Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Escriba a escaner.cl@gmail.com

Distribuir contenido

Dois dedos de conversa, 1980

FERNANDO AGUIAR: FIGURA CLAVE ENTRE  DOS ÉPOCAS DE LA POESÍA EXPERIMENTAL PORTUGUESA

(Primera parte)

Por César Horacio Espinosa V.


Fernando Aguiar inició sus actividades en la poesía visual y experimental en su país natal, Portugal, en los primeros años de 1980. Desde entonces ha destacado por su trabajo como promotor y organizador de gran parte de los principales festivales y proyectos en dicho ramo, aunque antecedido por la generación de quienes iniciaron esta presencia vanguardista a mediados de los años 60 y la década de los 70.

Nació en Lisboa, Portugal, en 1956. Su trabajo central oscila entre la poesía visual, la conocida como poesía sonora y el performance, en lo que Enzo Minarelli bautizó como Polipoesía. Ha publicado libros de poesía y antologías de poesía experimental. Hasta mediados de los años 90 –dice–, organicé diversas exposiciones internacionales de poesía visual, algunas con varias decenas de participaciones, muchos encuentros de performance con algunos artistas portugueses, y también antologías o colectivas de poesía visual portuguesa para varias revistas internacionales. Ha presentado sus performances en países de todos los continentes, y sus trabajos visuales han formado parte de más de 130 exposiciones colectivas alrededor del mundo.

Ensaio para uma nova expressâo da escrita

En el campo de la poesía experimental, inicia en firme su trayectoria al final de 1983, cuando Silvestre Pestana y yo resolvimos organizar el libro “POEMOGRAFIAS – Perspectivas da poesia Visual portuguesa”, expresa. Pero también plantea que, actualmente, en Portugal la poesía visual está prácticamente estancada. Yo soy, tal vez, el único que todavía produce regularmente trabajos en este campo.

Indica que algunos de los autores más nuevos han producido trabajos bastante interesantes a través de la computadora. Desde el principio de los años 90, poetas como César Figueiredo, Gabriel Rui Silva y Almeida e Sousa comenzaron a crear una parte significativa de su poesía a partir del computador. Así, como una importante alternativa en el campo de la experimentación poética, la utilización de los soportes técnicos y tecnológicos, principalmente el computador –augura–, podrá conjugar estos dos factores de una manera equilibrada para que forma y contenido contribuyan en conjunto a la consecución del poema, dentro del espíritu de la poesia visual más lograda y actuante.

1. HÁBLANOS SOBRE TUS INICIOS EN LA POESÍA Y EL ARTE EXPERIMENTALES; DE TUS ESTUDIOS Y TUS PRIMEROS CONTACTOS.

 

  
 

Os olhos que o nosso olhar nâo vê

Mis estudios estuvieron siempre relacionados con el arte, aunque dirigidos hacia las artes gráficas y el diseño. Fue así en la escuela secundaria y después, en la Escuela Superior de Bellas Artes de Lisboa, donde concluí la licenciatura en Diseño de Comunicación.

Pero comencé a interesarme por la poesía experimental y por el arte de una manera general, mucho antes de acabar los estudios. Mis primeros poemas experimentales, hechos conscientemente con ese objetivo, fueron realizados cuando tenía 16 años, y dos de esos trabajos de collages con palabras recortadas de periódicos estuvieron influidos por los poemas de António Aragão que encontré en uno de los primeros libros que compré en mi vida, están publicados en el libro “OS OLHOS QUE O NOSSO OLHAR NÃO VÊ”.

A partir de ese momento nunca dejé de de crear poemas experimentales y visuales en las más diversas técnicas y soportes: collage, pintura, serigrafía, poema-objeto, libro-objeto, fotografía, video, instalación, performance...

Mis primeros contactos con los poetas experimentales portugueses acontecieron al final de 1983, cuando Silvestre Pestana y yo resolvimos organizar el libro “POEMOGRAFIAS – Perspectivas da poesia Visual portuguesa”.

