Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Portada Mensual

Distribuir contenido

IDENTARIO DE UN HEROE PATRIO

que dios lo ampare y mantenga amarrado mientras sosiega el pulso

 

Por: Carlos Osorio

clom99@gmail.com

… y ya se alejan los invitados de piedra, familiares y amigos, con el corazón hecho polvo -según el, a estas alturas, despedazado padre-. Allí se marchan toditas sus criadas y madres postizas, nodrizas con el montón de hijos regados y zamarreados por las olas cuando fueron paridos -mar adentro para ser más precisos- por aquellas porteñas que aceptaron a regañadientes, a la fuerza mejor dicho, la semillita trucha de sus espermas. Ya ni hablar de cobrarle pensiones alimenticias que por años se negó a pagar, menos ahora que la locura se apoderó de su carne, de su ser infinitamente maltrecho. Por cierto, ya lo llevan a constatar lesiones, luego que le diera por aferrarse desesperadamente a los alambres de púas que rodean el lugar, además, de  tragarse la chequera con todo y lápiz y evitar los posibles cobros revertidos.

Taquicardia que se apodera del mar de mascotas obligadas a asistir a esta especie de funeral en vida de Miguel Ángel y que, entre compungidas y presas de encontradas sensaciones, aúllan y rebuznan a rabiar, todas en coro, para así calmar los eternos dolores reumáticos que andan trayendo; por las constantes pateaduras de este animal y engendro venido a menos. Alegre protesta, sin duda una dicotomía, porque cada vez que se lamentan de dolor, les viene como una especie de irónica e irregular risa placentera que va a dar justo al oído medio del cobarde y soberbio amo. Un carnaval y jolgorio a fin de cuentas, un desquite, a ver si así es posible volver más loco, al loco éste.

Si hasta el arrítmico y viejo pato, algo tarado ya, sin alas, con apenas un par de plumas que sostienen su endeble y escuálido esqueleto, remata la escena de despedida. Pese a todo, algo animado y gozoso, piensa en los nuevos tiempos que se vienen. Triste por su pasado en todo caso; recuerda cuando hacía las veces de guardián amarrado a la fuente en donde el chiflado Miguel Angel, miguelangelito para esas fechas, posaba su corta humanidad en señal mágica, serena, de héroe para la posteridad, y le arrancaba las plumas para comérselas de a poco, convencido que, al consumir calmadamente esos apéndices, echaría más pronto a volar los sueños de grandeza. He aquí al pobre bicharraco, con sendas pancartas y apenas cacareando, porque no hubo caso sacarle el balín incrustado de esa vez que su dueño disparaba al cascarón sin piedad, sin medir las consecuencias de apurar su nacimiento. Y más bravo se pone al imaginárselo en esa pose de mercachifle emblema y solicita urgente la pena de muerte para el bellaco, nada de andar con electroshock y dejarlo vivo, menos para que siga haciéndose pato con el asuntito del maltrato animal.

Familiares lejanos ya calmados del impacto, del probable infarto del paisaje que tuvieron frente suyo; al pariente enjaulado y rodeado de guardias que simulan ser arbustos con tal de profundizar en la seguridad del recinto. Más serenos, resignan el instante y comprenden que, más vale pájaro encerrado a que ande de loco por ahí, mostrando la fina hilacha de los de su clase, revoloteando el gallinero de la estirpe, que tanto a costado fundar y mantener en el tiempo. Se convencen que, ya luego del tremendo escándalo y posterior traslado al centro de salud, el largo descanso recatará al esmirriado Miguel Angel. Y aunque a todos les cueste creerlo, más bien de no convencerse mucho si el ancho de su porte es el idóneo para la estatura y marcialidad de prócer o héroe o busto o de estatua, igual imploran para que muy pronto recupere la salud y salga más fortalecido, más piedra angular, más murmullo de pueblo, más encrucijada de dios inclusive, ese que ya les regala un tremendo aguacero; para que ya vayan marchando y no corran peligro que los encierren junto al mal habido pariente…  o peor tantito, se los lleve de urgencia la coronaria móvil.

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.



"010" Video instalación de Bernardo Piñero (IQLab, Argentina).

Creative Commons LicenseLos textos publicados en Escáner Cultural están -si no se indica lo contrario- bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile. Puede copiarlos, distribuirlos y comunicarlos públicamente siempre que cite su autor y a la revista www.escaner.cl. No los utilice para fines comerciales y no haga con ellos obra derivada. En cuanto a las imágenes publicadas en la revista debe consultar con el autor de cada artículo.

Las opiniones vertidas en ESCANER CULTURAL son responsabilidad de quien las emite.