Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Poesía

 

Waykococo

Por Totoy Zamudio

Waykococo, tercer hijo del Hanuch

 

Tags:

POÉTICA CONCEPTUAL

Por Mario Rodríguez Guerras

direccionroja@gmail.com

Introducción

El  pensamiento de nuestro tiempo se está desarrollando a partir de los conceptos, pero el pensador ha desligado el signo de su contenido original. El concepto no es más que un elemento de la razón que ha adquirido un nuevo sentido en la sociedad moderna, un mundo racional, y el concepto y la sociedad han perdido el contacto con la realidad.

En el arte el concepto no está completamente definido y cualquiera puede darle el valor que le convenga, no para gloria del conocimiento sino para gloria del pensador, que manteniendo la verdad obtiene reconocimiento.

  

   

200 AÑOS DE POESÍA MEXICANA

(Primera de dos partes)

 

Desde México: César Horacio Espinosa V.

La apuesta: crear un puente  que uniera la poesía mexicana del siglo XIX con la experimentación poética de nuestros días. Una audaz transducción; no sólo traducir los códigos de la poesía verbal y la visual, sino de dos visiones del mundo, los siglos XIX y XXI. Dentro de la conmemoración de los 200 años de la independencia latinoamericana y de México, este experimento plantea algo muy distinto a los discursos y develamiento de obras faraónicas que caracterizan a este bicentenario: acercarnos al conocimiento de nuestras raíces en el campo artístico e incitar al público para actuar e intervenir en las propuestas poéticas de la exposición.

 

   Presentación del proyecto: Bibiana Padilla,

César Espinosa,  Raúl Renán y Carlos Adolfo Gutiérrez

 

El proyecto, así, está compuesto por una exposición de una serie de poemas visuales, partituras, piezas de audio y remixes de los textos seleccionados a partir de una serie de logaritmos operados por software, con la finalidad de que los asistentes puedan reconocer distintas formas de leer la tradición literaria del primer periodo independiente (siglo XIX).

 

 

      

Anastasio M. de Ochoa y Acuña

 

 

 

La muestra se inauguró el 1º de julio, en el Centro de Lectura Condesa,  y de acuerdo al tratamiento mencionado arriba incorpora una selección de textos de Anastasio M. de Ochoa y Acuña, José Joaquín Pesado, José Rosas Moreno, Amado Nervo, Ignacio Ramírez, Manuel Acuña, Ignacio Rodríguez Galván, Guillermo Prieto, Ignacio Manuel Altamirano, Manuel Gutiérrez Nájera, Manuel M. Flores, Juan de Dios Peza, Luis G. Urbina, Salvador Díaz Mirón y Manuel José Othón.

Al Documentar

Columna de Marcela Rosen
marcelarosen@gmail.com





FEESTIVAL DE POEMA, ENCUENTRO DE POESÍAS



Por Ricardo Castro PiwkeWerken

Los poetas resfriados no acudieron a la cita porque estaban resfriados.
Se excusaron por medio de letras. Los que asistimos enfermos o no, hicimos aquello que nos encomendaron: Ser poema, hacer aparecer poesías, si lo conseguimos o no nunca se sabrá. Lo que si se sabe, es que nos re-unimos en cantidad de 50 entre los que nos atrevimos a decir o hacer o ambas y aquellas personas que osan escuchar, acompañar, pro-tejer.

En principio fue el sonido, el fuego ondulante en el patio de las enredaderas, bajo el ojo luminoso, continuado por el canto de Victoria, de la mujer que abrazada al árbol esperaba que le diera de sus frutos, sobre el tablado de la mesa-temblor. Desde su caverna unos sonidos eléctricos la poseían...
-Ellos querían que no bailara...ellos los del palacio...
en brazos de muchachas y muchachos cayó.

Escáner Cultural nº: 
126


UNA VISITA A LA CARTO: ELOISA CARTONERA,
EL COLECTIVO Y LA CATÁSTROFE

Por Carolina Benavente Morales

cbenavem@gmail.com 


Una vez, discutiendo con una curadora danesa sobre la etiqueta "arte latinoamericano",
le dije que solo me interesaba la segunda parte, "latinoamericano".
Si lo que hago es o no arte no me preocupa, sí que sea latinoamericano.