Entre septiembre y diciembre de ese año conocí personalmente a casi todos los poetas experimentales portugueses, personas que yo admiraba desde mi juventud: Alberto Pimenta, Ana Hatherly, E. M. de Melo e Castro, António Aragão, José-Alberto Marques, Salette Tavares... A Abílio-José Santos lo conocí más tarde, porque vivía en Porto, y sólo tuve oportunidad de verlo en el año siguiente cuando fui al norte para participar en la “IV BIENAL INTERNACIONAL DE ARTE DE VILA NOVA DE CERVEIRA”.

Fue apenas en 1987 cuando conocí personalmente a los primeros poetas visuales y sonoros extranjeros, cuando convoqué a participar en el “1º FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESIA VIVA”, que organicé en el Museo Municipal Dr. Santos Rocha, en Figueira da Foz, y ellos fueron Bartolomé Ferrando, Julien Blaine, Alain Arias-Misson, Pablo del Barco, Bernard Heidsieck, Jürgen O. Olbrich, Guy Bleus y Eduardo Kac. A partir de la segunda mitad de los años 80 comencé a ser invitado para participar en festivales de poesía y de performance en otros países, lo que me permitió conocer hasta hoy unas centenas de performeros, artistas plásticos, poetas visuales y otros escritores.

  

Poemografías, 1985

2. EN 1985, ORGANIZASTE LA EXPOSICIÓN Y ANTOLOGÍA “POEMOGRAFÍAS”, LA CUAL TAMBIÉN SE EXHIBIÓ EN MÉXICO DURANTE NUESTRA 1ª BIENAL INTERNACIONAL DE POESÍA VISUAL-EXPERIMENTAL, EN 1985-86; ADEMÁS DEL PRIMER ENCUENTRO PORTUGUÉS DE PERFORMANCE “PERFOM’ARTE” Y EL 1er. FESTIVAL INTERNACIONAL DE `POESÍA VIVA… ¿CUÁNTOS EVENTOS MÁS DE ESA ENVERGADURA SEGUISTE ORGANIZANDO Y CUÁL ES TU BALANCE DE ESAS EXPERIENCIAS?

Al siguiente año organicé el “1º FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESIA VIVA” y en 1988 otro Festival de gran envergadura –el “II ENCONTRO NACIONAL DE INTERVENÇÃO E PERFORMANCE” –, que además de reunir prácticamente a todos los artistas portugueses que se dedicaban entonces al performance-arte, incluyó una gran exposición internacional intitulada “O CORPO COMO SUPORTE”, en la cual participaron decenas de artistas portugueses e extranjeros como Dennis Oppenheim, Orlan, Monty Cantsin, Dick Higgins, Enzo Minarelli, Christo, Guglielmo Achille Cavellini, Giovanni Fontana, Ana Hatherly, Ray Johnson, Dobrica Kamperelic, Ruggero Maggi, Jürgen O. Olbrich, Clemente Padin, Sarenco, Shozo Shimamoto y Timm Ulrichs, entre muchos otros, así como Wolf Vostell, que estuvo presente en la inauguración del Encuentro donde estrenó su más reciente video “Desayuno de Leonardo da Vinci en Berlín”.

Después de eso y hasta mediados de los años 90 organicé diversas exposiciones internacionales de poesía visual, algunas con varias decenas de participaciones, muchos encuentros de performance con algunos artistas portugueses, y también antologías o colectivas de poesía visual portuguesa para varias revistas internacionales, como fue el caso de “POSTEXTUAL” Nº 1, editada por ti en la Ciudad de México. Pero esos Festivales fueron realmente los de mayor envergadura y los que más trabajo me costaron organizar.

