Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario


El rechazo a la palabra

México 1977 no es el México del 2010

Pola Weiss , Recontexto

Por Juan José Díaz Infante

jdiazinfante@altamiracave.com

Mayo 2010

Mientras cambiemos de canal,

la tele todavia no funciona,

el gran fracaso es el cambiador de canal..

Enrique la Mancha

.

La television es una manera de hablar, no es un contenido automàtico. Qué dificil la falta de experiencia de conformar una experiencia visual

Videoretrato 1979, Pola Weiss

En 1954 aparecióuna carta publicada de Diego Rivera en que protestaba ante el rector de la Universidad Autónoma de México por el cargo otorgado a un joven artista alemán cuya idea del arte apenas coincidía con las posturas ideológicas del muralismo mexicano. Rivera y Siqueiros acusaban en aquel entonces a Mathias Goeritz de ser un simple simulador, carente en absoluto del más mínimo talento y preparación para el ejercicio del arte del que se presenta como profesional. Lo catalogaban de cosmopolita, decadente, agente del imperialismoy hasta nazi. Con respecto a su actividad docente, le reprocharon llevar a juventud por el país por caminos equivocados y peligrosos.Rivera fue aún más alláy exigiópúblicamente que Mathias fuera deportado, pues la edificación de un museo experimental que Mathias había construido deformaba al país. Tomado del articulo Mathias Goeritz: ecos del modernismo mexicano por Laura Ibarra en La Jornada 19 julio 2009. Mi comentario: No entiendo como nadie se queja de Teodoro González de León.

Cómo ejercer lo nuevo en una cultura que todavía no digiere su pasado. Se retoma la repetición y el lugar seguro, quizá por que nuestra cultura tiene 1500 años de iconofagia que no podemos heredar o digerir todavía.  Para entender una historia del arte propia y sobre todo el arte que tiene pocas referencias habría que revisar la información perdida: qué estaba pasando en México en 1977 para poder generar una visión adecuada, más precisa o, al menos, entender una posible manera de ver el trabajo de Pola Weiss. Una sugerencia para aterrizar una visión fresca y revisada.

Recordemos 1977, López Portillo está gestando un desastre de país, con frases como no vamos a saber qué hacer con el dinero y la solución somos todos.  López Portillo estátomando decisiones como, ya no hay que cultivar arroz si lo puedo comprar con el dinero del petróleo. López Portillo imprimirá dinero para poder ampliar las paraestatales  y generará una inflación de más del 100% anual, nacionalizará la banca, acusará al público en general de saca dólares, la banca y el país hasta hoy en día no se ha recuperado del brillante presidente.

Culturalmente 1977 se le conoce como nuevo oscurantismo de la industria del cine y como uno de los momentos más malos de nuestra cinematografía, seguramente éste es el que ha pasado con más votos a la Historia de la infamia de la mano de un nombre: Margarita López Portillo. La televisión en México en 1977, Azcarraga, El tigrelleva 5 años al frente de Televisa, se transmiten algunos programas hechos por la UNAM y en 1983 el canal 8 (hoy 9) tenía un perfil cultural.

También de manera periférica y aislada en 1977, Ulises Carrión escribía Hamlet para dos voces.

Es claro que la visión de un artista, cualquier artista, es un esfuerzo personal, periférico y el poder entender esos momentos  hay que desprenderse la percepción de historia lineal del arte y entrar en una manera de verla de manera espacial. Pola al estar haciendo los primeros intentos de videoarte, o arte electrónico o teleartista o arte tecnológico. Hay que entender que el arte electrónico es en realidad arte conceptual  y hay que analizar la obra de Pola desde el punto de vista de su discurso. No tiene que ver con una votación de popularidad.  Pola conceptualmente tenía claro la necesidad del rechazo de la palabra y la utilización de un nuevo canvas para la expresión de las ideas.

Pola escoge la imagen de video, que no es solamente eso, sino que es ese proceso integrador que requiere muchos elementos esto de hacer video. Un video requiere de un guión escrito, música y audio, teatro o sujeto, fotografía, edición y pasterización. Independientemente del proceso o ventana que todavía requiere una vez el producto.

lo importante es su autodefiniciòn, en un análisis frontal de su obra, si ella se autodenomina teleasta, por qué no se le respeta su término y ¿por quéla escuela mexicana de video no es de teleastas? Por que debemos de homogeneizar nuestro quehacer con una vertiente internacional. Podríamos llamarla teleasta y videoartista. No hay que malentender la visión del artista como necesariamente  la rehabilitación de la caja idiota, no hay manera de rehabilitar la caja idiota ya que la gran mayoría no le interesa esa rehabilitación.

