Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

 

 

Merluzas, quantums y fin de la vida

 

 

 

Deseo proseguir lo planteado anteriormente en mi blog, con el caso de El Arte, la merluza y el fin de la vida, y lo deseo plantear desde un punto de vista que nos sobrecoja, así­ como lo hacemos cuando surge la vida, un nacimiento un afloramiento, etc. Ante aquellos fenómenos nos recogemos hací­a nuestra alma profunda tratando de entender el ¿Cómo?, y el ¿Por qué? La naturaleza ocupa tales o cuales practicas para desarrollarse, y expandirse como tal en todo su alto y ancho infinito, y por que no en su sempiterna profundidad y magia.

Este articulo quiero llevarlo tanto al blog como a Escaner, siento que queda poco tiempo como para resumir o hacer breviarios, es urgente entender o tratar de entender los códigos profundos del cosmos, la conciencia abisal del Logos, la estructura determinada por los demiurgos en el génesis, los principios esenciales de la creación. Merluzas y quantums.

 

 

 

 

Esos intervalos de energí­a, en que cada merluza libera su energí­a atómica, en sus procesos moleculares, de manera discontinua, quizás tomando portales dimensionales para darle un espacio de latencia a dicha energí­a. Pero ¿Qué es esto? Que tiene que ver la merluza tan mentada, con su rol social, su importancia alimentaria, con todo lo relacionado con quantums. Bueno está también su autoridad hermenéutica, su potencialidad sí­gnica, que a la larga se relacionan en un vasto punto con los quantums. Pero ¿se relacionan? Sí­ y mucho, como mucho tienen que ver los pistilos de las plantas, las hojas logarí­tmicas, los cielos, los astros, las elipses, mis dedos, mi cuerpo, el alma.

 

 

 

 

Es la relación entre los planos fí­sicos en relación con los planos no fí­sicos, es como mi pintura tratando de expresar lo que sueño, me refiero al sueño despierto, ese momento en que aproximo la experiencia oní­rica mientras dormí­a, a los planos conocidos como reales, pero que a la vez son solo una extensión de los sueños o viceversa, la vida fí­sica o real posee una extensión infinita denominada suprarrealidad, o surrealidad.

 

 

 
 
Para entender, que es la vida, hay que estudiarla desde muchos puntos de vista. Primeramente desde una óptica biológica, otra fí­sica, y también por que no una filosófica, esta última determina el ¿Por qué? El ¿Para qué? En cierta manera es la forma del pensamiento abstracto, que dilucida, y contiene los elementos esenciales y sostenedores de los otros estamentos. ¿Por qué una fí­sica cuántica? En que determina el estado de la materia, su naturaleza, su razón del funcionamiento, y ¿Por qué? Especí­ficamente este comportamiento.En esto también nos podemos adentrar e los aspectos que diseñan las estructuras, las micro y superestructuras, ¿Por qué este diseño y no otro? En que momento el número Fi, o el valor Pi, son pre-diseñados para contener las diversas estructuras que la usaran como modelos. Por ejemplo, la estructura orbital de los átomos, de los planetas alrededor de una estrella, la figura elí­ptica de los cometas, y cualquier cuerpo celeste. ¿Como se determinó? ¿Antes del big bang? Existí­a entonces un plan maestro, que fuera permitiendo, que toda la inmensa energí­a liberada a partir de una sola explosión, se fuera ordenando en torno a estas figuras geométricas. Increí­ble, ¿No es cierto?

Entonces cada merluza que habita en nuestros mares tiene un propósito, así­ como sus depredadores naturales, y su alimento, es la infinita cadena, que mantiene esta suerte de autopoiesis, como lo definirí­a Maturana, haciendo analogí­a con la dinámica molecular.

 

 

 

¿Quiénes somos para interrumpir el orden natural? ¿Conocemos acaso la esencia de la geometrí­a? ¿Sabemos el por qué de la quántica en la fí­sica? ¿Conocemos el ordenamiento cósmico? Parece que ¡¡NO!! Pues lo que estamos haciendo, va contra todo orden lógico, contra todo mí­nimo raciocinio, es como si fuésemos una horda de animales depredadores frente al fin del mundo.

Albert Einstein dio una muy exacta explicación y analogí­a con la vida en términos de comparaciones reales, acerca del significado de la palabra cuántica y cuantos. En su libro "La fí­sica, aventura del pensamiento" dice que por ejemplo en una mina de carbón la producción puede variar en un modo continuo, si nosotros aceptamos ante esto cualquier unidad de medida por mas í­nfima que esta sea. Por ejemplo para este caso podrí­amos decir que se produjo 1 pequeño granito mas de carbón que el dí­a anterior. Lo que no podrí­amos expresar es la variación de mineros de manera continua, no tiene sentido alguno o razón lógica, decir de que se aumento el personal en 1,70 personas, es decir la medida de la cantidad de personal es discreta y no continua. Otro ejemplo, una cantidad de dinero solo puede variar de a saltos, de manera de expresarla discontinuamente. La unidad de medida mí­nima para el dinero es el centavo. Podemos decir entonces que ciertas magnitudes o medidas cambian de una forma continua y en otras de una manera discontinua o discreta, o sea dicho de otra manera, por cantidades elementales o pasos que no pueden reducirse indefinidamente. A estos lapsus mí­nimos e indivisibles, se los llama cuantos elementales de la magnitud en cuestión. Es claro entonces que al aumentar la precisión de cómo se realizan las medidas de cualquier tipo de magnitud, unidades que se pensaban indivisibles dejen de serlo y adoptan un valor aun menor. O sea ciertas magnitudes que se consideran continuas pueden tener una naturaleza o esencia discreta.