En conjunto, el balance fue extremamente positivo. Eran festivales importantes, que tuvieron una considerable repercusión nacional e incluso internacional; como te decía, conocí a varias decenas de poetas y artistas que yo admiraba y que no pensaba ver ni conocerlos, y también mi trabajo comenzó a ser conocido internacionalmente en los medios ligados a la poesía visual y al performance.

Sin embargo, en contrapartida, mi trabajo creativo comenzaba a resentirse de todo el tiempo que dedicaba a organizar esos eventos, porque durante bastantes años prácticamente sólo hacía poemas visuales o performances para responder las solicitudes, sobre todo internacionales, que eran muchas, y curiosamente acabé por tornarme casi un desconocido en mi propio país.

 

Ensaio por oponência, 1980. 

Fue principalmente por esas razones que a partir del final de los años 90 dejé de organizar sistemáticamente esas actividades. Y poder disponer así de más tiempo para mi propia obra, que se resintió bastante durante ese tiempo que dediqué a la organización de todos esos eventos, que, como tú sabes, nos ocupan todo el tiempo, e incluso así nunca es suficiente.

Y por el camino quedan varias centenas de proyectos para instalaciones, pinturas, poemas visuales de grandes formatos, trabajos en fotografía y en video, etc., que nunca fueron y nunca serán realizados, porque, entre tanto, voy realizando otros trabajos y, naturalmente, entusiasmándome con los proyectos más recientes. Pero queda mucha obra por hacer, que hoy es prácticamente imposible de recuperar.

Estoy, hoy, de cierta manera pagando por aquella osadía. Continúo siendo invitado regularmente para participar en festivales de poesía y de performance en diversos países, aunque rara vez sucede en Portugal. Y no tengo un editor para mis libros de poesía visual. Participo todos los años en decenas de exposiciones colectivas, pero en Portugal prácticamente sólo participo en las que están ligadas a la poesía visual. Y así quedan las cosas. El hecho de no haberme dedicado enteramente a crear mi obra personal, ha supuesto que mi trabajo no fuese (re)conocido en Portugal.

3. ¿PODRÍAS DARNOS UNA VISIÓN GENERAL SOBRE EL ESCENARIO DEL ARTE EXPERIMENTAL EN PORTUGAL, DESDE TUS INICIOS EN ESTE RAMO Y LAS ETAPAS POSTERIORES? ¿ACTUALMENTE, CUÁL ES LA SITUACIÓN?

El período en que el arte experimental –considerando como experimental a la poesía visual, al performance y al arte conceptual, por ejemplo– tuvo su período más fértil y creativo a partir de la segunda mitad de los años 70, hasta el final de la década de los 80. Fue el período en que se hicieron los trabajos más interesantes y durante el cual se realizaron más eventos. A partir de allí, los poetas visuales perdieron ritmo de trabajo (que coincidió con el momento en que dejé de organizar regularmente exposiciones de poesía visual, y prácticamente nadie más organizó nada en este campo).

Los performeros pasaron casi todos a dedicarse a la pintura, y algunos a la escultura y la instalación, además de algunos otros artistas más conceptuales y más “experimentalistas”.

 

Howl #1, 1999. 

Fue cuando comenzaron a aparecer varias galerías y el mercado de arte en Portugal comenzó a tener algún significado. Y varios artistas pudieron comenzar, a partir de entonces, a vivir en cierto modo de la venta de arte. Eso aconteció, por ejemplo, con algunos performeros que hoy son artistas conocidos en Portugal, pero que poca gente sabe que comenzaron sus actividades artísticas haciendo performance.

Actualmente, en Portugal la poesía visual está prácticamente estancada. Yo soy, tal vez, el único que todavía produce regularmente trabajos en este campo. Y, a pesar de todo, estoy haciendo exposiciones individuales, aunque no siempre tengan la cantidad de trabajos y la envergadura que yo desearía que tuvieran, pero eso es otra cuestión.

