Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

LA COPA DE LUZ QUE LA NOCHE PURA NOMBRA (I). ROSAMEL DEL VALLE

Desde Chile: Mauricio Otero

Los poetas chilenos más incomprendidos y camaradas íntimos de un calostro tan sustancial como las estrellas que no han nacido, alumbran la noche de todos los tiempos con una sinfonía de sombras y secretos de iniciados: Rosamel del Valle y Humberto Díaz Casanueva. Ambos bardos vivieron largo tiempo en Estados Unidos, en altas esferas donde tejían ramas doradas que ungieron para siempre a los buceadores de lo oculto, único camino para conocer las verdades últimas de la existencia y el género humano. Vates de la tradición órfica, descendieron a las profundidades, pálidos y desnudos y con dátiles en el alma, como se debe viajar al Hades, a conversar con los muertos que nos sueñan en mudez pabilante. Su coraje y compromiso con los fuegos sacrificiales aullando en la purificación de los vocablos mordientes y gemidos, los transportó en el Hálito de niebla, como dos ríos desconocidos por los mortales y el mundo. Dos sacerdotes puros, corderos de razón, blasfemos del bien con antifaz: allí donde Hölderlin señaló el Destino del Poeta verdadero: ajeno y en eterna soledad, único rito que la autenticidad celosa soporta, lejos de las faramallas y las bobaliconas burguesías del show fatuo. Para ellos la vocación fue total e incondicional, sellada en un claustro concentrado donde se entregaron al trance majestuoso y superior: dialogar con la muerte, entender las causas primarias, aquellas que nos legó la noche del Génesis. Guerreros Gigantes de Enoch en la lucha por librar al Universo de La Amarga Condena de la Luz Bella, cuando los Dos Dioses Disputaron el Reino del Alma, y uno perdió atacado por otros demonios mikaelianos y se partió para siempre la Cabeza del Mundo entre Bien y Mal, el Mayor General hizo que se odiaran dos colores en el Tablero de la Ley hasta ahora, dando la incomprensión en el Árbol del que cuelgan cadáveres sentenciados.

Leer artículo completo

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
5 + 2 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.