Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Redes Sociales

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido

 

 

 

Por Enrique de Santiago

Cultura y poder, dos conceptos aparentemente diferentes, pero que en la realidad se cruzan, y se han cruzado en mas de una oportunidad, a través de la historia de la humanidad. Bueno el poder es relativamente mas antiguo que la cultura, y aparece con los primeros homí­nidos, y se encuentra presente en prácticamente todas las relaciones de seres vivos dentro de la naturaleza. Este, está í­ntimamente asociado a la sobrevivencia, a la ley del más fuerte, el más oportunista también por cierto.Por lo que encontrarlo a lo largo de nuestro desarrollo social, es normal y casi obligatorio.Por otro lado la cultura, y precisamente las Artes dentro de esta, aparece de a poco y tí­midamente a medida, que los hombres en principio nómadas, comienzan a asentarse primero en clanes en torno a cavernas, y posteriormente en las primeras paleo-aldeas. En estos escenarios el Arte comienza a ponerse al servicio de intereses, religiosos o de la cultura grupal (éxito en la cacerí­a)Con el correr de los siglos el Arte se posiciona como un bien de prestigio dentro de las distintas sociedades, nos remontamos entonces al renacimiento, donde el artista anónimo pasa a ser un personaje de posición social, y destacado dentro de la misma y protegido por reyes, prí­ncipes y todos aquellos que pertenecí­an a parte de las clases dominantes. La revolución francesa rompe un poco este esquema del artista al servicio de los monarcas, y pasa a servir a los intereses populares y revolucionarios, (situación que se repetirí­a con la aparición en el siglo XX de los Socialismos reales). Pero con la irrupción de las ambiciones imperialistas, tanto de Napoleón en Francia como de sus pares en Europa Oriental (Rusia, Prusia, etc) El artista vuelve al servicio del emperador de turno, es notable el caso de Jacques- Louis David pintor neoclasisista, que sirvió prácticamente a tres poderes durante su vida.El comienzo del siglo XX trae consigo, la aparición del artista mas independiente, riguroso en su juicio de la sociedad que lo rodea, ejemplos son el movimiento DADA, el surrealismo, con su postura revolucionaria, Bauhaus, expresionistas etc.Pero esta actitud, cambia radicalmente sobrepasada la década de los 50€™s, cuando el Arte retorna nuevamente a los cí­rculos del poder, y no me refiero a aquellos artistas de la Europa oriental, o de los paí­ses de Asia, con el llamado "Realismo Socialista" o "Arte verdadero" que se supeditaba a los intereses del Partido Comunista, o según la teorí­a revolucionaria al servicio del proletariado y el campesinado.Me refiero al momento en que el Arte, mas que tomar un valor patrimonial público, adquiere un valor dentro del mercado, y por lo tanto pasa a ser y se convierte en una pieza de colección, una pieza de trofeo de ciertos museos en el orbe, un polo de atracción para la recaudación, por medio del aumento de las visitas, en fin, se torna al fin y al cabo, en un medio para incrementar los í­ndices económicos de estos. Y por cierto un medio de poder de particulares, que ven en el arte un objeto de status y una pieza de inversión muy rentable.El artista retoma su antiguo prestigio, y muchos se acercan a los cí­rculos de poder, a las zonas de influencia, para poder acceder a mejorar su posición social, o su prestigio dentro de estos cí­rculos sociales. Entonces el artista abandona en cierta manera el ideal que lo motivaba, deja a un lado el mantener su convicción lejos de los intereses de las oligarquí­as, en cierta manera el Arte y el artista se domestican, se vuelven sumisos ante las necesidades de la sociedad, y pierde todo su carácter revolucionario, entiéndase revolución como impulso, cambio, y no asociado a una ideologí­a o partido en particular. En Chile como el resto de Sudamérica, los poderes oligarcas, y sus influencias dentro de los procesos sociales y culturales, son muy fuertes, por lo que pretender de que el artista, se puede mantener afuera de esta influencia es casi una ilusión, la imagen se ha convertido en un medio poderoso para la mantención del estado de cosas, la imagen en todo su espectro y abanico de posibilidades, se coloca generalmente al servicio de los poderes, ya sean fácticos u oficiales.En nuestro paí­s la guerra de independencia, no fue más que una guerra inter-oligarquí­as, donde se da el caso de criollos que se aliaron a los realistas, y de españoles que huyendo de la pení­nsula, por causa de Fernando VII, vinieron a pelear a favor del llamado "Ejercito patriota"Posteriormente en el año 1891, se crea el parlamento, tras la caí­da del gobierno de Balmaceda, pero este es impulsado por las clases oligárquicas, que viendo la tremenda recaudación que tení­a el estado, por los conceptos de impuestos aplicados a la industria del salitre, vieron la oportunidad, de colocar sus servidores en estos escaños del congreso, para direccionar estas riquezas a favor de sus negocios, es decir en beneficio de la clase dominante, sepultando, los ideales de progreso popular que ambicionaba Balmaceda.Solo después del periodo del 1925 de Alessandri, en que concluye el llamado periodo parlamentario, es que el pueblo se organiza, toma mayor participación dentro de la polí­tica, y se democratiza en parte la gestión parlamentaria.