En los últimos años, las galerías sólo se interesan por los artistas “emergentes”, que son aquellos que la prensa gusta más de divulgar, o los artistas más viejos que ya tienen asegurada la venta de sus obras en buenos precios.

Desde hace algunos años para acá prevalece la situación de que los artistas interesantes para los museos, centros culturales y galerías son los jóvenes recién licenciados (o ni eso), que nunca hicieron ninguna exposición individual o que participaron apenas en una u otra exposición colectiva. Toda la gente quiere descubrir los “genios” de la próxima década.

Pero no hay duda de que el arte, de una manera general, progresa bastante en Portugal, se “profesionaliza”, de cierta manera, y existen también más espacios para la presentación de trabajos, a pesar de que la prensa especializada divulga sólo y siempre los mismos artistas ligados a las mismas galerías o a críticos de arte.

  
Ojoajo, performance

 

NOTA: Para completar esta primera parte de la entrevista, incluyo aquí un texto del entrevistado que ilustra el desarrollo del performance poético en Portugal.

1. EL PERFORMANCE POÉTICO EN PORTUGAL

 

Los primeros happenings realizados en Portugal fueron concebidos y presentados por poetas experimentales. El primero fue el “Concerto e Audição Pictórica”, en la Galeria Divulgação en 1965, e intervieron en él António Aragão, E. M. de Melo e Castro, Salette Tavares, los músicos Jorge Peixinho y Clotilde Rosa, el pintor Manuel Baptista y Mário Falcão.

Dos años después, los mismos E. M. de Melo e Castro y Jorge Peixinho, acompañados por Ana Hatherly, José-Alberto Marques y de una grabadora de audio, realizaron en la Galería Quadrante, también en Lisboa, una “Conferência-Objecto” durante el lanzamiento de las revistas de poesía experimental “Operação 1” y “Operação 2”.

 

  

 

Estos acontecimientos, muy debatidos y criticados en su época, fueron las únicas intervenciones realizadas en grupo por poetas experimentales, y precursores de algunas intervenciones que fueron presentadas a lo largo de la década de los 70, de autoría sobre todo de pintores como João Vieira, João Dixo y Ernesto de Sousa, un importante agitador cultural de esa década.

Como en Portugal nunca hubo muchos autores que se dedicaran a la poesía experimental, y de esos menos de la mitad realizaron algún tipo de acción poética, todas las intervenciones y performances en el ámbito de la poesía, desde el final de los años 60 hasta hoy, fueron realizadas por las mismas pocas personas.

En una primera fase, hasta el principio de los años 80, por Ana Hatherly, E. M. de Melo e Castro, Alberto Pimenta y, puntualmente, por Salette Tavares, António Aragão, José-Alberto Marques y Silvestre Pestana.

En segundo término, los principales promotores fuerom António Barros, Silvestre Pestana, E. M. de Melo e Castro, Gabriel Rui Silva, José-Alberto Marques, António Nelos, Gilberto Gouveia, y de una forma más sistemática, Alberto Pimenta y Fernando Aguiar.

  
Poema estructural

Entre los momentos más significativos de ese transcurso, podemos destacar la intervención “Rotura” que Ana Hatherly concretizó en la Galería Quadrum, en 1977; en ese año, Alberto Pimenta se expuso en una jaula (con el letrero “Homo Sapiens”) en el Palacio de los Chimpancés, lo que escandalizó a quienes paseaban por el Jardín Zoológico de Lisboa. Y el grupo “Ânima” presentó un espectáculo con el mismo nombre en la Sociedad Portuguesa de Autores, durante el cual interpretó y teatralizó una serie de poemas experimentales de diversos autores.

En 1980 fue inaugurada, en la Galería Nacional de Arte Moderno, en Lisboa, la más importante exposición de poesía de vanguardia realizada hasta ese momento –“PO.EX” – que cerró, de cierto modo, lo que se podría considerar como el período “histórico” de la Poesía Experimental Portuguesa. En esa exposición fueron presentados poemas visuales, instalaciones poéticas, filmes de poesía y algunas intervenciones. En el evento participaron António Aragão, Salette Tavares, Ana Hatherly, E. M. de Melo e Castro, José-Alberto Marques, António Barros, Silvestre Pestana y António Campos Rosado.

