato de una Presidenta vemos a Michelle Bachelet retratada en espacios privados y especialmente íntimos. Esto rememora una corriente pictórica europea de principios del siglo XX denominada Intimismo, la cual se centró en la representación de personajes en escenas de su vida cotidiana que son llevadas a cabo por los individuos en privado, tales como rutinas de tocador, ensayos de vestiduras frente al espejo, lectura en silencio, etc. La mayoría de los protagonistas de las obras de estilo intimista fueron mujeres, hecho que se refleja en el acervo pictórico de uno de los más conocidos exponentes de este estilo, el francés Pierre Bonnard (1867-1947). Considerando que la serie Retrato de una Presidenta se relaciona tan cercanamente con el post-modernismo pictórico como con el Intimismo francés, podríamos calificar al estilo de esta obra como un intimismo postmoderno, haciendo la salvedad de que esta calificación no es producto (aún) de una convención académica sino de la manifiesta relación visual de estas obras con estas dos corrientes pictóricas que la anteceden y con las cuales se conecta desde el punto de vista tanto temático como visual.

Aseo Personal. Andrés Ovalle. Retrato de una Presidenta 2006-2010

      ¿Será que las mujeres generamos en el sexo opuesto una curiosidad por lo que ocurre en nuestros espacios y momentos personales? Aquello que no exteriorizamos en nuestros instantes de mayor abatimiento, parece ser lo de mayor inquietud para el ojo pensante del pintor masculino. Tal es el caso de Andrés Ovalle con respecto a los Retratos de una Presidenta. Ovalle se pregunta sobre el lienzo acerca de qué sucede en el ser interno de la líder chilena, cómo se siente cuando nadie la ve, en qué consiste su semblante pensante y sintiente al alejarse de la veta de lo público para relegarse a ser quién ella realmente es. Indaga en la Bachelet como persona, y por ende, como mujer.

      Y es que ninguna mujer parece librarse del rol genérico determinado por el mero hecho de haber nacido mujer. Pareciera que nuestro género nos otorga una doble calidad ontológica: la de ser humano y la de “ser mujer”, siendo esta última estéticamente inagotable. Será por esto que es difícil concebir una serie de obras como las que encontramos en Retrato de una Presidenta, pero teniendo como referente a un presidente hombre. Para hacernos una mejor idea de cómo esto sería, contemplemos estas obras de Andrés Ovalle e imaginemos una serie de pinturas equivalentes a las mismas en colorido, formato, tema y libertad de contenido, pero teniendo como modelos a pasados primeros mandatarios chilenos tales como Bernardo O’Higgins, Salvador Allende, Ricardo Lagos…resulta difícil de concebir la creación de ese tipo de obras ¿cierto?

 

Lo femenino, hasta el sillón presidencial

De esta manera, con la creación de la brillante seria pictórica Retrato de una Presidenta, Andrés Ovalle orienta la mirada del espectador hacia el aspecto estético de un fenómeno que aparentaba ser únicamente político y social. La elección de la primera suprema líder política chilena, es también el aparecimiento de una estética femenina en el poder supremo que hasta ese momento histórico, era desconocida en Chile. La estética de un poder maquillado, la de un poder al cual sus subordinados le observan la manera de vestirse, de caminar, de mirar y de posar. Independientemente de la crítica sexista que se podría hacer a esta reacción, es un hecho que es lo que evidentemente sucede. Es, también, un fenómeno de tipo genérico y perceptual con el cual Andrés Ovalle, entre otros asuntos, confronta visualmente al espectador de Retrato de una Presidenta.

      Interesantemente, es necesario precisar lo siguiente. Cuando viene de sus mismos adherentes, este cuestionamiento por "cómo se ve hoy la presidenta" se traduce generalmente en una mezcla de admiración y curiosidad. Podemos afirmar que dicha es la mirada de Andrés Ovalle. Sin embargo, cuando proviene de sus oponentes, las agudas observaciones hacia el look de la Presidenta de la República devienen en crítica estética objetada como argumento político. Así es como, durante el mandato de nuestra primera presidenta, escuché en repetidas ocasiones a muchos opositores de su liderazgo descalificar su gestión (con la voz y la propiedad de una analista político) utilizando frases tales como: “la presidenta es gorda”, cuando Bachelet jamás fue una mujer gorda para el promedio de las mujeres chilenas de su edad. Bachelet “no se viste bien”, cuando sus vestiduras conforman el típico atuendo de las abogados en nuestro país. Bachelet “ocupa lentes”…de este último comentario no me rebajo a hacer observación rectificadora alguna, por razones obvias. Con esta crítica observación, no estoy tomando partido de una controversia política determinada, pues eso sería parte de otro artículo. En esta oportunidad, tan solo estoy haciendo notar que, nos guste o no nos guste, el ser portadoras de una estética femenina que de alguna u otra manera nos identifica y acerca de la cual quienes nos rodean opinarán, es algo de lo que no nos libramos por el mero hecho de ser mujeres.

