Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido

 

 

LEO QUINTEROS: "NO TENGO LA EXPOSICÓN QUE MEREZCO"

Por Andrés Fuentealba Canario.

fuentealbacanario@gmail.com

Apareció en la escena local a finales del año 2004 y desde un principio no pasó desapercibido para nadie. Claro, el tipo se declaraba solista por elección propia y tener esa condición en nuestro paí­s no es pan de cada dí­a. Al contrario, es toda una particularidad. Si retrocedemos un poco en nuestra historia musical, la mayorí­a de los hitos o pasajes destacados, hablan en su mayorí­a de agrupaciones musicales tocando el cielo con las manos. Quizás las únicas excepciones a la regla, sean el legado de Violeta Parra y Ví­ctor Jara.

Sin embargo, Quinteros hasta el momento no ha rozado, en términos sonoros, el folclore nacional, aunque su canción - aún inédita - "La Enredadera" puede ser un buen acercamiento. Su corta pero al fin y al cabo historia, habla en un principio de samplers y de poner en el papel una caminata por la cuidad. Mientras que el más actual, nos desvela un tipo nostálgico, introspectivo y sonoramente mucho clásico. En definitiva, un roquero de esos con globalización, a veces abstracto y en otras dueño de una literalidad pura.

Pero emprender una carrera como solista no es tarea fácil. Si alguien decide pararse sobre un escenario y cautivar al público, solamente provisto de su voz y de una guitarra, a su vez también debe hacerse cargo, quiéralo o no, del inmenso legado que han dejado otros en el camino. Las comparaciones pueden resultar odiosas y quizás no sea lo más adecuado, ni periodí­sticamente lo más exhaustivo, sin embargo en este caso la memoria visual y auditiva no perdonan.  

Nombres como el de Bob Dylan, Lou Reed o George Harrison, pertenecen al Olimpo de la música a nivel global. Ahora también y en nuestra lengua, podemos mencionar a Joaquí­n Sabina, Luis Alberto Spinetta, Charly Garcí­a y Andrés Calamaro, sólo por nombrar algunos.

Y es que el trabajo en solitario, a diferencia de las agrupaciones, establece la conexión más próxima entre la vida del autor y su música. Incluso y en los casos más destacados, provoca la creación de un universo paralelo lleno de claves musicales, términos verbales o temáticas de cualquier í­ndole, que los hacen reconocibles a kilómetros de distancia. Con el paso de los años, el publico también pasa a formar parte del "Mundo de Dylan" el "Mundo de Sabina" o en un futuro y por qué no, del "Mundo de Quinteros". Son historias que se cruzan en un camino perdido y de manera a veces inexplicable.

Quizás este apego entre al autor y su publico, sean el alimento perfecto para sospechar de cualquier tipo que se para en solitario arriba de un escenario. Son los poetas de la música, dicen algunos. Una sentencia o respuesta mental casi lógica: í‰ste tipo algo tiene que decir. Escuchémoslo.

A Leo Quinteros cada dí­a lo escuchan más y hasta el momento lleva una carrera en constante ascenso. Tiene dos discos editados, "1A" (2004) y "Leo Quinteros, Ahora" (2006), bajo el sello independiente Cápsula Discos, que dejaron un buen gusto en el paladar del público y de la critica especializada. Actualmente, se encuentra afinando los últimos detalles de su tercera placa, denominada "Los Accidentes del Futuro" producción que aparecerá con el rotulo de su propio sello discográfico bautizado como "Andes Empire" y que verá la luz en éste mes de Mayo.

En un bar trasnochado de la Plaza Ñuñoa, conversamos con este cantautor nacional acerca de su música, sus aspiraciones como artista, la escena independiente y algunos detalles más. Todo desgranado a continuación, en pregunta y respuesta para escaner. cl.   

¿Crees que tu fuerte son letras por sobre tú música?

No lo creo, porque si no a la gente no le gustarí­an las canciones. Serí­a polí­tico, darí­a discursos. Puede ser lo débil de otros, pero no mi fuerte, jajaja El otro dí­a hablaba con un amigo de eso. Yo siempre hablo solo y quizás el hacer canciones sea la respuesta o la única forma de no seguir haciéndolo y así­ no pasar por un loco des adaptado.  

¿Cuáles son las diferencias o similitudes entre el "1A" "Leo Quinteros, Ahora" y el tercero que se viene pronto.

Desde esta situación del mundo independiente en la que yo me muevo. El resultado de los discos, en cuanto a la sonoridad con la que finalmente quedan, son resultado de lo que tienes a mano para grabarlo. Situación que casi siempre no es de los mejores.