En 1983, Silvestre Pestana y Fernando Aguiar realizaron performances poéticos durante “ALTERNATIVA 3 – III Festival Internacional de Arte Viva”, que a su vez marca el inicio de una fase de realización regular de este tipo de intervenciones, ya que a lo largo de los años 70 y hasta 1982, fueron pocos los performancesrealizados.

“Fue, con todo, en ‘ALTERNATIVA 3’, con las intervenciones de Silvestre Pestana y Fernando Aguiar, que las rupturas decisivas de la poesía visual con su pasado histórico (el portugués) me parecen como esenciales. Allí la poesía dejó definitivamente de ser sólo texto o letra para invadir los territorios anexos y fascinantes del espacio concreto, del cuerpo activo, de la luz determinante, del sonido, del video. De este encuentro nació tal vez el gran campo de invención y de implicación en el futuro”, escribió el crítico Egídio Álvaro en el libro “POEMOGRAFIAS – Perspectivas da Poesia Visual Portuguesa”, publicado en 1985.

  

Catálogo del 1er. Festival Internacional de Poesía Viva 

A partir de 1984 se pueden destacar algunas presentaciones de performances poéticos en la “IV BIENALINTERNACIONAL DE ARTE DE VILA NOVA DE CERVEIRA” (Silvestre Pestana y Fernando Aguiar),“EXPO.AICA/85”, en la Sociedad Nacional de Bellas-Artes, organizada por la Asociación Internacional de Críticos de Arte con la participación, entre otros, de António Barros, Fernando Aguiar y Silvestre Pestana, y la gran exposición “DIÁLOGO SOBRE ARTE CONTEMPORÂNEA” organizada por el Consejo de Europa en el Centro de Arte Moderno de la Fundación Calouste Gulbenkian, y en la cual fueron presentadosperformances de Wolf Vostell, Stuart Briesley, Marina Abramović, Ulrike Rosenbach y de los portugueses Carlos Gordilho y Fernando Aguiar.

También en 1985 es de destacar la realización de “PERFORM’ARTE – I Encontro Nacional de Performance”en Torres Vedras, con performances de prácticamente todos los artistas portugueses que se dedicaban hasta entonces al arte de acción, como António Olaio, Albuquerque Mendes, Ção Pestana, Carlos Gordilho, Elisabete Mileu, Gerardo Burmester, Miguel Yeco, Manoel Barbosa (co-organizador del Encuentro, juntamente con F. Aguiar), y Rui Órfão, entre otros, incluyendo los poetas Silvestre Pestana, António Barros y Fernando Aguiar.

  
Sonson

En el año siguiente, el Festival de Poesia de Vila Nova de Foz Côa contó con las actuaciones de E. M. de Melo e Castro, Silvestre Pestana, Fernando Aguiar, y en el lanzamiento del libro “POEMOGRAFIAS”, en la Sociedad Nacional de Bellas-Artes, con acciones de Alberto Pimenta, José-Alberto Marques y Antero de Alda. En esa ocasión se montó una exposición que documentaba todo el proyecto de “POEMOGRAFIAS”,donde destacaban las exposiciones realizadas durante el año de 1985 con algunos de los poemas originales incluidos en el libro (que fue editado al final de ese año) y con otras obras de los mismos autores, que tuvieron lugar en las galerias de arte en Lisboa, Torres Vedras y Évora, y en Coimbra.

Fueron exhibidas fotografias de las exposiciones, las páginas del catálogo que las acompañó, fotografías de los performances poéticos efectuados en la inauguración de las exposiciones, recortes de prensa, etcétera.