 

     

       Las mujeres, tenemos que vernos bien, a los ojos de quienes nos quieren y a los ojos de quienes no. Si no lo hacemos, se nos exigirá tarde o temprano, directa o indirectamente, que lo hagamos. Y como no es posible satisfacer las expectativas estéticas de todos, pues aparecerán los comentarios. Inevitablemente. Es nuestra tarea personal mantenernos inmunes a ellos, conservando una seguridad y estilo que nos satisfaga prioritariamente a nosotras. Y de paso, a quien más le guste.

 

A más presidentas, más arte presidencial

Andrés Ovalle auto-retratándose en una de sus obras.

Andrés Ovalle continúa su trabajo con el proyecto Presidentas de América el cual permitirá darle exposición internacional a nivel latinoamericano a las obras que conforman Retrato de una Presidenta y asimismo complementar este proyecto de arte con la representación visual de las mujeres presidentes que procedieron en nuestro continente al nombramiento de Michelle Bachelet, tales como Cristina Kichner en Argentina, Laura Chinchilla en Costa Rica y Dilma Rouseff en Brazil. Para apoyar esta nueva empresa artítisca de Andrés Ovalle y sobre todo para disfrutar en formato digital de esta innovadora propuesta de retrato de poder político, los invito a consultar el blog oficial de este proyecto pictórico de Andrés Ovalle: http://retratodeunapresidenta.wordpress.com/.

      Cabe mencionar que con la re-elección de Michel Bachelet como presidenta de Chile el recién pasado año 2013 y con la asunción oficial de la misma al poder el próximo 11 de Marzo del presente año 2014, tanto las obras que componen Retratos de una Presidenta como la temática genérico política que de las mismas se extrae, retoman su vigencia y se actualizan con respecto a las nuevas expectativas a lo que será la mirada de los chilenos hacia su, otra vez, Presidenta de la República.

     La constante producción artística de Andrés Ovalle se extiende en una producción mucho más amplia, que el fragmento presentado en el presente artículo.  Andrés Ovalle produce e innova de manera constante, abarcando otras vertientes técnicas y temáticas tan interesantes, originales y osadas como la serie Retrato de una Presidenta. Para quienes se interesen en investigar más de su obra, por favor ingresar en los siguientes enlaces:

 

www.pratygraupresosenlahaya.wordpress.com Producción de video arte en formato de comedia "ópera prima" que versa de un problema reciente de derecho internacional entre Chile y Perú.
 
www.thechileancrisalida.wordpress.com Obras híbridas que exploran en el carácter del movimiento social chileno del 2011 al 2012, del significado de su irrupción histórcia y de la función del arte al respecto.
 
Sin más por el momento, nos vemos en una próxima columna. Opiniones siempre son bienvenidas, en el segmento abierto para ellas a continuación. Los comentarios no aparecen siempre publicados al instante, pero sí se publican a las breves horas. Paciencia...y gracias.

 

Ximena Jordán

Master in Art Curatorship, Melbourne University

Licenciada en Estética PUC

ximejordan@gmail.com

Imágenes: facilitadas por el artista Andrés Ovalle a través del blog  http://retratodeunapresidenta.wordpress.com/                                                   

Contacto del artista: 

ANDRES OVALLE
Artista Visual
Correo electrónico: andresovalleh@gmail.com
Taller y residencia: Ciudad de Valparaíso, Chile.