En el primer disco hubo una intención de jugar con ciertas herramientas que tenia en ese momento. Por eso el disco quedó con harta presencia de samplers y guitarra. En la otra placa, tenia mejores instrumentos y me aproveché de esa situación. Tenia otros micrófonos, habí­a un piano que aunque sea antiguo, siempre va a sonar mejor que un samplers. Eso finalmente determina el resultado. Son discos distintos, lo único que los conecta soy yo y las canciones.

Pero esa precariedad de implementos se puede transformar en una virtud. Como que obliga a usar más el ingenio quizás.

Si eso cierto, existe una mayor búsqueda. Sin embargo uno pierde mucho tiempo y grabar un disco no es un arte, es más bien una técnica. Tocar la música es un arte, por eso habrí­a que desmitificar un tanto al indie en el sentido del heroí­smo. A cualquiera le gustarí­a grabar en Abbey Road, con técnicos de bata blanca preocupados solamente de grabar y yo encargado de la música y de los músicos.  En definitiva, la mejor manera de hacer las cosas, sigue siendo la mejor manera de hacer las cosas.

Hablemos de tu trabajo audiovisual. Cómo se gesta y háblanos de la sociedad que tienes con Gabriel del Favero.

Lo trabajo en mi casa, que también es mi sala de ensayo y lo hago en términos súper artesanales. Se repite la misma lógica de la música, en cuanto a esa precariedad de la que hablábamos antes. Ahí­ comparto mucho con Gabriel y con otros artistas visuales que tienen su centro de operaciones ahí­. Lo que ha dado como resultado, que el ideario grafico de mi música se geste en esa instancia. Nos ayudamos entre todos. Es como un centro artí­stico, en donde confluyen distintas inquietudes.

Tienes pensado proyectar una especie de continuidad entre tus discos. Como una coherencia que se vaya marcando con el tiempo, a nivel de letras o sonido

Yo creo que si va existir esa coherencia, pero en el largo plazo. Igual estoy aún muy encima de todo como para poder analizarlo bien. Como que no tengo la perspectiva adecuada para poder hacerlo. Además, recién son apenas dos discos editados. Yo que creo que con el que voy a lanzar próximamente se podrí­a empezar a completar el puzzle y a quedar todo un poco más claro. Pero claramente espero encontrar esa coherencia.

¿Cuál es el análisis que haces de la gran industria y el tema de la piraterí­a?.

Yo creo que la industria grande no existe mucho. La música que ofrecen las grandes multinacionales es todo igual. Si eres gringa te gusta Britney, si eres latina te gusta Jennifer López. Es un tipo de artista maqueteado, pero funciona. Siempre la gente va a pagar por un par de tetas. Ellos buscan la forma más simple de ganarse la plata. Trabajan con gente que la pueden controlar de mejor forma y la piraterí­a no es tema. Es sólo el formato y un disco no vale nada. Finalmente lo que queda y lo que subsiste en el tiempo, es el tipo que está tocando arriba de un escenario.

¿Qué crees tú que va a pasar con este grupo de gente que hoy en dí­a se mueve en la escena independiente a nivel de gestión, de industria, de masividad?.

Yo creo que mientras esta gente siga resistiendo, se va a ir haciendo cada vez mejor música. Hay cachao que tí­pico en el colegio cuando toca una banda y como que toda la gente se va y claro, la mayorí­a parte tocando mal. Pero la gente tiene que entender que es súper difí­cil comprarte buenos equipos, que es difí­cil estudiar música y lograr un sonido aceptable. Acá en Chile no es fácil crecer y desarrollarte en el cuento. Luchai contra todos. Es como pelear uno contra cien en cada momento.

Hasta el momento, ¿estás satisfecho con el desarrollo de tu carrera musical?

Creo que hay cosas que se podrí­an haber echo mejor, creo que aún no tengo la exposición que merezco. Todo lo que yo hago a llegado al nivel que tiene hoy en dí­a, sólo producto de la música. Por ejemplo nadie te llamó a ti para que me vinieras a entrevistar. En el sello al que pertenecí­a, nadie trabajaba las 24 horas en esto, por eso no habí­a ningún tipo de planificación. Pero estoy satisfecho, ya que todo se ha dado como resultado de las canciones y de tocar harto. Eso me deja conforme. Pero creo que es el momento que empiecen a pasar más cosas y por eso también decidí­ emprender un camino en solitario con mi propia casa disquera. Ojalás que esta apuesta permita que mi música llegue a más público. Veremos qué pasa.

Escucha a Leo Quinteros y descarga MP3 en su my space o en su podomatic

Hola. Muy buena la entrevista, siempre apoyando al rock nacional en esta sección de la revista. Saludos !!!

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.



"010" Video instalación de Bernardo Piñero (IQLab, Argentina).

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.