 

 
 
En fí­sica, ciertas magnitudes consideradas por mucho tiempo como unidades continuas, en la realidad están compuestas de cuantos elementales. La energí­a es una de estas magnitudes que al estudiar los fenómenos del mundo de los átomos, se detecto que su naturaleza no era continua sino discreta y que existe una unidad mí­nima o cuanto elemental de energí­a. Este fue el descubrimiento de Max Planck con el que se inicia la teorí­a cuántica. Existe pues una unidad entre cada espacio de materia que se determina por una ley que es distinta al razonamiento lógico humano, es como si cierta materia o lapsus de materia, no existiera, algo sucede en ese cuanto que hace que la materia deje de comportarse de manera continua.

Cada quantum utilizado como un sustantivo se refiere a la cantidad más pequeña de algo que es posible tener. En el Universo de la fí­sica clásica existe el concepto de que todos los parámetros fí­sicos como por ejemplo la energí­a, la velocidad, la distancia recorrida por un objeto, son continuos. Para entonces entender que es esto de continuos, pensemos en el termómetro común de mercurio que mide la temperatura, podemos apreciar que la misma aumenta en un grado en realidad aumento primero en una décima de grado y así­ siguiendo antes en una millonésima de grado etc., etc. Es decir el proceso de aumento de temperatura que medimos con el termómetro decimos que es continuo. Bien en el mundo de la fí­sica cuántica esto no es tan así­, en realidad el aumento no es continuo, en concreto cuando Max Planck estudió como se producí­a la radiación desde un cuerpo incandescente, su explicación para este fenómeno, fue que los átomos que componen el cuerpo incandescente, cuando liberan la energí­a en forma de radiación, lo hací­an no en forma continua, sino en pequeños bloques a los que él denominó cuantos de energí­a. Lo raro e increí­ble de todo este proceso o de la explicación de Planck es que no existen posiciones intermedias, es decir no existen medios cuantos o un cuarto o un octavo de cuanto. Es como si en el caso del termómetro no existiera la fracción de grado, simplemente la temperatura que está en 20º pasa de golpe a 21º. Decimos extraño porque lo que el sentido común y la lógica humana nos dice es que la temperatura de un elemento deberí­a aumentar cuando este recibe calor/energí­a; si el cuerpo está en 20º y le doy calor en una pequeña cantidad, no será suficiente para que aumente en un grado a 21º pero si para que en algo aumente. En el mundo cuántico es como si esas pequeñas cantidades se van almacenando en algún lugar sin manifestarse de ninguna forma (sin aumento de temperatura del cuerpo), para que de repente cuando la cantidad de calor transmitida alcanzó un valor tal que el termómetro muestra ahora sí­ un aumento de 1º, marcando 21º. ¿qué pasó en el medio?.Esa es la razón de el planteamiento de estas preguntas, ¿Dónde se fue la energí­a mientras está llegaba al otro número entero? Es que se expresa esta pregunta en un posible lugar de almacenamiento de la energí­a, otro plano dimensional contenedor de esta energí­a, o solo una ecuación en el espacio tiempo que almacena esta energí­a, en una suerte de estado de latencia, o ¿Es realmente el Universo un espacio fí­sico? O es meramente una ilusión, un sueño, una idealización de nuestra conciencia. ¿Es una proyección de nuestra mente? Un estado de cosas en forma de holograma, como lo planteaba hace dos años, con la pregunta ¿Es el universo una proyección holográfica? Bueno esto no es sino que solo una analogí­a para entender, es el ejemplo de aproximarse a lo que efectivamente ocurre en el universo cuántico. Todas las partí­culas que integran el universo fí­sico se deberí­an mover en saltos cuánticos. Un cuerpo no puede absorber o emitir energí­a luminosa en cualquier cantidad arbitraria sino solo como múltiplos enteros de una cantidad básica o cuanto. Volviendo a la rareza de estos fenómenos increí­bles. Quiero recalcar la extrañeza de este fenómeno, llamando la atención sobre el hecho de que el cuanto no es una cantidad que pueda subdividirse, es decir, el concepto de continuidad pierde significación, entre 0 y el cuanto no existe nada. Son estados que la naturaleza no permite. Esta es la caracterí­stica esencial del descubrimiento de Planck al estudiar los fenómenos llamado radiación del cuerpo negro, pues existe un lí­mite inferior al cambio de energí­a (absorción o emisión de energí­a en forma de luz) que un átomo puede experimentar.

 

 
 

Pero volvemos a la merluza, si la fí­sica quántica tiene un diseño, para la transmisión de la energí­a, y el cosmos ocupa estas leyes para sostener la vida, quiero entonces explicar que toda la vida, la materia y la no-materia se sostienen por algo que está diseñado desde antes ¿Con un propósito? Eso no me corresponde analizarlo aquí­, solo me es pertinente manifestar que existe un fenómeno que se comporta de manera extraña ante nuestra imberbe lógica. Por lo mismo la merluza, con sus diseño, con sus ser parte de este intrincado plan llamado vida, debe ser preservado, reconocido, estudiado, venerado, así­ como los pueblos originarios alababan toda la creación, habí­a pues allí­ una sabidurí­a profunda que reconocí­a el poder del Universo. La magia de la vida, la que nosotros por egoí­smo, por banalidad, hemos olvidado. Yo veo con los ojos del artista, la deidad roza mis ojos del alma, para ver con claridad, solo deseo que abramos la pupila del espí­ritu, antes de que sea demasiado tarde.

 

 

Links: www.enriquedesantiago.com

www.artedesantiago.blogspot.com

www.animasenelarte.blogspot.com

www.artenoticias.blogspot.com

desantiagosurreal@yahoo.es

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
4 + 5 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.