Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.


SHEREZADE EN EL BARRIO

Carlos YUSTI

Gracias al señor Jaime, un singular librero e inusual vendedor de libros usados,  adquirí por una bagatela los dos tomos de “La mil y una noches”, impresos en la ancestral tradición artesanal y refilados a mano. La traducción es de Vicente Blasco Ibáñez, ese mítico escritor que murió con una buena cimentada fama, mucho dinero y que hoy todavía no caído en el olvido. Además la edición viene acompañada con una serie de ilustraciones a color que son ya una obra de arte en sí misma.

Como es lógico tengo este libro más como adorno y metáfora de la literatura como salvación. Lo Leí hace años en una versión corsaria y de bolsillo editada en la argentina. Luego he comprado ediciones menos espurias.

La historia principal, que es el tronco que sustenta la ramificación de otros cuentos, siempre me resultó fascinante. La doncella Shahrazad (o Sherezade) decide desposar al Sultán para salvar a sus hermanas, a sabiendas que éste se casa con una doncella en la noche y a la mañana siguiente ordena que la decapiten. Shahrazad tiene, además de su juventud y belleza, una arma secreta: es una competente contadora de historias. Arte que quizá aprendió de los narradores orales, que por algunas monedas hechizaban y encantaban a los transeúntes en el mercado relatando historias fantásticas y maravillosas.

La estratagema de la doncella para sobrevivir es archiconocida. Narra una historia que atrapa la atención de Sultán y la deja inconclusa al despuntar el nuevo día. El Sultán si mata a la doncella no sabrá el desenlace de la historia y entonces decide esperar a la noche siguiente para conocer el final. Así durante mil y una noches Shahrazad fue narrando historias para llegar al día siguiente. En el entretanto el Sultán se enamora y entonces la doncella cuenta la historia de un Sultán desquiciado que cada noche desposaba a una joven y la decapitaba al día siguiente. El Sultán con horror comprende su infamia y desiste de su insensatez.

No creo en estadísticas, pero existe un alto porcentaje de personas que se han salvado gracias a la lectura y la literatura. En mi caso me crié en un barrio zona roja. Tuve la lectura como un medio eficaz para escabullirme de una realidad que te erizaba la piel. Por lo general andaba con un libro bajo en el brazo, especie de amuleto para conjurar los demonios de un mundo en la cual la gente se las ingeniaba para sobrevivir. Por supuesto que los perdedores de la peor calaña, apostados en las esquinas, me veían como una posibilidad, como una oportunidad que ellos habían perdido hace tiempo y me dejaban en paz e incluso de malas maneras buscaban brindarme protección.

El escritor Anthony Burgess dijo: “La cárcel está llena de hombres y mujeres que jamás leyeron un libro”. Leer libros y conocer historias también ayuda en menesteres más cotidianos. Hoy el mundo desde todos los ángulos quiere que nadie piense, quiere que todo el mundo se conforme con lugares comunes y mensajes publicitarios, quiere que estemos sujetos a la silla eléctrica de las directrices oficiales. La lectura amplia todos los horizontes ya que un hombre que lee es un hombre que piensa, duda y no se regodea en el conformismo. La lectura también comporta un riesgo por aquello escrito por Juan Villoro: “La lectura es como el paracaidismo: en condiciones normales la practican algunos espíritus arriesgados, pero en caso de emergencia le salva la vida a cualquiera”.

Quizá Don Quijote, Los Tres Mosqueteros, Leopold Bloom, Doña Bárbara y muchos otros personajes de ficción no impidan que la cizaña de la muerte toque el hilo de asombro en nuestra mirada, pero de seguro que a través de la literatura tenemos un oportunidad de ganarle un día más. Un nuevo día imprescindible para contarlo y que algunos otros necesitan con urgencia escribir. No por azar escribió Borges: “Pese a los infortunios y a los azares, a las metamorfosis y a los demonios, el caudaloso tiempo de Shahrazad nos deja un sabor que no es menos raro en los libros que en la vida. El sabor de la dicha”.

La dicha para mi fui estar tumbado en el sofá de sala leyendo historias de califas, ladrones y lámparas maravillosas, mientras en el barrio se entretejían las historias de ese mundo en el que la realidad a veces muerde grandes trozos de ficción como la señora Rosa que tuvo sola parto de morochos en su rancho durante una tenebrosa tormenta eléctrica y por esa razón la calle se llama El milagro, o de Hugo que se electrocutó manipulando cables de luz y después mucha gente decía haberlo visto luminoso y feliz por el barrio, o de Iris una lesbiana que en los carnavales asumía su rol femenino: labios rojos, falda corta y un escote sensual que volvía locos a los hombres de amor por ella.

Al final uno entiende que la vida sólo sirve para aclararle a uno los libros, que lo va situando en ese precipicio donde la lectura no es un peligroso salto al vacío, sino un espectacular viaje hacia la memoria y la imaginación.



Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
4 + 1 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.