Powered by Qumana

 

 

Escáner Cultural nº: 
141
El artículo me pareció muy interesante, más que nada por el tema. Nunca había escuchado sobre el artista, sin embargo, su obra es muy llamativa, el hecho de retratar a una presidenta sin la solemnidad de siempre y en escenas donde esta comiendo y recortándose las uñas, mostrándola en una actitud más cotidiana. Por otra parte estoy de acuerdo en la parte de que a la mujer siempre se le juzga con más severidad en el aspecto estético de su persona, pienso yo que es por el hecho de traer sobre nosotras la tradición de ser tratadas como objetos seductores. Ojalá en un futuro pueda ver las obras del autor para confirmar lo antes leído.
Nunca se me hubiera ocurrido plantear un escenario diferente al que todas las figuras políticas o imágenes públicas pertenecen, algo tan real y tan cotidiano como su vida diaria, al leer este artículo me di cuenta que la realidad de estas personas y en éste caso de ésta presidenta chilena nunca es expuesta, estamos tan acostumbrados a imaginarnos su vida y darnos una idea de toda su estética respecto a lo que vemos a través de medios de comunicación que se nos olvida lo más importante; su intimidad común y corriente igual a todas las personas. Me parece super interesante este punto de vista y las críticas a la sociedad de mujeres en este caso ya que las críticas sociales son más severas con éstas y ahora hablando de una presidenta crecen muchísimo. Me gustó mucho y aprendí a ver un lado diferente, encontrar otro sentido a cosas o personas que creías eran lo que los medios pintan.
Me pareció un artículo muy interesante pues me hizo pensar sobre la "carga" social que conlleva el hecho de ser mujer. Como el artista pudo representar, hay una estética relacionada con lo que se espera por pertenecer al género femenino. Desde forma de vestir y de actuar. Nada tienen que ver los retratos con el desempeño político de Michel Bachelet, sino a mí parecer la obra busca reflejar a la mujer dentro de ella. Quizá esta muestra es producto de la notoria curiosidad que aun nos da en los países americanos, de ver a una mujer al poder, al mando de todo. Muchos años nos educaron con la idea de que eso era exclusivo de los hombres. Me resulta inquietante esta nueva estética de la mujer presidenta.
En cuanto a la obra de Andres Ovalle me causa cierta intriga y aunque sea intimista deja muchas cosas y aspectos para que te cuestiones sobre mas acciones de la presidenta. El contenido del texto es un buen punto de discusión puesto que el papel de la mujer a través de los años ha sido un tema muy fuerte. A pesar de que en la actualidad los hombres y las mujeres gozamos de los mismos derechos y tenemos equidad, la cultura que aprendemos sigue siendo en comentarios en acciones machista. Es por eso que la mujer siempre ha tenido que verse presentable ante la sociedad, cuidar su imagen y tener temas interesantes.
Bueno antes que nada completamente de acuerdo con lo de la posición de la mujer ante los ojos juiciosos de una sociedad en su mayoría machista. Las observaciones sobre la forma de vestir, el tipo de cuerpo, enfermedades oculares, o cualquier otro tipo de comentario de índole físico, se me hacen sumamente irrelebantes para dar opinión sobre la eficacia de una persona en su puesto. La obra que crea este artista se me hace sumamente interesante ya que saca a la presidenta de el marco donde uno esta acostumbrado a verla y la lleva a un marco mucho mas cotidiano y que podría causar mas empatía con la ciudadanía.
El tema que se desarrolla en el articulo se me hace muy interesante. El tema me gusta, pues con el paso de los años y hasta la fecha a la mujer siempre se nos ha juzgado con mas severidad con respecto a lo estético que al hombre pienso que esto es por el como se a construido la sociedad, las tradiciones, costumbres y educación de cada lugar y por eso se nos ve hasta como objetos en todo sentido sexual de utilidad de trabajo y etc. yo no conocía al artista pero su obra se me hizo interesante el como nos muestra a una presidenta sin la solemnidad que nos demuestran siempre o que se supone deberia tener siempre. Es de acuerdo en donde nos la muestran comiendo, cortándose las uñas aunque en lo personal se me hizo de lo mas normal pues es de humanos y todos lo hacemos.
["MIRA, una mujer presidenta. ¿Qué trae puesto?, se VE algo subida de peso, blablabla..." / Pero, ¿qué más hay además de lo que a simple vista se ve?] Me parece muy acertiva la observación que haces acerca de la importancia o el peso que la sociedad le da a la imagen cuando se es muijer, o para ser más precisa: el nivel de importancia que se le da a la imagen del sexo femenino con respecto al avance histórico de la mujer al posisionarse Michel Bachelet como la primera presidenta en un país latinoamericano (mayoritaria y desafortunadamente machista). En fin, bien por el proyecto que trabaja el artista y por el artículo que puso a reflexionar a un par de amigos después de leerselos.
