Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

TOMATE Y CEBOLLA
Dos agentes de arte argentino



Son las dos de la tarde en una esquina de Palermo. No el Palermo que atrae a los que quieren ser atractivos, más bien una versión interior break-de-almuerzo en el restaurant-de-la-esquina. Dentro, gente que ha salido a comer entre una y dos enjuga el pan con lo que queda en sus platos, la gente de dos a tres hace una larga fila y en ella estoy cuatro antes que el último.


Gustavo Daniel Rí­os

 

Aquí­ el modus operandi es pasar por unas vitrinas donde se exhibe lo que quieres comer, se lo pides a una señora gorda envuelta en paños blancos y luego pagas en la caja que corona la hilera. Todos estamos con la bandeja en la mano, todos estamos masticando un trozo de pan, a todos se nos enfrí­a la comida y supongo que el saber que todos estamos en la misma situación elimina cualquier intento de reclamo.
La pareja que acaba de pagar se mueve rápidamente a una mesa que se desocupó; él gentilmente lleva la bandeja con los platos de ambos, ella baila esquivando los codos de los comensales. Aterrizan en sus asientos y el botón play es activado automáticamente.

Ella: no quería dar directivas de lectura, asociaciones posibles...¿Para qué? ¿Con qué fin? ¿Quién soy yo para contaminar con condicionantes cualquier lectura inocente? De hecho debo confesar un cierto hastío frente a esos textos que buscan poner en superficie los trasfondos teóricos de las exposiciones que presentan. Entiendo que lo que escribí puede ser un poco oscuro o reticente a la interpretación, pero justamente lo que buscaba era generar sensaciones en el lector, dislocar la pulsión a entender. Por eso preferí las oraciones unimembres que tienen ese impacto de incoherencia.
Desde el modesto lugar que ocupo en el campo del arte contemporáneo de Buenos Aires he visto, y seguiré viendo, una cantidad importante de obras y artistas de las más variadas poéticas. Como coordinadora de la revista ramona semanal y el directorio de artistas Bola de Nieve entiendo que la forma en que miro al arte contemporáneo y sus agentes no es para nada virgen, sino más bien todo lo contrario.


él le pregunta algo sobre una muestra del año pasado que ella habrí­a curatoriado.


Ella: El texto que acompaña la muestra es, como vos decís, menos una guía de aproximación a la muestra que una pieza que busca ser literaria. Definitivamente sabía qué era lo que no quería hacer con ese texto: Cuando pensé esta muestra, no estaba buscando que los artistas retrataran lo urbano porque no fue eso lo que vi en sus obras, sino que se mostraran tres maneras de representar, de poner en signo, no la ciudad como un referente real sino un referente a su vez referencial.

él: Un tema que me obsesiona es el futuro, el poder ver mas allá de lo que pasa habitualmente. Pienso en ver en un sentido pleno de la palabra: Ver que pasa en una época, con una tendencia, acompañarla, incentivarla. Ver quien tiene cualidades para que en un futuro pueda seguir desarrollándolas. Ver quien no las tiene para no hacer esfuerzo inútil y dedicarlo en lo que sí­ va a marchar. Cuando ando muy confundido consulto las cartas de Tarot. Ellas me guí­an, algo de intuición también tengo, a veces sé que va a pasar ya sea bueno o malo.


Mi cabeza ha ido girando gradualmente hacia ellos hasta quedar camuflada en una observación permanente hacia el semáforo que cambia de luces mas allá de la ventana. Aquí­ las luces pasan de verde a rojo con escala en un breve amarillo, algo que me era normal, luego me acostumbré a que la secuencia inversa también pasa por amarillo. Las siluetas en la luz de cruzar / no cruzar es diferente también, pero no mucho.
Juego con la cuchara en el mantel haciéndola girar con el dedo. La miro de reojo y sale disparada, cae en el suelo del corredor entre las mesas. Dicen que cuando se cae una cuchara significa que vendrá a visitarte una mujer (¿o era una embarazada?). Me sumergo bajo la mesa y alcanzo la cuchara con la punta de los dedos. Abajo está lleno de migas y el sol se cuela entre las piernas de la gente y las sillas alrededor. Me vienen unas ganas incontenibles de quedarme un rato ahí­. Levanto los ojos y las calcetas de la chica de la otra mesa se cruzan cubiertas de curvas de colores hasta donde comienza el mantel.
Meto la mano en mi bolso y busco la última revista ramona que me prestó un amigo. El nombre de la coordinadora de la revista es Mariana Rodrí­guez Iglesias.