Sin embargo pareciera que hay una necesidad de reconocimiento que requiere de validar la actitud de los artistas y que sin esa validación la obra no tuviera ningún valor. De ahí hay que entender que tenemos pocas instancias validadoras y, por lo tanto, es igual la indeferencia a los Cristos de Auschwitz o las Torres de Satélite.

Lo que hay que apreciar en el proceso de formación de un arte es a los que les toca la experimentación. Los procesos primarios no tienen lenguaje, son un balbuceo y hay que saber las etapas de nuevas tecnologías, experimentación, luego lenguaje y finalmente la obra maestra.

En el caso de Pola, estamos en contacto con ese primer balbuceo de un nuevo medio. Hay que apreciar la fuerza de la experimentación, definición de términos propios, autodefiniciones que permiten ahora un referente al lenguaje del video mexicano.

Estuve trabajando con Gina Badenoch, enseñàndole fotografìa a ciegos, me puse a pensar como era que las imágenes de ciegos funcionaban, llegue a mi clase del Tec de Monterrey. Me di cuenta de que el sistema educativo no está diseñado para enseñar  a ver, nos orientamos, era lo que siempre afirmaba Ernst Haas,

Estamos educados por imàgenes que ilustran un texto mal escrito.

Nuestro  cerebro està diseñado para ser 70% visual, si no lo usamos se atrofia. Al final tanta semiótica tiene que ver con los ciegos, la falta de discurso.

Tenemos una gran dependencia en la enseñanza a través del texto, nunca vemos, en el mejor de los casos reconocemos la historia de una pelicula, ilustro mi ejemplo

Fragmento sobre una leyenda hindúque habla de seis ciegos.

Sin embargo, llegóel día en que el ambiente de calma se turbóy se volvióenfrentamiento entre estos sabios ciegos, que no alcanzaban un acuerdo sobre la forma exacta de un elefante. Las posturas eran opuestas y como ninguno de ellos había podido tocarlo nunca, decidieron salir al día siguiente a la busca de un ejemplar, y de este modo poder salir de dudas.

Tan pronto como los primeros pájaros insinuaron su canto, con el sol aún a medio levantarse, los seis ciegos tomaron al joven Dookiram como guía, y puestos en fila con las manos a los hombros de quien les precedía, emprendieron la marcha enfilando la senda que se adentraba en la selva más profunda. No habían andado mucho cuando de pronto, al adentrarse en un claro luminoso, vieron a un gran elefante tumbado sobre su costado apaciblemente. Mientras se acercaban el elefante se incorporó, pero enseguida perdióinterés y se preparópara degustar su desayuno de frutas que ya había preparado.

Los seis sabios ciegos estaban llenos de alegría, y se felicitaban unos a otros por su suerte. Finalmente podrían resolver el dilema y decidir cuál era la verdadera forma del animal.

El primero de todos, el más decidido, se abalanzósobre el elefante preso de una gran ilusión por tocarlo. Sin embargo, las prisas hicieron que su pie tropezara con una rama en el suelo y chocara de frente con el costado del animal.

-¡Oh, hermanos míos! exclamó- yo os digo que el elefante es exactamente como una pared de barro secada al sol.

Llegóel turno del segundo de los ciegos, que avanzócon más precaución, con las manos extendidas ante él, para no asustarlo. En esta posición en seguida tocódos objetos muy largos y puntiagudos, que se curvaban por encima de su cabeza. Eran los colmillos del elefante.

-¡Oh, hermanos míos! ¡Yo os digo que la forma de este animal es exactamente como la de una lanzasin duda, ésta es!

El resto de los sabios no podían evitar burlarse en voz baja, ya que ninguno se acababa de creer los que los otros decían. El tercer ciego empezóa acercarse al elefante por delante, para tocarlo cuidadosamente. El animal ya algo curioso, se giróhacía él y le envolvióla cintura con su trompa. El ciego agarróla trompa del animal y la resiguióde arriba a abajo notando su forma alargada y estrecha, y cómo se movía a voluntad.