En primera instancia me gustaría recalcar mi simpatía por la obra de Andrés Ovalle, cuya técnica no me sorprende tanto como su capacidad de selección de los espacios y los colores utilizados en la realización de la obra. Colores llamativos, imponentes en su alta valoración y muy femeninos, pero poderosos en su estridencia, dignos del Retrato de una Presidenta. Desde espacios en los que se muestra vulnerable, denuda, pero nunca desprotegida (como en el caso del primer cuadro en el que carga con el paraguas) hasta Espacios más fríos en los que resalta su presencia, posando orgullosa con la banda presidencial. Me gustó mucho el texto, y me encanta la idea de que Ovalle este retratando a la mujer que es Bachelet, más que a esta figura pública y cargada de estereotipos con la cual la población chilena probablemente este más familiarizada. Esto, como bien se menciona en el texto, otorga una nueva estética en torno al poder. Sin embargo, no podría estar segura de que fuese una perspectiva que la mostrara débil o sometida, como lo es el papel de la mujer hasta en nuestros días (más allá de los avances en relación a la igualdad de genero) sino más bien como una mujer orgullosa. Mujer, sí, porque se la representa en las actividades más asociadas con el sexo femenino, las labores domesticas, el aseo personal. Pero a su vez orgullosa, porque a pesar de vulnerable, presente
Es atractiva la obra de Ovalle, ya que muestra la parte personal e intima de un personaje socialmente intocable como es la imagen de una presidenta(e), y que somos muchos que por morbosidad intelectual, nos cuestionamos y tratamos de deducir como se desarrollan en su vida particular. Rescatar el rol femenino de esta figura política, seguramente no fue algo sencillo de capturar y plasmar, lo cual hace de esta obra un concepto único, que refleja nuestra curiosidad humana por conocer más allá de lo que se observa de manera superficial.
Es muy interesante la visión de Ovalle, la manera en que plasma a una MUJER presidenta, porque ante todo se fija en el ser humano y no tanto en el cargo político. Es contrastante observar cómo se refleja en la obra a una mujer vulnerable y frágil, pero que en la realidad es una mujer con un poder social muy fuerte. También es curioso que sea a partir de ciertas críticas a su imagen, y seguramente a otros factores, que el artista realiza esta obra.
La obra de Ovalle llamó mucho mi atención, ya que plasma a la presidenta de Chile en situaciones cotidianas; además de que resulta atractivo el contraste de ver a una mujer frágil y vulnerable en la obra, y que en la vida cotidiana es una mujer con un poder social importante. También me agradó la creatividad que plasma en la obra, el colorido y la intención.
Mónica Zoraima Godínez Alva
Es interesante como un artista como lo es Ovalle,interprete en un dibujo la realidad de las cosas como lo es la vida cotidiana de una persona importante como en este caso lo es la presidenta,alguna vez yo tenia esa incertidumbre por saber si todo el tiempo ese tipo de personas se desenvuelven en su vida particular igual a como se muestra a la sociedad, pero me queda claro que son seres humanos y por lógica llegan a tener actividades asociados como lo que cotidianamente realizamos.
Para mi, poco conocedor de arte visual, me parece a simple vista, bueno el trabajo del artista, ya que nos muestra en lineas perfectamente definidas, pero en un estilo muy propio,el modo de visualizar al ente conceptual objeto de su trabajo. No me atrevería a adentrarme a una crítica mas profunda, por no tener los elementos del estudio ontológico por el realizado, para trasmitir el mensaje que haya querido darnos, mas en general me agradó mucho su estilo personal de plasmar el lienzo, y me agradó en cuanto a lo fáctico del tema que trata su obra.
De entrada el nombre no me llama la atención, pero ya leyendo me parece un tema muy padre el poder imaginarte a un personaje publico, que también tiene un vida propia y sobre todo plasmarlo en el oleo, elegir los colores y sobre todo la chispa que este artista le imprime, me gusto, de verdad me gusto!!
