Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

 

  MONTRUOS Y OTROS ENTUSIASMOS

 
 

Carlos Yusti

Una inusual pelí­cula de terror serie "B" y una fotógrafa arrastrada por un bituminoso impulso a las extrañas de la ciudad son los engranajes ocultos para este escrito.
 

Lo extraño, lo anormal (y todo aquello que choca con ese mundo que confeccionamos a diario con idí­licos paraí­sos) despierta siempre una morbosa fascinación, una curiosidad retorcida.

 

La pelí­cula Freaks ("La parada de los monstruos" es el tí­tulo en castellano) de Tod Browning forma parte de mi pinacoteca personal de lo extraño. La pelí­cula utiliza a fenómenos de circo reales (enanos, hombre esqueleto, siamesas, mujer barbuda, seres deformes sin brazos o piernas o que son sólo torso, etc.) lo que ya le prefigura como una pelí­cula maldita que muestra el rostro muy bien guardado del maquillado vivir americano.

 

La cinta narra, basado en el relato "Spurs" de Tod Robins, la historia de Hans, un enano que trabaja en el circo de Madame Tetrallini en Francia, comprometido con Frida, otra enana y artista circense. No obstante el pequeño Hans está enamorado de Cleopatra, una bella y sensual trapecista quien sólo se desternilla de risa ante las pretensiones de su diminuto galán, pero luego de enterarse que Hans heredará una fortuna urde un plan con Hércules, el hombre fuerte del circo, para casarse con el enano y luego envenenarlo para heredar así­ el dinero. En la cinta se muestra el lado siniestro de estos fenómenos que conforman una especie de cofadrí­a espeluznante, con sus propios códigos de moralidad y convivencia.

 

Cuando la cinta se estrenó en 1932 la crí­tica la consideró de mal gusto y de un amarillismo asqueante, sin mencionar la censura que la prohibió en muchos otros paí­ses. La pelí­cula fue retirada y guardada con mucho sigilo. Para que regresara a las salas de proyección pasó una larga odisea. Hoy es una pelí­cula de culto, una extravagante joya de la monstruosidad existente no tanto en las personas con algún defecto congénito, sino en las personas normales capaces de los peores actos.

 

Diane Arbus, una fotógrafa hija de papá, comenzó a recorrer las peores calles de Nueva York. Sus incursiones, sobre todo a altas horas de la noche, eran ya una experiencia que la marcarí­a para el resto de sus dí­as. Querí­a descubrir ese mundo oculto que excluye la belleza. Su método fue sencillo: ir al encuentro de lo grotesco, de lo bellamente horrible. Su segundo paso fue entablar conversación con la fauna nocturna, con los reventados de la vida, con los personajes más excéntricos que pululaban por bares de mala muerte y basureros. Diane Arbus conversaba largas horas con prostitutas, chulos, mendigos. Les explicaba su pasión por la fotografí­a y luego los convencí­a para que dejaran tomar una foto. Poco a poco fue conformando una galerí­a de tipos, de seres que más que personajes de la noche eran alegorí­as de nuestras pesadillas. Un inigualable museo de hombres, mujeres y niños dejados al margen del gran "sueño americano".

 

Sus modelos eran vagos, borrachines, fenómenos de circo, nudistas, prostitutas, travestidos, parejas de barriadas pobres, retardados, niños especiales, gemelos, enanos, gigantes, locos e incluso habí­a personajes de alcurnia como un hombre de Oklahoma que se autoproclamaba como heredero supremo del trono del Imperio Bizantino. Diane Arbus explica en una entrevista un poco su relación con estos personajes: "Los monstruos eran una cuestión que fotografié mucho. Fue una de los primeros motivos que fotografié y para mí­ poseí­a un tipo de excitación terrorí­fica. Comencé como a quererlos. Todaví­a hoy aprecio y quiero a mucho de ellos. En realidad no quiero aseverar que ellos son en si mis amigos, sino más bien que ellos me permitieron sentir una mezcla de vergí¼enza y temor. Hay una cantidad de leyenda sobre los monstruos. Todo para ellos sucede como en un cuento de hadas. Los monstruos nacieron con su trauma. Ellos ya han pasado su prueba en la vida. Ellos son aristócratas del dolor".

 

La pelí­cula de Tod Browning, Freaks, fue importante en su trabajo. Patricia Bosworth escribe: "Dee llevó a Diane a ver Freaks, la pelí­cula de Tod Browning, de 1932; Dan Talbot la habí­a reestrenado en el New Yorker Theatre, del Upper West Side, que era de su propiedad. La pelí­cula cautivó a Diane, porque los monstruos no eran imaginarios sino reales, y esos seres -enanos, idiotas, contrahechos- siempre habí­an sido para ella motivo de atracción, de reto y de terror, porque constituí­an un desafí­o a muchas convenciones. A veces, Diane pensaba que su terror estaba vinculado a algo que yací­a en lo más profundo de su subconsciente. Cuando contemplaba el esqueleto humano o la mujer barbuda pensaba en un ser oscuro y antinatural que llevaba oculto dentro de sí­ misma.

 

Hoy todaví­a veo la pelí­cula, o me quedo absorto mirando las fotos hechas por Diane Arbus, y desduzco que la monstruosidad espiritual es más peligrosa que la fí­sica. El espejo nos devuelve la mentira de ese entusismo que somos, de esa normalidad aparente mientras adentro un monstruo toma cuerpo y metáfora oscureciendo todo reflejo. Un aforismo de Antonio Porchia podrí­a servir: "En plena luz no somos ni una sombra".

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
12 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.