Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

blog de Carlos Yusti



ALFREDO MANEIRO

Por Carlos Yusti

Los filósofos de la Grecia Clásica convirtieron la expresión oral en su mejor tarjeta de presentación. Hicieron de la plaza un aula virtual para sus distracciones. No escribieron nunca, tenían poca estima por la palabra escrita, hasta el punto de considerarla una degradación de la palabra oral. La elocuencia de muchos filósofos era tan eficaz y magistral que con prontitud se hacían de una cohorte de seguidores y discípulos. Alfredo Maneiro, el sempiterno fundador de ese esperpento político que se llamó Causa R, emparentada mucho con los filósofos de aquella Grecia del dialogo y la filosofía.

Fue un conversador vehemente, un orador inteligente y memorioso que jamás alardeó de nada aunque había hecho pasantía por la lucha armada, era profesor universitario y se había graduado con altas calificaciones en filosofía. Te envolvía con gran lucidez en su oratoria, nunca sus interlocutores se enteraban si esta mintiendo o diciendo la verdad. Cuando Alfredo Maneiro hablaba seducía sin remedio. Era bajo regordete y ágil con su verbo. Maneiro de toda su travesía revolucionaria, que podríamos denominar dura, y de su ruptura con el MAS quedó un tanto a la intemperie. No obstante no se resignó como otros a ser un derrotado, rumiando su fracaso y justificando sus acciones. A todas estas el país político se fragmentaba en muchos pedazos y los oportunistas y políticos de oficio ocuparon los puestos claves del poder.

 SHEREZADE EN EL BARRIOCarlos Yusti  
 ESPLENDOR Y MISERA DEL BEST-SELLERCarlos Yusti  
 MONTRUOS Y OTROS ENTUSIASMOSCarlos Yusti  
 ANTOLOGíA PARA INICIADOSCarlos Yusti  
 Anotaciones sobre literatura regionalCarlos Yusti  
 EL TAO O LA PLENITUD DEL VACíOCarlos Yusti  
 JUAN ANTONIO NAVARRETE, un Kafka anticipadoCarlos Yusti  
 LOS RINOCERONTES SE PASEAN POR LA AVENIDACarlos Yusti  
 LOS RINOCERONTES SE PASEAN POR LA AVENIDACarlos Yusti  
 El SINDROME ARISTIMUÑOCarlos Yusti