Ella: La pregunta, por la transmutación de ciertos objetos en palabras, hecha por dos habitantes del mundo (y de mundos) es hoy, más que nunca, de una pertinencia absoluta. Se trata de una interrogación que se ancla en pequeñas expresiones de verdadera devoción laica y popular para ver qué es lo que se esconde en las profundidades de este mar, la mitologí­a latinoamericana.

Vuelvo a mi plato, milanesa con fritas y ensalada argentina como me dijo alguien por ahí­ en un puesto de hamburguesas ante lo cual todos reí­mos cuando les conté que son los mismos tomates con cebolla que en Chile se llama ensalada chilena.


él: El Probador es un espacio de difusión de las experiencias visuales emergente caracterizado por la carencia de un lugar fí­sico donde funcionar y el compromiso de contactar a los interesados con los artistas sin mediar comisión alguna.
El Probador como recuerdo de aquella clase media que como consecuencia de la crisis 2001 tuvo que ingeniar nuevas fuentes de ingresos y del juego establecido por las reglas de sociabilidad que imponen tener éxito y ser reconocidos como miembros de un grupo a través del consumo de ciertos productos.


Ese discurso fulminante se lleva mi atención nuevamente a la mesa de al lado, entre los platos él le muestra una tarjeta grande como un flyer en la cual se lee EL PROBADOR.

él: La modalidad de funcionamiento de El Probador hizo emerger nuevas formas de generar un territorio donde poner nuestras ideas a prueba y en visibilidad de la sociedad atravesadas por una inexiste financiación y la agudeza del ingenio al momento de materializar los pensamientos.
Así­ nacimos... bajo la constelación de Proyecto V un dí­a de octubre de 2004.


Ahí­ es donde habí­a escuchado de este proyecto, su nombre es Gustavo Daniel Rí­os y junto a su novia han armado un par de muestras con artistas de Buenos Aires, de Córdoba y de Chile. Una de ellas fue basada en hacer una pequeña colección de arte contemporáneo, lo que luego lograrí­a mediante diversas formas entre las cuales comprar no fue la preponderante, sino también donación e intercambio.

él: Apostamos por lo contemporáneo. Algunos de los participantes se conocen entre sí­, algunos son amigos. Están.
Tengo algunas obsesiones: ¿ Que pasará dentro de 5 años?, ¿Se afianzará El Probador?, ¿Qué dictaminará el mercado con algunos de los artistas participantes?, ¿Tendrán ellos las ganas de seguir?. Si son "aceptados" "legitimados" por el sistema, ¿La obra conservará fuerza o será algo decorativo, hasta que surja otro modelo de decoración que la reemplace? ¿Surgirá la inteligencia en ellos de adaptarse, de seguir? creo que algunos ya "Ven" ya sea teniendo contacto con extraterrestres, pensando en figuras de 12 metros con cartón o teniendo grandes ideas arreboladas o armando Karaokes para turistas con ganas de diversión. Ellos ya no buscan, encuentran como decí­a el viejo pintor español convertido en auto e integran la relación macro y microcosmos de la que hablaban los griegos.

Ella lo mira sobré el café que le moja de vapor la punta de la nariz.

él: En este momento lo mismo tiene otro nombre y aspecto pero descubrí­ que hay leyes esotéricas universales que siempre van a estar. Bueno, como decí­a, algunos de los que están exponiendo en El Probador ya activaron sus mecanismos internos y están haciendo mucho con pocos medios. Le pido al público, a los que dicen que saben: Pasen y "Vean"!

Al fondo otra luz amarilla. Yo vuelvo a mi plato.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
13 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.