Javier Barilaro

Escáner Cultural nº: 
124

 

Las mil y una historias,

los mil y un poemas

de John M. Bennett

 

Andabruma Triste

“triste” ,denso y comp acto in

seguido nato en el por tal de

sangre inseguinte viste esto ?el

pac to imbuído tanto por el

mort al de lengua inconsciente  y

tambolada tamborada pistas ilesas

y la manta impulida ,dado lo del

cortado ,ingénuo inmisciente y la

ambulante arboleda ,las islas mix

tas ,plan tas co midas ,el “lado” im

portado como la andabruma

J.M. Bennett

 

Desde México: César Horacio Espinosa V.

Hiperprolífico.  Irremediable “hombre orquesta”; es un decir, porque desde un principio ha destacado por su sapiencia y dominio del oficio. ¿Cómo se llama el personaje?... John M. Bennett.

Desde 1974, Luna Bisonte Prods -la editorial que John creó- ha publicado una amplia variedad de trabajos literarios experimentales, de vanguardia, de audio y visuales en una vasta variedad de formatos provenientes de artistas de todo el mundo. Entre los autores y artistas se encuentran figuras reconocidas y noveles tales como Ivan Argüelles, Sheila E. Murphy, Jim Leftwich, Andrew Topel, Carlos M. Luis, Scott Helmes, Jake Berry, Susan Smith Nash, Al Ackerman, Bob Heman, Richard Kostelanetz, Charles Henri Ford, Dick Higgins, Robin Crozier y muchos otros.

Mool

toomb

lot

chump the claim

sees

theh

gas intention

my lock snored

toot

issue

long grime stunning

cash

loom

El conjunto se encuentra compilado en grandes bibliotecas e instituciones, incluyendo el Museo de Arte Modern (MOMA), el Archivo Sackner, la Universidad de Princeton, la SUNY de Buffalo, la Universidad de Wisconsin, la Universidad Brown, la Biblioteca de Nueva York, la Universidad de Washington, la de Ohio y la estatal, y muchas otras instituciones.

A través de "Luna Bisonte Prods" (incluidos los más de 30 años de la revista Lost & Found Times), junto con la producción y distribución de su propio trabajo Bennett ha publicado miles de textos poéticos de edición limitada por parte de escritores que cultivan la poesía visual y otras formas experimentales de ficción / arte / poesía.

Aghm

uh taper floadt cros ehn

toomba maet me cor nair

nadir dunk el pane nu

me no lashole  .esta draenke

,foambo crink crink etten

gnees  .wut floaten ere

Nacido en Chicago, recibió su BA y MA de la Universidad de Washington y su Doctorado from UCLA in 1970.de la UCLA en 1970; He taught Hispanic literature from 1969 to 1976 at Ohio State University.impartió clases de literatura hispánica en la Universidad Estatal de Ohio.

Ha  escrito  más de 200 libros, poemarios y grabaciones sonoras, que incluyen: Found Objects (poemas collage, 1973), Works (1973), e Image Standards (1975). Ha colaborado en numerosas antologías, como The Sensuous President, editada por C. W. Truesdale; ha realizado numerosas exposiciones de sus trabajos y participado en un sinnúmero de muestras colectivas.

 

DIME  Carcamo_ carcamo

 totoy zamudio

Llevo años trabajando con materiales pequeños, livianos, suaves.

Con lápices de distintas clases y tamaños. Llevo una vida normal,

pero eso es otra historia. Es la historia del artista que pintaba en su casa,

acompañado de sus dos hijos; amándolos por sobre todas las cosas.

A veces se torna incompatible con el trabajo de las artes visuales,

pero ahí mismo esta la cosa, el truco, el secretillo,

el artista se repliega, se desprende de todo y llora.

En una cueva imaginaria el artista sueña, delira. 

Los raptos son poco frecuentes después de las 3 de la tarde,

ahí duerme, ya ha comido suficiente, estuvo en un almuerzo con amigos

Tevo Díaz. Fotografía suya intervenida por la autora de este artículo.

Lectura de Juan Luis Martínez a través de un fan:
Señales de Ruta (2000), el documental de Tevo Díaz*

 

Por Carolina Benavente Morales**

cbenavem@gmail.com

 

En esos “blancos” […]  habita, frágil y tembloroso, el otro. A los “blancos móviles” (otros, extranjeros, diferentes, exiliados, refugiados) se les “dispara”, lo cierto es que ninguna artillería, pesada o no pesada, aun en contra del “testimonio de la historia”, puede con ellos.

