Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido

 

De las Mutaciones

VISTA AL ARCHIVO OLIVIER DEBROISE.
ENTRE LA FICCIÓN Y EL DOCUMENTO.

(Apuntes sobre un ejercicio curatorial)

Araceli Zúñiga

A partir del archivo personal de Olivier Debroise, el MUAC invitó como curadora a la artista Mónica Mayer(*) para intervenir el fondo Olivier Debroise que resguarda Arkheia. Este ejercicio curatorial intitulado Visita al archivo Olivier Debroise: entre la ficción y el documento, tiene por objeto reflexionar sobre la metodología y proceso de trabajo que Debroise llevó a cabo en las diferentes áreas que exploró como historiador, crítico, curador, novelista y director de cine.

Responsable de ampliar el debate en la historia del arte y la crítica así como de activar el circuito de arte contemporáneo en el país. Desde principio de los 90, Olivier se hizo cargo de hacer de la curaduría una reflexión y práctica política, cuando apenas aparecía la figura de “curador” en el escenario mexicano; su gran capacidad de trabajo e inagotable entusiasmo, le permitieron concebir una serie de publicaciones y exposiciones claves que marcaron la historia del arte y el mundo artístico. Con una conciencia académica, derrumbó mitos y constantemente se preocupó por crear nuevas condiciones institucionales.

Visita al archivo… está organizada a partir de cinco estudios de caso (una relectura de algunos de los temas que  estudió) a través de los cuales se explora el archivo como un espacio de reflexión, de diálogo y debate abierto a nuevas líneas de trabajo y múltiples lecturas: Abraham Ángel, Lola Álvarez Bravo, Sergei Eisenstein, María Izquierdo y Tina Modotti. 

Cabe destacar que parte del nuevo material presentado para esta muestra pasará al Fondo Olivier Debroise.

                     

El encuentro. 6 de ENERO de 2010

Hoy visité por primera vez el archivo de Oliver Debroise en Arkheia, el centro de documentación del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM.

El año pasado Pilar García me invitó a hacer una intervención/curaduría a partir de este material, pero he estado tan ocupada con los archivos de Pinto mi Raya y el de Ana Victoria Jiménez, que ni tiempo había tenido de pensar en el de Olivier. Además tenía cierta resistencia porque no es lo mismo trabajar con mi propio archivo o  el de una amiga cercana, cómplice de tantas batallas como el de Ana Victoria, que el de un crítico como Olivier, cuyo trabajo siempre respeté pero no fuimos cercanos personal o profesionalmente. Sin embargo, me interesa el reto de visibilizar un archivo y me da mucha curiosidad. 

Este ejercicio curatorial —a cargo de la artista  Mónica Mayer para el centro de documentación Arkheia— tiene por objeto reflexionar sobre la metodología y proceso de trabajo que Debroise llevó a cabo en las diferentes áreas que exploró como historiador, crítico, curador, novelista y director de cine

 No había entrado a las instalaciones del archivo de Arkheia y son geniales. Parecen bóveda de película de James Bond. Una vez adentro, sin embargo, ver los estantes altísimos con las 48 cajas del archivo de Olivier -quien murió apenas en mayo de 2008 a los 55 años de edad-  me conmovieron.  ¿Al final sólo queda el archivo? 

  Arkheia, el centro de documentación del Museo Universitario Arte Contemporáneo, concibe el proyecto de exposiciones de archivo como un laboratorio de experimentación; un espacio generador de conocimiento y de activación de la memoria.

Pilar me proporcionó gráficas que muestran el tipo de materiales del archivo (fotografías, libros, recortes de diarios y revistas, folletos, postales, etc.). Físicamente lo que más incluye es papel, pero hay muchísimo material digital que apenas está en proceso de catalogación. Otra gráfica analiza la temática de los documentos y muestra el amplio rango de los intereses de Olivier. La clasificación del archivo va avanzando a buen paso pues existe el compromiso de tenerla terminada en 4 años.

Después me quedé con Eloísa Hernández, la encargada de clasificar el archivo y basándome en la lista de lo que tienen las cajas que ya están en orden, le pedí que me bajara la 21, que incluye correspondencia y papeles de crítica. 

