Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

 


ASOKA: UN PRÍNCIPE REAL

Por Álvaro Oliva

Asoka es una muestra de la vulnerabilidad del ser humano y de su capacidad para cambiar, a través de los años. Este príncipe fue gobernante del Imperio Maurya y su reinado ( 273 a C al 232 a C) cubrió la mayor parte de la India, el sur de Asia y partes de Persia, Bengala y Assam.

 

 

Su forma de gobernar, cambió completamente tras la batalla de Kalinga donde vislumbró en terreno, los cuerpos inertes después del combate. De esta forma, se convirtió en un seguidor budista y comenzó a predicar  sus principios, en todo el mundo.

Nació en el año 304 a. C., y existía la leyenda que su nacimiento había sido predicho por Buda, en la historia de "El Regalo de Dust “.

Tenía sólo un hermano menor llamado Vitthashoka y varios hermanos mayores.

Desde pequeño mostró excelentes capacidades en las luchas y en el área académica. Así, se transformó en un excelente general guerrero y estadista.

 

 

Su comando en el ejército Mauryan comenzó a crecer y a tener éxito, motivo por el cual  sus hermanos mayores comenzaron a sospechar que sería favorecido por Bindusara para ser el próximo emperador.

Así fue como uno de ellos, Susima comenzó a incitar a Bindusara  contra Asoka, de esta forma fue enviado a Kalinga donde conoció a una pescadora llamada Kaurwaki.

El emperador Bindusara envió al príncipe Asoka a Ujjain. En este lugar, resultó herido en la batalla y fue atendido por los monjes y monjas budistas. Fue, en ese momento y lugar, que Asoka comprendió la vida y las enseñanzas de Buda.

 

Más tarde, Bindusura enfermó y falleció, motivo por el cual los ministros exhortaron a Asoka para asumir la corona. En posteriores luchas sus hermanos fueron asesinados y Asoka asume definitivamente el reinado, durante ocho años.

 

                                                                             

 

Por esa época, la reina budista, Devi, dio a luz al príncipe Mahindra y la princesa Sanghamitra.

Fue durante este tiempo que abrazó el budismo en virtud de los sabios brahmanes, Radhaswami y Manjushri

 

De esta manera, dejó de ser un guerrero violento y se convirtió en un ecuánime emperador que construyó miles de estupas y viharas para los seguidores budistas.

A través de sus años de reinado difundió su política de no violencia. Incluso la masacre y mutilación de animales fue abolida en su reino.

Durante este período también promovió el concepto de vegetarianismo y dejó de existir el sistema de castas. Comenzó a tratar a todos sus súbditos como iguales.

Envió a misioneros a lugares lejanos, tales como la isla de Ceilán, convertida por su hija Sanghamita y su hijo (o hermano) Mahinda. Al morir su imperio se desintegró, sin embargo la difusión que dio al budismo sobrevive hasta nuestros días.

Su forma de gobernar fue una innovación para la época y lo más importante fue que difundió una forma de convivir en paz y respeto. Su entendimiento de la naturaleza humana lo incentivó para aplicar este modelo de vida.

 

 

 

 

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
11 + 6 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.