Mónica B. Cragnolini (Argentina)[1]

 

Con la libertad que le da considerarse a sí mismo poeta, antes que realizador audiovisual, Tevo Díaz se desmarca de las convenciones del género y en Señales de Ruta (30 min., 2000) lleva a cabo un tipo de documental particular, que él llama "subjetivo", acerca del poeta visual chileno Juan Luis Martínez (1942-1993).

Escáner Cultural nº: 
116

 

Dibujo inédito de Antonio Vitale para Marcela Saldaño, 2007.
Versión en alto contraste.

 

DE SOLES, HOYOS NEGROS Y CUERPOS PENSANTES: UNA LECTURA CRIOLLISTA DE UN OJO LLAMADO CACERÍA (2008), POEMARIO DE MARCELA SALDAÑO

Por: Carolina Benavente Morales

cbenavem@gmail.com

Vengan los lobos que pastan en los orificios salvajes del cuerpo
a la hora en que en el albergue eclíptico
se encuentran mi luna y tu sol
Aimé Césaire, 1939

 

La primera vez que conversamos con Marcela Saldaño (Santiago, 1981), ganadora del Concurso Nacional de Poesía Eduardo Anguita 2008, ella me dice: “mi poeta favorito es Aimé Césaire”.

 

Totoy Zamudio

UN CUENTO DE NAVIDAD, Los abedules, el centinela que levitaba

Totoy Zamudio

Y sucedió que en una aldea despierta,

después de los acantilados de Gorjean.

vivía un perfecto caballero algo idiota y perezoso,

pero levitaba y eso era increíble.

Eso me paso a mi, levitaba pos huevon…

Como desprendido, no pesaba nada…. 

Lo primero que hice fue saltar…

Pase algunas nubes… Bacán….

Cagate de susto….

Las ciudades destrozadas.

Por una extraña energía soberbia en código,

olvidada por las religiones….

Somos pequeños souvenirs

Dejémonos de………

Remolinos

Quede en blanco

Escáner Cultural nº: 
112
Ayer Imaginé

UNA MUELA CON CARIE POS LAURA

por Totoy Zamudio                                             

  

                                                                      El enojo es algo químico…

                                                                        Funciona a pesar nuestro….

                                                         Es el lobo tímido….

 

 

El problema con los números pares

es que vienen en frascos desechables…

Son buenas botellas, de coleccionista

diría algún periodista de farándula

Nada muy democrático el aprendizaje.

Teorías anónimas y elementales…

Escáner Cultural nº: 
112

Expanded Colors

Expanded colors/(the wedding project) By Totoy Zamudio

 

Después de todo…

los herbívoros comen lagartijas porque son crujientes y simétricas

Así como los esqueletos de una buena pintura

Quieta, encima

Solemne…

 

Se ama lo que no se tiene.

Y la forma se hace tenue, minima

Como lagartija solemne…

Cualquier día me llaman para inaugurar en el extranjero piensa el artista chileno.

Caminaría sereno

Orgulloso de mi condición latina,

Vasca, Eslava, Turca, Panameña.

Andaría por ahí con mis amigos pintores del Cuatrocciento

Ilustrados poetas

Camaradas

Hidalgos

Como una banda de narcos

De piratas disfrazados de taxistas sirios

Muy Nueva York

En la polera una advertencia en Húngaro

Alguien saborea una galleta con sabor a salsa picante

Cago ese huevon…

Porque no es salsa picante

Es alioli veneciano,

las mil y una noches del ajo fermentado

El laberinto estaba oxidado

 Por Totoy Zamudio

Se lamentaba porque había llegado tarde

y mal vestido a la reunión de ex alumnos

del colegio del Sagrado Cuerpo de Napoleón.

Se reirán de el los conchas. Las aceitunas.

Los sonidos. Las cosas.

 

 

Pidió pan tostado. Solo el pan…

Se llenaba de gases con las comidas condimentadas

No estaba mal para un hombre de su edad.

Sus dientes lucían albos y espigados.

Estaba el director del colegio…

Ex compañero de clase y principal saboteador de los deportes.

Su mirada fría e impenetrable dominaba la sala

Un hueco sordo como de laberinto se oía apagado y lechoso

En el colegio cantaban en latín

Y recitaban los nombres de los generales del imperio de Napoleón.

