Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario


Por Alberto Caballero
GEIFCO@teleline.es
 
Nicolas Schí¶ffer, ouvres de 1951 í  1978
Ballets de lumií¨res
Fondation Electricité de France
juin – aoí»t 2005
Serge Lemoine, commissaire général
Maude Ligier, commissaire de l' exposition

Nathalie Crinií¨re, scénographie

 

De la máquina a la cibernética, de una operación mecánica a una operación numérica, no se trata de construir un objeto mecánicamente, sino a través de un volumen virtual producir la disolución del objeto, no se trata de un objeto lumí­nico sino la multiplicidad de lo lumí­nico. De allí­ el salto de lo mecánico a lo numérico, no se trata de una estética de la máquina (siglo XIX, principios del XX), sino poder medir el proceso de desmaterialización del arte, de allí­ el interés de los artistas de trabajar con la materia (pura) como la luz (el agua o el sonido) cuya condición fundamental es la falta de consistencia. Aquí­ las cuestiones a tratar son diferentes: programas, trasmisión de la información, el artista ya no será más un creador, será un creador-programador. "Definir la creación como una emisión de información nueva en una forma inédita"

Entre la percepción y la programación Podemos leer del catálogo: " Sus esculturas, constituidas por esenciales elementos fijos y móviles, y por luces animadas soportadas por estructuras verticales y horizontales, componen una forma plástica en constante animación. Ellas se inscriben plenamente en la lí­nea lumino-cinética que nace alrededor de los años €™20. Nicolas Schí¶ffer ha elaborado su arte y definido su lenguaje entre 1950 y 1970. Utiliza la luz eléctrica en asociación a diversos sistemas para transformar la naturaleza misma del arte. Se mueve conjuntamente con los artistas del Salon des Réalités Nouvelles. O sea que sale de la dimensión de la escultura a la realidad entera. El se enriquece con los nuevos problemas, fundados sobre la comprensión de la percepción y de la programación dentro de los nuevos medios como la cibernética." Arnauld Pierre dice " Desde los años €™50 Nicolas Schí¶ffer repiensa totalmente los procesos ordinarios de la creación artí­stica. Llevado por la revolución electrónica, llega a desmaterializar el arte para desenvolver las formas inéditas de un entorno cibernético. El artista trabaja con un programador capaz de trasmitir los signos estéticos." Por lo que deducimos que Schí¶ffer sustituye los procesos perceptivos que dominaban el arte hasta ese momento, por el proceso de programación. "Yo me considero más un programador que un creador" "Yo soy incluso una máquina de memorizar y de combinar" y compara "el extraordinario trabajo de la informática" que realizan las neuronas. Se ocupa en sus investigaciones de perfeccionar los medios de trasmisión de la información visual o auditiva al receptor, observador u oyente.

 

 



01. Nicolas Schí¶ffer €˜Chronos 8€™
Ballets de lumií¨res, 1968.
Fondation Electricité de France

Comisario exposición: Serge Lemoine

Schí¶ffer usa el pensamiento cibernético en su objetivo de desmaterialización. La cibernética y su corolario, la teorí­a de la información, lleva a formular la concepción de un arte donde la existencia reside en la comunicación de signos visuales, sonoros o audiovisuales y define la creación como €˜una emisión de información nueva de una forme inédita€™ Ver y percibir: del objeto real al objeto virtual, de la instalación de la luz al espacio lumí­nico. Para esto Schí¶ffer utiliza diferentes procesos: mecánicos, electrónicos, de emisión de sonido, instalación y espectáculo. Pero sus materiales fundamentales son: el espacio, la luz y el tiempo, estos materiales inmateriales, son articulados por tres etapas de investigación: la espacio dinámica, la lumino dinámica, y la crono dinámica. O sea, la construcción de un espacio mediante la luz, aunque su soporte sea metálico, es la reflexión mediante espejos que permite convertir al espacio en perceptivo, de un espacio en tanto real a un espacio virtual. La relación entre la estructura metálica (como objeto real) y la perceptiva (como tal objeto virtual) estará dada por un programa, es el programa la nueva estructura real, que permite la construcción del espacio en tanto virtual. Las consecuencias de lo que se produzca entre uno y otro registro, entre uno y otro objeto, se deberá al programa. Lo real ahora será el programa.

 

No se trata de la luz como valor de uso, en los edificios o en las carreteras, se trata de la luz en su valor estético, como un valor agregado, no se trata de la luz de los carteles luminosos, como valor de información, sino la luz en tanto €˜programa lumí­nico€™-

 

 


02. Nicolas Schí¶ffer €˜Prisme€™
Ballets de lumií¨res, 1965
Fondation Electricité de France
Comisario exposición: Serge Lemoine 

 

Volumen virtual y disolución del objeto Ya no se trata del valor real de la obra, y lo virtual como resto, ante la imposibilidad de acceder a lo real, lo virtual como producto de la mirada, mira al espectador. Aquí­ lo virtual es la obra misma, lo que cuenta es el efecto óptico producido, el objeto de arte ya no es una finalidad en si mismo sino un medio de experimentar lo infinito, lo virtual. Para el arte la luz era un medio para producir el objeto (Veermer), el aparato perceptivo, el objeto la modelo. Aquí­ la luz es un medio para producir un espacio, el objeto es el observador, el espacio virtual perceptible en el interior de un prisma de metal, el observador se siente inmerso en un espacio lumí­nico. No hay objeto, artí­sticamente hablando, es la instalación de un espacio lumí­nico, virtual, donde el objeto es el observador.No se trata de una investigación meramente estética, es una investigación de los procesos genéticos, psicológicos, psí­quicos, quí­micos, olfativos, visuales y audiovisuales. El programa permitirá la emisión de x imágenes por minutos, no se dirige –según Schí¶ffer- a la percepción de la retina, sino a la percepción neuronal. Se trata no sólo de una desmaterialización del espacio y de la obra, sino la desaparición de la forma, es una forma informal, en permanente movimiento, mediante un programa informático nos permite ver los restos de dicho proceso, la fragmentación de la luz. Insisto no se trata de la luz como materia para dar forma (Veermer) sino de la fragmentación para acceder a lo imposible de la materia, de la programación para ver lo imposible de ver.

 

 

obra expuesta en

03. Bienal de Valencia

III Edición, octubre - noviembre 2005

Tema: El agua

exposiciones

04. Albers & Moholy-Nagy.
From de Bauhaus to the New Worl
Tate Modern. Millbank . Londres
marzo / junio 2006
Comisario: Achim Borchard-Hume

05.Chistian Herdeg

Galerí­a Salvador Dí­az.
Madrid

marzo/abril 2006

06. James Turrel
IVAM. Valencia
diciembre 2004 – febrero 2005
Comisaria: Ana Marí­a Torres

07. Leo Villarreal
Galerí­a Javier López.
Madrid

febrero 2005

08. Paul Friedlander
Exposición de esculturas cinéticas de luz
Timeless Universe
Sala Parpalló
del 17 de mayo al
9 de julio de 2006

edificio

08. Nueva Sede de la Fundación
Caixa Galicia en A CoruñaCantón Grande www.fundacióncaixagalicia.org

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
16 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.