Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Escriba a escaner.cl@gmail.com

Distribuir contenido

Dibujo

 

JAVIER VELASCO, APASIONADO POR LA GRÁFICA VIRTUAL

Carolina Galiana

El artista nace en Madrid en 1974.Estudió diseño en el Centro de Estudios Infográficos de Madrid , además de asistir al Estudio de pintura Arco Verde también situado en la capital. Actualmente trabaja como Director de Arte en una empresa de nuevas tecnologías.

Desde sus comienzos se vio atraído por el arte digital haciendo del ordenador su forma de expresión artística.

Su obra emplea imágenes y temas tomados del mundo de la comunicación de masas aplicados a las artes visuales estando muy influenciado por una cultura caracterizada por la tecnología, el capitalismo, la moda y el consumismo. Esa es la razón por la que se siente tan ligado a la corriente de artistas pop de los años 60  aunque intenta huir de cualquier clase de etiquetas explorando todo tipo de estilos y formas de trabajo que permitan dar rienda suelta a su imaginación.

1. ¿Cómo nace su inquietud por el arte?

Realmente creo que fue el arte el que me eligió a mí. Yo estudiaba Económicas en la universidad y a medida que iban pasando los cursos más cuenta me daba que el tipo de trabajo que iba a tener que hacer no me iba a gustar demasiado. Dejé la carrera y me apunté a un master de diseño gráfico y Web, y encontré un sector lleno de posibilidades artísticas. Para completar los estudios de diseño me apunté a un estudio de pintura y comencé a hacer cuadros para decorar mi casa, todos ellos diseñados por ordenador. Fueron mis amigos y mi mujer los que me animaron a presentar los cuadros a tiendas y galerías de arte. Les hice caso y envié algunos cuadros a algunas tiendas de arte que había visto por Internet y sorprendentemente para mí parece que gustaron mucho .Empecé a contactar con más sitios y en menos de un año mis cuadros se empezaban a vender  por todo el mundo.

 

2.¿Cuáles son sus influencias artísticas?

Desde pequeño he sido admirador de Dalí, me parece un genio absoluto. También me atrae mucho la obra de  M.C. Escher, me encantan sus cuadros ya que pueden ser vistos desde numerosas perspectivas, todas ellas distintas. Gaudí me parece un artista sorprendente ya que tiene una forma especial de mezclar la naturaleza con la arquitectura. También me gusta mucho Picasso, Juan Gris y obviamente Andy Warhol que quizás sea el artista del que más influencia se vea en mi obra .

 

3.¿Cuál de sus obras es la que más le gusta?

Sin duda alguna AKINOLAUDE porque fue la primera. Tardé varios meses en hacerlo, poco a poco y sin ninguna prisa. El cuadro es una autentica explosión de imaginación en el que intenté mostrar un mundo imaginario donde prácticamente todo estuviera unido. Un fiel reflejo de la visión que tengo de la vida donde cualquier acto por muy pequeño que sea repercute de mayor o menor forma en todos los seres vivos .Probablemente no sea el mejor de los que he hecho pero yo le tengo mucho cariño ya que en él te puedes pasar un buen rato mirando y descubriendo cosas nuevas.

Gabriel Piñana y La Esencia del Ser

por Francisco Arroyo Ceballos

francisarroyo2@hotmail.com

Todo sujeto experimenta desde el principio de su existencia una propia visión, un devenir de sensaciones y experiencias que le hacen erigirse como elemento individualizador, centro cósmico, dentro de todo el conjunto que compone el entorno social.

Es en este sentido en el que la esencia del ser le hace elaborar, sintetizar y transmitir su universo particular, su indagar día tras día en lo formativo que supone el mero hecho de ser un elemento vivo con capacidad racional.

Esta interrelación se nos presenta sin lugar a dudas muy marcada en la obra del creador valenciano Gabriel Piñana.

Su visión premonitoria de un futuro incierto en el que la importancia radica en la ausencia de toda vida consciente nos hace pensar en todo un submundo ensoñador en el que reina el silencio y se hace muy patente una arquitectura minimalista que acompasa como gran tótem el ritmo de lo que sin duda alguna nos presenta como algo onírico muy introducido en lo metafísico.