Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

¡CÓMO AMAMOS NUESTROS PECADOS!

Desde Chile: Mauricio Otero

Óscar Wilde desnudó nuestras consciencias hace más de un siglo. En su filosofía, expuesta en sus obras, sobre todo en El retrato de Dorian Gray (es de observar el juego de nombres emblemáticos que los escritores irlandeses han efectuado siempre. Dorian Gray, vendría siendo como 'el dorado gris' o 'dorando el gris' o más llanamente, 'Gris adorando'), se percibe una complacencia ácida y contrapuntística entre el 'bien' y el 'mal', sobre todo esto último, dotándolo con la estética. La filosofía del tocador o filosofía del placer, es una idea nietzscheana, como sádica, algo de romana, que es el origen último. Dorian no envejece jamás. Admirado por todo el mundo, y debido a ello, perverso, comete crímenes horrendos y se siente llamado a auto justificarse en aras de su egocentrismo y egolatría. El cuadro que oculta de sí mismo, no es sino la propia sociedad, que le ha hecho daño a él, al adorarlo y consentirlo, en el cual se le reveló toda la tragedia de la humanidad. Destino fatal. El personaje (y aquí podemos hablar con propiedad de 'simulación') que representa durante su vida, no es otro que los demás se sintieron llamados a prodigarle, triunfo, placer, egoísmo, odio, humillación, perversión, vicio, juego, horror, dialécticamente conjugados de modo de alcanzar por la vía de la perdición un ideal de belleza. 

Leer artículo completo

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
8 + 6 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.