-Escuchad queridos hermanos, este elefante es más bien comocomo una larga serpiente.

Los demás sabios disentían en silencio, ya que en nada se parecía a la forma que ellos habían podido tocar. Era el turno del cuarto sabio, que se acercópor detrás y recibióun suave golpe con la cola del animal, que se movía para asustar a los insectos que le molestaban. El sabio prendióla cola y la resiguióde arriba abajo con las manos, notando cada una de las arrugas y los pelos que la cubrían. El sabio no tuvo dudas y exclamó:

-¡Ya lo tengo! dijo el sabio lleno de alegría- Yo os dirécual es la verdadera forma del elefante. Sin duda es igual a una vieja cuerda.

El quinto de los sabios tomóel relevo y se acercóal elefante pendiente de oír cualquiera de sus movimientos. Al alzar su mano para buscarlo, sus dedos resiguieron la oreja del animal y dándose la vuelta, el quinto sabio gritóa los demás:

-Ninguno de vosotros ha acertado en su forma. El elefante es más bien como un gran abanico plano y cediósu turno al último de los sabios para que lo comprobara por símismo.

El sexto sabio era el más viejo de todos, y cuando se encaminóhacia el animal, lo hizo con lentitud, apoyando el peso de su cuerpo sobre un viejo bastón de madera. De tan doblado que estaba por la edad, el sexto ciego pasópor debajo de la barriga del elefante y al buscarlo, agarrócon fuerza su gruesa pata.

-¡Hermanos! Lo estoy tocando ahora mismo y os aseguro que el elefante tiene la misma forma que el tronco de una gran palmera.

Ahora todos habían experimentado por ellos mismos cuál era la forma verdadera del elefante, y creían que los demás estaban equivocados. Satisfecha asísu curiosidad, volvieron a darse las manos y tomaron otra vez la senda que les conducía a su casa.

Otra vez sentados bajo la palmera que les ofrecía sombra y les refrescaba con sus frutos, retomaron la discusión sobre la verdadera forma del elefante, seguros de que lo que habían experimentado por ellos mismos era la verdadera forma del elefante.

Seguramente todos los sabios tenían parte de razón, ya que de algún modo todas las formas que habían experimentado eran ciertas, pero sin duda todos a su vez estaban equivocados respecto a la imagen real del elefante.

El videoarte  hay que saberlo leer, estructurar. Que quiero decir con eso. No es lo mismo un artista cuyo soporte es video, es decir alguien que tiene un mensaje y que su ventana es un video. A un videoartista, en el cual el medio, toma una necesidad de rigor y de oficio. Donde el videoarte tienen un cuerpo de trabajo y hay reglas que hay que observar , donde hay un rigor de calidad, de aspectos técnicos, de oficio. México tiene confusiones de análisis.

En el mundo delnarte hay una gran diferencia entre un artista cuyo soporte es fotográfico y un fotógrafo. En un mercado de precio, de dinero un artista con apoyo fotográfico cuesta millones de dólares, un fotógrafo estáen los miles.

Yo me acuerdo el haber estado trabajando con Elías Levín en el Museo Carrillo Gil, por ahíde 1995, habíamos terminado de editar el video de Música de Cámara. Y en ese momento ese video tenía que pasar a ser parte de la colección del museo, era la primera vez que se hacía una cosa así, el contrato de donación del INBA no prevía un video como obra de arte. tanto Elías como Yo tratábamos de definir en video cual era la obra de arte, quéera la obra de arte. Misma fenomenología que le sucede a Peter Campus, entre el 2000 y 2004, donde un año la copia de su video costaba 350 dólares y unos meses después la misma copia valía 3000, cuál es la diferencia.

El arte tiene estas paradojas, sucitadas más por las faltas de entendimiento o por malos entendidos, que por los atinos. Tiene que ver con las instancias validadoras que de alguna manera siempre son administrativas. No existe las validaciones cualitativas. Mi amigo Fernando Castro y yo platicabamos como estábamos de acuerdo de como algunos curadores son muy flojos. Y si, realmente mucha de la cultura basura se da, ya que hay un concepto de conveniencia.

Para hablar de Pola, para hablar de su obra y sus aportaciones, hay que reordenar la mirada de muchas cosas, no se puede hablar de términos nuevos a partir de conceptos obsoletos, la libertad de pensamiento y la metáfora de futuro no responden a la incredulidad.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
8 + 1 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.