 

EL BARCO BALLENERO, LOS ALEMANES Y EL CENICERO

por totoyzamudio@hotmail.com 


Desde que los alemanes ganaron la copa del mundo
Abelardo José Gastón Góngora Hurtado

Trabajaba en la misma ferretería
Pobre huevón


José Gastón tenía un mal de nacimiento

7 dedos funcionales en las manos y 5 en cada pie

Le decían juancho por su histrionismo lagarto frenético
Porque era bien lagarto…


Menos hombre, menos mal

¡Nada de pokemones!,



JORGE TEILLIER: EL GUARDIÁN DE LOS MANZANOS EN FLOR

Rolando Gabrielli

Y puesto que marchar necesito
y del regreso no estoy seguro
(no soy hombre sin defectos
ni como otros, de acero ni de estaño,
y después de la muerte no hay relevo,
me voy a un país lejano)
dispongo los presentes legados...
François Villon (“Los legados”)

Ha muerto uno de los ángeles de la poesía chilena, al menos se nos ha caído un ala a todos los que le conocimos, quienes practicamos el antiguo oficio de la palabra en su amasijo diario, en el “viejo rincón” de la memoria, y ahora, sobre la pantalla de una PC, rectángulo de luz que sólo brilla con nuestro pobre ingenio.

Jorge Teillier, 40 años después de haber publicado su primer poemario, Para ángeles y gorriones, y advertido de que “nuestras sombras movidas por las llamas / viven más que nosotros”, partió como esas luciérnagas que se adentran en la penumbra, cuando “un desconocido silba en el bosque”.

Nació en Lautaro, en la Araucanía, tierra mapuche, Chile, y su poesía fue un viaje permanente, un retorno continuo, entre el mítico pueblo natal y la urbe capitalina, adonde viajó a los 18 años de edad para estudiar Historia y Geografía.

Ejerció un año la docencia, cuando ya había escrito Para ángeles y gorriones (1956) y El cielo cae con las hojas (1958) y se aprestaba a publicar El árbol de la memoria (1961).

A los 12 años se inició como poeta, pero fue cuatro años más tarde, según nos relata en su ensayo “Sobre el mundo donde verdaderamente habito o la experiencia poética”, cuando “escribí mi primer poema verdadero, a eso de los dieciséis años, o sea, el primero que vi, con incomparable sorpresa, como escrito por otro”.

Julio Verne, Knut Hasum y Pannait Istrati, y el primer Poeta, Paul Verlaine, “cuyos versos rimaban con la campana y los pájaros” y posteriormente, Rubén Darío, López Velarde y Luis Carlos López, “provincianos cursis y universales”, y también los chilenos “Vicente Huidobro, Omar Cáceres, Carlos Pezoa Véliz, Alberto Rojas Jiménez y Romeo Murga”, fueron sus primarias influencias.

Jorge Teillier —que leía “como si le hubiesen dado cuerda”—, escribió 14 libros, y a pesar de la aparente transparencia de su poesía, de su lírica lárica (lar = lugar de origen), raizal, fragmentada en la unidad, despojada de la grandilocuencia, habitada por sus propias y refulgentes imágenes, trabajaba diaria y sistemáticamente, tal y como lo conocimos.

Todo comenzaba a través de una imagen, una idea, un destello —un centro emotivo y verbal, como diría el propio poeta— para ir articulando el texto con el fino tejido de lo invisible, la telaraña del poema. En sus últimos días, confesó que había perdido el centro. “Está todo disperso, son (los poemas) como una bengala lanzada al mar o al cielo”, reveló en 1990, al periódico Noreste.

Se es o no se es poeta, porque “allí no caben nacionalidades”, sostenía quien a pesar de que obtuvo varias e importantes premiaciones —algunos de sus poemas fueron traducidos al inglés, francés, italiano, sueco, eslovaco, rumano— y es una voz poética sólida e indiscutida en el parnaso chileno, no obtuvo el máximo galardón, el Premio Nacional de Literatura.

Estuvo en Panamá, a principio de los 80, como jurado del Premio Ricardo Miró. Nos dejó unos versos sobre su presencia en el istmo bajo el título “Ancon Inn”: “Ancon Inn el paraíso de los hombres solteros / donde las noches son verdes y las cervezas azules / hasta ser el paraíso de todos los hombres. (...) Este es el Istmo donde solía desembarcar / John Silver con su papagayo al hombro. / Ahora los papagayos se desmayan a la hora del cóctel / viendo pasar los más bellos traseros del mundo. // La nostalgia parece asomarse en esta jungla de peces. / Cristina se ha embarcado en su yate de óleos”.

En su poema “Viaje de Invierno”, del libro Cartas para reinas de otra primavera, le recomienda al poeta panameño, César Young: “Poeta, no dejes de brindar por mí con Herrerano Blanco”.