Lo que realiza Ovalle es interesante; aunque en un primer momento me intrigan más las imágenes surreales al carácter “intimista” que tiene con Bachelet en un sentido de género, ¿qué significa para Chile y para cada espectador allá el ver de esta forma a Michelle Bachelet?, cumplen ciertamente un sentido político además del estético sus obras y en este último parecen muy locas sus creaciones, botes de gas pequeñitos junto alhajeros y sombreros con árboles, ciudades, campo y mar confluyendo y todo ello con Bachelet recortando sus uñas sin mirarse al espejo, parece demente si no son tampoco tan intimas las imágenes en otro sentido, en el vivir allá y saber de ciertas reformas. Por otra parte, ahora viendo el carácter intimista está lejano de exponer a mujeres en una relación “superficial” de lo estético, aunque cuestionado por sus opositores su vestir, maquillaje, etc. Vuelve algunas pequeñas cosas, eso que precisamente te hace recordar a una persona: los anteojos, los vestidos, la nariz afilada; la estética superficial por otra parte no es propia y exigida en tanto política a un género determinado, la Democracia se ha vuelto en muchos casos la exigencia de lo frívolo.
Las pinturas me parecieron muy interesantes, sin embargo me fue imprescindible buscar más sobre el contexto social, cultural y político de ésta figura y país, ya que sin duda contienen un mensaje de ello aunado a la caracterización de una mujer en momentos íntimos y cotidianos. Resalta bastante este tipo de pintura sobre un personaje de tal índole, en este caso Ovalle rompe el esquema oficialista y pone mucho de surreal, donde deja ver aquello que caracteriza a la presidenta y a su país frente a ella. Considero que se puede observar el papel del arte en un ámbito social y político, es decir, la influencia que pueden generar dichas obras de arte en la sociedad, ya que, puede afirmar el discurso y personalidad política de esta figura, o abrir el diálogo a discusión. En el caso de la figura de la mujer y lo intimista, creo que en sí no es excluyente, en el sentido de que como seres humanos nada esta develado del todo, ni en nuestras acciones ni en nuestras ideas pronunciadas, de tal forma que incluso si fuera un hombre habría algo intimo que buscar; quizás es más el identificar a la mujer con lo sensible parte que es más difícil de develar y por ende más propio de generar cierta curiosidad y al hombre con lo racional que este último lo limitan más a ello, al discurso no sólo cómo palabras sino como logos.
En la muestra pictórica referida, se ve reflejada la audacia del artista latinoamericano, plasmando y presentándonos desde otra perspectiva el quehacer de la mujer líder,acercándola a situaciones cotidianas y efímeras. El verla en escenarios totalmente diferentes a lo esperado dentro de la rigidez del campo político, nos acerca e identifica con ella en esa cotidianidad. Sus obras presentan todo un discurso sobre Realismo Mágico, me remite a la literatura latinoamericana del siglo XX, que habla de personajes misteriosos, mágicos, identificados por simbolismos y objetos significativos que remueven nuestros sentires más que nuestros conocimientos.
Realmente quizá Ovalle quiso plasmar a la mujer que ocupa un importante cargo que a su vez no la excluía de ser una persona común, lo cual incluían los comentarios machistas a los que toda mujer esta expuesta no importando el puesto político que desempeñaba; es por eso que el nos muestra una mujer cotidiana y muy bien cuidada en los aspectos de modales y accesorios personales.
Me gusto la obra... bien señalas en donde el nombre de la muestra no invita a interesarse en el tema que en efecto hace tema en aspectos de la mujer en su vida cotidiana y personal En su intimidad... imagemes que nos sorprenden por las escenas que refieren... asi vomo ppr la intensidad de sus colores y líneas... su valor plástico es incuestionable y doblemente valorado por su contenido temático... no cae en lo caricaturezco que pareciera corre peligro... muestra aspectos simbólicos y esenciales del personaje en forma respetuosa. gracias... francisco javier gonzález garcía...
Es significativo que la mujer como figura social encause poco a poco su presencia en ámbitos laborales cuya naturaleza no estamos acostumbrados a reconocer. Históricamente la hemos visto como dice Silvio Rodríguez (cantante cubano) “Siempre a la sombre y llenando un espacio vital” la figura de Bachelet rompe esa tradición y pasa a ser motivo principal de una expresión pictórica; en este caso la de Ovalle, quien recurriendo a la técnica de acrílico, aplicación de gamas cálidas y frías, efectos de esfumado, planos fragmentados, elementos simbólicos entre otros recursos técnicos, consigue sintetizar en forma anecdótica escenas cotidianas que difícilmente veríamos en otro formato por obvias razones. Particularmente me gustó la escena en la que el personaje se dispone a tomar sus alimentos, que siguiendo el estilo un tanto mágica y onírica me recordaron a Modigliani y a Chagal. El guisado parece un molito de olla a la mexicana, …¡huy que rico!..., en Michoacán le dicen “churipo”. Hasta luego compañeros.