En 1987, Fernando Aguiar organizó con la colaboración de E. M. de Melo e Castro y de Rui Zink el “1º FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESIA VIVA”, en el Museo Municipal Dr. Santos Rocha, en Figueira da Foz, que fue el más importante evento de poesía experimental realizado en Portugal, con la presencia de varios poetas internacionales como Bernard Heidsieck, Pablo del Barco, Guy Bleus, Alain Arias-Misson, Bartolomé Ferrando, Eduardo Kac, Jürgen O. Olbrich, Julien Blaine, y los portugueses Ana Hatherly, Alberto Pimenta, E. M. de Melo e Castro, Fernando Aguiar, Rui Zink y Gilberto Gouveia, por mencionar sólo los que participaron en el Simposio del Festival, que incluyó obras de poesía concreta, poesía visual, poema-proceso, fotopoesía, electrografía, poema-objeto, instalación poética y holopoesia, de 124 poetas experimentales de 28 países.

Como secuela de este Encuentro, Fernando Aguiar coordinó en la Casa de Serralves, en Porto, el Ciclo“Poesia Viva”, en donde participaron los poetas portugueses presentes en el Simposio del Festival de Figueira da Foz.

Los acontecimientos más relevantes en 1988, en los cuales estuvieron poetas visuales, fueron la exposición “POESIA: OUTRAS ESCRITAS, NOVOS SUPORTES”, en el Museo de Setúbal, con las acciones de Alberto Pimenta, António Nelos, Gabriel Rui Silva, Fernando Aguiar y Gilberto Gouveia, y el “II ENCONTRO NACIONAL DE INTERVENÇÃO E PERFORMANCE”, en Amadora, ambos organizados por Fernando Aguiar.

  
uiar Dam_4374

 

Este encuentro de Performance, que estuvo acompañado por una exposición de obras cuya temática era el cuerpo (“O Corpo como Suporte”), contó con trabajos de Julien Blaine, Monty Cantsin, Guglielmo Achille Cavellini, Christo, Bartolomé Ferrando, Giovanni Fontana, Ana Hatherly, Dick Higgins, Ray Johnson, Dobrica Kamperelić, Iosif Király, Ruggero Maggi, Enzo Minarelli, Jürgen O. Olbrich, Dennis Oppenheim, Orlan, Clemente Padin, Sarenco, Shozo Shimamoto y Timm Ulrichs, entre muchos otros; estuvo presente Wolf Vostell en la inauguración con la presentación de su más reciente video “Desayuno de Leonardo da Vinci en Berlín”.

Participó la gran mayoría de los performeros portugueses de altura: Alberto Pimenta, Gabriel Rui Silva, Miguel Yeco, Francisco Ginjeira, Joaquim Lourenço, Eduardo Sérgio, José Louro, Vítor Pi, Rui Zink, Maria Isabel Tristany, Rigo 88, Rui Órfão, António Olaio, José Oliveira, Nuance, Carlos Gordilho, Delphim Miranda, Gilberto Gouveia e Isabel Valverde.

Durante los últimos 10 años las intervenciones poéticas en Portugal fueron realizadas de una forma muy puntual, con excepción de Alberto Pimenta y Fernando Aguiar que han presentado regularmente su trabajo, sobre todo en el extranjero, con participación en diversos festivales de poesia en Europa, México, Canadá, Brasil, EE.UU. y en Japón.

2. POESÍA Y TECNOLOGÍA

La poesía sonora nunca tuvo una gran tradición en Portugal, si consideramos como poesía sonora la exploración de las capacidades vocales del poeta y el recurso a los medios técnicos productores de sonidos como instrumentos musicales, mesas de mezclado, amplificadores, aparejos para distorsión de la voz, etc. Prácticamente todos los poetas han interpretado sus textos experimentales, sin una gran preocupación en cuanto a potencializarlos tecnicamente.

