Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario


 

LAS LÁGRIMAS DEL DIABLO O DE UN DIOS DERROTADO?

(LosTrapos sin historia del general Pinochet)

 

Por Silvia Banfield ©2007

 

La historia pareciera una esfera negra circular al rodar de las guerras que suelen quedar fijadas en la memoria y recurrir a un presente feroz, permanente. Son 21 conflictos armados activos los existentes en el 2007. Sin embargo, del otro lado, el hombre se va descubriendo así­ mismo, hasta llegar ahora a saber como desaparecieron los simpáticos dinosaurios tan satirizados en los comics y cuya antigí¼edad aún es utilizada como sinónimo despectivo para llamar prehistórico a un ser humano. Esta nota la saco del bolsillo del propio Editor, que mira con asombro, como un meteorito impacta a otro, lo fragmenta y uno de ellos se estrella contra la tierra hace 160 millones de años, justo cuando desaparecieron los dinosaurios. Absorto, el Editor, tal vez recorre la infancia, alguna escena del comics de su vida, los ojos fijos en esas carreras locas por la tierra frente a los precipicios y luchas de bestias por la vida. En nuestra memoria está grabado el fin de los dinosaurios y ahora sabemos que nos puede caer un meteorito y que nos reducirí­a a la nada, al mismo lugar oscuro, polvoriento, de niebla, de donde posiblemente venimos. No pestañea, se hipnotiza, adentra en el pasado, aunque le bombea el ocular y el tic tac del corazón denota que piensa en el futuro. El presente nos resbala, al parecer, es tan incierto, discreto por su elocuencia infernal y por su realismo patético. (Los civiles mueren como moscas bombardeados en sus casas, calles, aldeas, cuando celebran su matrimonio, en cualquier sitio declarado sospechoso) (Del otro lado, vuelan las mezquitas, soldados, tanques, patrullas, helicópteros, objetivos económicos) Del lado del Norte, suicidios, trastornos mentales, gastos militares que arrastran la economí­a doméstica y sin alcanzar los objetivos Del lado Oriente, perdidas humanas y económicas realmente ruinosas, escalofriantes. ¿La nueva era de los dinosaurios toca la puerta o ya está aquí­? El Editor sabe que el dí­a de una hecatombe nuclear o natural, no quedará ni un solo huequito de una cancha de golf. Se pasa el pañuelo sobre la frente y se seca las manos. Suda, ¿un sí­ntoma real del miedo o el último calor del verano? Septiembre es denso en la memoria, un punto de partida inútil, arbitrario, absurdo. El paréntesis de un ciego se abre más limpio. La historia se arrima al mesón de los ebrios, sin barco.

 

Todos somos norteamericanos

La historia pasa. La historia se repite. La historia repasa el mismo error. La historia tropieza con la misma piedra. La historia tiene memoria de azafata, siempre vuela. La historia sabe que es un adorno de la memoria. Hay quienes la citan como si tuviera alguna importancia, la mayorí­a la ignora por desconocimiento, porque a veces incomoda, tiene fama de aguafiestas. Seis años han transcurrido, me dijo el Editor, al dejar la última imagen de la TV rumbo a su oficina. Y todos supimos de que hablaba y como sus palabras nos trasladaron a ese 11 de septiembre, cuando se destruyeron las Torres Gemelas en Nueva York y entramos de la mano del terror compartido a una nueva era de espanto. El director del Le Monde, Jean Marie Colombani, dijo en ese entonces una frase célebre, "todos somosnorteamericanos". La frase se desvanecerí­a y retornarí­a como un bumerang de desencanto mundial hacia Estados Unidos, cuando la Casa Blanca decidió invadir Irak y destruir ese paí­s, apoyada en falsedades que han erosionado la credibilidad de Washington en el mundo. Riesgo, fragilidad, vulnerabilidad, pánico, alerta, todos los espantos para un nuevo vocabulario que está muy lejos de la socorrida y olvidada frase de G. Bush: "un mundo más seguro" El Editor mira como si el tiempo fuera circular y volviera a sus manos a ronronear como un gato sin rumbo. De surrealista calificaron el conflicto de Irak seis sargentos y un especialista de la marina, en el New York Time. Existe desconfianza de las tropas norteamericanas con el gobierno iraquí­ instalado por Estados Unidos y la población no quiere saber de las tropas de ocupación, sostiene los militares, que llevan 15 meses en Irak. Dejan entrever claramente complicidad del ejército iraquí­ en atentados contra norteamericanos. "Tras cuatro años de ocupación, hemos fracasado en cada promesa" declararon al diario. Todas las opiniones, por patéticas que sean sobre una guerra que desangra hasta el honor de Estados Unidos, carece de importancia para la Casa Blanca, cuyo inquilino principal ha confesado que no hay dí­a que no llore.¿Las lágrimas del Diablo o de un Dios derrotado? Los cocodrilos también lloran...


