Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Redes Sociales

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido
Signos Corrosivos


POESÍA VISUAL: ARTE Y PALABRA
en la poética de Bernardo Morales González
 


 

La poesía es como la persona amada:  
sabemos quién es, por eso mismo la    
amamos, pero no sabemos quién será,  
quién existe, más allá de lo que       
aparece.                

Heriberto Yépez, Sobre la impura  
esencia de la crítica (2007) 


(…) debemos decir que la experimental  
es una poesía de la poesía: una       
metapoiesis.                 

Bernardo González  
 

César Horacio Espinosa V.

Conocí, trabé contacto –en este mundo de la supraconexión– con Bernardo Morales a través del Facebook,1 donde tengo abierta una página destinada a continuar la labor de nuestras 10 Bienales Internacionales de Poesía Visual-Experimental (1985-86-2008-09).2 Bernardo es un joven maduro, por decirlo así, quien estudió años atrás en el “Bachillerato de Arte” (CEDART) que a duras penas mantiene en vida el decadente aparato de la educación pública en México.

 

V1sWaL

 

Tiene ya preparado su primer libro de poesía visual-experimental (V1sWaL), para que salga publicado en papel y en su inevitable visión digital; aquí hago un adelanto, incluso antes de su “presentación” formal, con vistas a que sus trabajos y criterios sean conocidos y,así espero, provoquen algunos comentarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

En aquellos tempranos años 90, su maestro de Estética les habló a él y su grupo sobre aspectos aún novedosos en el arte, como el performance, y les dio alguno de los catálogos de las Bienales de Poesía Visual-Experimental, que estaban también en sus primeras versiones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más adelante, el grupo de jóvenes estudiosos organizó y llevó a cabo una serie de acciones artísticas en las calles y espacios de la ciudad de México, en buena medida siguiendo los pasos del Grupo Escombros de Buenos Aires, que les interesó sobremanera. De esa forma, realizaron acciones en lugares públicos como almacenes, parques, el metro, como se ilustra en el poema con el globo que cierra este libro V1sWaL. Los proyectos de algunas de esas acciones aparecen en los textos de esta edición.

 

 

Los poemas visuales de Bernardo en cierto modo comenzaron de pie; a partir de los catálogos de las Bienales de Poesía Visual, en el marco de la misérrima bibliografía existente en México sobre la materia en aquellos años 1980-90 –y aún ahora–, pudo tener una idea sobre lo que producía una cantidad considerable de artistas de muchos países del mundo. Lo cual se complementó con las nociones sobre gráfica y teoría del arte que había obtenido en el CEDART.

 

 

(AQUÍ VAN UNAS ACCIONES DEL GRUPO)       

      

 

Gestos de arte

INSTRUCCIONES

1.- Llueve. El ejecutante entra a escena con ocho hojas de papel en la mano, en cada una de las cuales se encuentra escrita una de las letras que forman la palabra REALIDAD.

Frente al ejecutante se encuentra un tendedero con dieciséis pinzas para ropa, al llegar a la cuerda comienza a colgar las hojas, de izquierda a derecha, hasta formar la palabra. Al terminar, el ejecutante desaparece de la escena. Tras unos minutos los espectadores habrán visto diluirse la palabra.

2.- Escena iluminada con luz negra. Flotando a una altura de 1.72 m se encuentra, escrita en letras de unicel, la palabra SUEÑO.

 

 

El ejecutante aparece y comienza a rociar las letras con aerosol blanco. Al cabo de unos minutos la palabra habrá desaparecido frente a los espectadores.

3.- En un espejo de agua flota la palabra Ilusión, la cual ha sido escrita con letras hechas a base de aceite automotriz congelado.

Al diluirse la palabra, se creará una estela de colores.

5.-Frente a una pared incandescente se encuentra escrita, con letras en tres dimensiones hechas a base de cera, la palabra MEMORIA.
Mientras esto sucede, se escucha un goteo incesante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6.- De lo alto de un edificio, se arrojan cientos de letras de madera, las cuales se encuentran equipadas con paracaídas de plástico.