Está organizada a partir de cinco estudios de caso (una relectura de algunos de los temas que Olivier Debroise investigó) a través de los cuales se explora el archivo como un espacio de reflexión, de diálogo y debate abierto a nuevas líneas de trabajo y múltiples lecturas

Lo primero que me encuentro es una carpeta con recortes de artículos escritos por Olivier y publicados principalmente en La Jornada. Me sorprendió que fueran tan pocos, por lo que pregunté si no había más. Según Eloísa, en lo que lleva registrado no hay mucho más.  Supongo que Víctor y yo tendremos que revisar lo que existe en el archivo de Pinto mi Raya para recuperar lo escrito por o sobre Debroise. A lo largo de los 20 años que llevamos reuniendo todo lo que se publica sobre crítica de arte en los periódicos, seguramente hay más material.

La muestra se acompaña de un blog (http://archivoolivierdebroise.blogspot.com) que propiciará el diálogo sobre el trabajo de Debroise, su archivo y los archivos de arte contemporáneo en general, entre otras estrategias de activación

Me encontré con varios ejemplares de cuando CURARE se publicaba como suplemento en La Jornada en los noventas.  Fue una época gloriosa para la crítica de arte en los periódicos en México. También está una carpeta con el texto que presentó Olivier en el College Art Association en 1995 titulado Between  Dependence and Autonomy: the Mexican Cultural System Faces Radical Changes?  Ese mismo año yo también participé en el CAA en una mesa sobre crítica de arte con una ponencia sobre nuestro archivo y no pude escucharlo. Me da curiosidad el texto porque el sistema cultural mexicano definitivamente cambió de manera radical en los noventas y, para bien o para mal, Olivier fue un personaje clave en este proceso.

12 de enero de 2010

Llego al MUAC y pido una caja al azar. El territorio por recorrer en este archivo es tan vasto que creo que prefiero la emoción de las sorpresas a una metodología rígida.

La labor frente a mí es titánica y sólo tengo preguntas. ¿Cómo me acerco al archivo de alguien que falleció tan recientemente sin sentir que estoy trasgrediendo su intimidad?  ¿Cómo no caer en un homenaje sentimentalón, ni balconear a alguien que ya no puede defenderse? ¿Cómo manejar el material sobre las personas vivas? ¿Cómo evitar que el trabajo en el archivo se convirtiera en un acto de rapiña? ¿Cómo no caer en la autocensura? ¿Cómo encontrar un caminito en esta inmensidad de documentos? ¿Cómo hablar sobre el archivo y las estrategias de reactivación…que es lo que más me interesa? ¿Cómo investigar lo que a mí me llama la atención sin descuidar lo que era importante para él?

En fin.  Ya irán surgiendo las respuesta….o no.

Los archivos son como una extraña máquina del tiempo que nos permite ver hacia el pasado mientras mantenemos la mirada puesta en el futuro, ambos poco menos que promesas que se  escurren entre los dedos si no nos situamos en el presente.

En los documentos en el archivo de Olivier se palpa el paso del tiempo; se ve el transcurso de una vida y también de una época.  Por un lado, los papeles van trazando su vida paso a paso…logros, fracasos, anhelos. Por ejemplo, me encontré la carta que escribe al Colegio de México, en donde era traductor, avisándoles que va a dedicarse a investigar. Por otro, el paso del tiempo es palpable físicamente: además de los manuscritos, hay páginas escritas a máquina y después desfilan diversas impresiones digitales. Los papeles incluso huelen diferente según la época.

Algo que me llama la atención es que tantos documentos son fotocopias. La era de la clonación de archivos que estamos viviendo ahora con toda la tecnología digital ya venía avanzando desde que llegó la fotocopia, que realmente no es tanto tiempo.  Yo todavía recuerdo aquellas primeras fotocopias en los sesentas que salían mojaditas y había que colgar a secar. 

Me interesa el archivo como contenido y como forma.

¿Cómo sería Olivier en los setentas?  Creo que lo conocí en esa época, pero no recuerdo cuándo ni dónde. Tengo que checar si aquella primera exposición que organizamos los cuates de San Carlos en la Alianza Francesa fue durante el tiempo que él estuvo trabajando ahí.  Una primera mirada al archivo me muestran a un niño que hacía dibujos y a un joven que escribía cuentos. ¿Los conservaría por nostalgia o para recordar siempre su lado creativo?