La moda de segunda del dictador

La historia continúa, es lo único que sabemos con alguna ciencia cierta. Los hechos por insólitos que sean, no nos abandonan. Hemos llegado al 11 de septiembre, dos veces 11, uno en el Norte y otro en el Sur, muy diferentes, asombrosamente distintos. El 11 de septiembre del 73, la fecha de los chilenos, se conmemora con la ausencia del Paciente Inglés, el autor shakespereano de la tragedia sureña, el desaparecido dictador Augusto Pinochet Ugarte. Santiago amaneció estos dí­as como un puercoespí­n, erizado en las calles, antes de llegar la primavera, en el recuerdo de la fecha, con los carabineros vestidos de verde de poca esperanza, mojando y apaleando a los manifestantes, con el mismo entusiasmo de los viejos tiempos, porque la democracia protegida tiene con qué y cómo hacerlo. El dictador terminó siendo un puñado de polvo sin dignidad. Abandonó la escena del crimen pasado los 90 años, sin arrepentimiento, acorralado en sus mansiones, recluyéndose cada cierto tiempo en el Hospital Militar para evadir interrogatorios y la justicia, blindado por unos falsos diagnósticos médicos que lo declaraban "loco".Un patrimonio del terror difí­cil de olvidar, el general Pinochet se plantó 17 años y medio con su terrorí­fica maquinaria aniquiladora de sus oponentes. Mientras estuvo vivo acomodó los hechos, la historia, a su manera, fue un gran falsificador de la realidad, hasta llegar a hacerlo con su propia identidad ante los bancos para esconder su fortuna. Odió la palabra Libertad y marcó a sangre y fuego a una generación de chilenos y latinoamericanos. Le gustaba la geopolí­tica, leí­a sobre la vida de Napoleón y querí­a pasar a la historia como un general elegante. Le gustaba comprar telas finas y mandar a hacer sus trajes a un sastre. Querí­a aparecer más alto que los demás generales y para ello se mandaba a hacer su gorra de capitán general cinco centí­metros más alta. Hace unas semanas, su hijo mayor, tal vez buscando recabar algunos fondos para la familia y poner un poco la figura del general en vitrina, puso en venta algunos de sus trajes en una sastrerí­a santiaguina, D`Adriany. Cada terno, traje, el más barato, tiene un coste de 1.450 euros, y en un gesto de transparencia y honradez comercial, Augusto hijo, advierte que ninguna de estas piezas fue usada por el finado Pinochet en alguna ceremonia relevante de su vida pública. No hay trajes que pertenezcan a momentos emblemáticos, se apuró en aclarar, ni que él haya usado en Londres. Son trapos sin historia, tal vez quiso decir. Todo esto, para que nadie se vaya a entusiasmar, que se está vistiendo con la historia o la discutida gloria del dictador. Es requisito sine qua nom, para adquirir uno de los trajes, ser amigo de la familia, pertenecer a las filas del pinochetismo, no vaya a hacer que un desaparecido se le ocurra vestirse con las galas desplumadas de la civilidad del general.
 

La ropa emblemática la conservan, reveló el hijo, en la Fundación Pinochet, gente con un gran sentido de la historia, agregamos y si se llegase a tener algún apuro económico para sostener la entidad, no creo dudarí­an en poner a la venta algunos trajes más históricos. Para eso sirve hacer una diferencia entre un escenario y otro. Así­ la historia se valoriza. Adquiere tal vez su real dimensión. El comentario en un periódico chileno, fuente de esta nota, dice lo siguiente:"Si algún interesado aspira a usar estos ternos, debe tener entre las tallas 52 y 54, que en Chile implican ser poseedor de una cintura respetable, de entre 120 y 130 centí­metros." El paí­s habí­a sido puesto en cintura por las Fuerzas Armadas y de Orden, capitaneadas por el dictador, además de los servicios de inteligencia y ramos similares.

Las ventas, que no sabemos cuales han sido sus resultados, no han sido fáciles, debido a la conducta dí­scola del subastador, primogénito del general, el más conflictivo y problemático de sus hijos, con casos de justicia en lo civil. Por ejemplo, rechazó la oferta de un interesado de cerca de 10.000 euros por llevarse los 20 trajes puestos a la venta, entre ellos uno azul marino que usó el general siendo senador vitalicio, por considerarla insuficiente" comentó el diario La Tercera. La familia del general busca recursos frescos con esta venta, aunque sea de segunda o tercera mano, porque estos trajes los usaba el primogénito. Los fondos del sátrapa, estimados en unos 20 millones de euros, está confiscados aún por falsificación de documentos públicos y evasión tributaria.

Epí­logo de pelí­cula

"En el caso de Bush, representa el lado tenebroso de todos nosotros, los estadounidenses." Afirmó el actor norteamericano Richard Gere, en el Festival de Venecia. Gere, de religión budista, dijo además que "todo el mundo busca la seguridad, pero mi paí­s no es capaz de entender al resto del mundo ni a la religión o la cultura foráneas. Lo peor es que nos creemos un pueblo depositario de la voluntad divina".



 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
4 + 14 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.