En el aire, se formarán -al azar- algunas palabras. (TERMINAN ACCCIONES)

 

 

Posteriormente siguió una carrera liberal, ocupó trabajos en la administración pública y se alejó bastante del viejo grupo pionero. Pero no abandonó su interés por la poesía gráfica, figurativa o visual. En ese sentido, armado de paciencia y trabajando de manera básicamente artesanal, en la vieja escuela de recortar figuras y letras de tipografías impresas y pegarlas en la composición sobre la hoja de papel, uno a uno fueron apareciendo una buena parte de los poemas visuales que componen este libro.
 

 

En algunos casos, como podrá apreciarse, siguió el patrón de los modelos que conoció en las ediciones; yo hablaría de que seguramente recibió la positiva influencia de maestros como Gustavo Vega, o J.M. Calleja, con su notable economía de recursos, la actuación nutricia del blanco de la hoja de papel y la aguda elocuencia de sus metáforas plásticas, por mencionar unos posibles ejemplos. Y en esa línea vemos destellar y danzar en el espacio impreso, o fotocopiado o, ahora, escaneado, los contrapuntos y contraposiciones de los tropos del lenguaje.+

La morfología y la sintaxis de la gramática actúan aquí en estrecha relación con las figuras retóricas en estos enunciados plástico-verbales; encontramos los metaplasmos, metataxis y metagrafos del más reciente análisis retórico en las contraposiciones o adjunciones, en las supresiones o antítesis, en las economías del asíndeton, en las repeticiones o anáforas, los sabores y manoseos de la sinestesia, las insistentes colisiones o las desafiantes oposiciones de la dilogía, de la paradoja y el oxímoron, para hablar de algunos de los pródigos recursos que ofrece el lenguaje tradicional en conjunción con las capacidades expresivas y pragmáticas de la imagen visual en los tiempos actuales.

En efecto, las cincuenta y tantas imágenes de poesía gráfica (como algunos la han llamado), con sus elementos verbales o sígnicos (fonemas) que nos ofrece Bernardo en este bastante “maduro” “libro” –inusitado en el muy irrisorio panorama editorial mexicano-, hacen uso del extenso inventario de las llamadas figuras de dicción, como de los diversos tropos o figuras literarias o retóricas que le dan sus valores expresivos o de elocuencia tanto a la frase como al discurso, y por similitud a la inteligibilidad y la interpretación que asumen todo tipo de figuras visuales o de otros sentidos perceptuales.

 

Encontramos, así, la multiplicidad de juegos de duplicación, epíteto, conversión y metáfora, epíteto con metonimia, hipérbole con concatenación, metonimia con conmutación o retruécano, conversión con reduplicación, metonimia con derivación y todas las combinaciones que se nos ocurra aplicar, desde una algo veleidosa analogía, a la lectura de estas estructuras donde la figura escópica o retiniana nos acerca a aquello que acostumbramos identificar con ciertas formas del universo sensorial que nos rodea.

Dejo aquí esta ya prolongada introducción, con el propósito de que las formas de sentido óptico que nos ofrece y los textos que las anteceden en el libro puedan hablar por sí solas en este minúsculo universo de sentido que, en México, impide aún que un amigo presente su examen de doctorado sobre poesía visual-experimental ¡porque no hay sinodales en nuestra universidades que puedan calificarlo! Aunque no lo crea ni Ripley.

No quiero dejar de insistir en la importancia que le prestan Bernardo y su grupo de cómplices artísticos a las acciones públicas, al gesto-acto de trazo performático, donde tienen un lugar privilegiado las acciones-instalaciones efímeras, casi imposibles, y el interés expreso que muestran hacia la expresión pública, hacia la identificación-fusión con el “público” anónimo en una suerte de happenings involuntarios, por decirlo así, porque los actores-espectadores pocas veces saben que cumplen ese rol.


En fin, eludiré aquí a los que he llamado inartistas (siguiendo, con cierto exceso de celo,  a Graciela Gutiérrez Marx, GG.Marx), dirigiéndonos a una nueva especie de gente creativa y con mucho talento para expresarse por medio de los modernos artilugios neomediales, que acaso suplan a los actuales especialistas dedicados hipnóticamente al mercado y al negocio.

