Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Escriba a escaner.cl@gmail.com

Distribuir contenido

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Cuento

Tres Escritores Tartamudos

Gonzalo León
Chileno
1998

Tres amigos que no se veían muy a menudo quedaron en juntarse aquel lluvioso 27 de agosto. A minutos de las siete de la tarde ninguno de ellos había llegado a la cita en aquel bar. Llovía a cántaros, y en las calles todos corrían para guarecerse.

-¿Qué lluvia, eh? -comentó el mozo al dueño del local.

-No me imagino un clima más adecuado para hoy.

-¿Por qué lo dice, jefe?

-No lo sé realmente... Pero algo me dice que éste es el clima ideal para lo que va a suceder acá.

-¿Otra vez con sus presentimientos? 

Leer artículo completo

UNA HISTORIA EN VERSIÓN LIBRE

Hay historias que corren la suerte de ser contadas. Existen las que deberían pasar inadvertidas pero se cobijan al amparo de la literatura, y hay las que nunca deber ser mencionadas. Estas últimas, sin embargo, por su naturaleza y por ser opuestas a las historias de éxito que abundan por doquier, adquieren un cierto valor que les otorga la clandestinidad, el ser portadoras de situaciones que por su contenido merecen, o deben merecer la suerte del silencio o, en su defecto, el impío valor del anonimato. Esta narración, por tanto, supone la extracción de algunos recuerdos que se han agazapado al discurrir el tiempo, alejada de todos los pertrechos que la memoria coloca en aquellos apartados de su amplio recinto.
Los pormenores deben ser omitidos a favor de las circunstancias, pues sería ocioso intentar describir las situaciones que dieron lugar a los hechos que habré de describir en lo sucesivo, en la inteligencia de que cualquier parecido o coincidencia, en tiempo y lugar, con algunas personas o hechos, deberán ser atribuidos a la casualidad o algunas situaciones fortuitas.

Leer artículo completo

Literatura

Desde Colombia
Isaías Peña Gutiérrez

DENZIL ROMERO
BORGES
JORGE VOLPI
30 TITULOS
DE UNINORTE
NORMA DE FILOSOFIA
NOVELAS
EN EL UMBRAL
POESIA
CONCURSOS
REVISTAS
VIAJA EL TECAL
CORREO CULTURAL
NOVELAS
ENSAYOS
TALLERES INTERNACIONALES
LIBROS
REVISTAS
LIBROS DE GRAN FORMATO
 

 

 

DENZIL ROMERO
El autor de La tragedia del generalísimo, Premio Casa de las Américas de 1983, una novela que recorrió el continente y abrió el camino para un ciclo sobre Francisco de Miranda, de La esposa del doctor Thorne, Premio La Sonrisa Vertical (España), y otras tantas novelas y cuentos que enriquecieron la narrativa latinoamericana, no estuvo en la Feria del Libro de Bogotá. Como, tampoco, Jaime Sabines o Goytisolo. Denzil partió el 7 de marzo, desde Valencia, Venezuela.

Leer artículo completo

 

Ramón: el ratón
Gonzalo León
Chileno
1998

Fue en otro tiempo, en uno olvidado, o tal vez inexistente. Vivía en una pensión en Santiago de Chile; más bien en un pedazo de su cocina, habilitado especialmente para mí, gracias a una separación de madera terciada. Era un espacio no mayor a cinco metros cuadrados. La estrechez física por aquellos días no me preocupaba, pues lo que buscaba en un hogar ajeno era amplitud de criterios en un arrendador. Nada más.

Mi vida era sencilla, como se imaginarán; tan sencilla que los visitantes más habituales a mi "pieza" eran dos roedores que, avanzada la madrugada, acechaban un extraño recipiente sintético en forma de envase de Coca-Cola, y que las oficiaba como basurero. Allí escarbaban por un buen rato -como es lógico me despertaban-, comían lo que tenían que comer y luego desaparecían por los mismos orificios del piso de parqué por donde minutos antes habían aparecido. Y pese al miedo que siempre había profesado por todo tipo de roedores, con el tiempo les llegué a tener un sincero afecto. Incluso, a ambos les terminé llamando "mis queridos muchachos". Cuando llegaba tarde por la noche y me topaba con uno o ambos jugando en la baranda que conducía a la cocina, yo les palmoteaba su trasero y ellos, como reconociéndome, subían alegremente por la baranda.  

Leer artículo completo

El cosmos remueve tu suelo de túnel perdido mordiendo el silencio de la noche estrellada contra el muro olvidado


"Anoche soñé contigo, que nos conocíamos, que me extrañabas, que yo desde acá te escribía cartas y tú una por una me las contestabas. Las guardabas en el cajón de tu escritorio, en la última pieza de tu casa, tu pieza, ahí, en un lugar secreto para que nadie se enterara que me amabas ..."

- ¿Quién te escribió? -
- Emm... ¡mi madre! -
- ¿Qué dice?, ¿cuando viene? -
- Todo bien, va a venir pronto. Pregunta si has hecho la receta que te envió en la carta
pasada -
- ¿La de mariscos? No he encontrado todos los ingredientes - 

 

Leer artículo completo

El Muerto
 

Autor: Ernesto Langer Moreno.
El muerto estaba ahí sin decir una palabra. Y si alguien debía entonces decir algo ese era él, tendido allí en medio de la pieza dentro de un cajón mirando de frente hacia la otra vida, mientras los otros, todos los otros se agitaban a su alrededor.
No había cruzado hace mucho esa delgada línea que separa los dos mundos pero, ya su cuerpo se estaba enfriando, tomando el color de los seres inanimados, aunque podía escuchar lo que sucedía y verse a sí mismo como si se viera en un espejo.

Leer artículo completo

TOMATE Y CEBOLLA
Dos agentes de arte argentino



Son las dos de la tarde en una esquina de Palermo. No el Palermo que atrae a los que quieren ser atractivos, más bien una versión interior break-de-almuerzo en el restaurant-de-la-esquina. Dentro, gente que ha salido a comer entre una y dos enjuga el pan con lo que queda en sus platos, la gente de dos a tres hace una larga fila y en ella estoy cuatro antes que el último.


Gustavo Daniel Rí­os

 

Aquí­ el modus operandi es pasar por unas vitrinas donde se exhibe lo que quieres comer, se lo pides a una señora gorda envuelta en paños blancos y luego pagas en la caja que corona la hilera. Todos estamos con la bandeja en la mano, todos estamos masticando un trozo de pan, a todos se nos enfrí­a la comida y supongo que el saber que todos estamos en la misma situación elimina cualquier intento de reclamo.
La pareja que acaba de pagar se mueve rápidamente a una mesa que se desocupó; él gentilmente lleva la bandeja con los platos de ambos, ella baila esquivando los codos de los comensales. Aterrizan en sus asientos y el botón play es activado automáticamente.