Los resultados más significativos fueron obtenidos por E. M. de Melo e Castro junto con el grupo de música minimalista repetitiva “Telectu”, que creó ambientes sonoros para las intervenciones de Silvestre Pestana, Fernando Aguiar y muchos otros artistas del Performance-Arte.

 

  
Poesía corporal
 

En el aspecto de los registros sonoros, éstos también son escasos. Existe una grabación que es considerada histórica de la interpretación del grupo “Ânima” del poema “OVO/POVO” de António Aragão, en la cual ese texto, que consta casi exclusivamente de las palabras “Ovo” (huevo) y “Povo” (pueblo), es recitado, cantado, gritado, susurrado, en fin, dicho de maneras diferentes. También dignas de registro son las grabaciones de las lecturas de Salette Tavares y de Alberto Pimenta.

Si considerarmos las potencialidades de la tecnología en otros campos además de los interpretativos, algunos autores más nuevos han producido trabajos bastante interesantes a través de la computadora. Desde el principio de esta década, poetas como César Figueiredo, Gabriel Rui Silva y Almeida e Sousa han creado una parte significativa de su poesía a partir del computador.

António Aragão, el pionero de la electrografía en Portugal, motivó e influyó a la generación más nueva de artistas electrográficos que utilizan de una forma importante la fotocopiadora en la creación poética y artística; entre éstos se cuentan António Nelos, César Figueiredo, António Dantas, Almeida e Sousa e José Oliveira; en cuanto a la videopoesia, ha sido emprendida sobre todo por E. M. de Melo e Castro, quien desde mediados de los años 80 había realizado obras en esta área.

También en este capítulo de la poesia mediada por la técnica, Fernando Aguiar ha utilizado, desde 1992, letras diseñadas y recortadas en computador, aplicadas en telas plásticas de grandes dimensiones, y ha producido regularmente, desde el inicio de los años 80, fotopoemas, poemas visuales concebidos por intermedio de la cámara fotográfica.

Y también es de destacar la obra igualmente pionera en Portugal de Ana Hatherly, que realizó durante la década de los 70 diversos filmes experimentales.

  

Poema digital, 2006

Em 1992, Gabriel Rui Silva concretizó una intervención urbana en Almada intitulada “Big-Bang, Poesia!”, que consistió en la presentación, durante cerca de 30 minutos, de las páginas de una “novela” experimental en los paneles de escritura electrónica diseminados por la ciudad, destinados normalmente a la publicidad de la Cámara Municipal. Este es un excelente ejemplo de la intervención del poeta en la sociedad, utilizando de un modo que se podría considerar subversivo las innovaciones tecnológicas.

Si la poesía discursiva existe eminentemente en el contenido del poema, en la poesía visual se ha caído muchos veces en el exceso contrario: la sobrevalorización de la forma en detrimento del contenido. Ambos pecan por exageración.

La utilización de los soportes técnicos y tecnológicos, principalmente el computador, podrá conjugar estos dos factores de una manera equilibrada para que forma y contenido contribuyan en conjunto a la consecución del poema, dentro del espíritu de la poesia visual más lograda y actuante. Sólo así se podrá decir que el poema visual es una obra que se aprehende por la forma y se comprende por el contenido. Aunque lo inverso también sea verdad.

(Ponencia presentada en el 1er Congreso Internacional de Polipoesía, en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona ,España, 1999)

 César Horacio Espinosa Vera. Mexicano. Escritor, poeta visual. Creó y ha sido coorganizador de las Bienales Internacionales de Poesía Visual y Experimental (1985-2006). Autor de libros y ensayos sobre poesía, arte, política cultural y comunicación, uno de ellos -en coautoría con Araceli Zúñiga- La Perra Brava. Arte, crisis y políticas culturales, del cual una selección de textos aparece en Ediciones Especiales de esta revista virtual.

e-mail: poexperimental@gmail.com

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
11 + 7 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.