 

 

 

En los poemas visuales, la imagen iconográfica es un elemento compositivo fundamental, cuya función comunicativa es equidistante o compite con la palabra. Esta asume, por ende, una función de refuerzo, de disparador o de complemento de la imagen y en muchos textos se puede omitir al orientarse a una nueva forma de comunicación: sintético-ideográfica, que busca sustituir a la analítico-discursiva.

En las postrimerías del siglo pasado, por obra de algunos filósofos como Derrida, Deleuze o Foucault, antecedidos por pensadores como los últimos Heidegger y Wittgestein, o Sartre, ese predominio del logocentrismo verbal fue  desconstruido y plegado y desplegado en su abanico de poder y saber, para reivindicar lo sensible, lo visible, el cuerpo y otras instancias interdictas como vías de conocimiento y de aprehensión de la realidad.

Por otra parte, la farragosa lista de figuras retórico-literarias que desplegamos arriba tiene una segunda intención: obedece a que Bernardo Morales ES un artista o poeta que a su vez tiene vocación de profesor (aunque su carrera es otra)… Entre sus objetivos de vida se encuentra contribuir a limpiar unas cuadras de Augias a la mexicana: la enseñanza de la lecto-escritura entre los niños y jóvenes de este país.

A algunos quizás les sonará muy poco poético, pero este trabajo de Hercules no han podido resolverlo ni los Presidentes de la República (si a alguno le ha interesado); antes bien lo han cedido como botín político para el gremio que se ha tornado en el verdadero coime de la educación: los dirigentes sindicalistas del magisterio (SNTE) y la “Maestra” que es la incontrovertible “dueña” del futuro educativo nacional, Elba Esther Gordillo.

En México, la enseñanza del lenguaje se vino abajo desde los tiempos aquellos del malhadado presidente Luis Echeverría, cuando se intentó introducir sin la debida preparación ni un ambiente intelectual propicio al estructuralismo y su doctrina (onto-teológica) de la lingüística saussuriana en la escuela primaria.

El resultado fue que ni profesores, ni técnicos pedagógicos ni, mucho menos, los alumnos, entendieron nada, y eso abrió la puerta para que la camarilla “charra” (corporativa gobiernista-patronal) se entronizara en los destinos del aparato educativo mexicano; aunque también repercutió en la educación privada con todo y sus maristas y sus próceres pro-gringos. 

Bernardo planea abrir un día una escuela primaria donde se vuelva a dar el sentido que merece y exige el uso del lenguaje, y por lo tanto escribir con propiedad y entender lo que ofrece la letra escrita… Creo que tiene claro que el problema no es de técnicas ni de simples metodologías, sino de penetrar hasta la huella (Derrida) de la teoría del lenguaje…

Y que logremos entonces desaprender verdaderamente toda la gama de patrones y  visiones logocéntricas que imperan en la realidad cultural y política del país. Y así avanzar en una concepción de la cultura  que no sirva a tapadera ni de coartada a un sistema político y económico paralizado por la endogamia centenaria que ahoga, a través de su red de corporaciones premodernas, a este país donde nacimos.  

 

 

1 Tenemos abierta en Facebook una página con el título Pro Fundación Bienales Internacionales de Poesía Visual-Experimental, http://www.facebook.com/#!/groups/poexperimental/ , que fue el canal principal para alcanzar contacto personal, aunque Bernardo ya tenía noticias desde mucho atrás de las Bienales de Poesía Visual-Experimental.

2 También tenemos el weblog con el mismo objetivo: http://profunbipoviex.blogspot.mx/

 


 

César Horacio Espinosa Vera. Mexicano. Escritor, docente, poeta visual. Creó y ha sido coorganizador de las Bienales Internacionales de Poesía Visual y Experimental (1985-2006). Autor de libros y ensayos sobre poesía, arte, política cultural y comunicación, uno de ellos -en coautoría con Araceli Zúñiga- La Perra Brava. Arte, crisis y políticas culturales, del cual una selección de textos aparece en Ediciones Especiales de esta revista virtual.

e-mail: poexperimental@gmail.com

Blog: http://profunbipoviex.blogspot.com

Blog:http://postart1.blogspot.com/

 

 

Escáner Cultural nº: 
147

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.