Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.


 

Ana Rosa Angarita, la gramática del vivir

Carlos Yusti

En Ana Rosa Angarita Trujillo convergen la escritura y la pintura como un todo unificado. Aparte de ello es educadora, caricaturista, psicóloga y promotora cultural. La literatura y la pintura son las herramientas que le han permitido simplificar y trasmitir sus experiencias en distintos vaivenes en los cuales desarrolla su intensa actividad intelectual.

(No se encuentra la imagen 5544049) En Ana Rosa Angarita Trujillo convergen la escritura y la pintura como un todo unificado. Aparte de ello es educadora, caricaturista, psicóloga y promotora cultural. La literatura y la pintura son las herramientas que le han permitido simplificar y trasmitir sus experiencias en distintos vaivenes en los cuales desarrolla su intensa actividad intelectual.

Uno de sus primeros trabajos surge de una experiencia colectiva. Ella y toda una comunidad escriben (a muchas manos) un libro inusual sobre una actividad cultural muy particular como lo es la quema de judas. El libro “La quema de Judas la transformaron en Guayana”(Fundec, 1980) más que un cuaderno del trabajo de campo es una vivencia. El libro recopila todos los preparativos en torno a esa fiesta de la quema de Judas en Semana Santa. Es un testimonio sobre la estética y la participación comunitaria. Ilustrado con los dibujos de los niños, pertenecientes a la comunidad de Dalla Costa, ciudad Guayana, es una experiencia visual gratificante.

Ana Rosa Angarita ha incursionado también en los géneros del cuento y la novela. Entre sus cuentos más destacados podemos mencionar “El habitador de la casa del aire”, “Los peces brincaron de puro susto”. Cuentos en los cuales lo poético y onírico se entremezclan para estructurar textos de acabada sensibilidad literaria. Fábula y realidad consustancian al lector con el mundo de los sueños a tal punto que el lector no sabe si sueña que lee o lee sus propios sueños. Su otro cuento “Acabación” relata con pasión y rabia desbordada el asesinato de un grupo de indígenas a manos de garimpeiros.

En sus novelas el mundo de los sueños se expande y adquiere visos de escritura fundacional. Entre sus novelas tenemos “Hormiguero de concreto”. Novela ganadora del Premio Nacional Gloria Stolk en 1982. Con referencia a esta obra el crítico R.J Lovera De Sola en su momento señaló: “En Hormiguero...vemos desfilar un conjunto de jóvenes agónicos, quienes buscan angustiosamente—esta ansia es siempre lidia— la luz, quienes tratan de encontrar una salida, un vericueto, para evitar la cosificación del hombre de nuestros días, siempre perdido en la urbe. Clara, la protagonista, se siente acorralada, desconcertada en medio de una crisis, asustada, con miedo, temor. Está atrapada, no encuentra un sendero propio a través del cual vislumbre una vía para su realización.”

(No se encuentra la imagen 4366825) “Hormiguero de concreto” es una novela intimista, introspectiva. Todo acontece en el alma de Clara, todo gira en torno a su espíritu frágil y desorientado. A pesar de su tono íntimo la novela no esta exenta de una crítica sutil al mundo consumista que abarrota las urbes donde el hombre se desdibuja, se empequeñece al tamaño de las hormigas.

Con su novela “El llanto Americano o crónica de Los Nosotros” Ana Rosa Angarita se desata. El manejo del lenguaje adquiere tonalidades barrocas. Su crítica se vuelve más punzante. Con una estructura narrativa compacta, donde los discursos se suceden y se entrecruzan, da cuenta de nuestra historia pasada y reciente. Plena de poesía, rabia y dolor se adentra en nuestras raíces indígenas sin provincialismos y con una alta dosis de crítica furiosa. No se equivoca el poeta y ensayista Lubio Cardozo cuando señala: “No exagero cuando considero “El llanto amaricano...la mejor novela leída por mí en mis últimos años. Extraordinario poema narrativo sobre esa melancolía llamada(o mal llamada) América. Es un cuento de siete leguas sobre la real y verdadera historia de una tierra donde a partir de 1492 se produjo la gran aberración de la naturaleza, cuando la estupidez y la brutalidad vencieron por primera vez la imaginación y la magia de los más hermosos pueblos jamás existidos”.

Lo más interesante del llanto americano, a parte de su vanguardista discurso narrativo, es la fuerza y la lucidez de las historias que se entrelazan hasta conformar un doloroso tapiz de enorme aliento metafórico.

(No se encuentra la imagen 5268293) Con su libro “La faz oculta de Guayana, mitos e invocaciones”, editado por la Sala de Arte Sidor, primera edición 1992 y la segunda en 1999, Ana Rosa Angarita realiza de nuevo un viraje en su escritura. Se acerca a nuestro acervo ancestral a través de los mitos y las leyendas indígenas. Ana Rosa Angarita recrea los mitos, los rescribe, pero conservando en ellos su sentido oral, su fuerza mágica, su poesía sencilla e ingeniosa. Además, el libro viene ilustrado con pinturas y dibujos de la propia escritora. Pinturas donde destaca el colorido cálido y la sencillez de la línea que parece buscar el trazo de los petroglifos.Ana Rosa Angarita

Su última novela, todavía inédita y que tuve la fortuna de leer, titulada, tentativamente, como “La arrechera de los dioses” fragua una historia sobre la amistad y la solidaridad. Aparte de trazar una caricatura agria e irónica del país. Novela escrita desde lo poético y desde la cólera. Hecha de retazos. De historias superpuestas. Historias crudas, cargadas de humor negro o de intensa poesía. Con respecto a esta novela Lubio Cardozo acota: “Novela mágica, construida tal un collage, donde múltiples episodios arman un vibrante puzzle sobre el horizonte emocional estratificado en niveles ya humorístico, ya satíricos, ya poéticos, ya meramente narrativos, ya históricos, ya autobiográfico, en fin. Desborda la pasión escritural de esa obra al lector, igual su belleza, su valentía, su complejo idearium.”

Ana Rosa Angarita, radicada en la actualidad en Ciudad Guayana, sigue pintando. Ya ha iniciado una nueva novela. Ha vivido y amado a lo bestia. Hoy en día tiene más pausa, pero sigue tan aguerrida como antaño. Pinta y escribe sin más. Su vida es una gramática emocional que ella pasa en limpio en sus cuadros y en sus libros.

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
1 + 4 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.