Para mi es un estilo de pintura original, no vemos el estereotipo que nosotros conocemos de un presidente donde encontramos lo encontramos en la oficina, sentado en su escritorio con la bandera a su lado dejando claro que es el presidente de una nación, si no que encontramos a una presidenta en su vida cotidiana si hubiera visto las imágenes primero antes de leer el articulo difícilmente habría dicho que era una presidenta y eso para mi me parece muy interesante ya que el artista muestra a la presidenta en su vida cotidiana sin olvidar su rol como presidenta. La obra me es muy creativa y original en todos los aspectos.
La obra me pareció muy interesante y original, pues el artista no muestra el estereotipo de un presidente, sentado en su escritorio dejando en claro que es una persona importante para su nación; mas bien la muestra en su vida cotidiana realizando actividades muy comunes de una persona. Si hubiera visto la imágenes antes de leer el articulo difícilmente habría pensado que era una presidenta y eso hace a la obra interesante. El artista muestra a un personaje celebre en su vida cotidiana sin olvidar su rol como presidenta y por supuesto como mujer.
Leer el titulo me hizo pensar inmediatamente en alguna pintura donde apreciaría a una mujer de atuendo formal, con una postura quizás rígida y refinada. El panorama cambio apreciando la obra pictórica, me lleva a descubrir que la realidad de un personaje del medio político es tan natural en su intimidad como cualquier otra persona.la obra que me revoca intima libertad es en la cual ella esta cortándose las uñas.
de manera personal creo que el trabajo que realiza Andrés Ovalle, sobre la primera presidenta chilena, Micell Bachelet, es en todo concepto trabajo original, ya que nos muestra a la gobernante política, fuera de lo profesional, pero en todo momento dentro de lo personal e intimo de una persona común, logrando identificarnos, con las imágenes, en una forma de expresión en lo conceptual de lo que una mujer realiza dentro de lo tradicional en la vida, sin obstaculizar lo que se puede realizar o lograr.
Andres es un artista que reta las costumbres políticas, bueno en cuanto al arte ya que hacer un retrato de la presidenta de Chile mesclando los sentimientos de ella conjunto con los lazos políticos de su pais es algo para valorar, sin embargo la mezcla que hace entre la naturaleza, lo urbano y lo rural es impresionante sobre todo las imagenes tan abstractas que hace de ella, sin embargo no pierde el consepto de la imagen de lo que es la señora presidenta, nuca deja de lado las cuestiones políticas de su país.
El papel de la mujer en el ámbito económico, cultural, político, social; es por demás mencionado por los compañeros que ya han tenido la oportunidad de revisar el presente artículo, y comparto con ellos sus afirmaciones y postulados, ante ello yo quisiera comentar aquello que me llamo la atención del presente artículo además de retomar a la mujer como ser humano y persona es ela utilización de lenguaje en el ámbito visual y/o pictórico hasta el momento desconocido para mi; conceptos, términos, relaciones con material bibliográfico que se relacionan con las pinturas del artista y que me dan pie a comenzar a investigar un poco más sobre esta manera de expresar y vivir nuestras emociones.
Las obras de "retratos de una presidenta", son bastante interesantes y más aun cuando se logra percibir un poco lo surreal en cada una de las obras, es quizá a mi parecer un denominador de imágenes, pinturas en las cuales las personas que forman parte de un circulo por así llamarle político, como es el caso de la presidenta, sin embargo también cabe señalar la temática interesante acerca de la concepción femenina en este caso, que es un tema no muy tocado en el arte.
Ovalle nos permite disfrutar y construir imágenes internas de la cotidianidad de una figura política y poderosa. Trasciende su obra al lograr ponderar la íntima femineidad con un colorido lleno de vida y alegría. Me encantó.
Ovalle llena los sentidos de color, fuerza y alegría. Genera un espacio de construcción de ideas e imágenes. Su obra permite recrear la fuerza política y poderosa de Bachelet a través de la cotidiana intimidad femenina. Disfruté enormemente la obra y particularmente PRESIDENTA SUBIENDO LAS ESCALERAS.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.