Eloísa Hernández, que es quien conoce verdaderamente a fondo el archivo porque lo está clasificando, me trae una caja que me lleva vertiginosamente por el tiempo: hojas impresas de su diario personal de 2000, cartas familiares, documentos, tarjetas de amigos y colegas de varias décadas, artículos, el libro que escribió con apoyo del FONCA y hasta algún talón de un boleto de avión o la nota de algún depósito bancario. Es un enorme rompecabezas, máxime que no soy experta en el trabajo de Olivier ni en los temas que a él le interesaban.  Creo que lo más congruente sería empezar por lo que sí conozco.

Eloísa me pasa la Caja 39 que incluye material hemerográfico de Olivier de los años setentas.  Siguiendo el ritual inevitable del archivo, me pongo los guantes blancos y empiezo. 

El primer recorte es el artículo Deslumbra, Impone, Intimida… de Debroise sobre el recién inaugurado MARCO en Monterrey en el periódico EL NORTE el 30 de junio de 1991, en el que afirma: 

“por sus proporciones, más que por sus dimensiones reales, la arquitectura interior del MARCO deslumbra y aterra… (Un museo) trata de introducir al espectador a la obra de arte (…) no de deslumbrarlo con el supuesto genio de los artistas; no se trata de intimidarlo. El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey se sitúa deliberadamente en una línea opuesta.”

Su comentario, poético y crítico, está lleno de palabras citables, aplicables a otras instituciones museísticas, incluyendo al MUAC: “No acaban, de cualquier modo, de llenar las paredes. Algunas piezas, de dimensiones (relativamente) más modestas, se ven hasta chicas; los cuadros de Dulce María Núñez, por ejemplo, estampillas perdidas, como ahogándose en la inmensidad de los muros blancos.”

Quizá una forma de resolver la exposición sería tomar citas de textos de Olivier que dialoguen con la situación actual.  

“Se asume de una vez por todas que el arte es bello, y que lo que está en el museo debe estar allí y no en otra parte.  No se presentan las obras, sino que se imponen, sin otro criterio museográfico que ciertas asociaciones visuales, correspondencias vagamente surrealistas y, en este caso preciso, las limitaciones definidas por las mismas dimensiones de los cuadros.”

¡¡¡¡UFFFF!!!! Esa podría aplicársele a casi todas las exposiciones.

(*) Mónica Mayer se autodefine como agente cultural independiente. Su práctica incluye la producción (performance, gráfica digital, etc.), el análisis (ha publicado 4 libros, entre ellos Rosa chillante: mujeres y performance en México y fue columnista de El Universal 20 años), la docencia y la promoción.  Con Maris Bustamante fundó el grupo de arte feminista Polvo de Gallina Negra en 1983. Desde su fundación en 1989 es co-directora con Víctor Lerma del proyecto Pinto mi Raya, cuyo eje es un archivo hemerográfico especializado en crítica de arte con más de 30,000 textos.  

 

Araceli Zúñiga Vázquez es escritora, poeta experimental y promotora cultural. Investigadora/guionista de radio y televisión educativa (TV-UNAM, Radio UNAM, Radio Educación). Ensayista sobre ciberculturas y vanguardias artísticas. Asesora de proyectos transdisciplinarios sobre arte y multimedia. Miembro del consejo editorial de la revista virtual Clon, de la UAM Xochimilco. Miembro del Consejo del Instituto de Semiótica y Cultura de Masas, centro de investigación y análisis crítico, A.C., Member of IASS/International Association for Semiotics Studies. Miembro del consejo editorial de la revista Escáner Cultural. Curadora y promotora de videoarte, video independiente y video experimental. Co-cordinadora de las diez Bienales Internacionales de Poesía Experimental, A.C.


 

FUENTES, NOTAS, CITAS Y REFERENCIAS:

Citas del Diario Personal de Mónica Mayer. Artista y Curadora.

pintomiraya@yahoo.com

www.pintomiraya.com

MUSEO UNIVERSITARIO ARTE CONTEMPORÁNEO (MUAC). Insurgentes Sur  3000. Centro Cultural Universitario. Delegación Coyoacán. C.P. 04510. Tels.: 5622 69 39 y 5622 69 99 ext. 48791. E-mail: difusion@muac.unam.mx Página Web: www.muac.unam.mx.  Difusión y Medios de la DiGAV-UNAM.

(http://archivoolivierdebroise.blogspot.com).

ATENCIÓN A MEDIOS DE COMUNICACIÓN

5622 7027 • 5622 7009 • 5622 7114 (fax)

cdcsc@servidor.unam.mx

 

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
1 + 13 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.