 

 

 
Pedro Aguirre Cerda
 

Esto tiene sus resultados en las elecciones de 1936, cuando accede al poder el presidente Pedro Aguirre Cerda, quien con su lema educar es gobernar, comienza a dar un vuelco en lo que a participación ciudadana y popular respecta, contando además con el fenómeno emergente del crecimiento de las capas medias del paí­s, se suma a todos estos factores el terremoto de Chillan por lo que el presidente en su momento, decide crear la CORFO, para poder enfrentar a futuro, de mejor manera los embates de la naturaleza por venir.Aparece entonces un estado en sostenido crecimiento, un estado protector, que perdura hasta el fin de la democracia. A partir de ahí­ comienza un nuevo impulso a la gestión privada empresarial, al fomento del emprendimiento individual, y a la determinación de que será el mercado el que dicte las reglas y las pautas a seguir. En todo esto la cultura no queda al margen, si bien la mayorí­a de los integrantes de la actividad en torno al área de la cultura, se mantienen ajenos de servir a los intereses de la dictadura, de a poco se comienza a incubar, una cultura de desgremializar, a los actores de la sociedad chilena, lo que no es excluyente al quehacer de los artistas.Hoy en dí­a una nueva camada de personajes aparecen en torno a la actividad artí­stica, son aquellos que defienden sus propios intereses, y lo hacen además manteniendo lo polí­ticamente correcto dentro del quehacer de la cultura, la que en estos momentos sirve a la inamovilidad de las ideas, a la cultura de lo paralizante, para que los actores de la sociedad, no se vuelquen en contra del stablischment, o en contra de la polí­tica imperante, de carácter adormecedor. Pues por muy de vanguardia que la propuesta parezca, esta no hace mella en las directrices que emanan de los palacios, para consolidar un comportamiento sumiso de las capas gobernadas y engañadas, en resumen el arte y el artista se hacen cómplices de una cultura enajenante, a la mejor medida de un MTV, o un canal abierto o cable, un CNN, cuya única y exclusiva misión es manipular las imágenes en pro del imperio que nos gobierna (entiéndase imperio neoliberal).Solo unos cuantos artistas rebeldes, en su mayorí­a anónimos o ascetas, dan dura pelea al actual modelo de cosas que nos somete, a una neo época de oscurantismo, donde lo que seduce, es la aparente abundancia de información, la cual no es tal, nunca la información habí­a sido tan manejada a favor de unos pocos, solo comparable a las eras mas oscuras de la humanidad, pero ahí­, hay que destacar que la información era í­nfima, y por lo tanto mas maleable. Y es ahí­ donde las nuevas propuestas surreales, abren ventanas para desatarse de la modorra que nos paraliza, que adormece nuestra imaginación, y la capacidad de ser y despertar como seres crí­ticos ante el sistema, y las atrocidades de este y sus inequidades, que ciertamente llevaran a nuestra sociedad a una espiral sin retorno, donde la resultante será un gran estallido social, con sus ya consabidos costos en vidas y perdidas económicas. Las que nuevamente serán absorbidas por las capas mas pobres de nuestro paí­s.Me he enterado que un reconocido premio nacional de Artes, un autodenominado revolucionario, en tiempos que dirigió la escuela de Bellas Artes, ordenó borrar un mural de nuestro reconocido artista, Laureano Guevara, he recopilado valiosa información, y testigos de primera fuente lo han corroborado, justamente en estos dí­as se reinaugurara dicho mural después de un largo proceso de restauración. Pero ante esta realidad que hace el actual director del MAC, de nuestra capital, solamente echar tierra y poner oscuridad sobre esta información, ya que el susodicho es una prominente figura nacional, muy vinculado a las campañas concertacionistas y director de varias entidades culturales, algo casi similar, a las actividades de dicho director.En resumen los peces gordos se cubren y protegen, ambos son o han sido funcionarios de aquellos, que tratan de usar las imágenes y a los imaginadores a favor de sus intereses polí­ticos y mezquinos, nada nuevo bajo el sol, los homí­nidos vuelven a poseer la tierra y a punta de rodillos y mentiras, cubren su vergí¼enza, su desidia, su egoí­smo y sus envidias.

Ser artista en años de cólera, es como hoy me siento. Y tal como en el cuento de H. C. Andersen, "El Traje del Emperador" yo a muchos los veo en pelotas, sobre todo a aquellos curadores, hijos y sobrinos de la Filosofí­a, la Sociologí­a, la Politologí­a, Psicologí­a, etc.
Son aquellos que tuvieron muchos infortunios en tiempos de la plasticina y la tempera, y que han llegado a esta actividad por la puerta trasera, con la posibilidad de hacer un buen negocio, cosa que lograron, en resumen un mercadeo, ad portas del templo de las sacras leyes de la plástica, y no apunto al dogma, sino también cito a las leyes que faltan por erigirse. Pero por favor, el concepto, escuchen bien: El concepto, no es la obra plástica. Por lo que obviamente, han confundido lo que es. Y que cada obra contenga un concepto, que el gesto contenga conceptualidad, no es lo mismo que un concepto sea plástica, por lo que pastelero a tus pasteles, mucho daño se ha hecho, y es hora de vestirse como corresponde a esta ceremonia.
El concepto (latí­n conceptum): Es un pensamiento que se hace palabra, una idea abstracta y general, pensada, verbalizada o escrita. Y lo que los impostores plantean, no es plástico es conceptuoso.
Plástico (griego plastikus) Dúctil, blando, fácil de moldear, dí­cese del estilo que da realce a las ideas, etc€¦

 

 

Traje del emperador

 

 

Si a más de alguno he ofendido con este comentario, no pido disculpas, mas bien dirí­a, mejor preocúpate, puede que andes empelotas por la vida, confiado y seguro, de que pagaste por el mas caro de los trajes.

 

Enrique de Santiago

www.enriquedesantiago.com

www.artedesantiago.blogspot.com

www.animasenelarte.blogspot.com

www.artenoticias.blogspot.com

Muchas gracias por esto que has escrito, ademas de ser muy cierto, em viene como anillo al dedo para un trabajo d ela universidad sobre cultura, arte y poder :D

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.